Cambios

Yo iba a escribir una entrada sobre los cambios. Iba a empezar más o menos así:

resiliencia
.

1. f. Psicol. Capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas.

2. f. Mec. Capacidad de un material elástico para absorber y almacenar energía de deformación.


Pensaba decir que si consideramos los cambios como situaciones límite o deformaciones yo no soy nada resiliente. Que es una manera elegante de decir que soy una cobarde y que no me gustan nada los cambios.

También iba a escribir que lo soy, cobarde quiero decir, a pesar de que mis propias experiencias me muestran que muchas veces los cambios han sido a mejor. Es igual, si tengo que elegir, en general elijo la inmovilidad. Sé que es estupido además de cobarde porque me ha hecho perderme muchas cosas. Pero supongo que es algo irracional porque llegado el momento de elegir consigo siempre razonar la opción de mantenerlo todo en su sitio para que parezca la mejor.

Quería contar que por una vez he elegido cambiar. Desde hace unos meses me ronda en la cabeza y me ha costado mucho tomar la decisión. Supongo que un DIvague de hace unas semanas me dio el empujón que me faltaba. Aunque me lo he tomado con un poco de calma para aprovechar el impulso, la verdad. Además de cobardona también soy bastante lenta, alguno diría pesada.

La verdad es que este paso hacia la resiliencia ha sido en algo bastante insignificante: el flequillo. O tal vez no tanto. Se trata en realidad de la imagen que presento al mundo y aunque sí es una frivolidad también es cierto que la imagen del otro nos condiciona mucho.

Cuando sales de la peluquería después de algo así no sabes muy bien qué te parece. Incluso aunque estéticamente el resultado te agrade no estás segura de si te va o no te va esa nueva imagen. Te preguntas si no tendrás pinta de paleta, o de friki, o demasiado moderna... Y lo que estás deseando es que alguien te diga si estás bien o mal. Al menos a mí me pasa. Yo ya tengo una cierta opinión sobre el resultado pero necesito que alguien la corrobore. O discrepe, pero algo. Seré insegura además de cobarde pero lo necesito.

En fin, yo venía dispuesta a contar todas estas cosas. Una entrada pseudopsicológica dándole un poco de trascendencia a una tontería como el flequillo. Y va ND y no sólo se me adelanta sino que además publica esto. Y va el tío y lo ilustra con este horror. Y echa por tierra no solo mi post sino también mi imagen.

Como si no se lo hubiera advertido. Antes de irme ya le dije 'despídete de mi cara, porque voy a volver con otra'. Tal vez fue mi tono un poco dramático pero de coña el que le hizo tomárselo a broma. En fin, sea como sea, lo que no es de recibo es venir una hecha un hato de inseguridades y encontrarse con un 'no sé, es que parece que te has puesto una peluca'. Y, no contento con eso, va y publica lo que ya habéis leido.

Menos mal que el resto de su familia me ha dicho que estoy muy guapa y que yo creo que me queda bien.

Bueno, voy a ver si continúo con mis tareas de reeducación. Y a quitarme la peluca, que la verdad es que pica un poco.

La imagen la he cogido por ahí, no sé de quién es. Si el autor quiere que la retire o le nombre, por favor, que lo diga.

22 comentarios:

  1. Yo le hubiera partido las piernas (perdona ND), ummmmm , y otras cosas, pero sé que tú no lo haras, porque ya lo dices en este post, mejor dejar las cosas como están. Seguro que prefieres seguir tenendo a un marido funcionalmente completo y de tecla fácil (perdón otra vez ND)

    Claro que me siento presionado, porque igual te veo mañana y recordando esto se me escapa una media sonrisa... Y claro aprovechando que casi no habrá nadie a esas horas igual me tiras por el hueco de las escaleras con la faringe llena de pastosas galletas.

    Bueno, tengo todo el día para practicar un gesto sereno y de fingida indiferencia, bueno si ND me autoriza (si es que todavía no le has roto los dedos y puede escribir) puedo decirte que estás muy guapa.

    ResponderEliminar
  2. Ay, si al final el malo soy yo... como siempre.

    Puedes decirle que está guapa si lo consideras oportuno, Juanjo. Y Anniehall también ha comprado pastas pastosas con almendra. Así que ya tenéis para varios cafés matutinos.

    ResponderEliminar
  3. ¿Quién habla de malos? Yo te he puesto del lado de los valientes, has salido de las trincheras a pecho descubierto armado con un tirachinas, eso sí. Honestamente no llego a comprender si es una valentía fruto de la inconsciencia o del más absoluto desprecio al peligro, pero de cualquier forma ya estás en el pabellón de los héroes.

    Mañana trataré de improvisar, claro que después de lo del pelucón todo tiene que ser positivo, es que me la imagino con esas pintas y no puedo evitar descojonarme, la realidad solo puede ser mejor :)

    ResponderEliminar
  4. No puedo ver la evidencia, pero la aplaudo.

    Es una característica femenina, la de interpretar los signos del exterior como una respuesta al estado interior.

    Y soportáis, y en el fondo os gusta, que no sea un hecho (lo de cambiar nosotros exteriormente) valorado entre nosotros.

    A mí, si me gusta. Renueva el deseo. Además, lo tomo como una señal de que, sin cambiar de modo de vestir, nos estáis advirtiendo de que hay algo que queréis que cambie en nosotros. De que la situación se os hace... me gustaría encontrar una palabra menos fuerte que "aburrida".

    Desde que, por consejo de Molinos, le estoy dando a Amos Oz, he aprendido mucho sobre la mujer.

    Señal hecha = necesidad de recibir mensaje.

    ResponderEliminar
  5. No estoy de acuerdo, NáN. Con mi cambio no le estoy pidiendo ímplicitamente otro a ND. Que hay cosas que me gustaría que cambiara, pues sí, pero sé que no lo va a hacer y no se lo voy a pedir.

    Juanjo, escrutaré tu expresión hasta el más mínmo detalle. ND por encargo mío también os había comprado pastas de esas.

    ResponderEliminar
  6. No obstante, sin conocerte, pero sabiendo que eres una mujer tranquila, insisto, aunque no sea tu caso, en la advertencia.

    Toda relación, la de pareja pero también las de amigos, tiene una dinámica hacia el futuro que no se debe descuidar.

    Claro que hay un montón de cosas que Lola no tiene la mínima esperanza que cambie, ahora que me voy pareciendo a un viejo cascarrabias. Pero no hablaba de eso. Los cambios fuertes de carácter se producen en los años de "adaptación".

    A lo que me refiero es a "mandatory updates". Los hombres no sabemos percibirlas. No sé por qué, pero las mujeres sí.

    De lo que se es al principio a lo que se es al final, hay un camino de mejoras que puden significar algo tan tonto como que, si se han hecho, se acepte la muerte; y si no se han hecho, no.

    No sé si merece la pena mejorar solo por esas últimas 12 horas. Supongo que no. Salvo que se tomen como metáfora del aprecio al recorrido.

    Sin Lola, sería mucho más cenutrio de lo que soy. Ha sido el acicate que primero me aceptó como soy, después me dejó "jugar" a ser quien ya no era; luego me planteó una guerra pco placable, por no decir "implacable".

    Pero todo esto es "generalidades". No las tomes nunca como algo dirigido a quien escribe en el blog.

    Y desde luego, si la acera está ocupada por motos, obras, etc., y soy el primero en ocupar el espacio, ando tranquilamente por la calle con el coche de atrás pitándome. Diga lo que diga Lola. Vamos, que no cambio de forma de ser. No señora.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que hablas más bien de evolución que de cambios. Supongo que yo tampoco soy la misma que cuando ND y yo nos conocimos y que ND tendrá mucho que ver en esa transformación. Es decir que, inevitablemente, no sería la misma sin él. Y tamién supongo que si seguimos juntos es porque estamos conformes el uno con el otro a pesar de los cambios. Lo de conformes no lo digo en el sentido de conformase 'como no hay otra cosa pues...', no, lo digo en el sentido de seguir a gusto.

    No sé si eso me prepara para la aceptación de la muerte, al menos, no son actos conscientes en esa dirección.

    Tampoco creo haber cambiado en lo esencial ni tengo intención de hacerlo por otro que no sea yo.

    En lo superficial como el flequillo sigo pensando que no cambio para pedirle a él nada. Además creo que los hombres no entenderíais esa indirecta. Si alguno ni se hubiera enterado del mismo corte de pelo, cómo va a adivinar segundas intenciones en él.

    ResponderEliminar
  8. Lo de no darse cuenta de los cortes de pelo es un mito

    ResponderEliminar
  9. Si en algún momento pareció que iba de lo que cuentas --> lo general --> aplicaba lo general a tu caso, me expliqué mal.

    No hablaba de ti, solo desde ti.

    ResponderEliminar
  10. Ah, no, NáN. En el primer comentario entendí que generalizabas sobre las mujeres y te di mi opinión como mujer y mi ejemplo, si es que es válido. Será que soy muy egocéntrica. Entiendo que tú también te pusiste como ejemplo para ilustrar lo que querías decir en general.

    A veces soy un poco seca pero no me ha sentado mal ni me lo he tomado a la tremenda.

    ResponderEliminar
  11. Vale. Me alegro que quede claro que si hay que torturar a alguien, es al Niño.

    ResponderEliminar
  12. Ni una media sonrisa, solo he podido quedarme con la boca abierta :)

    Aunque comprendo la reacción de ND, hasta que no la escuchas hablar cuesta trabajo hacerse a la idea.

    ResponderEliminar
  13. Annie, creo firmemente en la necesidad de tu tarea reeducadora (lo siento, ND, pero en el fondo sabes que tengo razón). Y estoy segura de que te queda genial; si tu familia te lo ha dicho, seguro que es así (ya se sabe que donde hay confianza da asco, si te quedara mal seguro que te lo habrían dado a entender).

    ResponderEliminar
  14. Si seguís sin entenderme. Lo que digo es que parecía otra persona y, ante eso, no pude decir si me parecía bien o no.

    Ahora que me he ido acostumbrando puedo decir que me parece bien.

    (Pssss, Annie, ya puedes dejar de retorcerme el brazo)

    ResponderEliminar
  15. Juanjo, cobarde, dile a ND lo que me has dicho que le diga. Espero que lo de la boca abierta sea por lo guapa que estoy :)

    Gracias Doctora, sé que siempre puedo contar contigo. Ha sido la familia de ND la que me ha dicho lo bien que me queda. Hasta mi suegra, y una suegra es mucho.


    ND publica algo, por favor, que empiezo a empacharme de mí misma y lo mona que me veo. Y el blog se va a quedar desierto.

    ResponderEliminar
  16. Annie: Hasta que no te compres unas gafas XL y vayas por la calle diciendo "fotos no" todavía no estás empachada.

    ResponderEliminar
  17. Mi querida doctora, y quién te ha dicho que no lo hago? :)

    ResponderEliminar
  18. Annie, voy tan retrasada en todo, incluídos los blogs. No sé si se sabe q andamos de obras. Bueno, acabo de leer esto.

    ENHORABUENA.

    Que te quede bien o mal es lo de menos: crece enseguida. Si no te convence (a tí), enseguida te lo pones para un lado y ya está. Para mí lo importante es el simbolismo de la cosa: dices q no te gustan los cambios y de vez en cuando, merece la pena probar, aunque solo sea para reafirmarnos q lo q hacíamos antes estaba bien.

    AL principio, como dije, es un shock. Yo me miraba en los espejos de la calle y casi daba un saltito: seré esa yo? A los amigos inicialmente no les gustas, salvo a los más lanzados. pero dale tiempo, y si no, fuera.

    Innovar o morir q decían.

    Besos.

    di

    ResponderEliminar
  19. Gracias guapa.

    No te preocupes, ya sabía de tus obras, aunque comente poco últimamente os sigo todavía. Yo llevo desde las vacaciones con tiempo para muy poco y no le puedo dedicar a esto el tiempo que querría.

    Ánimos con la obra que por muy bien que vayan siempre son un horror.

    ResponderEliminar
  20. Seguro que estás reguapa, Chispi. Iba a decir que me cuesta imaginarte con flequillo, pero me he acordado de tu C. y rápidamente me he hecho a la idea.

    ResponderEliminar