Siempre se van los mejores...

Esa es una frase muy socorrida, sobre todo en funerales o velatorios. Hoy no voy a ponerme tan fúnebre, pero sí un poco triste. Hoy es el primer día en el que J. ya no trabaja con nosotros. Le conozco desde que entré a trabajar aquí hace ya más de diez años. Él había entrado unos meses antes. Al principio quedábamos para comer porque yo estaba en otro departamento, pero me llevaba mejor con ellos. Al año, finalmente pude pasarme al departamento en el que estoy (por poco tiempo, tal y como están las cosas).

J. es un tío listísimo. Y si a eso le unimos que es trabajador como pocos, pues tenéis que es un número uno. Es el más vivo exponente de no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Eficaz, ordenado (dentro de su mesa totalmente desordenada para todos menos para él), siempre dispuesto a echarte una mano... lo que lleva bastante mal es la tontería y el mamoneo. Eso de tener reuniones en las que no se llega a mingún resultado o perder el tiempo en comidas, en decir que sí a tíos que no tienen ni idea. Eso no va con él. Mi jefe le tiene (o tenía) miedo, se lo pensaba mucho antes de mandarle hacer algo de lo que, por ejemplo, no tiene ningún reparo en mandarme hacer a mí. Él no acepta cuatro vaguedades como especificaciones, ni está dispuesto a decir que va a hacer algo que sabe que no se puede hacer.

Hemos sido compañeros en el máster y le debo haber aprobado (y con nota) muchas asignaturas. Buscaba información, manuales, programas... de todo. Además de su capacidad, que ya he dicho que es mucha. Gracias a él saqué las prácticas de System C y de convertidores de potencia, que me acuerde, pero en muchas más me ayudó. Yo a él también, pero menos por mis limitaciones. Recuerdo en una asignatura en la que fuimos los dos únicos que aprobamos y lo enfadado que salió del exámen...

Ahora que no está sé que me va a ser mucho más difícil terminar el proyecto fin de máster, e incluso el proyecto real del que iba a sacar los datos para escribir la memoria.

Es un cocinillas y muchas veces nos ha traído cosas para comer como trufas, bizcochos, tiramisú... muy buenos! También buscábamos ofertas en los portales chinos de internet de las cosas más variadas, desde helicópteros teledirigidos, cartuchos para trucar la DS o moldes para cortar galletas.

Es bastante tragón (o lo era). Recuerdo que en mi boda, cuando pasé por las mesas y le pregunté que qué tal había comido y me dijo que todo estaba riquísimo y que se había llenado pensé la comida había sido un éxito.

También es de admirar su parte luchadora. Se metió en el comité de empresa y empezó a luchar por nuestros derechos. Intentó igualar privilegios de otros trabajadores y que hubiera un convenio propio de nuestra empresa. Ahí se ha llevado muchos disgustos. Consiguió, incluso, que yo me presentara a las elecciones sindicales en la candidatura de la CGT.

En fin, ahora se ha ido al departamento de prevención de la empresa gracias a que hizo un máster y visto el panorama ha elegido, con muy buen criterio, irse a ese departamento. Sé que nos va a echar de menos, sé que le gustaría seguir aquí cacharreando, tal vez las cosas se arreglen, pueda volver, nosotros sigamos aquí y podamos seguir trabajando en lo que nos gusta y en donde nos gusta, o nos gustaba... Pero seguramente esto se acabe y no haya sitio al que volver.

Una pena. Hoy es un día triste. Llevábamos casi once años trabajando juntos. No sabemos lo que nos deparará el futuro, pero lo que es el presente es una puta mierda. Que alguien tan excepcional tenga que irse me da una rabia inmensa. Eso de que siempre se van los mejores, en su caso es completamente cierto.

¡¡¡Mucha suerte, J. !!!

19 comentarios:

  1. No se ha ido, ha mejorado, alégrate por él.

    ResponderEliminar
  2. Claro que me alegro por él!! Lo que pasa es que es una chufa que tenga que irse por las circunstancias, no porque quisiera...

    ResponderEliminar
  3. Siéntete afortunado... ojalá pudiera decir yo lo mismo de la persona que trabaja codo con codo a mi vera... El desde luego si lee esto debe estar que no cabe en sí!!
    Un saludo, y acuérdate, todo esto es cíclico, va a pasar!!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Croke. Si precisamente por haber estado tan bien es por lo que ahora estoy más apenado. Porque sé que no volverá a ser lo que era. Ley de vida. Por otro lado tengo un montón de amigos en un montón de sitios... ;-)

    ResponderEliminar
  5. Es una pena, pero mucha suerte.

    Esto me recuerda que le debo algo sobre el buttermilk, te pongo un correo y se lo pasas ND.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Anniehall. Lo del buttermilk no era para él, pero seguro que lo aprovecha!!

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Me da envidia la gente que tiene compañeros a los que va a echar de menos. Es una suerte trabajar con gente así.

    ResponderEliminar
  9. La mejor cosa de mi trabajo, Bichejo, son los compañeros.

    ResponderEliminar
  10. Tienes la gran suerte de haberle encontrado! Y de que sea tu amigo! No se ha ido... está más "lejos" de ti laboralmente, pero nada más.
    Un beso y ánimo!!!!

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por tus palabras. Se me hace un nudo en la garganta al leerlas. Suscribo tu ultimo comentario, lo mejor del "circo" sin duda los compañeros y amigos. Perdemos la relaciona diaria, pero siempre nos quedaran entre otras cosas las jornadas gastronómicas y el apalabrados.
    Además intentaré siempre que pueda escaparme para haceros alguna visita mientras dure el "circo".

    ResponderEliminar
  12. Y ahora que casi has acabado el master...¿podrias arreglar el blog para que se pueda ver desde los móviles?
    Gracias

    ResponderEliminar
  13. Podría, pero es que el cambio de plantilla fue idea de mi señora.

    Por lo tanto se terminó la discusión. De todas formas, en android y en iphone se ve muy bien...

    ResponderEliminar
  14. ánimo!! no seas negativa, cambia de sitio, no se va al paro ni nada de eso, así que... adelante!!

    ResponderEliminar
  15. Gonzalo, mi móvil es una patata con antena y lo veo... en todo caso, ¿cómo sé si la plantilla se ve o no desde tu móvil? Lo pregunto en serio, puedo cambiar la plantilla pero no sé si se verá o no.

    ResponderEliminar
  16. Hay en el editor de plantillas un apartado sobre eso.
    En tu movil patatero se vera bien porque carga internet "a lo bruto", los modernos cargan la "versión para movil" y es diferente.

    ResponderEliminar
  17. No había leído la entrada en su momento. Creo que a mí también se me habría hecho un mundo que se fuera. Fue el primero con el que tuve contacto, el que me enseñó que enrollar los cables bien siempre tiene una utilidad y te quita mucho trabajo luego. Últimamente nos habíamos cruzado en lso proyectos, pero siempre pensé que es como todos deberíamos ser en el trabajo.
    Lo de cambiar a mejor es cierto, pero da pena pensar que ha sido más bien por saber verlas venir y tomar medidas a tiempo que por gusto. No me lo imagino mejor en un despacho que con un soldador.
    De todas formas, mucha suerte :)

    ResponderEliminar