Buenos propósitos

He decidido escribir de vez en cuando unas líneas. Es una pena pero ahora ya no nos vemos casi nunca, así que hagamos de esto la mesa del Blasco (ya sé que algunos nunca estuvisteis allí y que otros nunca os sentasteis allí conmigo) y compartamos aquel espíritu que lo mismo nos hacía comentar las páginas del periódico, el último cotilleo de la escuela, los resultados del último examen, la peli que acabábamos de ver o el libro que nos había encantado. Como el Niño Desgraciaíto no se decide a recoger el guante que de vez en cuando le echa Sheldon comentando de soslayo lo buenos que eran aquellos correos suyos al poco de conocernos, he decidido recogerlo yo. Toda una osadía por mi parte porque no creo estar a la altura, la verdad.

En resumen, he decidido abrasaros de vez en cuando con mis cabreos absurdos, reflexiones no menos absurdas al hilo de la actualidad, la mía o la de los periódicos, y contaros las gilipolleces que se me ocurran. Si alguien no está dispuesto a escucharme que hable ahora o calle para siempre. Bueno, no, que no se calle y me ponga verde ahora o cuando me decida a escribir algo. Porque mucho buen propósito, pero precisamente hoy no doy con nada de lo que hablar.

No sé, se me habrá ocurrido lo de escribir porque hoy estoy sentimental. Una reciente temporadilla de poco curro me ha empujado a engancharme a algunos blogs y, precisamente hoy, dos de ellos eran algo nostálgicos. De una nostalgia nada cursi, muy templada pero bastante emocionante. Y aunque sus temas no tenían nada que ver con los amigos, me he puesto a pensar en lo poco que nos vemos y en que cuando nos vemos no hay tiempo para todo. Supongo que es lo natural, que ya no estamos en la edad de sabernos al dedillo la vida del otro y que la vida de cada uno se complica en direcciones distintas. Además ya no ‘convivimos’ nosecuántas horas al día y ya no tenemos novedades excitantes que contar todos los días. Pero yo lo echo de menos. Así que aquí estoy, dispuesta a daros la lata de vez en cuando con lo primero que se me pase por la cabeza. Por desgracia (o por suerte para vosotros) hoy lo primero ha decidido dar un rodeo y no pasar por mi cabeza. O tal vez todo esto es sólo una excusa para deciros que os echo de menos y que he estado un rato pensando en nosotros.

A ver lo que me dura la intención.

1 comentario:

  1. Hola..te dejo un comentario en tu primer post que sé que hace ilusión y además tenemos la misma plantilla.

    Saludos ingeniera!!!

    ResponderEliminar