Vengo del futuro...

...a traerte una lejía lavadora, pero la mala noticia es que te la tienes que instalar tú y, lo que es peor, tendras que llevar la vieja al punto limpio de tu barrio.

Podría decir que esto es lo que me ha pasado, mentiría un poco, es verdad, porque en estos líos me meto yo solito. El caso es que nuestra lavadora estaba empezando a fallar y antes de que nos dejara colgados decidimos comprar otra. Una familia de cuatro, entre ellos dos niños, no puede permitirse estar sin lavadora.

Esa previsión que suelo aplicar a todo lo que esté en mi mano me hizo empezar a mirar lavadoras, características, precios y tiendas entrando en una escalada de complejidad de la que creo que es imposible salir sin algún tipo de daño cerebral. Cada marca de lavadoras tiene cuarenta modelos y hay más marcas de lavadoras que de longanizas.

Al final la decisión estaba entre dos modelos. Una Siemens y una LG. La Siemens la había encontrado en dos tiendas por internete y en una me la instalaban en casa y se llevaban la vieja y en la otra no y la diferencia de precio era de menos de 20€, mientras que en el caso de la LG la diferencia era ya de 80€. Anniehall eligió la LG y yo me negué a pagar 80€. Rata que es uno, pero qué queréis que os diga, me da palo pagar ese dinero por algo que puedo hacer yo, o al menos algo que puedo intentar. Así que la compré sin derecho a queja.

Gracias a Dr_fiestas me llevé una carretilla del trabajo que me resultó muy útil para transportar la vieja que desde el principio se las prometía muy felices. Aquí podéis verla riéndose de mí al verme entrar con aviesas intenciones en la cocina:


Esta lavadora llevaba con nosotros muchos años. Con Anniehall más que fue la que la compró junto a nustra amiga P cuando se fueron a vivir a un piso porque el piso del abuelo de Anniehall iban a reformarlo. Creo que tiene más de diez años y se ha portado bastante bien, la verdad. Lo único es que una vez se le partió la puerta y ahora estaba a punto de volver a pasar lo mismo. Claro, que la culpa es principalmente de C, la señora que tenemos contratada para estos menesteres, que debe recostarse o apoyarse en la puerta para sacar la ropa. Se dejó sacar dócilmente y la até a la carretilla sin dificultad. Yo me las daba muy felices, pero mis problemas acababan de comenzar. Resulta que la otra lavadora era MUCHO más grande. Cabía en el hueco, eso sí, pero la holgura era muy pequeña por lo que no había manera de irla metiendo haciendo un movimiento de salsa tipo dos p'alante uno p'atrás. Había que meterla arrastrando y tenía en las patas algún tipo de antideslizante que ríete tú de los poderes arácnidos de Spiderman!

Finalmente enfrenté las dos lavadoras, me metí en medio, puse mi espalda contra la vieja y empujé con todas mis fuerzas y mis dos piernas a la otra hasta que llegó al final. Conecté los tubos, el cable y quedó muy bien conectada. Las conexiones están en el armario que podéis ver al lado de la lavadora que es donde guardamos los tuppers. Sitio infernal donde los haya y en el que cualquier movimiento no calculado tiene como consecuencia un alud de tapas de plástico y demás accesorios que puede dejar sepultado al más pintado. Ríete tú del Jenga!
Pues según Anniehall un efecto colateral de haber puesto la lavadora es que mágicamente ha aumentado el tamaño de ese armario por lo que los aludes pueden ser aún más espectaculares! Finalmente nuestra nueva lavadora luce así:


Ya véis que casi no cabe en el hueco. Menos mal que quedó bien equilibrada porque si no hubiera sido para verme. A esas alturas todo yo era una masa sudorosa, pero el esfuerzo mereció la pena. Me he ahorrado 80€ que es un dinero, la lavadora lava (o al menos lo parece), podemos meter 8 kilos de ropa de una tacada y hoy he venido a trabajar empujando una carretilla. ¿Qué más se puede pedir? Y es que hay algo animal, algo que no sabría definir muy bien y que afecta a los hombres y es esa especie de orgullo de hacer el burro, hay una satisfacción absurda en estar a punto de romperte la espalda. No sé muy bien como expresarlo. Yo le digo a Anniehall que es una especie de Yo Tarzán, tú Jane; un atavismo primitivo que sale de vez en cuando. A veces con resultados desastrosos y otras no tanto.

Lamentablemente esta lavadora no traía CD incorporado como el lavavajillas, así que no puedo deleitaros con los consejos a las amas de casa coreanas sobre cómo lavar la ropa del marido y que consiga gracias a eso un ascenso en la empresa.

Bueno, niños, ahora que sabéis como se hace... ¡no lo hagáis!

30 comentarios:

  1. Estoy muy en contra de hacer yo ciertas cosas si me puedo permitir pagar a otro para que las haga por mí. En general. Y para mover una lavadora, ya ni te cuento.

    La última vez que N se hizo el sietemachos (que es algo que no suele hacer, sigo flipando un poco) bajando una maleta con otra dentro con una sola mano, se rompió la costilla. Tú sabrás. A tu edad, una hernia puede ser fatal XD

    ResponderEliminar
  2. Tú siempre tan 'velito negro'. No me ha pasado nada y me he ahorrado 80€, que no es moco de pavo.

    ResponderEliminar
  3. Anniehall eligió la de montaje caro porque era la que más posibilidades tiene de durar más, no porque quiera que te hernies. No has contado los lamentos y negaciones de C con la puerta ¿lo dejas para otro post? ¿Me espera una plañidera cuándo llegue?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí C no me ha dicho nada, ha agachado las orejas y dicho que sí...

      Eliminar
    2. ¡Fenomenal! Tengo el monopolio de los llantos... verás qué risas hoy al volver para comer a velocidad del rayo. ¡Ay!

      Eliminar
  4. Glorioso !!!

    Por cieto , la nueva lavadora tiene las luces del coche fantástico en el frontal . Supongo que será tan avanzada que Annihall podrá decirle desde el salón: " Lavar, 30 grados , ropa sucia con mancha de chocolate" y ella sola se pondrá centrifugar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué Anniehall tiene que hablar a la lavadora? ¿ND no puede? De todos modos desde que nació C tenemos subcontratado ese servicio. Normalmente no ponemos lavadoras. Y además, en mi casa, yo centrifugo mucho más y a más revoluciones que la lavadora, ¡¡dónde va a parar!!

      Eliminar
    2. No veo a ND con el kindle y dirigiendo las labores de una lavadora , no había tintes machistas en mi comentario , que pareces Julia otero ;)

      Yo suelo poner la lavadora, que venía con el piso y es el único electrodoméstico blanco de la cocina por lo que mi señora se empeña de vez en cuando en decir que lava mal y que hay que cambiarla, pero yo no le veo problema

      No veo que esta sea una tarea subcontratable, hasta mi nene de 22 meses ya disfruta metiendo su ropa en la lavadora y viendo cómo da vueltas

      Eliminar
    3. Julia!??? Te mato. Ah! Bueno.

      Lo de subcontratado es porque la asistenta está ocho horas en casa cinco días a la semana. Así que nosotros ya sólo nos ocupamos de llevar la ropa sucia al cesto. El resto del proceso hasta que vuelve limpia y planificada a su sitio es cosa suya.

      Eliminar
  5. Bravo por la elección del LG: hay que empezar a boicotear a estos alemanes (vendo consejos que para mi no tengo: lo tengo todo de Bosch).

    Yo también tuve mi época bricolarera, debe ser el efecto Tarzán que dices. Mi mayor logro fue diseñar y hacerme todos los muebles de la cocina de la anterior casa, comprando los materiales directamente en almacenes de maderas y en ferreterías especializadas por todo Madrid. LLegué incluso a cantear todos los tableros y fresar los agujeros en las puertas para poner las bisagras (ahora eso te lo pueden hacer en la tienda de maderas).

    Aproveché para ello la jornada intensiva. Pude hacerlo porque todavía no había nacido D. y además, de tres meses de intensiva, teníamos una habitación libre, que estuvo absolutamente llena de serrín, mezclado con mis sudores, durante todo el verano. Aunque el ahorro fue realmente espectacular (creo recordar que más de 150.000 ptas) no es una cosa que esté dispuesto a repetir.

    En la casa que tengo ahora, hice una "renovación" consistente en cambiar sólo las puertas de los armarios, la encimera y las cornisas. El esfuerzo es mucho menor y merece la pena, porque parece que estrenas cocina.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué moral Hermano. Yo una vez intenté cantear unos tableros y menos mal que eran para el interior de un armario. Qué fracaso más estrepitoso. Ahora están forradas con papel adhesivo, no te digo más.

      Eliminar
  6. Tres vértebras, tres, me he roto ya arrastrando, empujando o levantando pesos indebidos. La segunda y la tercera, además de reconocer la fractura inmediatamente porque es un "crash" absolutamente distinto a todos los demás crash, me dieron ganas de partirme además a mí mismo la cara por imbécil, que ya sabía lo que me podía pasar. Pero la primera me dejó desconsolado, y casi desvanecido por el dolor. Oh, juventud y fuerza, me decía, ¿dónde os habéis ido, se mi habíais acompañado toda la vida?

    Una vez es la primera. No fuerces la suerte.

    Por ejemplo, dada la holgura y que solo te caben las uñas por el lateral... ¿qué pasa si la toma o la salida de agua, tan puñeteramente dispuesta en la parte posterior, hace aguas? Pues se llama a un fontanero forzudo y despídete de los 80 euros tan esforzadamente ahorrados.

    Lo de ir a trabajar empujando una carretilla, mola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos suerte, la toma de agua y la eléctrica están en el armario de al lado. El de los tuppers. Lo más que nos puede pasar en ese caso es que se nos venga encima la avalancha de las tapas. Que no es poco, ¿eh?

      Eliminar
    2. Avispáos. Esa lavadora puede quedarse ahí tranquilita al menos diez años.

      Eliminar
  7. Peter, es avanzadísima y tiene musiquita al principio y al final del lavado, pero esos aspectos ya se los he dejado a Anniehall. No me he leído más que la guía de instalación.

    Hermano E, eso debe ser una de esas cosas que se hace una vez en la vida y ya está. Compañeros míos de trabajo también se han montado los muebles de cocina. Mi espíritu bricolajeador no llega a tanto.

    NáN, yo he intentado no hacer el burro. El único punto especialmente delicado fue el sacar la lavadora del coche en el punto limpio que tuve que hacerlo yo solo.

    ResponderEliminar
  8. En mi nuevo piso alemán, dado que el Marommo estaba de mantenido y supuestamente pornochacho (eso requeriría limpiar y no), se montó en un día la cocina entera y por supuesto puso él la lavadora.
    Ni que decir tiene que cuando la traímos (me costó 50€ porque soy aún más rata y no quise mirar catálogos cuando de segunda mano aquí casi las regalan) con la carretilla que sí compramos (de 90€, pero que hemos usado para todo lo demás, claro, aunque pensamos devolverla a la española...), la tuvimos dos días en el centro de la cocina mientras se arreglaban los problemas de fugas.
    Como buen hombre, todas las fugas eran culpa de la lavadora, por barata, o del enganche con la pared, malditos germanos chapuzas... y nunca del Marommo. Eso sí, para recogerla me llevé a otro alemán para evitarme el tema de la costilla.
    Por cierto, no le quitamos el seguro (3 tornillacos enormes que trae para fijar el tambor) y casi me hace devolverla porque eso parecía una nave espacial a punto de despegar XDD

    ResponderEliminar
  9. Por cierto, el otro día dijo el señor alemán del Follonero, que los hombres eligen coche y las señoras lavadora. Así que nada de quejarse, Annihall, cuando seas hombre comprarás coches ;)

    ResponderEliminar
  10. Estas son el tipo de cosas por las que yo pago sin rechistar, y tan contenta, porque al menos en mi casa el resultado suele ser catastrófico de otra forma. Por cierto, tengo los armarios de la cocina del mismo color que los vuestros XD.

    ResponderEliminar
  11. Eso de que una carretilla cueste más que una lavadora. Ahora me dirás también que atan a los perros con longanizas!!

    Doctora, tú eres una persona sabia. Y lo del color de los armarios denota buen gusto ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, no creas, que estuve a punto de jugarme las costillas del Marommo por no pagarlo, pero es que la carretilla de 25€ sólo valía hasta 70 kg y la lavadora pesaba 85kg. Y si se hubiera roto, más rabia todavía!! ;)

      Eliminar
  12. Si parece el Enterprise más que una lavadora... a mi me daría miedo quedarme a solas con ella en la cocina.

    La lavadora digo.

    ResponderEliminar
  13. Verás el día que tengas que sacarla y el antiadherente haya hecho masa con las mierda típica que se acumula en esos lugares...que diez años pasan volaos, ahí cae la costilla fijo!

    ResponderEliminar
  14. Bueno, Bitapeador, supongo que dentro de 10 años ya no seré tan intrépido!

    Diva, pues la verdad es que incluso tiene musiquilla cuando empieza o acaba, no es nada amenazante... al menos de momento ;-)

    ResponderEliminar
  15. Yo lo pago pero procuro no enterarme. Quiero decir, que busco un precio que comprenda lavadora + transporte + instalación + llevarse la vieja. Porque claro, si sabes que son 80 euros, es normal resistirse. En todo caso, no tengo ni fuerza ni Tarzán que me la instale, así es que...

    Buen post.

    ResponderEliminar
  16. Pues es un buen consejo, Carmen. La próxima vez miraré solo ofertas que incluyan instalación!

    ResponderEliminar
  17. Venga, ND, confiesa. Tú no has comprado una lavadora, ¡le has comprado un mega-ipod a C.! Y encima, lava la ropa ;)

    ResponderEliminar
  18. Pues yo creo que hiciste muy bien. No sé si será por dónde residimos o porque la situación es la que es, pero si hay posibilidad de ahorrarse 80 eurazos, ni lo dudamos.

    Ha quedado muy bien y se ve chula, chula. Espero que no sea como algunos móviles, que con tantas aplicaciones al final servirán para cualquier cosa menos para hablar por teléfono.

    ¿Fuiste a trabajar con la carretilla? Podrías haberte montado en ella y sería lo más parecido a aquellos medios de transporte que parecen un patinete pero en guais. No sé cómo se llaman.

    ResponderEliminar
  19. Yo acabo de cambiar a un frigorífico de marca desconocida (me apuesto lo que sea a que es checo o húngaro) después de la muerte fulminante de mi antigua nevera. Entonces miré entre los cajones y descubrí que el antiguo dueño de la casa lo había comprado... ¡en el 2001! Y además, el pobre ha sobrevivido a una rotura tras una fiesta en casa (nota mental: no dejes a los borrachos manejar electrodomésticos peligrosos) y seguía cerrando tras reparar la goma con el sofisticado método de "un cacho de cello y ya".
    Si es que ya no hacen electrodomésticos como antes.

    ResponderEliminar
  20. Pater, menos mal que alguien me apoya! Aquí no he encontrado más que incomprensión a mis esfuerzos.

    No, no los hacen. Están diseñados para que fallen al cabo de unos años, Esti, aunque a lo mejor esa nevera húngara sí que está hecha para durar...

    ResponderEliminar