Very Berry

Buenas, yo no debería estar aquí, delante del teclado. Debería estar en mi casa preparando la maleta para mi viaje a París de dentro de unas horas, pero como tengo la cabeza como la tengo, ayer quedé con un amigo a la salida del trabajo y se me olvidó coger los documentos de la reunión y el móvil. Así que ya que tengo la maleta hecha y no pensaba venir a trabajar, voy a aprovechar para contaros un sucedido. A mí me ha resultado curioso, pero a vosotros puede aburriros. De hecho la imagen del blog son las visitas por mes durante el último año. Una caída en picado en la que algo de culpa tendrá lo que aquí contamos, creo yo.

Pero bueno, no venía a hablar de eso, sino de mi alimentación y, la verdad, ni siquiera de eso. Yo vengo todos los días a trabajar andando. Sé que en Madrid eso es un lujo y estoy encantado con poder hacerlo. Hago un poco de ejercicio, no dependo del transporte público ni del privado, no tengo que buscar sitio para aparcar. Perfecto. Todos los días paso por delante del Instituto de Empresa que es uno de esos centros donde se forman los líderes planetarios y empresarios triunfadores de España y parte del extranjero. Sin ir más lejos, hoy está cortada la calle, lo que quiere decir que vendrá el Príncipe a hacer su visita anual a dicha institución.

En fin, que paso por delante y además hay veces en las que me meto dentro para sacar de la máquina un par de cocacolas. Allí están a 55 céntimos la lata y en la escuela están a 90 céntimos. Ya os digo que los ricos son ricos no solo porque ganen mucho dinero, sino también porque gastan menos.

Hoy he ido a comprarme una cocacola y estaban agotadas, así que me he dado la vuelta y me iba a ir cuando he visto otra máquina que tenía zumos y tonterías de esas de fruta pelada y yogures y se me ha antojado un yogur que se llama Very Berry. Me ha costado caro (1,60€) porque es súper bioecológico y súper rico, la verdad.

Pero tampoco quiero hablaros de eso. El caso es que la botella venía con una vitola de cartón con un punteado como para recortar y yo supuse que sería algún sorteo o algo para reunir puntos o algo así. Tampoco es que haya coleccionado nunca puntos ni mandado cosas para sorteos, pero el caso es que arranqué la etiqueta y me puse a leerlo. A continuación podéis ver lo que ponía:

Esto... ¿Qué haces bailando?

¿Eh? No... solo estoy agitando el frütas & yogur!!!

¿Para qué?

Porque me gusta menos espeso.

¿Y para eso tienes que moverte tanto?

Claro que no! pero me he ido animando, he subido la música...

...ya, y no crees que el smoothie ya está (en el original pone esta) lo suficiéntemente líquido...

Si je je, si quieres lo dejo aquí y ahora cuando acabemos lo compartimos.

¿Cuando acabemos de qué?

...

¿Me concedes este baile?

Lo he buscado en la página web, pero no lo he encontrado. He encontrado otro que os pongo a continuación, aunque este no tiene el símbolo de las tijeritas alrededor del recuadro que tiene el mío:

Si pincháis podéis leerlo mejor y apreciar en la letra pequeña del recuadro otras cosas como "Hechos con todo el cariño en nuestra granja de los combos" o "Escríbenos cosas bonitas a hola@loscombos.com". La verdad es que no lo he recortado. No me parece gracioso, casi da un poco de vergüenza ajena.

Ya véis que los ricos están hechos de otra pasta y tienen otro sentido del humor y del ridículo. Y ¿es por ser ricos? os preguntaréis. No, es porque toman bebidas para ricos. Por un yogur así yo he pagado 1,60€ en una máquina para ricos. ¿Cuánto me costaría en la escuela? Por regla de tres sería al menos 2,60€. Si quisiera embobarme con sus etiquetas graciosas tendría que pagar un euro más que ellos para poder leerlas. Lo que es seguro es que en vez de más rico sería más pobre. Aunque eso sí, un pobre con fermentos probióticos en los intestinos. Para cagarse.

11 comentarios:

  1. No entiendo el sentido de la foto que has puesto. ¿Qué tienen que ver las estadísticas del blog con los ricos o los yogures pijos?

    ResponderEliminar
  2. Los ricos suelen tener un sentido del humor bastante más desustanciado; supongo que será porque es mucho más políticamente correcto, tanto tener que codearse con altas esferas es lo que tiene ;).

    ResponderEliminar
  3. Nada, Teresa, es simplemente por lo que decía de que puede que lo que escribo sea aburrido y eso se refleje de alguna manera en las estadísticas...

    ResponderEliminar
  4. Puede ser, Doctora, a pocos ricos he tratado yo para conocer su sentido del humor, aunque supongo que habrá de todo. A mí hay tipos que han ido a Harvard como Conan O'brien que me parecen muy divertidos.

    ResponderEliminar
  5. ¡Cuánta pijez! Con eso de que todo el mundo tiene que comer, el consumismo da cada día una vuelta de tuerca.

    ResponderEliminar
  6. O sea que cuanto más escribes tu menos leen vuestro blog...

    ResponderEliminar
  7. Bueno, señor Neri, es una forma de verlo. A nadie le obligan a comprarlo.

    Anónimo, no creas, el ritmo de escritura es más o menos constante. Debe ser que somos algo más aburridos, además de otras cosas...

    ResponderEliminar
  8. Desde el año pasado tengo el gusto de conocer a un gran número de asistentes a los másteres del Instituto de Empresa.
    Antes de eso tan sólo los conocía de vista por los semáforos de Gregorio Marañón (muchachas rubias y guapas, venidas con mucho dinero del extranjero) y a alguno del Colegio Mayor (con no tanto dinero, generalmente becado).
    Y sí, son gente diferente. Se nota porque van a sitios caros con total tranquilidad, se llevan el coche a los aparcamientos de Serrano sin que le tiemblen las llaves y buscas garitos de copas en los que el precio amigo es más de lo que yo pagaría en un bar normal.
    La mayoría ya viene rica de serie, y luego están los que han ahorrado para juntarse con ellos y con dar el braguetazo o mantenerse de amigos cerca tendrán bastante.
    Lo que no termino de explicarme es lo de las máquinas expendedoras, pero bueno, puede ser que sea un must be. O estás en el IE o como marca no existes.
    Y no sois aburridos ;)

    ResponderEliminar
  9. Por cierto, pensé que era una entrada sobre la mala pronunciación en inglés.
    / ˈveri/
    / ˈberi/

    ResponderEliminar
  10. y sin embargo me ha provocado tomar un yogurt.

    ResponderEliminar