Un día más

Os voy a contar mi día de ayer, un lunes de febrero de la semana de mi cumpleaños. El fin de semana habíamos estado en el Museo de Ciencias Naturales en el que los niños se lo pasaron bastante bien, la verdad es que ha mejorado desde la anterior vez que fui. Por la mañana los niños seguían hablando de meteoritos y de dinosaurios y huesos de ballena.

Salí con algo de prisa hacia el trabajo. En teoría teníamos una reunión para hablar de nuestro futuro, ese que se intuía bastante negro... y al llegar vi que estábamos convocados un rato después. Rumores, charlas, especulaciones... -Parece ser que el jefe ha dicho que tiene buenas noticias... -A saber qué son buenas noticias para él...

Finalmente nos reunimos y nos dice que hay que cuadrar el presupuesto (por encima de los 700000 euros) y que no cuadra por unas decenas de miles de euros, así que hay que bajarse el sueldo, de manera voluntaria, en torno al 23%. Buenas noticias, sí. Por supuesto nos dice que es de manera provisional, que en cuanto salgan los proyectos que seguro que salen nos volverán a subir el sueldo, que él no amenaza a nadie, pero que dinero para despedirnos a todos hay, que ha conseguido luchando contra los 'jefes' que esa reducción, voluntaria vuelvo a decir, vaya acompañada de una reducción de jornada... en fin, una maravilla.

Hay que decir que la reducción de presupuesto que se nos pidió en diciembre la hemos cumplido, ha habido compañeros que se han ido y otros que se han cambiado de departamento, así que creo que aunque quedara solo una persona también le harían bajarse el sueldo.

No voy a hablar de mis tres años y medio facturando a coste cero para que otras personas sin mover un dedo y sin saber los nombres de los proyectos cobraran ni de nada de eso porque parece que todo eso en estos momentos se olvida y si se lo recuerdas, como ha sido el caso, es peor.

Todos estamos unidos y hemos decidido contratar a un abogado para que nos guíe un poco. Según nuestro jefe, se nos aseguraría por escrito que en caso de despido la indemnización sería sobre el total de nuestro sueldo y no sobre la rebaja... en fin, que toda cautela es poca porque la sensación de que quieren colárnosla es tremenda.

Algo debía de haber sospechado inconscientemente porque salí de casa con los zapatos desparejados. No me di cuenta hasta la reunión en la que para no soltar algún improperio que me pudiera salir caro me miraba los zapatos. Supongo que ya estaba pensando en qué pasaría cuando me los puse en casa. Dentro de lo malo son bastante parecidos. Quiero creer que si hubiera sido uno marrón y otro blanco me hubiera dado cuenta.

Después del trabajo me fui a por los niños y con Anniehall fuimos un rato al parque. Los niños, la familia, son en gran parte los responsables de mi felicidad y de mi cordura. Mi familia es la que hace que me muerda la lengua y no queme las naves, aunque saliera perdiendo con ello, pero esas ganas siempre están ahí. Piensas "y que esta panda de gilipollas tenga la sartén por el mango...".

En fin, para rematar el día había junta de vecinos y, por si eso no fuera poco, en un local de oficinas que ahora está vacío por lo que había muy pocas sillas y teniendo en cuenta la media de edad de esta nuestra comunidad me tocó estar más de dos horas de pie discutiendo sobre derramas, tomas de tierra, rampas de acceso y presupuesto del próximo año. Me he enterado de que gastamos 39000 litros de gasoil el año pasado y de que han cambiado el cuarto de baño del garaje en el que no tenemos plaza.

Además, como colofón y a última hora fui nombrado vicepresidente de la comunidad, cargo al que posiblemente pueda dedicarme con vehemencia desde el paro o desde la reducción de jornada.

De salud bien, gracias.

25 comentarios:

  1. Vaya mierda, lo de la reducción. Y dentro de lo que cabe aún se portan, porque con la reforma os podrían haber bajado el sueldo sin que hubiera reducción de jorndad. En fin, muchos ánimos y esperemos que en cuatro días estéis otra vez a pleno rendimiento.

    ResponderEliminar
  2. La crisis es....ya sabes...al final acabas pensando paso de agobiarme..lo que sea, será.

    Y sí, quieren colárnosla. A todos.

    ResponderEliminar
  3. Cómo me duele leer esta entrada y saber que mientras os dicen eso en otros departamentos sobra el dinero, y que todo viene de no haber cobrado el precio justo por los proyectos realizados.
    No os andéis con tonterías con el abogado, es un gasto hoy pero mucha más seguridad mañana.
    Y mira, para que te tomen el pelo sí que hay otros trabajos, así que cuando llegue un punto de no retorno, que se quedan levantando ellos el circo.
    Un beso muy fuerte desde Germania!

    ResponderEliminar
  4. No sé sobre la reforma laboral, al final somos un grupo de 6 personas en una empresa de 200 que tiene beneficios incrementados año tras año y eso en una fundación sin afán de lucro...

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Eliahh! Dentro de poco lo mismo nos vemos todos allí...

    ResponderEliminar
  6. Vaya, parece que estamos unos cuantos en nuestro mejor momento laboral. Que cuando no es por reducción es por presión o por tocamiento de narices en general. Y la verdad, que el mal de muchos no me consuela nada.

    Lo de la reducción, aunque vaya acompañada con reducción de jornada, es una putada. Hacéis bien en asesoraros, nunca está de más estar bien informado de lo que puede suponer un cambio en las condiciones de trabajo de uno.

    Al final, ya lo sabemos todos, lo importante es lo de fuera del trabajo, la familia, los amigos, las aficiones…pero claro, nado de eso vive del aire y por eso no nos suele quedar otra que aguantar y mordernos la lengua.

    Que aquí estamos ya lo sabes. Que mucho ánimo y todo eso, que es lo obvio y lo que se dice siempre.

    ResponderEliminar
  7. ...pero aunque sea lo que se dice siempre, no es menos verdad.

    Que me faltaba un trozo de comentario, es lo que tiene copiar y pegar del word para que no te pillen comentando desde el curro

    ResponderEliminar
  8. Bueno, lo de los zapatos tiene pase... son casi idénticos!!

    A mí, lo que más gracia me hace de todo esto es que cuando las cosas van mal, hay que arrimar el hombro, todos juntos... lo que significa que te bajan el sueldo y aún tienes que dar gracias. Sin embargo, cuando iban bien ¿había reparto de beneficios? ¿se les subía el sueldo cada vez que incrementaban las ventas?
    ES como la reforma laboral, no la he leído entera... pero estoy casi segura de que no hay ningún apartado que diga qeu cuando una empresa incremente su beneficio, tenga que subir el sueldo al empleado. La de que si una empresa baja sus ventas, puede bajarle el sueldo por todo el morro al trabajador sí la he leído...

    En fin, paciencia, suerte, y a seguir como se pueda! NO nos queda más remedio, al menos, por el momento...

    Pero que no tensen más la cuerda, que puede romperse..

    ResponderEliminar
  9. Pues sí, Saramaga, esa es la cosa. Haber visto como cuando había dinero se han llenado los bolsillos y ahora al que le piden que te bajes el sueldo es a ti. Con el agravante de que mis jefes son funcionarios. Lo de probos vamos a dejarlo por el momento...

    ResponderEliminar
  10. Pues vaya... :(

    Tendréis reducción de jornada también? Y mi pésame por lo de la comunidad de vecinos.

    Espero que puedas sacar algo de sonrisa...

    ResponderEliminar
  11. Pues tal y como estan las cosas, un dia más ya es una victoria...

    ResponderEliminar
  12. Pues no sé qué decirte. Una putada, claro, pero eso no arregla nada.
    Y lo de que eres afortunado por tener elección por ahora tampoco ni ayuda ni consuela, ni nada.

    Y da rabia cuando se ve que piden esfuerzos a los empleados mientras sigue habiendo dinero para otras cosas más superficiales (en algunos casos, no digo que en todos).

    E impotencia, claro, mucha impotencia y no saber de qué información fiarte ni cuál es la mejor alternativa.


    Así que... a levantarse un día más, hacerlo todo lo mejor posible y pensar en el ahora, que el mañana es demasiado incierto.


    (y lo de la comunidad de vecinos no es tan malo,o al menos, en mi caso, cuando me tocó de presi, fue muy relajado).


    Ten buen martes.

    ResponderEliminar
  13. Lo hacen ahora, que saben que vamos a aguantar lo que nos echen!!!! Todos se apuntan al carro!!!
    Y, si al final también te reducen la jornada...DISFRUTA de tus hijos y familia a tope!!! Es lo único que nos llevaremos de este mundo, los buenos ratos.
    Ánimo!!!!

    ResponderEliminar
  14. Es complicado decirte algo que anime en una situación así, pero como ya te han comentado, dadas las circunstancias, un día más es ya una victoria. Mucho ánimo.

    Y lo de los zapatos porque lo has avisado porque si dices algo así como "Encuentra las 7 diferencias" todavía estaría buscándolas. Son casi idénticos.

    ResponderEliminar
  15. Lo siento por lo de la reducción. Ánimos y aunque suene a cliché, al mal tiempo buena cara.

    Y por los zapatos, pues si no lo leo no me doy cuenta que no son iguales, tuve que mirar la foto varias veces. Dan el pego bastante bien, si te hubiese visto en la calle no me doy cuenta.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  16. Gracias a todos por los ánimos y por estar ahí. Ayuda, vaya que si ayuda!

    ResponderEliminar
  17. Pues, si de salud bien... Genial!!!! Es importantísima la salud!!! Y tu familia bien? Estupendo!!!! Es importantísimo que en casa todo este en orden... Gracias a la salud y a la familia podrás seguir recibiendo con cordura y tranquilidad noticias laborales desfavorables... Eso si!!! No consigo comprender como te has dejado engañar para vicepresidir a tus vecinos!!! Te admiro!!! A mi no me pillan ni de coñá vamossss!!!!!

    ResponderEliminar
  18. Si no dices nada de los zapatos, ni me entero. Por cierto, que el santo tenía unos muy parecidos a los de tu pie izquierdo.

    Qué sería de nosotros sin nuestros "frenillos". El anestésico llamo yo ya a mis niñas.

    Quiero creer que saldremos de todo esto, más pronto que tarde. De momento, vaya miedo ¡qué mierda!

    Besos

    ResponderEliminar
  19. Mara, el cargo es rotatorio, lo que pasa es que en teoría no me tocaba, pero ha habido un cambio y ahí me tocó...

    Tita, los niños son lo mejor, claro, aunque es una gran responsabilidad y ahora es cuando más se nota.

    ResponderEliminar
  20. ¿Cómo se pueden tener dos pares de zapatos prácticamente iguales????

    ResponderEliminar
  21. Bueno, pues porque yo no tengo mucho donde elegir en el mundo del zapato... Así que cuando encuentro unos que me gustan, me los compro.

    ResponderEliminar
  22. Como sufro de exilio laboral, por supuesto sin ver un centavo, no he podido comentar hasta ahora aunque ya me lo había contado Anijol. Y me da mucha rabia, porque es injusto, porque no hemos sido nosotros los culpables de nada, porque la desvergüenza vive tiempos de barra libre y encima tienes que poner buena cara hasta autoconvencerte de que eres muy afortunado. Pero no es por tener un trabajo que realmente no te merece, es por tener una pareja estupenda y unos hijos que te alegran el corazón con solo mirarlos.

    Solo espero que la empresa que tenemos en común por gananciales aguante el tirón, aunque no puedo evitar pensar que las cosas están fatal y que para sobrevivir acabaremos en Sebastopol, a mí esta semana ya me han dicho en serio que qué me parecerían tres años en Buenos Aires, y era muy en serio, tanto que tengo mala conciencia. Ya sabes, igual es nuestro destino, algo impensable hace tres o cuatro años.

    Poco puedo hacer, pero por aquí estoy, ya sabes que charlatán sí que soy, a ver si mañana entre chipirón y chipirón sacamos algo en claro :)

    ResponderEliminar