Mi madre


Hoy es el cumple de mi madre. Le caen 60. Mi madre es una tía estupenda. Por supuesto tiene sus ‘cositas’. Es curioso cómo yo he heredado muchas de esas ‘cositas’ suyas pero pocas de las estupendeces. ¿Será que voy en contra de la evolución de las especies? A lo que iba, que mi madre es una tía estupenda. Seguramente ella jamás lea esto pero me apetece decirlo. Y seguramente también debería decírselo a ella, pero soy así.

Una de las mejores cosas de mi madre es que siempre intenta que todo el mundo a su alrededor esté a gusto. Es verdad que no siempre se consigue, entre otras cosas porque no es posible adivinar el pensamiento de la gente, pero al menos lo procura. La contrapartida es que siempre se deja a ella la última pero eso a los demás no les afecta tanto. Por ejemplo, ha intentado (y creo que conseguido) que O sienta que también aquí, tan lejos de su casa, tiene una familia. O sea, algo más que unos suegros.

Otra cosa bien buena es que mantiene la calma casi en cualquier situación. Si no fuera porque todos murieron, yo diría que entre sus ancestros estaba uno de esos músicos del Titanic que dicen que siguieron tocando mientras el barco se hundía. Teniendo en cuenta además el carácter de alguno en mi familia (y no miro a nadie porque no tengo un espejo cerca) esta virtud se multiplica por mil. Así puede analizar los problemas sin venirse abajo y si algo se tuerce siempre encuentra una solución alternativa y, generalmente, buena. Es muy consciente de que todo, o casi, se puede resolver y generalmente es capaz de hacerlo.

Con lo dicho arriba ya os imagináis que además tiene un carácter estupendo. Siempre sonríe, tiene paciencia infinita y yo la admiro mucho más desde que tengo hijos. Ella nunca pierde los nervios con los niños. Ni les grita. Es más, aunque lo intento, no recuerdo que me gritase nunca y eso que me he peleado con ella muchas veces. ¿Será súper woman? Es posible.

Además es bien guapa, bien lista, una excelente cocinera y muy divertida. Aunque no leas esto nunca, mamá, te quiero un montón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario