Breviario de los políticos

"No confíes ningún secreto, porque no hay nadie que con el tiempo no pueda convertirse en enemigo tuyo. No hagas nada en estado de euforia, pues cometerás errores o te expondrás a peligros. No esperes que nadie interprete en el buen sentido lo que tú haces: ya no queda en el mundo gente que lo haga".
Cardenal Julio Mazarino. Breviario de los políticos.

Me acabo de leer este libro, bastante breve, del cardenal Julio Mazarino. Supongo que como no leéis a Dumas el nombre de Mazarino os suena a poco. Como mucho os sonará Richelieu. Bueno, Mazarino fue el sucesor de Richelieu y aparece en los libros posteriores de Los Tres Mosqueteros como Veinte años después.

Mazarino fue quien gobernó Francia durante la infancia de Luis XIV. Fue un personaje bastante atractivo como protagonista de novelas: fue soldado, tuvo líos de amores, llegó a lo más alto de la política, tuvo enemigos poderosos, se enriqueció hasta extremos inimaginables... en fin, un personaje bastante curioso.

El caso es que se ha publicado hace poco su Breviario de los políticos y me lo he leído. Es un libro que da consejos para salir airoso y triunfar en una vida llena de intrigas. Es interesante a la vez que triste. Porque es un engaño y una pretensión de enterrar tus sentimientos y fingir otros que te favorezcan durante todo el tiempo. Por ejemplo: "si te han ofendido y se te ha alterado la bilis, no digas nada, ni des señal alguna de enfado si en tales circunstancias no te es útil mostrar tu animadversión ni vas a poder recibir ninguna satisfacción. Simula, por el contrario, que en nada se te ha agraviado, y aguarda el momento oportuno".

Todo se basa en intentar conseguir la máxima información de la gente que te rodea sin que ellos consigan nada de ti. Él habla de amigos, pero no creo que tuviera ninguno. Así dice: "No confíes en nadie cuando te alaben, ten por seguro que se están mofando de ti. Jamás confíes un secreto a nadie. No vayas ensalzándote a ti mismo porque te hayan menospreciado muchas veces, aunque tampoco te rebajes. Los demás te acechan para poder criticarte; por tanto, no des muestras de una cierta relajación de costumbres por la que te puedan juzgar. Si alguien se mete contigo y te insulta, piensa que está poniendo a prueba tu virtud. La amistad no existe: es simulación". También dice "compórtate con todos tus amigos como si se tuvieran que convertir en enemigos tuyos".

Por otra parte, es un libro de rabiosa actualidad, porque si uno sigue los consejos que se dan, es muy probable que triunfe en la política, aunque ya digo que una vida como la que él sugiere, y que sería parecida a la que llevó, no creo que me gustara.

Está lleno de dobleces morales. Por ejemplo, en un momento dice "di palabras elogiosas al que está afligido, y sobre todo consuélalo", muy loable ¿verdad?, pero es que sigue con "pues en situaciones como éstas salen a la luz los pensamientos más secretos y ocultos". Es decir, me da igual que lo pases mal, lo que quiero es aprovecharme de ti incluso en estas situaciones.

Es un maestro de la política, sin duda, como podéis ver aquí: "Si has de promulgar leyes nuevas, demuestra que son necesarias y consulta con hombres sabios sobre su implantación. O simplemente haz correr el rumor de que has seguido sus consejos sabiamente. Después, sin tener en cuenta esos consejos, promulga aquellas leyes que te parezcan bien a ti"; o "finge estar informado sobre algo y coméntalo en presencia de quien creas que de verdad está al corriente de ese asunto. Así, al irte rectificando, acabará por revelarte todo lo que sabe".

Al final resume sus ideas en cinco puntos: "Ten siempre presentes estos cinco preceptos: 1. Simula 2. Disimula 3. No confíes en nadie 4. Hable bien de todo el mundo 5. Prevé lo que has de hacer".

Ya véis que el tío estaba llamado a triunfar en la política, pero esto aboca a una vida de soledad que yo no querría para mí, la verdad.

Es un libro muy breve y muy bueno. Yo os lo recomiendo. Sobre todo porque, como dice el autor, "si alguna vez te conviene apartarte de la virtud, hazlo, pero sin caer en el vicio" y que "hay que conocer a fondo el mal para poderlo combatir". Y Mazarino sabía mucho sobre el mal, creedme.


10 comentarios:

  1. Parece un "El arte de la guerra" de la política. Muy bueno, y muy triste que siga siendo completamente actual :(
    Lo dicho, el mundo no está hecho para la gente buena.

    ResponderEliminar
  2. Sí, es parecido, Eliahh. Son consejos para triunfar. Y el que los siga lo hará, no tengas dudas.

    ResponderEliminar
  3. Es verdad que de vez en cuando se encuentran libros de este tipo y uno se da cuenta de que está todo inventado. ¿Pero te imaginas a un político de los de ahora escibiendo algo así? Yo no.

    ResponderEliminar
  4. Yo no me lo imagino leyéndolo, Carmen.

    Y eso creo que es peor.

    ResponderEliminar
  5. "No confíes ningún secreto, porque no hay nadie que con el tiempo no pueda convertirse en enemigo tuyo. No hagas nada en estado de euforia, pues cometerás errores o te expondrás a peligros." Caray, parece una recomendación para ti mismo y tu denuncia a los Circo. XD

    El libro parece en la línea de El Principe de Maquiavelo, que supongo que habrás leído. Aunque no nos guste oírlo, rezuma verdad, la política es eso y no otra cosa. El error es llevar esos consejos a la vida privada (a no ser que no quieras tener amigos).

    ResponderEliminar
  6. Mazarino era muy listo, Hemano E. Mucho más que yo, seguro.

    ResponderEliminar
  7. Yo no leo a Dumas pero sí que sabía quién era Mazarino, reconozco que más o menos lo que has contado de él, pero de verdad que sabía quién era.

    Mientras espero mi lote de nocilla de premio diré que sus enseñanzas están muy extendidas, y no solo en el ámbito de la política.

    Yo he conocido a una montón de gente que aunque odie a alguien a muerte, si le preguntan siempre lo niega y suele añadir algo del tipo
    - Qué va! Si XX me parece una bellísima persona (o niña monísima o algo así), lo que pasa es que es que ....

    Así el que es malísimo es XX que le tiene manía a él, pobrecito, que sin embargo le idolatra.

    Y también he oído a mucha gente que cuando no tienen argumentos con qué rebatirte suelen decir algo definitivo como
    - Lo dicen los expertos
    o
    - Eso lo recomiendan todos los pediatras

    Ea, ya está, ya lo han dicho "los expertos" y ya está todo dicho.

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena, Loquemeahorro. Conocer a Mazarino es en sí ya un mérito y sin que sea a través de Dumas quiere decir que eres una persona extraordinaria.

    Las enseñanzas de Mazarino están muy vigentes y es que tampoco hemos cambiado tanto en estos siglos...

    ResponderEliminar
  9. "Supongo que como no leéis a Dumas (...)". Me ha dolido.

    Habla sobre el mal pero creo que, en el fondo, es un hombre con una fuerte moral (esto iría en cursiva, que aquí no sé ponerla): "si alguna vez te conviene apartarte de la virtud, hazlo, pero sin caer en el vicio". Yo hubiera escrito "sin que nadie sepa que caes en el vicio". Este hombre ahora lo tendría un pelín más jodido: es imposible ocultarlo todo de uno mismo y, más imposible aún, evitar que alguien que sabe algo lo difunda y tenga un gran alcance.

    Ah, soy Gordi.

    ResponderEliminar
  10. Gordi, lo siento, es que por aquí la gente no es muy de Dumas...

    Es cierto que tendría que hacer un refurbish para ser totalmente actual, pero sus consejos siguen poniéndose en práctica, aunque supongo que de forma instintiva porque no creo que ninguno de nuestros políticos se haya leído a Mazarino.

    ResponderEliminar