La peluca

Antes de comenzar he de deciros que puede que sea mi último post. Eso en sí no sería grave, pero el motivo último sería el hecho de haber dejado de existir debido a que cuando Anniehall lea esto puede que me mate. Y no le faltaría razón.

Antes de ir al cogollo del asunto, y para crear un poco de tensión dramática, empezaré hablando de los cambios de imagen. Eso es algo que nosotros los hombres no nos planteamos. Para nosotros un cambio de imagen tiene algo de puertas del averno o paseillo taurino. Lo hacemos cuando no hay más remedio. Por ejemplo, cuando me he cambiado de gafas ha sido la mayoría de las veces porque me lo han 'sugerido' amablemente mi señora o mi madre o las dos a la vez. Por mí todavía podría seguir llevando las primeras que me compré en primero de carrera.

Otro punto que no entiendo del cambio de imagen femenino es que ellas tienen muchísimas posibilidades estilísticas que nosotros. Yo voy al trabajo todos los días con pantalón vaquero y camiseta. Y ahora que vuelve el fresquillo pues me pongo un jersey y cuando haga más frío me pongo el abrigo. Es cierto que hay veces que hay que ir más arreglado y me pongo el traje o, simplemente, una camisa. Ese es todo mi vestuario. En cambio, el vestuario mujeril y el campo de los complementos es totalmente inabarcable. Que si camisetas, camisas, blusas, chaquetas, pantalones, faldas, zapatos, sandalias, botas, collares, pulseras, colgantes, pashminas, pendientes, fulares, maquillajes, gomas y pasadores para el pelo... bueno, y mil cosas más que no sé ni como se llaman.

Eso por no hablar de ropa de verano y ropa de invierno. Yo cada vez tengo menos sitio en mis cajones y baldas del armario y, a pesar de esta verdad científica sobre el reparto de espacio, hay que oir cada cierto tiempo la frase 'Es que no tengo nada que ponerme'. Pero ¿cómo que no? si podrías vivir una temporada entera sin poner una lavadora!!!

Por ir resumiendo, no entiendo ese momento en el que una mujer dice: 'Quiero cambiar de corte de pelo porque ya estoy aburrida de este'. Por esa regla de tres los hombres tendríamos que cambiar de peinado más que de ropa interior porque nos aburriríamos antes de nuestro aspecto, pero eso no es así. Creo que tiene que ver con lo que ya cantaba Rigoletto algo sobre 'la donna è mobile' o así.

El caso es que Anniehall se ha cortado el pelo y, de momento, no puedo decidir si me gusta o no. Me parece que se ha puesto una peluca en la cabeza. Se ve distinta y a lo mejor, cuando me acostumbre, me parece lo más normal del mundo, lo malo es que entonces volverá a tener esa picazón que sólo se va diciendo: 'Voy a cambiar de corte de pelo porque ya estoy aburrida de este'.

En fin, fue bonito mientras duró y duró hasta que Anniehall lea esto.

Adios.

22 comentarios:

  1. Y no contento con eso me pisas el post que pensaba escribir al respecto.

    Señores, les voy a ir dejando que tengo un asunto peliagudo que resolver y después mucha sangra que limpiar.

    ResponderEliminar
  2. O sea, que no te gusta...

    El título ya es un golpe bajo, que lo sepas. Y la foto... en fin, sin comentarios.

    Annie, aquí una voluntaria para ayudarte a fregar la sangre...

    ResponderEliminar
  3. si es que parece que tiene una peluca, qué le voy a hacer?

    Además, es parecido a esa peluca, sólo que en moreno y el flequillo más corto.

    Os dejo, que tengo que emigrar...

    ResponderEliminar
  4. Haya paz (pero tampoco demasiado pronto).

    Mire usted, ECDN, el atuendo masculino es un clásico. Salvo que tiron más de los dockers que de los vaqueros; todo lo demás igualico. Sin complicaciones. Hasta ahí, bien.

    Pero en "ella(s)" me gustan los cambios. Tienen un lenguaje que a mí me resulta agradable al óido, aunque ni lo entienda ni lo hable, que da variedad a mi vida.

    Sé que lo que estoy diciendo suena machista. Pero no es así. Creo en la igualdad absoluta de derechos y obligaciones. Pero también estoy seguro de que somos uno de los pocos casos de la Naturaleza que constituimos dos especies distintas con aptitud para la procreación.

    (como no he encontrado un mail del blog, le anoto aquí: www.manozurda.es. Me ha decepcionado un poco, porque tiende demasiado a la utillería, sin tazas ni nada de eso, pero es lo que hay).

    Estimada Anniehall: no haga sangre, que ensucia tanto, teniendo a su alcance la patada (pequeñita, ¿eh?), en los mismísimos. Limpia, rápida y eficaz.

    Suyo afectísimo

    ResponderEliminar
  5. Voy a romper una lanza en favor de ND...es un paso que se haya dado cuenta de que te has cortado el pelo...sé de muchos que ni lo notarian....y no hablo del ingeniero porque yo para lo del pelo ( y para muchas otras cosas) soy muy tio...llevo 12 años con el mismo corte de pelo...solo voy a cortarme cuando el flequillo me impide ver...pero siempre igual....o soy muy tio o muy cobarde...que tambien puede ser.....

    Eso si..annie seguro que esta espectacular.....y cuando se lo lave y se le vaya el peinado de pelu dejara de parecer una peluca.

    Ah..y hoy he tomado helado de aceite....

    Saludos desde el profundo sur

    ResponderEliminar
  6. Moli, querida, no te hagas tanto la machota, si sólo fueses a la peluquería a cortarte el flequillo, después de doce años tendrías el pelo por la cintura... ¿Qué digo? ¡Casi te lo pisarías! Doce años por doce centímetros aproximadamente que crece al año... 1,44 metros.

    ResponderEliminar
  7. Voy a romper una lanza en favor de ND...es un paso que se haya dado cuenta de que te has cortado el pelo...sé de muchos que ni lo notarian....y no hablo del ingeniero porque yo para lo del pelo ( y para muchas otras cosas) soy muy tio...llevo 12 años con el mismo corte de pelo...solo voy a cortarme cuando el flequillo me impide ver...pero siempre igual....o soy muy tio o muy cobarde...que tambien puede ser.....

    Eso si..annie seguro que esta espectacular.....y cuando se lo lave y se le vaya el peinado de pelu dejara de parecer una peluca.

    Ah..y hoy he tomado helado de aceite....

    Saludos desde el profundo sur

    ResponderEliminar
  8. Otoño, otoño, a desprenderse de todo.... Un voto a favor de Annie. Yo eso lo hago en ocasiones. Voy a la pelu y le digo literal: hazme lo que quieras. Me confiesa que soy de las pocas tías que se lo dice. Confieso que no se suele pasar nunca, Si no, no se lo diría... Aunque a veces me sorprende...

    ResponderEliminar
  9. Teresa..me he explicado mal...voy a la peluqueria y me corto el pelo corto...siempre el mismo corte...pero es la longitud del flequillo lo que me indica que tengo que ir...eso es lo que quería decir.

    ResponderEliminar
  10. Ya, Moli, si te había entendido...
    ;-)

    No te pega nada la melena de princesa-prisionera-en-la-torre-del-castillo.

    ResponderEliminar
  11. Bien Annie, ya tengo un buen motivo para ir a trabajar el lunes, yo pongo el café y una bolsa de pastas con almendra completa incorporada y tú el corte de pelo :)

    ResponderEliminar
  12. Por favor, Molinos, sé machota, que no es machorra, sé machota.

    ResponderEliminar
  13. Hay una parte que no se ha comentado, pero que a mí me pasa y es el momento de ver el cambio. Me pasó otra vez con Annie cuando estuve sin verla tres o cuatro meses cuando se fue a México.

    Puede parecer una tontería, pero a mí me pasa que hay un momento en el que tus recuerdos no coinciden con lo que ves. Por supuesto que sabes que es la misma persona, pero hay algo en el interior de tu cerebro que no enlaza lo que estás viendo con lo que recuerdas. Es una extrañeza íntima o algo así. A mí me desconcierta y por eso no puedo decir si está mejor o peor que antes. Es un poco como cuando le cambias las cosas de sitio a un autista.

    El caso es que ya me voy acostumbrando y puedo decir que Anniehall está muy guapa con su nuevo look.

    P.D: Digo esto libremente y la tortura que he sufrido, esto no... El proceso de educación del que he disfrutado y que podría volver a disfrutar no tiene nada que ver en ello.

    ResponderEliminar
  14. Gracias Teresa, Moli y Diva.

    Yo creo que sólo me he atrevido una vez con lo de 'hazme lo que quieras'. Tampoco le dije eso exactamente pero la peluquera debió de ver el pavor en mi cara porque me dejó prácticamente igual.

    La vez anterior que hice un cambio radical fue un desastre. Creo que nadie de mis habituales de ahora lo vio. Qué suerte.

    ResponderEliminar
  15. Gracias Teresa, Moli y Diva.

    Yo creo que sólo me he atrevido una vez con lo de 'hazme lo que quieras'. Tampoco le dije eso exactamente pero la peluquera debió de ver el pavor en mi cara porque me dejó prácticamente igual.

    La vez anterior que hice un cambio radical fue un desastre. Creo que nadie de mis habituales de ahora lo vio. Qué suerte.

    ResponderEliminar
  16. El pelo de las mujeres es propiedad de sus maridos, así que no procede un cambio de esos sin los permisos oportunos.

    ResponderEliminar
  17. Realmente espero que lo haya dicho usted en broma, Sr Neri.

    ResponderEliminar
  18. ¿Una peluca? ND, eso ya es ensañamiento. Me han dicho que Groenlandia está precioso en esta época del año.

    ResponderEliminar
  19. Lo peor vendrá el día que la parienta de cada uno pase de ser de reflejos sin fronteras al cobrizo de casi cincuenta...

    ResponderEliminar
  20. Annie, ¿qué te han dicho tus gorrinillos? Porque ellos son los únicos de los que te puedes fiar...
    Hasta hace unos meses mi sultán tenía la costubre de afeitarse la barba de vez en cuando, cuando se aburría de verse, sólo por cambiar. Un día llegó al cole con la barba afeitada y una de sus alumnas favoritas (de 4 años) le dijo: "Sin barba estás... peor". No se la ha vuelto a quitar.

    ResponderEliminar
  21. Gracias por el apoyo Chispi, mi hermana no podía fallarme. C ha dicho 'mama, ¿te vas a peinar más veces así?' y yo '¿tú quieres que me peine así más veces?' y dijo que sí así que creo que le gusto :)

    ResponderEliminar