El que espera, desespera

Y, desde luego, he estado mucho tiempo en espera en mi viaje a Londres. Me tocó huelga de controladores a la ida y a la vuelta, controladores franceses ¡ojo! que según los pilotos de iberia son mucho peores que los españoles. El vuelo de ida tardó casi cuatro horas, pero como la reunión era al día siguiente, pues tampoco era ningún problema. Viajé como los ricos en el Heathrow Express, bueno, como los ricos no, porque dentro del HE también hay primera clase que te cuesta 26 libras por un viaje de 15 minutos. Me metí en el metro y salí en Bayswater.

Estaba algo receloso con el hotel porque cuando estuvimos en Londres hace casi ya dos meses, estuvimos en un hotel bastante bueno al lado de Euston que es donde tenía la reunión con Network Rail que nos costó caro, pero dentro de un orden (creo que unas 120 libras la noche), costaba ahora 360€ la noche y, además, para ese día no había habitación. Así que cuando la de la agencia me mandó el bono de un hotel que costaba 100€ la noche con desayuno incluido me esperaba algo no muy agradable. Cuando hice el check in y me dieron las instrucciones para llegar a la habitacion vi que la cosa iba mal. El hotel era una casa de éstas victorianas, con columnas en la puerta y todo eso. En esas casas hay un piso inferior que se llama basament, el sótano, dónde habitaba el servicio (como en la serie esa de arriba y abajo) y allí es donde me metieron. La habitación era enana y la cama lo era aún más. No recuerdo haber estado en un hotel de 100€ la noche que tuviera una cama de 80cm de ancho, pero vivir para ver:

Esta foto está hecha desde el pasillo con la espalda en la puerta de la habitación de enfrente. Sólo tenía el teléfono móvil y no creí que fuera a necesitar un gran angular. Eso que véis al final con una puerta es el cuarto de baño. Tiene unas características especiales para no perder tiempo. Tienes el váter enfrente del lavabo y puedes lavarte los dientes o peinarte mientras liberas tu entropía (Di dixit).

No he conseguido sacar una foto de la ducha, pero os digo que yo estaba dentro de la ducha para sacar esta foto. Para que veáis también la fachada del hotel os dejo esta foto:

Además, y según me enteré luego, parece ser que la zona donde está el hotel es una de ésas donde las mujeres fuman en los bares y hablan de tú a los hombres. En fin, que cómodo, cómodo no era. en mis pesadillas sus pasillos ya sustituyen a los de la película 'El Resplandor'. De todas formas, no todo fue malo en el hotel. En el desayuno tenían unos de los cruasanes más ricos que he comido en mi vida.

Salí del hotel decidido a emplear bien el tiempo que me quedaba libre y me fui al museo de historia natural. Como trabajo al lado del museo de historia natural de Madrid, me imaginaba que estaría semidesierto y apolillado, pero estaba de bote en bote! Vi unos cuantos fósiles y dinosaurios y me fui. Recomiendo visitarlo, pero con menos gente. Luego me dirigí a la Royal Geographical Society esperando que hubiera un museo en el que hubiera cosas de Livingston, de Shackelton, de Scott, de Burton... en fin, cosas de exploradores y así, pero mi gozo en un pozo. No hay nada visible, no hay ningún sitio en el que se expongan ese tipo de cosas que a mí me haría inmensamente feliz ver.

Un poco desilusionado me fui a una zona comercial cerca de ahí alrededor de High Kensington St y compré regalos para los niños y los encargos de Anniehall. Además me compré un bocadillo y un zumo y me dispuse a irme a Kensington Gardens a comérmelo. Esperaba tirarme en la hierba debajo de un árbol y disfrutar, pero nuevamente el destino me tenía aguardada una amarga desilusión: toda la hierba estaba seca, el round pound estaba casi seco con los cisnes casi sin poder nadar, el palacio de Kensington estaba tapado por vallas de obra y, cuando me senté a comer el bocadillo, vino un perro asqueroso y me babeó todo el pantalón. Un desastre total.

Decidí retirarme a mis aposentos (bueno, a mi aposentito) y sacar la tarjeta de embarque para el vuelo del jueves. Nuevo error. Saqué la tarjeta de embarque, la guardé en el ordenador porque los señores de Iberia no permiten otra manera de hacerlo y para abrir el pdf tenía que pagar 5 libras por 30 minutos de uso. Las pagué y al intentar imprimir el documento se me reseteó mi contador de tiempo y me quedé sin tarjeta de embarque. Protesté en recepción, pero me dijeron que eso no les pertenecía, que era de otra empresa y que ellos no podían hacer nada al respecto. Reclamé, pero me quedé sin tarjeta.

En fin, no quiero extenderme mucho más. Al día siguiente en vez de tardar 4 horas en el vuelo, tardé 4 y media. Lo dicho, el que espera, desespera (y yo me desesperé mucho).

12 comentarios:

  1. Jooo ND..espero que por lo menos el curro fuera medianamente bien...

    ..a ver que tal mi vuelo hoy a Berlin...miedo me da lo de los controladores.

    ResponderEliminar
  2. Nosotros el problema que tuvimos era que tenían que rodear el espacio aéreo francés, con lo cual ya tenías media hora de retraso segura. Además tenían que darte un nuevo slot y no sé qué tonterías... al final retraso seguro.

    Espero que no tengas ningún problema con tu vuelo. A lo mejor si deciden evitar Francia tengas un retraso moderado. Si te toca atravesar cielo francés es probable que tengas alguna hora de retraso.

    Pásatelo muy bien y ya nos contarás.

    ResponderEliminar
  3. Ah! por cierto, hay segunda parte, lo que pasa es que he preferido juntar lo malo por un lado y dejar lo bueno para el siguiente post.

    ResponderEliminar
  4. Lo del perro babeante es de nota, de verdad.

    ResponderEliminar
  5. Por dios ND esto parece la canción esa de mecano de "no hay marcha en nueva york".
    Muy inteligente y oportuno el "parece ser que la zona..." dado el caracter conyugal de este blog.
    espero que el capitulo de lo bueno compense.

    ResponderEliminar
  6. Lo del perro babeante es totalmente cierto. Es más, hay pocas cosas más desagradables que ir paseando notando las babas frías del perro en la rodilla cuando te roza el pantalón al caminar.

    Consuelo's: lo de la zona no lo sabía. Ya me han tocado algunas mofas conyugales al respecto.

    ResponderEliminar
  7. Cuenta lo de los encargos de Annie!!!!!!!!!!!!!! Por favor, por favor, por favor!!!!!! xD

    Por cierto, yo pensé que por 100€ en Londres dormías debajo de un puente, consuélate con la habitación, parece hasta limpia.

    Y voto por quemar en la hoguera a los controladores, yo el lunes me tragué seis divinas horas de retraso volviendo de Bolonia, qué cruz!

    ResponderEliminar
  8. Dear Ninio,

    La habitación, triste, el banio desolador (terribles momento entrópicos allí ;)). Ahora, el pasillo da el pego. El edificio desde fuera ya me daba a mi q no. Esos hoteles por esa zona son así. Bueno, en gral los hoteles en Londinium son de pena.

    Están todos los parques así, amarillitos. Al no tener aspersión, pues con un verano caliente es lo q pasa. Pero ya vemos verde todo el anio... perfiero q haga sol (hoy ya se ha ido buaa).

    En kensigton high st hay buen shopping. No sabía q ibas por allí, te hubiera recomendado ir a comer al primer piso de Whole Foods... igual fuiste. O a tomar el te, hay una salita q me encanta.

    El Nat History Musseum está spr así... cuandos on vacaciones pq son, cuando no, van los coles, cuando hace frío, pq hace frío y se esta acubierto. Pero me encanta... ahhh la ballena!!!

    Con ganas de leer el sig post...

    ResponderEliminar
  9. No sabía que hubiera whole food en uk!! Di, me has de poner al día...

    ResponderEliminar
  10. Pues en el whole food me compré la comida que quise comerme tranquilamente en Kensigton Gardens y no me dejó el p--- perro (me ha recordado a PPP).

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué dura vida la de los que bregáis en internacional! No hace falta pertenecer al departamento, dos noches como las tuyas dan CUM LAUDE.

    Lo digo sin acritud, que yo sé lo que es. Uno va con espíritu positivo, ya que hay que cagarla, que no sea porque uno no pone de su parte, y sale cubierto de "gloria". Cansado y encima cabreado...

    Y aquí como en París, apuesto lo que sea a que con 1,92 m no cabías ni en la cama, ni en la ducha...

    Pero te cabrían muuuuuchos cruasanes ¿no?

    ResponderEliminar
  12. Bueno... sí que me comí unos cuantos.

    Al día siguiente defendí mis ideas con cierta tenacidad y luego en la comida me lo reconoció el inglés diciéndoles a los tíos con los que estábamos que no había conseguido lo que quería.

    A lo mejor fue solo una forma de regalarme el oído...

    Es cierto que cuanto más entero estés en las reuniones, mejor. Porque, además, si gastas ese dinero no es para hacer turismo (aunque si te queda algo de tiempo, pues no te lo vas a pasar en la habitación)

    ResponderEliminar