De ratas y japoneses

Chuuuun, chun. Chuuuun, chun. Chun, chun, chun, chun, chun (léase entonando la música de tiburón). Nuevamente la amenaza se cierne sobre vosotros y voy a hablar de ¡libros!. No huyáis! Bueno, si queréis huid, que aquí lo primero es que la gente esté contenta, y si no os apetece, pues pasad de post y ya está.

Os vengo a hablar de dos libros: Firmin de Sam Savage y La Devoción del Sospechoso X de... esperad que lo mire... Keigo Higashino.

Leí una reseña de este libro en el blog de Carmen y me pareció que me iba a gustar y así ha sido. Firmin es una rata que le coge gusto a leer. Primero empieza comiéndose los libros y luego aprende a leer. Es una rata a la que no le gustan las ratas y le gusta el mundo del hombre, pero no puede encajar. Intenta vías de comunicarse aprendiendo el lenguaje de signos, pero lo más que consigue es decir "Adiós cremallera". Es una rata sensible, que odia su aspecto y sus limitaciones y que intenta encajar, pero no es posible. Va al cine a ver películas y, a partir de medianoche, a ver las películas de 'beldades'. Tampoco quiero decir mucho porque no quiero destripar nada. Un libro bastante entretenido y divertido de leer que a la vez tiene un trasfondo más profundo sobre el lugar de cada uno en el mundo. Os lo recomiendo y le agradezco la reseña a Carmen.

Unos extractos:

"Me senté al piano y tecleé unas cuantas frases, sólo para desentumecer los viejos dedos, pendiente de las pisadas en la escalera. Luego pasé a Colé Porter: «Miss Otis Regrets» y «My Heart Belongs to Daddy». En el fondo, me gustaba más ser Colé Porter que ser Dios. Pasé a Gershwin y «I Got Rhythm», y al poco tiempo estaba verdaderamente lanzado, el piano daba brincos, y yo también, en lo alto de la banqueta, cantando a pleno pulmón."

"Infestar es una palabra interesante. La gente normal no infesta, por más que se empeñe. Nadie infesta nada, sólo las pulgas, las ratas y los judíos. Cuando te pones a infestar, estás buscándote un lío. En cierta ocasión, un hombre con quien estaba de charleta en un bar me preguntó que a qué me dedicaba. Yo le contesté: «A infestar.» Me pareció una respuesta de lo más irónico, pero el tipo no lo cazó."

"Nunca he estado muy bien de la cabeza, pero a loco no llego. Aquí levantará usted una ceja, quizá, o las dos, mas no por ello dejará de ser cierto que una cosa son los ensueños diurnos y los jugueteos mentales, y otra muy otra estar como una cabra. Y no pertenezco al número de las criaturas que pueden estar locas sin saberlo. Hay mucha gente que está aún peor que yo. Me consta porque lo afirma nada menos que Peter Erdman, el autor de El yo como otro. En este libro, el doctor Erdman refiere casos reales de seres humanos enormemente gordos que se plantan ante el espejo y se ven más delgaditos que un maniquí de París; y otros que están en los huesos y se ven en el espejo como auténticos rollos de gelatina. Lo ven de veras. Eso sí que es estar loco."

Una cosa más, he visto que el libro 'de papel' viene con ilustraciones. En mi versión digital no aparecen y no sé si me he perdido mucho o poco, pero lo he leído sin ilustraciones.

El otro libro que he leído es un bestseller que podéis encontrar en lugares preeminentes en las librerías. Es una novela negra japonesa que anuncian diciendo que ha vendido más de dos millones de libros en Japón. supongo que eso es mucho, pero así como dato dice bastante poco...

La novela empieza con un crimen y se sabe desde el principio quién lo ha cometido, así que la intriga no viene por ahí, sino más bien en si los van a pillar o no. Los protagonistas son una madre y su hija que matan a su ex marido acosador, un profesor de matemáticas que las ayuda, un policía y un profesor de física que es amigo del policía y que a la vez conoce de los tiempos de la universidad al matemático. El matemático y el físico son muy listos y uno ha creado unas coartadas muy sólidas y el otro las va desentrañando debatiéndose entre sus dos amigos, el policía y el matemático.

Es rara, como cualquier libro japonés, porque la forma en que se relacionan, las reglas de urbanidad, etc. son distintas. Retrata una sociedad distinta y extraña. El libro es pasable, con sus giros inesperados (o no tanto) y los devenires de la investigación. Está bien, es entretenido y poco más se le puede pedir. Es litertura de consumo inmediato. Se lee muy deprisa y se olvida igual de deprisa.

Os pongo un párrafo, pero, vamos, he subrayado poco:

"Ocultar la verdad equivalía a alcanzar la felicidad. Pero es imposible alcanzar la auténtica felicidad teniendo que ocultar algo así, viviendo el resto de tus días con remordimientos de conciencia y sin poder obtener nunca paz de espíritu. De todos modos, pensó, tal vez el hecho de vivir siempre con esa carga constituyera también una suerte de expiación."

Ahora vuelvo a Thursday Next gracias al siguiente libro que me ha prestado Bichejo. Algo huele a podrido...




13 comentarios:

  1. El de la rata tiene buena pinta, además de que tiene buen gusto musical.

    El japonés me lo salto...la culpa la tiene Murakami, que me aburrió la vida con un libro suyo que me leí, y ya huyo de lo oriental.
    Soy una prejuiciosa.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, los prejuicios son personales. Yo he leído varios libros japoneses, ninguno de Murakami, y me han gustado. Yo te recomendaría el marino que perdió la gracia del mar de Mishima.

    ResponderEliminar
  3. De Murakami solo se puede leer Tokio Blues y el de correr..los demás son infumables.

    Si quereis leer un japo bueno pero muy deprimente leed a Oé.

    Tengo "Firmin" en la estantería..no he leido el post para que no me lo destripes..pero he visto que te ha molado asi que lo rescataré.

    ResponderEliminar
  4. Oé fue premio nobel. Yo me he leído algunos cuentos en inglés y tengo pendiente el de fusilad a los niños, arrancad las semillas, pero la verdad es que el título ya me lo hace muy duro de leer...

    También he leido de kawagata o Akutagawa, pero Mishima me parece el mejor. El marino que perdió la gracia del mar es buenísimo y las máscaras del héroe también.

    ResponderEliminar
  5. Firmin lo estaba leyendo un buen amigo cuando se vino de visita y me interesó bastante, sobre todo porque lo que me recomendaba me encantaba y ese me dijo que era otro de los que debía leer. Despues de tu reseña creo que irá para la lista... ayyyy!!!!!!
    La novela japonesa me la apunto pero no creo que la lea de las primeras.
    Ya sabes que necesito HHhH Y NO LO CONSIGO. Lo encargué en una librería a ver cuando me lo traen. El otro día lo coemtné en mi blog jejeej te dí publicidad xDDD.
    Mi hermana también se pasa por aquí sólo que es tímida y no escribe.
    Un saludo!!!!

    ResponderEliminar
  6. por suerte, dada la longitud de mi lista de "urgentes", esta vez no me ha interesado ninguno de los dos.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que la lectura infumable no existe, lo que hay son gustos y colores. Me ha llamado la atención el de Firmin, ya vamos tres o cuatro que pasamos del japo xD Bss!

    ResponderEliminar
  8. Pues no creí que fuera difícil de encontrar, Croke. Yo lo he visto en bastantes librerías...

    Saludos a tu hermana que nos lee desde el anonimato!

    Al final aquí no pongo solo recomendaciones, comento lo que leo y hay veces que son mejores y otras que son peores...

    NáN, la lista de pendientes siempre aumenta, es así. Cuanto más lees, más quieres leer.

    Juka, ya veo que el japonés no ha tenido mucho éxito, tampoco es nada dek otro mundo, pero es entretenido.

    ResponderEliminar
  9. A CROKE: ayer mismo vi HHhH en la Fnac de Callao, lo tenían en los montones esos al lado de la escalera, así que se ven que han leído a Niño Desgraciaíto y lo han sacao a la luz ;)
    A mí el de la rata me llama mucho, llevo tiempo viendo la portada, y la novela negra más. Murakami en Tokio Blues me aburrió un poco, pero soy bastante abierta para eso. Mi intolerancia es a que esté mal escrito, al aburrimiento menos.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, Eliaah, no creo que tenga influencia en la fnac después de los cariñitos que le dediqué a su tarjeta...

    Los pongo en el dropbox para el que los quiera.

    ResponderEliminar
  11. En autores japoneses por ahora quien se ha quedado en mi retina ha sido Natsuo Kirino cuando, de casualidad, leí Out y después Grotesco. Para mi gusto cuanto menos se habla de un escritor, mayor atracción me produce.

    ResponderEliminar
  12. Me alegro de que te haya gustado Firmin, y gracias por la mención. Has elegido estupendamente los pasajes.

    Las ilustraciones son como la de la portada, de ese estilo, y lo único que dejan ver es lo fea que es la rata. No te preocupes mucho. En la edición de Booket pone que son de Fernando Krhan, tal vez las encuentres navegando.

    Del japonés te agradezco mucho el resumen, que me permite darlo por leído. ;-)

    ResponderEliminar
  13. Sinube, no había oído hablar de ese escritor. Desde luego desconocido para mí sí es!

    Carmen, gracias a ti por la recomendación. He visto un vídeo en la página web de la editorial sobre las ilustraciones. Mientras lo leía no había visto nada más que la portada, pero eso fue bastante como para imaginarme así a la rata mientras leía.

    ResponderEliminar