Del orgullo

El otro día, no sé por qué razón, empezamos a ponerles a los niños vídeos de las canciones de West Side Story. El primero fue ‘I feel pretty’, luego ‘América’, ‘María’… El caso es que les gustó mucho y al día siguiente volvieron a pedirlas. Esta es una de esas cosas absurdas que te hacen sentir orgullosa. Porque veo como flipa C viéndolas y pidiéndolas y me lleno de orgullo. ¿Qué tontería no? No es solo que me ponga contenta viéndola disfrutar sino esa especie de orgullo tribal de ‘se parece tanto a mí que flipa con West Side Story, como yo’. Si lo pienso objetivamente no es ninguna cualidad mía digna de pasar de generación en generación. En realidad es una chorrada en la que coincidimos y listo. Pero me hace sentir orgullosa. Igual que cuando me dicen que se parece mucho a mí. Yo no he hecho nada para que eso sea así y además es una gran tontería porque si evoluciona igual que yo tampoco será para presumir de cara. Pero es inevitable, me dicen lo mucho que nos parecemos y estoy encantada de la vida.
Volviendo a la película, les gustaron tanto los números musicales que vieron que les propusimos ver la peli. Así que ahora la están viendo a trocitos. Supongo que cuando lleguen al final sufrirán. Por ahora disfrutan y preguntan a partes iguales. Para empezar preguntan porque se la ponemos en inglés. Y luego, y aquí viene el segundo motivo de orgullo, porque hay cosas que no entienden. Viendo ‘América’:
- Él es el jefe de los chicos ¿verdad?
- Sí
- Y ella la jefa de las chicas
- No, esa es la novia del jefe de los chicos
- Ya, pero es la jefa de la banda de las chicas
- No, es solo la novia del jefe
- Pues por eso, es la jefa de las chicas
- …
No lo concibe. Que la mujer sea un mero adorno de su novio es algo que no le entra en la cabeza. Da por hecho que la chica puede ser jefa y ya está. Y esto también me hace sentir orgullosa, mucho más que lo que le pueda gustar la película. Y sobre todo me parece que es un buen motivo por el que sentirse orgulloso. Parece que por ahora lo vamos consiguiendo. Espero que con el tiempo siga pensando igual, que no hay motivo para que las chicas no puedan ser jefas.
Y también que lo hagamos mejor y dé el siguiente paso que será preguntar si ella es la jefa de todos.

5 comentarios:

  1. Bueno como ya sabes (estaba en mi lista de 20) West Side Story es una de mis favoritas. Que te voy a decir, sigue así. Cuando acabes con ésta tienes que ponerles Matar un ruiseñor.

    Y en cuanto a lo de "me llena de ozgullo y satisfacción", ya iras descubriendo, cuando crezcan, otras cosas que también habrán sacado a ti, y de las que no te sentirás tan contenta. Es lo que tiene.

    ResponderEliminar
  2. Es genial que su generación tenga claro que la chica puede ser jefa...pero madre mía, cómo van a sufrir con el final!!

    Ya te lo dije, me llena de orgullo a mí también que no se pierda la tradición musicalera, que mola tanto.

    ResponderEliminar
  3. Yo me acuerdo cuando hace uno o dos años nos dijo que todos los niños de clase le decían que fuera ella la que hablara con la profesora y nosotros le decíamos que eso estaba bien que era porque los demás creían que ella lo hacía mejor. Y ella dijo que eso era un rollo...

    ResponderEliminar
  4. Pues no sé qué decirte, mi hijo y sus adelaños tienen un machismo inscrito en el ADN que realmente me preocupa. Que si papá es más fuerte, que si papá es más listo, que si papá gana más, que si los chicos son mejores...

    ResponderEliminar
  5. Aparte de que tiene una mentalidad limpia y sana, es que lo mismo lleva algo de razón. La novia del jefe es un poco la jefa ¿no? porque tiene mucha influencia con el jefe y eso casi más importante que los galones. Y en una pandilla mixta (de chicos y chicas, que parece que hablo de ensaladillas), tiene que haber un jefe absoluto, así es que ella es como la número dos.

    Y cuando él muera (o dimita), entonces se queda de jefa, como la Kirschner. Pero vamos, que sin necesidad de finado, las chicas podemos ser jefas, perfectamente. Y por lo general, muy buenas.

    ResponderEliminar