El espectáculo más grande del mundo

Bueno, se acabó. Ya no estoy en el circo, aunque hemos tenido emoción, intriga y dolor de barriga hasta el último día. En un final apoteósico y surrealista tuvimos que llamar para que nos despidieran. Algo parecido a lo de Gila de que cuando nació su madre no estaba en casa.

Fue un día durillo, no por lo que queda del circo, salvo por R, mi compañero italiano y último integrante del circo que queda también al borde del precipicio, sino por los recuerdos de estos doce años que he pasado allí. Los compañeros con los que he trabajado, lo que he aprendido, las anécdotas que salen recurrentemente y que para la gente que no las vivió son fantásticas (como la que muestra esta foto).

Espero que a los que quedan en la otra parte del circo, en circos virtuales, les vaya muy bien. Tienen traslado de carpa y otras tonterías diversas que espero que les de para mucho tiempo y que hagan reír a mucha gente.

También tengo que deciros, para los que no me seguís en tuiter, que en una de esas raras carambolas de la vida he encontrado trabajo la misma semana en que me han echado y el lunes empiezo a trabajar allí. Así que al final se han alineado los planetas y me considero una persona afortunadísima.

Supongo que el hecho de ir a trabajar en una empresa de verdad será para bien. Creo que el blog se resentirá porque esa parte de escribir en el trabajo pasará a mejor vida, pero también creo que seguiré teniendo anécdotas porque ya me han dicho que voy a tener que viajar y esta vez ya por el ancho mundo en general.

He tenido que comprarme un montón de ropa de ingeniero de mediana edad, básicamente camisas, chinos y jerseis. Porque eso de ir a trabajar en camiseta y vaqueros, por muy hipster que pueda parecer, me parece que va a quedar algo aparcado.

También volveré al transporte público a diario. Todavía no tengo decidido si me haré el abono transportes o no. Veremos, a lo mejor se resiente mi figura de no ir al trabajo andando. Era la única actividad deportiva que hacía.

En fin, que estoy muy ilusionado con lo que se abre delante de mí, mis perspectivas son buenas y en algún momento tenía que dejar ese chiringuito de amigos y trapicheos en el que me había instalado para mal.

Seguimos adelante con el abogado y hoy vamos a presentar la demanda o la conciliación o lo que sea, no estoy muy ducho en estas terminologías. Tampoco sé si me tengo que apuntar al paro o no, porque al empezar en el nuevo trabajo el lunes no me va a dar tiempo y tampoco quiero que luego me echen la bronca o me pongan una multa. Tengo que enterarme de qué es lo que tengo que hacer.

Hoy también me pasaré por Cheers, he quedado con mis amigos Cliff y Norm para tomarnos unas cervezas y celebrarlo. A lo mejor ya no podemos quedar a comer de vez en cuando como solemos. Tendré que ver los horarios del nuevo trabajo y lo bien o mal visto que esté volver de comer con un par de pintas de cerveza encima.

En fin, cambios. Yo no soy muy de cambios, eso es malo, creo. Pero ahora ya no hay vuelta atrás. Como decimos los circenses: el espectáculo debe continuar, pero antes de bajar el telón quiero agradecer a todos mis compañeros circenses, sin duda lo mejor del circo, su profesionalidad, su entrega y, en muchos casos, su amistad. Sin ellos no sería el que soy así que gracias de corazón a (por orden alfabético como en las películas de Woody Allen): Alberto (2), Alex, Alfonso, Antonio (5), Carlos, César (2), Daniel, David (3), Eduardo, Elia, Emilia, Emilio, Federico, Fernando, Francisco Javier (2), Guillermo, Inmaculada, Isaac, Ismael, Jaime, Javier (3), Jesús, Joaquín, José Antonio (2), José Bernardo, José Carlos, José Ramón, Juan Andrés, Julio, Manuel, María, Mario, Oscar, Pablo (5), Pedro, Rafael, Roberto, Rubén, Samuel, Saúl, Sergio y Valentín. Espero no haberme olvidado de nadie, aunque seguramente que sí que lo haya hecho porque son mucho años y muchos compañeros. Lo mejor del circo, sin duda.

Bueno, que me voy a poner tiernecito y tampoco quiero. Cierro una etapa de mi vida y empieza otra que espero que sea mejor, pero parte de mi corazón queda entre esas paredes de la escuela de industriales de la Castellana. Termino poniendo el himno oficial de las giras del circo como homenaje a las muchas aventuras que hemos pasado.


19 comentarios:

  1. Larga vida (en nuestros corazones) al circo. Ea, lo que yo decía...

    ResponderEliminar
  2. Va a ser para mucho mejor aunque el cambio siempre cuesta. Pero te va a pasar lo que dice Eliahh, que te vas a dar cuenta del síndrome de Estocolmo que teníais...

    ResponderEliminar
  3. Sólo felicitarte y desearte mucha suerte en el nuevo reto que tienes delante!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Lo mejor es que todo ha salido bien para ti, que te vas a un curro nuevo en el que se supone que estarás mejor…y vestido de señor de mediana edad.

    Del abono, con hacer ida y vuelta al día, te compensa. A dos viajes diarios, es un abono de 12 euros a la semana, por 6 euros más te puedes mover todo lo que quieras y te despreocupas.

    Pregunta en tu nuevo curro lo del paro, por si a ellos les dan pasta o algo
    por contratarte. Cuando entré en la GRAN empresa me apunté al paro un viernes y me contrataron el lunes, pero se llevaban no sé qué ayuda por sacarme del paro…

    ResponderEliminar
  5. ¿Ya tienes otro trabajo? Estupendísimo!! Eso es lo importante, que vuelven las oscuras golondrinas con sus salarios a cobrar.

    Oye, qué gran verdad la del uniforme de ingeniero, yo trabajé con varios hace años y me consta que los fabricantes de chinos de este mundo, viven sobre todo gracias a sus compras.

    Respecto a la "empresa de verdad", no quiero ser agorera pero sospecho que dentro de algún tiempo habrás descubierto que también tiene su parte circense, pero ¡el espectáculo debe continuar!

    ResponderEliminar
  6. Que te vaya bien, y que te adaptes bien, y encuentres la forma de encajar muchas cosas. Estoy con loquemeahorro, todas las empresas tienen su circo. Si te contara lo que pasa en la mía a lo mejor te daba unas buenas ideas para ampliar el espectáculo. Yo suelo ir con faldita y chaqueta, muy bien presentá.

    ResponderEliminar
  7. Estoy segura de que todo te saldrá bien, y no tanto por suerte, sino por tu valía profesional. Por lo que se de tí, a través de este medio, eres equilibrado, trabajador y buena persona. De tu trabajo específico,habla el hecho de que te hayan contratado antes casi de abandonar el otro empleo. Los cambios hacen crecer, aunque sea a base de un golpe que otro. Te deseo lo mejor, y quedo a la espera de sabrosas entradas de adaptación.
    María

    ResponderEliminar
  8. Mucha suerte en tu nueva aventura circense!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Mucha suerte y que el nuevo circo sea un Circo del Sol y noel de Angel Cristo del que has salido


    Sois tan prolificos en tuiter que ni siguiendo a diario vuestras andanzas se entera uno de todo.

    Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias a todos.

    Supongo que hay apaños en todas partes, pero estos al menos serán distintos o tardaré más en darme cuenta...

    ResponderEliminar
  11. No sabes cómo me alegro. ¡Suerte en tu nuevo curro!

    ResponderEliminar
  12. Espero que dentro de poco nos podamos reir rememorando todas nuestras actuaciones, en algo que podamos seguir manteniendo del viejo circo,las fantásticas jornadas gastronómicoas, ¿no?

    ResponderEliminar
  13. Has hecho muy bien en poner el vídeo del gusanito medidor al final, porque con la lista de compañeros ya me estaba emocionando, y no ;)
    Qué sabia es Anniehall, ya verás cómo luego la tranquilidad se apodera de ti, en proporción tardarás mucho en volver a estar como has estado estos últimos meses, y con un poco de suerte el mucho será nunca.
    Mucha suerte, y ánimo, y los viernes ponte la camiseta de Hommer del detergente azul que si no no van a saber quién eres ;)
    Y Dr. Fiestas, cuando vuele a Madrid no me pierdo unas jornadas gastronómicas por nada del mundo.

    ResponderEliminar
  14. Las jornadas gastronómicas son una institución, junto con los gintónics y deal extreme!

    Eliahh, veremos qué nos depara el futuro, seguro que es bueno!

    ResponderEliminar
  15. Ah, una cosa importante, que no se te olvide pedir que te regularicen el % del IRPF antes, incluso, de la primera nómina.

    Si no sabes a lo que me refiero, si quieres te lo cuento aquí, o en un correo, pero puede evitarte pagar un pastón en la próxima declaración de la renta.

    ResponderEliminar
  16. Pues muchas gracias por el consejo, Loquemeahorro. Sí que había pensado preguntar porque me daba que alguien me había dicho que si no te lo hacían bien tenías que pagar bastante.

    ResponderEliminar