Ayer fuimos a ver a Els Joglars

Decíamos ayer que íbamos a ir a ver la obra El Nacional y ya la hemos visto. A mí me ha encantado, me ha parecido de lo mejor que he visto de Els Joglars. A Anniehall le gustó también, pero con menos entusiasmo y sintió que hay una parte hacia el medio que no aporta nada en la que se perdió y aburrió un poco. He de reconocer que yo tuve momentos de sueño, pero esos fueron debidos no a que me aburriera, sino a que estaba cansadísimo. No pude echarme un ratito de siesta y tuve mi teleconferencia con el inglés por lo que no comí y gasté muchas energías intentando entender qué es lo que quería decirme.

Para compensar, después de la obra nos fuimos a Trenque Lauquen a cenar, aunque casi perdemos la reserva porque la obra dura dos horas. Es curioso que durante mucho tiempo vivimos a doscientos metros de este restaurante y pensáramos muchas veces en ir, pero que no hayamos ido hasta que nos fuimos del barrio.

Puede que la obra me haya gustado especialmente porque hay continuas referencias a la ópera. La historia es la de un acomodador que cuida un teatro en ruinas, teatro que fue el gran teatro nacional de ópera. Se acuerda de como fue sucediendo ese declive, como el gigantismo y las producciones caras, la burocracia y el tratar de representar la fealdad y el realismo y el subvencionar las obras para unas élites snobs lo llevaron a la ruina. No cuento nada que no venga en el programa que te entregan a la entrada, así que no destripo nada. El acomodador define a la profesión de actor como "una profesión de rebeldes y asilvestrados, todo lo contrario a la farándula elitista, petulante y sumisa, que ha degradado el gremio de lo que fue el glorioso oficio de pícaros, putas, cabrones y maricones, enterrados fuera del camposanto". Así que decide montar una representación del 'Rigoletto de Shakespeare' utilizando a mendigos. Ya no voy a contar más del argumento.

Los actores son buenísimos, menciono especialmente a Begoña Alberdi, soprano, y a Enrique Sánchez-Ramos, barítono. Son muy buenos y cantan maravillosamente. Ramón Fontserè es un grandísimo actor, pero me parece que hay ciertos gags que siempre repite, como hablar farfullando incomprensiblemente, que son demasiado repetitivos.

La obra tiene muchas similitudes con otras muchas obras clásicas, para mí especialmente con La Vida Es Sueño y, por supuesto, con la propia Rigoletto. Esa fatalidad siempre presente, ese intentar burlar al destino que es justamente lo que hace que al final se cumpla la tragedia me parece magistral a pesar de ser un tema manido y requeterrepresentado me sigue haciendo pensar y me sigue emocionando.

Entiendo que no le gustara al crítico de El País. simplemente diré que aparece en la obra un crítico de El País. Por supuesto que hay un montón de pullas, aparece nombrado Mortier, hay pullas para los intelectuales, para los actores, el protagonista se exalta cuando una violonchelista muda empieza a tocar la internacional...

Es una comedia, es un drama, es las dos cosas juntas. Es una declaración de amor al teatro y a esa mentira que se transforma en verdad por medio de los actores. El protagonista salta sulfurado cada vez que ve 'realismo' en los actores que para él es el mayor crímen que pueden cometer y lo que ha llevado a la ruina a su teatro. El otro día puse una cita del discurso de Vargas Llosa respecto a la literatura, pero la vuelvo a poner porque tiene mucho que ver con el teatro y en especial con esta obra: "Nada ha sembrado tanto la inquietud, removido tanto la imaginación y los deseos, como esa vida de mentiras que añadimos a la que tenemos gracias a la literatura para protagonizar las grandes aventuras, las grandes pasiones, que la vida verdadera nunca nos dará. Las mentiras de la literatura se vuelven verdades a través de nosotros, los lectores transformados, contaminados de anhelos y, por culpa de la ficción, en permanente entredicho con la mediocre realidad".

Yo os la recomiendo. También se la voy a recomendar a mi madre a la que le gusta mucho la ópera (es abonada del Teatro Real) y, como ya dije ayer, también le gustan mucho Els Joglars.

Por último no puedo dejar de comentar la foto que venía en el programa, y que es la del post, que parece totalmente un anuncio de Tommy Beefeater... de hecho esa es la primera impresión que le dio a Anniehall y la verdad es que sí que lo parece, o no?

8 comentarios:

  1. Oye!! que lo del anuncio de Tommy lo dije yo! Es más, según nos dieron el programa pensé que era un anuncio de verdad en la contraportada.

    Pues ya has contado lo que a mí me pareció.

    También hay pullas contra las subvenciones y los teatros gubernamentales. Lo cual no sé si es una hipocresía, siendo Boadella gestor de un teatro de comunidad autónoma, o sana autocrítica. No sé.

    Hay que decir en su favor que la obra la representan en otro teatro, no en el suyo.

    ResponderEliminar
  2. No he visto nada de ellos. Pero me lo apunto, no los tenía en tan buena consideración.

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón del mundo, Anniehall. Ya lo he enmendado. Creía que lo había puesto, pero no. Ya está arreglado. Al César lo que es del César...

    Diva, yo los recomiendo, pero hay gente que los aborrece. Si tienes ocasión, vete a verlos y luego nos lo cuentas.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que os gustase: voy a ver de ir, puesto que también me gusta la opera.

    Pregunta maliciosa: veo que lo has publicado a las 9; si ayer volvisteis tarde a casa después de cenar fuera ¿de donde sacas el tiempo para escribir el post? Porque se nota que está documentado y bien escrito, y eso te ha tenido que tomar tiempo.

    ResponderEliminar
  5. Es que mi chico es mu listo... y una enciclopedia andante. Doy fe de que llegamos a casa hacia las doce y poquito después nos acostamos los dos así que ha tenido que ser esta mañana entre las siets y las nueve.

    Ve a verla Hermano E, que entenderás muy bien lo de El País.

    ResponderEliminar
  6. Pues la verdad, Hermano E., es que a mí los posts me llevan muy poco tiempo. Empiezo a escribir y en veinte minutos, media hora están hechos. Muchas veces quiero hablar de una cosa y luego termino hablando de otra totalmente distinta.

    Pienso que debería reflexionar más y estructurarlos de una manera más coherente, pero no lo hago. Supongo que por vago.

    Me alegro que pienses que están currados, pero es todo impostura.

    Si te gusta la ópera y els joglars, no lo dudes y ve a verla.

    ResponderEliminar
  7. Boadella nunca les gustará a los críticos de El País; seguramente va en el sueldo

    ResponderEliminar
  8. El disgusto es mutuo, Miguel. Porque en la obra no sale muy bien parado...

    ResponderEliminar