Carta y respuesta de RBA

Al final hice lo que me recomendó Ther y mandé un correo a RBA indicando mi descontento con respecto a la traducción y edición del libro de Raymond Aron. Creía que no iba a servir de mucho, la verdad. Me contestaron casi inmediatamente. Se dirigió a mí Joaquín Palau, director editorial y gracias a sus explicaciones he entendido el proceso y puedo ofreceros alguna pista a los que os interese.

En primer lugar os copio la carta que mandé a atención al cliente de RBA libros:

Estimados señores:

Me dirijo a ustedes debido al descontento que me ha causado la lectura del libro El Opio de los Intelectuales de Raymond Aron.

El descontento no tiene que ver con la publicación del libro en sí, dado que es un libro interesantísimo de un autor que me encanta, sino con la traducción y revisión del mismo, dado que he encontrado bastantes errores gramaticales y ortográficos que considero que se han producido por lo que entiendo que son deficiencias del proceso de edición. Entiendo que ninguna obra está libre de este tipo de errores, pero considero que son mucho más que los que me he encontrado en otras lecturas.

Considero que se me ha maltratado como cliente dado que el descubrimiento de estos errores, como no podía ser de otra forma, me ha sido revelado una vez comprado. El dinero empleado en adquirir el libro lo consideraba bien empleado hasta la lectura del mismo en el que me he encontrado con los errores que le listo a continuación. Antes que nada, les indico que no soy lingüista, ni filólogo, ni trabajo en nada relacionado con el mundo editorial por lo que a lo mejor mis comentarios no están lo suficientemente fundados o son erróneos desde el punto de vista gramatical. En tal caso les indico mis disculpas por adelantado.

(Aquí iban las notas que puse en el blog y no tiene mucho interés repetirlas)

En fin, tampoco les mando todas las incorreciones que a mi juicio he encontrado y que son bastantes más de las que les he listado como ejemplo porque no creo que sea mi papel.

Vuelvo a mostrarles mi descontento con la edición de este libro y espero que tomen medidas al respecto en lo que creo que es una rebaja en la calidad de edición de su editorial de cuyos libros soy un lector habitual.

Les indico por último que he dejado testimonio de estas quejas de igual manera que aquí, aunque con un tono más coloquial y bajo seudónimo en la siguiente dirección de internet por si les interesa consultarla:

http://elblasco.blogspot.com/2011/09/aron-o-su-traduccion.html

Muchas gracias por su atención y espero su respuesta.

Reciban un saludo,

El Niño Desgraciaito, Madrid (puse mi nombre verdadero...)

Un poco después recibí este correo del señor Palau:

Estimado amigo,

Tomo nota de todo cuanto dice en su email. Sin duda la abundancia de errores es. . .

Lo cierto es que al recuperar los derechos de esta obra creímos poder reeditarla con la misma traducción original y sin encargar su revisión. Evidentemente nos equivocamos.

Como hemos impreso muy pocos ejemplares (1000), la posibilidad de reeditarlo en breve no es baja. Cuente con que el primer ejemplar de la segunda edición corregida será para usted. Es un compromiso que sí puedo asumir, por poca cosa que sea.

Quedo a su entera disposición.


Salud de la buena,

Joaquín Palau

Director editorial

Así que es una edición de la que compraron los derechos y editaron e imprimieron sin revisarla. El ahorro de costes, como bien indicó Ther, está detrás de esta medida, indudablemente. Agradezco su detalle de mandarme otro ejemplar en caso de que haya una edición revisada, aunque no creo que me lo vuelva a releer y el otro ya lo tengo subrayado, pero es un detalle.

Hay una duda, sin embargo, que aún me asalta. Si recuperaron los derechos sería porque era una obra antigua que no estaría en formato digital y habría que transcribirla y editarla. ¿Todo ese proceso se hace sin que nadie se lo lea? Pues vaya... ese no creo que sea el camino, aunque no estoy en los negocios editoriales. Supongo que hay libros que se cuidan más y libros que se cuidan menos en la edición, pero... ¿nada? Una lástima. Desde luego seguirá habiendo gigantes editoriales, pero creo que, al menos para mis gustos de lectura, cada vez son las editoriales pequeñas las que me atraen más. Títulos desconocidos, buenas traducciones, buenos tipos de letra... Editoriales como Libros del Asteroide o Impedimenta, Nórdica, Ediciones del Viento, etc. tratan de destacar por la calidad de las ediciones y creo que es lo que hay que hacer. A menos a parte del best seller, que también tiene su público y muy merecido.

16 comentarios:

  1. ND...veo que vas por buen camino. Yo también hago eso, ya lo sabes, y normalmente las editoriales suelen responder y son bastante amables siempre.

    Y oye, si te llevas un libro corregido y encima gratis pues mejor que mejor.

    Considéralo tu buena obra del dia.

    ResponderEliminar
  2. Lo de "Salud de la buena" tengo que consultarlo con mis fuentes catalanas, pero estoy 100% convencida de que no tiene sentido en español (como despedida formal).
    Enhorabuena por tu pequeño éxito, te recomiendo leerte "Millionär" de Tommy Jaud, en original o si encuentras una traducción.
    A mí me encantó (es muy divertido) y me sirvió como reflexión de las cosas sobre las que deberíamos quejarnos y no lo hacemos.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, tú es que eres una profesional, molinos. Yo normalmente subrayo lo que me gusta, pero no los errores.

    Es cierto que han sido muy amables. respecto a lo del libro corregido, pues menos es nada, pero no voy a releermelo, al menos durante bastante tiempo y el otro ya lo tengo subrayado.

    Eliahh, lo de salud de la buena es extraño porque quién iba a despedirse diciendo salud de la mala...?

    Yo no estoy acostumbrado a quejarme, es verdad.

    ResponderEliminar
  4. Nd, te estás especializando muchísimo.

    Los errores son sin duda de traducción, de alguien que no domina la lengua francesa, que no comprende sus giros.

    Aprovecho para decir públicamente en este transitado foro que debería hacerse un monumento a los traductores, uno no se da cuenta de su valís y de los buenos ratos que pasamos gracias a ellos hasta que encuentra un libro mal traducido.

    ResponderEliminar
  5. En qué me estoy especializando? En gruñón? Eso ya lo era antes... ;-)

    Es cierto que traducir tiene que ser muy difícil y poco agradecido.

    He de reconocer que yo normalmente miro quien ha traducido la obra por si me dice algo el nombre.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, Amanita, que te mandé por DM de tuiter la lista de jazz que le mandé a Consu's...

    ResponderEliminar
  7. ¡Cuánto me alegro, ND! Al final escogimos la opción acertada y sí ha valido la pena.

    Y gracias por el reconocimiento, Amanita. Es cierto que la gente sólo suele acordarse de nosotros en los momentos de las malas críticas... ¡Se agradecen tanto unas buenas palabras!

    Además, es un gran momento para hacerlo, pues hoy celebramos nuestro día: San Jerónimo, patrón de los traductores.

    ¡Saludos a todos!


    Ther, traductora feliz en su día

    ResponderEliminar
  8. Pues felicidades, Ther!

    Y gracias por acercarnos tu punto de vista sobre los traductores!

    ResponderEliminar
  9. Muy amable la respuesta, sí. Pero la verdadera pregunta es esa: ¿nadie se leyó el libro antes de publicarlo?

    Misterios (de los buenos)

    ResponderEliminar
  10. La respuesta, Hombre Revenido, es que no, pero más interesante aún es el hecho de que tuvieron (presuntamente) que transcribirlo y pasarlo a formato digital de una forma totalmente transparente, sin intentar leerlo, como unos autómatas.

    ResponderEliminar
  11. Buen ejemplo a seguir el tuyo: quejarnos por aquellas cosas que consideremos no están hechas de manera correcta, y por la vía adecuada; quizá consigas otro ejemplar, algo es algo.
    No creo que tengamos el hábito de quejarnos sino mas bien de despotricar y así las cosas no pueden mejorar.
    Ahora bien, como decís en los dos últimos comentarios, qué fuerte y qué pena que se funcione así.
    saludos,

    ResponderEliminar
  12. Me parece una respuesta amable pero lamentable, bien hecho por tu parte.

    Sí, tenemos mucho que agradecer a los buenos traductores, y en general a la gente honrada que hace bien su trabajo. Como por ejemplo los ingenieros ferroviarios que construyen trenes rápidos y libres de vibraciones, y con esto excluyo a los del AVE de Madrid a Valencia :)

    ResponderEliminar
  13. Es que tú lo quieres todo, Juanjo. Que el tren tarde hora y media en ir a Valencia y que no vibre...

    Piensa que hay gente que paga dinero en el gimnasio por ponerse a vibrar en una máquina. A ti te ofrecen un 2x1 y te quejas! Seguro que ibas leyendo o durmiendo... ¡Depravado! XD

    ResponderEliminar
  14. Meloenvuelve, yo no soy mucho de quejarme, soy más de despotricar, pero parece que funciona mejor de lo que me creía. Tengo que intentarlo más a menudo!

    ResponderEliminar
  15. ND eres mi héroe!!!

    Mi mujer me echa la bronca por mi propensión epistolar con todo tipo de quejas!! muuuuuy bien, alegria tener una amiguito cibernetico que hace lo mismo con exito!!

    Y es verdad que los traductores como los arbitros de futbol solo te acuerdas de ellos cuando son malos, a mi me gusta en mi blog reconocer a los buenos traductores: un ejemplo

    Amanita disfruta la lista de nuestro protestón que es una preciosidad!!

    por cierto ND, tu que eres un sabio de la tecla ¿cual es el problema de poner en abierto una lista de spotify?
    Si no hay ninguno podriamos hacer un listado cada uno de nuestras canciones!! Como idea.

    Moraleja: Si no dominas el francés no hagas el tonto.

    ResponderEliminar
  16. El único problema con las listas de spotify es que yo me hice mi cuenta con mi nombre real, y ese aparece en la lista.

    Ya digo que yo soy poco protestón, pero es cierto que hay que protestar más. Si no lo hace uno, nadie va a hacerlo por él. a con mi nombre real, y ese aparece en la lista.

    Ya digo que yo soy poco protestón, pero es cierto que hay que protestar más. Si no lo hace uno, nadie va a hacerlo por él.

    ResponderEliminar