Lecturas pre-navideñas

Después de estas entrañables fiestas en la que algún exceso hemos cometido llega el momento de pagar un pequeño peaje embaulándose un post de libros doble como Dios manda. En esta ocasión os voy a hablar de Visado para Shanghai de Qiu Xiaoling y de la breve historia de la incompetencia militar de Ed Strosser y Michael Prince. Así, variadito para que no os quejéis.

El de Visado para Shanghai es el segundo de la serie del inspector Chen. La primera me gustó bastante y esta está bien, aunque tiene un estilo muy chino. Hay constantes refranes y citas de poetas o filósofos chinos. La sensación es un poco como de duelo de dichos. Como si alguien empezara no hay mal que cien años dure y le contestaran sí, pero a buen hambre no hay pan duro y dijera cierto, pero no te olvides de que a buen entendedor pocas palabras bastan... y así. Es bastante desconcertante, pero tiene su encanto.

El inspector Chen es a la vez policía y miembro del Partido. Se muestra esa China corrupta en la que los mandos del Partido y los nuevos ricos se reparten la tarta. No voy a contar la historia para no desvelar nada, pero está bien. Es una novela negra entretenida, recomendable para los que os guste este tipo de libros. A mí me gustan y he pasado un buen rato leyéndola. Os dejo un par de párrafos:

"—Bueno, ¿qué vamos a hacer?
—Como dice el proverbio chino, disfrutaremos en este paraíso terrenal. Aquí hay muchos jardines. Suzhou es famosa por su arquitectura paisajística: pabellones, lagos, grutas, puentes, todo pensado para crear un ambiente ocioso y confortable, que reflejara el gusto de la clase erudita y de los oficiales durante las dinastías Qing y Ming —Chen sacó un mapa de Suzhou—. Los jardines son muy poéticos, con puentes serpenteantes, senderos cubiertos de musgo, gorgoteantes arroyos, rocas con formas fantásticas, antiguos mensajes colgados de los aleros de los pabellones rojos, todo ello contribuye a formar un todo orgánico.
—No puedo esperar más, inspector jefe Chen. Decida por mí un destino. Usted es el guía."

"—No. Yo no estaba en la fábrica el día en que desapareció, pero no se llevo el dinero —dijo Pan, terminándose con deleite las doradas y digestivas glándulas del cangrejo—. Debió de tomar la decisión por impulso."

"Le satisfizo ver que ella llevaba lentillas para pasar la velada. Sin sus gafas con montura plateada tenía un aspecto más femenino. También lucía un vestido nuevo, bien apretado en la cintura, lo que realzaba su fina figura. El antiguo dicho tenía razón: «Una imagen de Buda de arcilla debe estar magníficamente dorada, y una mujer debe ir bellamente vestida»."

El segundo libro es el de la breve historia de la incompetencia militar. Son capítulos de la historia chapuceros. Aunque digan que es sobre la incompetencia militar, es más bien sobre la incompetencia de los políticos y de los militares que no saben decirles que eso es una chapuza. El libro está bastante bien. Está contado con tono de humor y son capítulos entretenidos. Casi todos los episodios son del siglo XIX y XX. Empieza con el emperador Valente y la entrada de los godos en el imperio y termina con el golpe de Estado contra Gorvachov. He descubierto tangencialmente una historia que me ha fascinado y ya he encargado este libro a Amazon. Es la de un ejército que se formó con checos exiliados para ayudar a liberar a su país del imperio austrohúngaro y de los alemanes en la primera guerra mundial y que cuando quisieron evacuarlos a Francia, tuvieron que atravesar Rusia en plena revolución Bolchevique y se hicieron con el control del transiberiano desde Ekaterimburgo, a donde llegaron el día después de que asesinaran al zar, hasta Vladivostok. Hay de por medio el robo de un tren lleno de oro, Trotsky, los cosacos, el desembarco de las potencias aliadas en Vladivostok... en fin, que quiero conocer más de esa historia que me parece impresionante.

Os pongo un fragmento para que veáis el tono de humor:

"Woodrow Wilson: Presidente estadounidense idealista y con gafas. El ex profesor universitario llevó Estados Unidos a la Primera Guerra Mundial unos pocos meses después de haber sido reelegido justamente por haber prometido que no entraría en la guerra. Y cuando un académico se pone a luchar, vale más ir con cuidado. Ni siquiera una guerra que costó a Estados Unidos más de 100.000 bajas consiguió frenar las ansias luchadoras de Woody: cuando vio la oportunidad de hacerse con los comunistas, redactó corriendo un memorando y se volvió a poner manos a la obra. La verdad desnuda: Era tan arrogante que incluso los franceses le odiaban. Méritos: Se enfrentó a los comunistas cuando el senador Joseph McCarthy aún estaba en la escuela primaria. A favor: Tenía un plan de catorce mandamientos sobre cómo gobernar el mundo. En contra: Su plan tenía cuatro puntos más que los mandamientos de Dios.

Vladimir Lenin: Con la inestimable ayuda del kaiser Guillermo II, lideró a los bolcheviques en su toma del poder en Rusia después de asesinar al zar y a su familia de amenazadores niños. La verdad desnuda: Creía en una revolución mundial de la clase trabajadora tras la que nadie poseería nada, pero todo el mundo trabajaría duramente para poseerlo todo entre todos, o algo parecido. Méritos: Convenció al kaiser de que le enviase de regreso a Rusia para iniciar una revolución a pesar de que él odiaba a los alemanes y los alemanes le odiaban a él. A favor: Impulsó una revolución mundial con el pegadizo tema de una canción: La Internacional. En contra: Formó la Unión Soviética.

Almirante Alexander Koichak: Una vez superada la emoción de estar acuartelado en la ciudad de Omsk, en Siberia occidental, a 2.500 kilómetros de Moscú, el ex almirante se autoproclamó Dirigente Supremo de Rusia. La verdad desnuda: Estaba guapo vestido con su uniforme de almirante y los países occidentales le apoyaron. Méritos: Robó toda la reserva de oro del zar. A favor: Estaba consagrado a destruir a los bolcheviques. En contra: Las tácticas navales no funcionan demasiado bien en tierra.

General de división William S. Graves: El general Graves, que no se había precisamente distinguido al defender el frente de San Francisco durante la Primera Guerra Mundial, recibió la nada envidiable tarea de derrocar al gobierno ruso con una minúscula división de infantería. La verdad desnuda: Las órdenes finales que recibió del secretario de Guerra en la estación de tren de Kansas City fueron: «Que Dios le bendiga y adiós.» Méritos: En Rusia pronto se dio cuenta de que sus soldados aguantaban mejor las resacas que los bolcheviques. A favor: Nunca se tragó el cuento de que la aventura siberiana iba a salir bien. En contra: Después de leer el ridículo memorando de Wilson, se imaginó que aquel ampuloso asunto iba a terminar mal, pero a pesar de ello se embarcó diligentemente en la aventura."

Un libro muy interesante, salvo que la copia digital que leí era infame. Os lo recomiendo.




9 comentarios:

  1. Qué tienen los chinos/japos que llaman tanto la atención?

    Del chino paso, claro.

    Del otro pasaba hasta que me he leído las citas. Te odio mucho. Súbelo al dropbox, plis.

    Felices vacaciones, por cierto, desde mi erial laboral.

    ResponderEliminar
  2. No lo sé. Es otra forma de pensar, de escribir. Es curioso.

    El otro creo que ya está en el dropbox, aunque es una versión malísima. Tiene un montón de errores y cada x páginas se repiten un par de líneas. Mira a ver si encuentras una versión mejor. Te lo recomiendo. A lo mejor echo yo un vistazo.

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, gracias por tus buenos deseos desde tu erial, sé lo que te ha costado decirlo y no odiarme.

    ResponderEliminar
  4. No, que estoy bollito navideño, llena de buenas intenciones y de ser un solete.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí que estás en modo bollito porque la última vez que no fui a trabajar y tú sí me deseaste cosas malísimas... XD

    ResponderEliminar
  6. Pues claro, es Navidad!! Y me voy de vacaciones el viernes!!

    Y me están viendo los Reyes...tengo que ser buenísima!!

    ResponderEliminar
  7. Pero tienes que ser buenísima de corazón porque si es solo una impostura los reyes lo saben porque son magos...

    ResponderEliminar
  8. Ellos SABEN que soy aún más buena de lo que parezco. Pero que disimulo para que la gente no se aproche de la bondad de mi corazón XD

    Me encanta usar los blogs como chat.

    ResponderEliminar
  9. Pues yo te lo agradezco porque si no esto sería como un
    desierto con bolas de paja rodando con el viento...

    Post de libros, ya se sabe...

    ResponderEliminar