Romances reales

Pensaba escribir algo sobre los campos de girasoles que últimamente son fuente inagotable de, no sé cómo llamarlo, seré suave y las llamaré sorpresas. Pero es que estoy aquí, viendo la tele, hipnotizada por esta cosa tan maaaaala y se me van los dedos.

Supongo que no seré nada original y que lo que voy a decir ya se habrá dicho muchas veces y mucho mejor. La verdad es que al respecto solo he leído el comentario del Asesino en serie y acabo de descubrir que ha dedicado una entrada en exclusiva al asunto, pero no la he leído tampoco (todavía).

Pero es que tanto despropósito y tanta vergüenza ajena necesitan salir de mi cabeza. Os pido disculpas de antemano.

Para empezar ellos se parecen a los originales como un huevo a una castaña. Claro que son los mejor parados porque lo de los Reyes parece un chiste. Puigcorbé haciendo de Rey es como un mal imitador. Y Marisa Paredes haciendo de Sofía pues es, es, es.... ¡sí !es también como un mal imitador. Del Rey. ¿Y las infantas? Yo, que soy reincidente porque el martes también lo vi (lo confieso) tenía que ir diciéndole a ND que eran ellas porque era incapaz de imaginarlo. El maquillaje de la actriz sobre la que recayó el honor de interpretar a la infanta Elena creo que se llevaría un antioscar al peor maquillaje de la historia. No sé a quién se le ocurrió que una buena opción era maquillarla a manchas, ¿cuál habrá sido el proceso mental 'como es fea la maquillo como si la hubieran molido a palos y ya está'? En fin, indescriptible.

Siendo eso malo no es lo peor. Lo peor es sin duda el guión. Aunque mientras escribo esto están poniendo un documental de hace unos años en el que salían el Rey y el Príncipe, los de verdad, en uno de sus 'despachos cotidianos' y... A lo que iba, el guión es malísimo. Como casi siempre en las películas y las series españolas lleno de frases grandilocuentes y mucha tendencia a la intensidad. Vamos que no hay quien se crea los diálogos.

Ahora que gracias a este cúmulo de despropósitos he conseguido al fin entender la grandeza de Pertegaz. El caso es que en su día, el de la boda digo, a mí me pareció que el traje de Letizia tenía el escote mal hecho, que estaba arrugado y que deberían haberlo hecho para que quedara más tieso. ¡Ay, qué osada es la ignorancia! La mía y la de la diseñadora del vestuario de la serie que se decidió a enmendar el error y en la serie el escote parecía una especie de ensaladera o platillo volante encajado en el escote. El colmo de la elegancia, vamos.

También acabo de descubrir que los exteriores de la supuesta casa del Príncipe en la serie ni siquiera se parecen a la casa real, es decir, a la principesca. ¿Tan difícil era sacar la buena o hacer un decorado de una fachada parecida?

La música está, cómo no, a la altura del conjunto. Es también grandilocuente y cursi. Una delicada melodía al piano que subraya los momentos cumbre con gran sutileza (supongo que captaréis la ironía de esta frase).

Si habéis llegado hasta aquí os preguntaréis por qué, siendo libre de apagar la tele o cambiar de canal, me he visto no uno sino los dos capítulos de la serie. Pues porque posee esa capacidad de fascinación que ejercen las cosas más cutres y horteras. No puedes dejar de mirarlas, te hipnotizan. A lo mejor es porque no puedes concebir que algo tan terrible sea real. Me pasa también con la teletienda. Y a ND le pasaba con un programa que presentaba Leticia, la otra, la Sabater en el Canal 7, creo, de gente que iba a 'contar su historia' pero que eran actores malísimos que siempre acababan pegándose y cargándose el plató. (Ups, me acabo de dar cuenta que me he equivocado de imagen).

O será que soy una friki y esto solo me pasa a mí. Pero qué queréis, así me pasa y así os lo cuento. Que el blog también servirá como terapia, digo yo.

Para terminar os contaré un detalle sin importancia: los príncipes son unos copiones. En cuanto se enteraron de que nos casábamos en la primavera de 2004, ellos a copiarnos. Menos mal que no nos pisaron el día, porque a ver cómo le dices al Rey que no le puedes servir el banquete porque se casan los anijoles. Que lo nuestro sí que es un romance real.

(Mierda, leyendo el post de Efe al respecto me he dado cuenta de que se me ha olvidado comentar dos aspectos fundamentales: el Príncipe haciendo no sé qué arte marcial en una especie de porche acristalado con unos bambúes de fondo en el jardín (¿?) y el Señor Cuesta haciendo de secretario de la Reina. Son detalles fundamentales para darse cuenta de la calidad del invento.)

15 comentarios:

  1. Vamos a ver, Annie, que aquí hay mucha tela que cortar (y no precisamente para un vestido de novia principesco).

    Cuando dos caminos que nacen independientes, "tú a lo tuyo", le dicen a cada uno los padres ingenieros, "Vas del punto A al punto B, y vuelves y te vuelves a ir". se cruzan, se produce un fenómeno casual muy interesante, que se refuerza si a la gente le da por ir y decir "mira qué bonito cruce de caminos". Si son cuatro, tenemos una plaza que distintos alcaldes se han ido cargando y una estación de metro estupenda (pero en esto, lo reconozco, me salgo del tema).

    Pues bien, el camino I es el recorte de presupuestos para estas telemovies de dos o 3 capítulos centradas en un tema que atrae (no sé por qué, pero atrae). Todo se subasta tan a la baja, y con tanta prisa, que los que han hecho el engendro se meten en la sala de proyección, beben copas y se mean de risa.

    El camino II es la hipnosis que produce lo hipercutre. Como tú dices, te has visto los dos, y como tú millones. No entiendo muy bien por qué os pasa eso, pero pasa.

    Así que el cruce del camino I con el camino II, al que podríamos llamar Nunca Hubiera Pensado Que Haciendo Algo Tan Mal Gano Mucho Más Dinero Que Cuando Me Esmeraba, es un cruce de éxito de esos que dije que va la gente y dice "mira qué cruce más bonito".

    Vamos, que la cosa se ha cnvertido en una Fórmula de Producción de éxito, que no sé cuánto durará.

    El otro tema que quería tocar es que a veces me he visto atraído hacia el vértigo de un post cuyos comentarios crecen y crecen, pero nunca en dos casos simultáneos. Yo creo que ND tenía posibilidades de alcance, pero has segado la hierba bajo sus pies. Me cachis.

    ResponderEliminar
  2. Pues visto así, sí, es una pena que le de alas (por verlo no por comentarlo) a semejantes engendros. No sé si la próxima vez seré capaz de resistirme.

    Sobre segar la hierba bajo los pies de ND... en fin, es todo un curro que los tiene muy grandes. Por otro lado nadie impide seguir comentando los post anteriores.

    ResponderEliminar
  3. Yo me negué a verlo, bueno, eso y que en mi casa a esas horas se ve Clan y luego mi estimado y yo vemos la serie de rigor. Pero la atracción de lo cutre existe, para qué lo vamos a negar.
    Yo no veo Sálvame, la Noria ni ningún engendro similar, pero mi suegra si, y cuando estamos en su casa y lo tiene puesto no puedo evitarlo, me quedo mirando hasta que me hierve la sangre lo suficiente como para largarme.

    ResponderEliminar
  4. ¡Puffff! Menos mal que no lo he visto. Las series españolas, salvo honrosas excepciones, suelen ser bastante regulares. Y si encima están basadas en la familia real... apaga y vámonos.

    ResponderEliminar
  5. Esa atracción es totalmente cierta. Anniehall ha descrito mi perplejidad ante el programa de Leticia Sabater y ayer estaba leyéndome El Mundo de Ayer de Zweig y levantaba los ojos y no podía creer lo que veía, me atrapaba.

    Por cierto, ya me he hecho con 'Postwar, a study of Europe since 1945' del señor Judt, aunque mi kindle se resiste a aceptarlo. (Tendré un Kindle liberal?)

    ResponderEliminar
  6. Nada de liberal, ND, neoliberal perdido. Seguro que el manufacturer es del Tea Party. ¡La verdad es que no sé qué hacer contigo para traerte al camino de la luz!

    ResponderEliminar
  7. Sigo intentándolo, pero no hay manera. De todas formas es que he visto que el libro en español cuesta como 30€!

    Amazon.es ya!!!

    ResponderEliminar
  8. Annie..¡¡yo lo vi después de leer la magistral crítica de Efe!!...si llego a saber que lo estabas viendo te hubiera llamado para reirnos en directo...y si la atracción de lo cutre existe pero yo además tengo una excusa mejor..que no daré aqui..

    Annie..como guru de la moda lo sabrás..¡¡los alfilres de corbata hace 20 años que no se llevan!!..y no te parece que Puigcorbe más que el rey parecia Gil y Gil.....y urdangarín..¿ no era finito de córdoba?

    Qué risas me eché..madre mía.

    ND..El Mundo de Ayer me encantó.

    ResponderEliminar
  9. Pues eso, cuando termine el mundo de ayer, seguiré con la posguerra del señor Judt y así tengo una continuidad.

    Yo por lo que pagaría lo que fuera es por las tomas falsas de la serie.

    ResponderEliminar
  10. Yo leí la crítica de Efe después de publicar lo mío y casi vuelvo a secuestrar mi propio post. Qué bueno.

    Pues mira, ahora que lo dices, lo de Gil y Gil... pues sí. Y Urdangarín y esposa es que no se parecían nada. Finito? pues también.

    Pues habría sido mejor ponernos on line. Estas cosas se 'disfrutan' mucho más en compañía.

    ResponderEliminar
  11. mmmm... mi ceja se alza peligrosamente... acabaré sabiendo qué son los libros de colores????

    ResponderEliminar
  12. Pues a mí me vale con tu crítica, Anniehall, y no necesito leer ninguna otra. Todo lo que necesitaba saber sobre el tema ya me lo has contado tú.

    Vaya susto que me has dado, Molinos. Lo primero que entendí fue que la edición de ayer de El Mundo te había encantado.

    Que sepáis que sois todos unos pervertidos de los mass-media.

    Claro que todos tenemos nuestros pecados, porque en horas bajas siempre voy a google imágenes a buscar la foto de Sweig y su mujer suicidados. Él con las manchas de sudor en la camisa y esa cara tranquila, me parece que está durmiendo una siesta en una zona tropical: ella, de lado cogiendo con la mano izquierda el brazo derecho de él, tan tranquila, me parece una mujer enamorada.

    No sé. Voy, la veo y me siento más en armonía.

    ResponderEliminar
  13. La puya a ND muy fea, no tienes bastante con abandonarle en la fiesta (que como te lo callas jodía) y nos cuentas lo de la Sabater, imagino que por una sobredosis de leticismo.

    ¡Esas cosas se dejan para la intimidad! ¿Qué va a ser lo siguiente? No quiero pensarlo. ND estoy contigo, si sigue por ese camino vete de casa y abre otro blog :P

    Por cierto la serie plin, ni sabía de su existencia, cosas de no ver la tele, ser rojo y republicano.

    ResponderEliminar
  14. Será que es tarde pero no entiendo nada Juanjo, qué puya? por qué le he abandonado? Mi no entender...

    ResponderEliminar
  15. Vamos, Annie, que ni siquiera tienes conciencia del mal que vas haciendo... Interesante :)

    Si mi mujer le cuenta a alguuien que he visto un prgrama de esos de Canal 7 me piro de casa.

    ResponderEliminar