La bata

Yo soy de bata y zapatillas. Nada de andar descalza o con calcetines. Me da mucho frío y no me gusta. En invierno calentitas y en verano de dedo pero nunca descalza. Y, sí, soy de esas madres ‘¿qué haces sin zapatillas?’ ‘¿cuántas veces os tengo que decir que no andéis descalzos?’ y cosas similares. Todas igual de inútiles sí.

Pero yo quería hablar de mi bata. Como ya he dicho más veces, soy alta, muy alta. Y durante años sufrí con batas que como mucho llegaban a la mitad de la pantorrilla. Una bata que llega a la mitad de la pantorrilla es un horror estético (¿hay longitud más espantosa para una prenda de ropa? yo creo que no) y también un horror funcional. Una bata tiene que tapar bien. Una bata tiene que envolverte, debes sentir que te arropa y notar su calorcito por todo el cuerpo sin dejar nada al aire. Es más, tiene que tener la longitud suficiente para poderte echar en el sofá, acurrucarte en ella, descalzarte y que te tape los pies sin necesidad de plegar tanto las piernas como si fueras a hacer un ejercicio de escapismo a lo Houdini.

Por desgracia, esto que a mí parece tan obvio no lo es tanto para los fabricantes de batas. ¿Es que ellos no ven películas americanas? ¿no han visto a esas actrices que se levantan y se envuelven en sus batas taaaaan largas y con esa pinta taaaan confortable? Pues no. Yo me pasé años suspirando por una de esas batas. A ver, sé que nunca me levantaré de la cama con un aspecto maravilloso perfectamente maquillada y peinada como por arte de magia, lo sé. Sé que jamás estaré igual de ideal que cuando Audrey / Holly se levanta a abrir la puerta con su antifaz con pestañas. Eso lo sé y no lo voy a pedir pero ya que es imposible ¿es demasiado pedir una bata que te envuelva bien y llegue a los tobillos?

Supongo que durante años debí de dar mucho la lata en mi casa con esta reflexión de todo a cien porque mi madre, la que me estuvo chantajeando todo un verano para que no me viniera a Madrid a estudiar, la misma que, premeditadamente, no hizo el más mínimo intento de enseñarme a cocinar antes de venir (y venía a vivir sola y no sabía ni freír un huevo, literalmente). Esa madre me mandó, en cuanto llegaron los primeros fríos, la bata ideal. Mi bata.

Y sigue conmigo desde ¡el 94! Ha sobrevivido a los años de universidad, a las resacas, a los días de estudio intensivo, dos embarazos, dos bebés, mi reposterexia... Tiene el grosor ideal, abrigadita pero no tan gruesa como para pasar calor con la calefacción puesta. Es bien envolvente y de la longitud adecuada, me tapa los pies cuando me duermo en el sofá pero no arrastra por el suelo. ¡Ah! y es bonita, sin guata, sin lazos y sin tonterías. Yo diría que tiene un punto masculino, y me gusta.

Supongo que mi madre no pensaba cuando me la hizo que hoy seguiría todavía conmigo. Sobre todo porque en mi casa es motivo de grandes risas una bata de mi madre que es la misma con la que la recordamos mi hermano desde pequeños. Y que, aunque ha tenido otras después, siempre reaparece cuando menos te lo esperas. Es más, la última vez la usé yo para el cachondeo general.

Supongo que todo se hereda... hasta el apego a las batas.

¡Ah! y ni os atreváis, un albornoz NO es una bata.

30 comentarios:

  1. ¡Esa bata ya tiene edad de votar!

    Será expuesta en el futuro como una reliquia. Como la Sábana Santa de Turín.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que flipo un poco si lo pienso. XD

    ResponderEliminar
  3. La bata.
    Cuando te casas tu mujer es todo camisones y satén y encajes...
    Luego va evolucionando a cosas más "abrigadas". Y llega al pijama de felpa remetido, que para intentar tocar carne tienes que escarbar y escarbar... y ni con esas.
    Y acaba con los patucos y la bata.

    ResponderEliminar
  4. De eso nada, Gonzalo. Nunca he sido de satenes y encajes, no sé si con esa pena vive ND. De igual manera que no soy de pijama de felpa remetido (cosa que supongo agradece ND). En el término medio está la virtud ;P

    Duermo todo el año con camison corto de tirantes (de algodón, sin sofisticaciones). Salvo en momentos especialmente fríos que me pongo pijama. Pero ¿de felpa? ¿remetido? JAMÁS.

    Y a Dios pongo por testigo de que no me pondré patucos nunca.

    ResponderEliminar
  5. Esto es el anticuqui!! A mí lo que me mola es ir descalza, o como mucho en calcetines. Y de bata nada…tengo una en Santa Pola (ya me dirás la utilidad de una bata en un sitio de playa, ninguna) y una de estas de raso en plan novia en casa, pero que ni sé dónde anda. En mi casa tropical es impensable el uso de bata.

    N va a estar muy contento cuando lea este post, le vas a parecer una persona muy civilizada y muy como se tiene que ser.

    ResponderEliminar
  6. Yo soy totalmente anti bata y anti zapatillas. Yo voy por casa en calcetines y Anniehall me compró una bata que he usado en escasas ocasiones, normalmente en olas de frío polares.

    ResponderEliminar
  7. A N le pega todo llevar batin de señor inglés XD

    ResponderEliminar
  8. De pequeña usaba bata y en algún momento de la adolescencia, durante mi odio acérrimo al rosa (me estoy quitando) decidí que ya no más.
    He buscado y buscado un sustituto, y he de reconocer que tiene su función,pero ya no hay vuelta atrás y me he pasado al chándal con forro polar de cremallera. Eso sí, siempre el mismo.
    Mi madre sí que es de bata, le he conocido dos, y una kimono muy molona para verano. No descarto reconvertirme en un momento de desespero invernal alemán ;)

    ResponderEliminar
  9. Muy fan de ¿qué haces sin zapatillas?’ ‘¿cuántas veces os tengo que decir que no andéis descalzos?’ Yo lo digo constantemente en mi hogar, sin ningún resultado (salvo alguna contestación del tipo "que plasta eres papa").

    Del abrigamiento para el cuerpo, yo prefiero la moda chandal. Concretamente para lo que es la parte del tronco, uso una camisa a cuadros de forro polar, tipo leñador, ideal para auyentar a los vendedores a domicilio.

    ¿Soy yo el único que va a decirlo? Esta bien, voy a volver a significarme, as usual: Evidentemente a este post le falta una foto de la bata en cuestíon.

    ResponderEliminar
  10. Eliahh, la mía es tipo kimono pero larga. Comodísima. Y nada de rosa, lazos ni gilipolleces, con perdón.

    No pienso poner foto, Hermano, lo dejo a tu imaginación. Pero ya he dicho que tiene un punto masculino así que...

    A ver, la bata siempre con ropa de cama debajo. Nada de ponerse la bata sobre la ropa de calle. Eso es un horror. Yo en casa me pongo unos pantalones de algodón que NO son chándal ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy mal no poner foto de a bata y oneroso foto de peli erótica italiana de los 80

      Eliminar
  11. Yo no soy de bata, supongo que porque nunca he encontrado una tan chula, solo recuerdo las que llevaba en mi infancia: de pirineos azul, de ese azul "bata de pirineos" itself.

    Y después estaban las de guata o lazos, como bien has dicho, y esas están prohibidas, así que nada.

    Siempre he querido tener esa "ropa de cama" que tenían gente como Carole Lombard o Claudette Colbert, que parecía que se habían vestido para ir a bailar a un club de lujo y resulta que no, que se acababan de levantar e iban a desayunar en la cama...

    A lo mejor no solo envidiaba la ropa, ahora que lo pienso.


    ResponderEliminar
  12. En casa de mi madre tengo una bata de kevlar como la llamo xD. Es para no coger olor a cocinilla cada vez que voy a comer en casapadres. Obviamente, es el antisexi (y lo curioso es que la bata no coge olor!).

    En casa, en invierno una chaquetita de lana que hace las veces de bata (no encontraron batas, te puedes creer?). Estoy acordándome ahora que había escrito un post sobre eso xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No encontraron batas? No me lo creo. Enlázanos el post andaaaa

      Eliminar
  13. Esa ropa de cama a la que te refieres es justo a la que me refiero. Ayer no conseguí fotos de google. Ay, lo mismo es que no envidiábamos solo la ropa, no.

    ResponderEliminar
  14. Aquí otra que confiesa que le da la paliza a sus hijos cada vez que los ve descalzos (por supuesto, inutilmente; al rato vuelven a estar descalzos). Yo lo odio, no lo soporto, ni siquiera en verano, esa sensación de ensuciarme los pies me repatea.
    Respecto a la bata, yo soy "batera" 100%. También soy alta, y sí, la llevo a media pantorrilla, snif, qué le vamos a hacer. ¡Ah! Y me apunto al sentimiento general de envidia de la ropa de cama de las actrices de los 50.

    ResponderEliminar
  15. Buen post, me inspira mucho. No te pega nada lo del chándal, yo te creo firme y ciegamente.

    Yo uso bata también, aunque sólo la uso cuando me levanto de la cama (y a lo mejor, algún día que esté medio acatarrada y esté destemplada). Tengo una de invierno y otra de verano, para mí es una prenda imprescindible que no-tiene-nada-que-ver-con-un-albornoz, ni en utilidad, ni en uso. Yo te entiendo cuando hablas de esa sensación confortable para lo que ¡naturalmente! debe llegar al menos bien por debajo de las rodillas. A esas batas yo les llamo amorosas y es difícil encontrar algo sobrio por el mundo, así es que, como tú, la mía debe tener, sin exagerar, sus buenos quince años.

    ResponderEliminar
  16. La uso exactamente igual que tú, tenía que haberlo explicado, para levantarme y algún domingo perezoso. Nunca para comer.

    Tiene diecinueve años, la mía. Es la misma que me mandó mi madre aquel primer otoño.

    ResponderEliminar
  17. A mi las batas me dan grima. Es como de estar enfermo. Cuando me casé, mi madre me compró una, rosa, de pirineo, con lacitos... Una ñoñería acojonante que marcó, creo, mi fobia por ellas. Y digo yo.... Si sabía que no me gustaban, por qué se encojonó en comprarmela?
    Ahora soy de pantalón de algodón y un forro polar robado a mi pariente, que me queda tremendo. Si me encojo en el sofá casi me tapo hasta los pies.
    De las de raso ni hablo. Si algún día publico algún post, uno lo dedicaré aL coñazo que son las sábanas de raso y como pueden intentar joderte la noche de bodas. Catetismo elevado a la octava potencia.

    ResponderEliminar
  18. Sobre el camisón o el pijama, siempre una bata. Si no ¿qué?

    Totalmente de acuerdo con Anniehall. La mía de invierno tiene también sus buenos años y es rosa (pero es que a mí me gusta el rosa).

    ResponderEliminar
  19. Otra para el club de "¿qué haceis descalzas?? ¿Y las zapatillas? ¡Cuantas veces tengo que decir?

    Yo soy de sudadera encima del pijama...la bata me agobia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No habíamos hablado de esto tampoco? No me lo creo

      Eliminar
  20. En casa soy de chandal de bajar la basura, con camisetas viejas máxi en invierno con más o menos la misma solera todo ello que la bata de anijol,. no sale curro ni naranjito pero de milagro.

    Esa bata puede tener pesetas en sus bolsillos.

    Las batas las asocio a enfermedad y hospital, como las sopas avecrem.

    En Verano las mismas camisetas máxi y boxer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pesetas no creo. Bueno, lo mismo entre algún pañuelo a medio usar...

      Eliminar
  21. Algún día me arrepentiré de esta confesión pero... ADORO LOS BATINES. Porque en mi casa ossa son batines.

    En casa de mis padres me dejé el que era mi favorito cuando me fui y que debe tener más o menos los mismos que tu bata. Curiosamente, como el de Bio no coge olores.

    ResponderEliminar
  22. El batín puede ser muy elegante Gordi pero no cumple la función que espero de una bata. También es verdad que el clima valenciano es otra cosa.

    ResponderEliminar