Imperdonable

Es imperdonable que haya tenido que morirse Césaria Évora para que hablemos de ella aquí. Con lo que nos gustan sus canciones. El sábado se murio en San Vicente, su isla caboverdiana. Yo he querido ir a Cabo Verde desde que conocí a Cesaria, entre otras cosas para comprobar si era verdad esa leyenda de que recibía en su casa a quien allí se presentara. Ahora, si alguna vez voy, que espero que sí, no podré comprobarlo.

Me gusta su voz un puntito ronca aunque dulce, como la de Billie Holyday (solo en ese puntito) pero en portugués. Y me gusta mucho como suenan las canciones en portugués. Las suyas eran una especie de cantes de ida y vuelta que se quedaron a medio camino entre el fado y la bossa nova (que me perdonen los entendidos, porque esta es mi impresión personal y nada docta).

Nunca la vi en directo pero hubo una época que la llevábamos siempre en el coche. La llamaban la diva de los pies descalzos. Y nada más, seguro que encontraréis por ahí obituarios bien informados si os pica la curiosidad. Yo os dejo con su música.

Hoy lo que toca, claro es Sodade que, imagino, es la forma caboverdiana de la saudade portuguesa, y que vendría a ser la morriña gallega, creo.


3 comentarios:

  1. Pues sí, es una pena. Me hubiera encantado verla actuar y sí que vino muchas veces a Madrid, pero o no me enteré o no pude ir a verla.

    Me encanta como canta, con esa pausa, con esa voz profunda.

    ResponderEliminar
  2. Y yo no la conozco... madre mía que poca cultura musical. Hoy mismo escucho algo. Me encanta la música en portugués.

    ResponderEliminar
  3. No conocía, si te soy sincero, a esta cantante, pero basta que tú la recomiendes (y otras loas admirables que he leído a su muerte) para que me descargue algo. El estilo que dices que tiene es de los que me gustan...

    ResponderEliminar