Desde arriba, relativamente

Soy alta, ya lo he contado. También soy torpe. Eso también lo he contado. Yo lo achaco a que al tener el centro de gravedad más alto soy más inestable pero, lo sé, sí, son excusas. Soy torpe sin más.

Normalmente llevo zapatos planos. Bueno, ya no tanto. Últimamente me estoy aficionando a los tacones y este invierno me he comprado varios. Soy tan optimista que me los pruebo en la tienda y pienso ‘¡uy! ¡qué cómodos! y con esta plataformita en realidad no es tanto tacón’ (a lo que la dependienta suele asentir entre complacida y aguantándose la risa) ¡Ja! ¿Alguien quiere unos preciosísimos taconazos color rata de ante? Número 41. Están sin estrenar. Bueno, sí, los estrené de la habitación al salón, donde me di cuenta (menos mal que no había salido de casa) de que con aquello iba directa al desastre en forma de, por lo menos, esguince. Precio negociable.

Y una vez pasado el momento publicitario, me centro. El hecho es que ahora, con mayor frecuencia que nunca, llevo tacones. Lo cierto es que esa frecuencia no es tanta como para acostumbrarme así que de una vez a otra sufro lo que yo llamo: Trastornos de la Relatividad. Para empezar con la ropa. Con los tacones no me puedo poner casi pantalones porque todos tienen el bajo cogido para planos planísimos. Esto no es grave, lo sé.

Lo malo viene con las tareas cotidianas en las que tienes completamente asimilada tu posición relativa con respecto al entorno. Por ejemplo, la encimera de la cocina. Con tacones, la encimera de la cocina está mucho más abajo y partir el pan se convierte en una de lo más fatigosa. Además, igual que al lavarte las manos, haces los movimientos de una manera torpe (movimientos que ya tenías interiorizados con tu posición anterior y que, gracias a la fuerza de la repetición, hasta con tu torpeza, parecían naturales y me atrevería a decir que incluso gráciles). Ahora no, ahora haces tu grácil movimiento y cuando llegas hasta donde crees que están las cosas, pues no, y tienes que estirarte un poco más. Mal.

Otro ejemplo, conducir. Conducir con tacones es más incómodo y además no vas en tu posición. Sí, lo sé, podría cambiar el asiento pero es que me parece muy princesa del guisante andar moviendo el asiento por unos centímetros de más. Y al día siguiente habría que volverlo a cambiar. Total, que voy rara conduciendo. Tenéis que entender que yo noto la diferencia entre cuando llevo el pelo suelto o coleta. Vale, sí, esto también puede ir a engrosar la lista de esas manías que me hacen tan adorable. Lo llamaremos el princesaguisantismo al volante.

Pero lo peor, sin duda, es al sentarse. La sensación es parecida a la de la encimera solo que aquí el movimiento lleva consigo todo el peso de tu cuerpo (que, ejem, no es mucho pero…) así que cuando crees que has llegado dejas reposar todo y ¡maldición! estás en el aire. Así que el último tramito de sentada lo haces en caída libre. Creedme, es incómodo y un pelín desconcertante. Además, en determinadas sentadas, el contacto frío y de golpe con la porcelana sanitaria resulta de lo más humillante y doloroso.

Gente que usáis tacones, desde aquí os lo digo: sois unas chungas por no habernos contado estos secretillos a las pardillas como yo que nos enfrentamos al tacón tan de vez en cuando. Un poquito de solidaridad femenina, hombreya.

10 comentarios:

  1. Anijola, como vuelvas a boicotear mi maravillosa excusa de "es que yo no uso tacones porque soy alta" la tenemos, eh?.

    ResponderEliminar
  2. Yo por eso no los uso, por el contacto con la porcelana sanitaria... XDD

    ResponderEliminar
  3. Sé que me estoy metiendo en un terreno cenagoso, pero una bonita funda para la tapa mitigaría el problema.

    http://www.flickr.com/photos/moda_hogar_alexandra/3686475478/in/photostream

    Y si la montaña no viene a Mahoma...

    http://www.saniprix.com/FichaArticulo~x~ASIENTO-ELEVADOR-DE-WC-10-cm-CON-TAPA~IDArticulo~64.html

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, los tacones son un coñazo... pero... ¿y lo que favorecen a la pierna? ¿y lo estupendas que estamos subidas al andamio? ¿y lo accesible que es un hombre que no te saca medio cuerpo en un "tú a tú"?
    Luego te bajas y vuelves a ser tú, pero es estupendo mientras dura...

    ResponderEliminar
  5. En Irlanda las chicas siempre van super entaconadas con unos tacones que yo creo que los hace el diablo. Intento probarme unos en una tienda, mientras escojo un vestido de fiesta que ya sabemos que lucen más sobre los andamios, pero por Dios, qué andamios, no me podía ni mover, y la sensación de torpeza absoluta aumentaba mientras la dependienta cual si llamara a un perro me hacía gestos para que me acercara al espejo..Horror!

    ResponderEliminar
  6. En Irlanda las chicas siempre van super entaconadas con unos tacones que yo creo que los hace el diablo. Intento probarme unos en una tienda, mientras escojo un vestido de fiesta que ya sabemos que lucen más sobre los andamios, pero por Dios, qué andamios, no me podía ni mover, y la sensación de torpeza absoluta aumentaba mientras la dependienta cual si llamara a un perro me hacía gestos para que me acercara al espejo..Horror!

    ResponderEliminar
  7. "Tenéis que entender que yo noto la diferencia entre cuando llevo el pelo suelto o coleta." Claro que lo entiendo, cuqui!!

    Durante años he llevado en el maletero unos "zapatos de conducir" para no tener ese problema con las distintas alturas de los zapatos.

    ResponderEliminar
  8. Yo TENGO ahora unas sandalias en el coche, para conducir cuando llevo zapatos difíciles en verano (¿por qué en invierno no me cambio? yo tampoco lo sé?) y para cuando vamos 'al campo' en Ávila.

    ResponderEliminar
  9. Yo, casi todos los días tengo que mover el asiento del coche porque llevo distintos zapatos, y eso que no soy de taconazos. Yo, como Tochi, "no uso tacones porque soy alta".
    A mi no me cuesta conducir con tacones, con lo que no puedo es con sandalias sueltas por detrás.

    ResponderEliminar
  10. Pregunta: ¿por qué andas por casa en tacones?...¿no llevas zapatillas de felpa como todas las casadas?.
    ¡¡No me digas que en vez de pijama gordo duermes con amisón de raso!!!
    ¡¡¡Y que en vez de bragas con la goma floja usas lenceria conjuntada!!!!!!!

    ResponderEliminar