The Shock of the New

Antes de nada, aviso que este post está escrito el viernes y programado para el sábado. Anniehall se me ha adelantado en publicar y no está bien publicar dos veces en el mismo día. Cada uno se merece un reconocimiento por su esfuerzo y no seré yo quién me meta en ese berenjenal de eclipsar a mi señora esposa.

Quiero haceros saber que me he comprado este libro de Robert Hughes, os pongo la versión wiki en inglés porque en español no viene nada. Dicen que es un libro muy didáctico sobre el arte en el siglo veinte (bueno, finales del XIX - finales del XX). Ya reconocí ante vosotros mi escasa inclinación hacia las moderneces en el arte. También reconocí que era culpa mía el no entender ni disfrutar de esas creaciones, así que me he puesto las pilas y me he comprado este libro para intentar disfrutar de esa parte artística que no comprendo.

El libro es impresionante y un poco intimidante porque tiene un montón de páginas y de ilustraciones. Se centra en la pintura, aunque también trata un poco de la escultura.

Vi a través de youtube un documental de Hughes que se llama The Mona Lisa Curse que recomendó Corageous en el blog de las Divas que me gustó mucho, y que recomiendo, aunque hay que reconocer que iba en contra del arte moderno de tiburones en formol y calaveras con diamantes, pero eso creo que aunque me lea doscientos libros no me gustará nunca.

Ya véis que a pesar de ser un defensor del libre mercado y del perverso capitalismo (por favor, ved este vídeo) trato de aprender y desasnarme en la medida de lo posible, que supongo que será poco, pero por ahora tengo la intención de leerlo, aunque puede que fracase que no se diga que no lo he intentado.

Cuando esto se publique yo estaré en León disfrutando de esa magnífica ciudad, además alojado en el Hostal San Marcos... ¿qué más se puede pedir?

13 comentarios:

  1. Poco más se puede pedir, disfrutadlo :)

    Respecto al arte, puf, al arte se debe llegar desde la belleza, no desde el entendimiento. Conocer qué está viendo uno es indispensable, tener cierto "feedback" (licencia que me tomo como ingeniero de control), pero entender no es conocer y que lo entiendas no lo va a hacer mejor ni peor.

    Como diría Pazos (o Manquiña) "el concepto es el concepto", pues eso, que muchos se pueden meter su concepto por soberana parte.

    Nos leemos

    ResponderEliminar
  2. Un tiburón en formol o una defecación enlatada tienen más de ruptura social que de arte, pero el arte clásico del mañana es hoy arte moderno. Hay cosas estupendas, no dejes de investigar.

    ResponderEliminar
  3. Juanjo, el arte es la expresión de la sociedad. La Belleza con deseo quedó en otro tiempo. El pensamiento es lo que mueve el arte moderno. No se trata de llegar a "entender" lo que son las cosas y convertirteen experto. Se trata de que delante de algunas obras modernas la reflexión se vuelve fluida para uno (y entonces es arte bueno par uno) o no (y entonces no es arte bueno para uno).

    La representatividad de la realidad tuvo que desaparecer con la fotografía.

    ResponderEliminar
  4. NáN, pues llamémosle expresión, pero no arte, por supuesto nunca hay que generalizar. Tampoco pensaba en el realismo, no lo ligo al arte, aunque admito que yo soy muy clásico para según que cosas.

    Lo que quiero decir es que bajo el paraguas del "entender" se refugia mucho timador barato y algún cara dura que deja en nuestro lado de la red la responsabilidad de "entender" su arte cuando no es más que una castaña, todos lo sabemos pero es muy "cool" seguir ciertas modas.

    ResponderEliminar
  5. Hay una parte en la que estoy de acuerdo totalmente contigo. Siempre hubo malos artistas. Por cada uno que termina con el aprecio general, y en los museos, había 50 que llenaban de horrores las casas particulares. Y los 50 pretendían sus derechos a pasar a la Historia del Arte. Solo el tiempo los dejó fuera. Como ya no los recordamos, creemos que antes todos eran "maestros".

    Y en segundo lugar, como todo es ya negocio en el que se implican varias personas, y esto es además la sociedad del espectáculo, son muchos los que se acogen a lo "cool" tal como les es explicado desde las televisiones, los dominicales de los periódicos etecé etecé.

    Y se pierde con eso una de las cosas importantes del arte: que es innecesario. Las instituciones deben aportar lo necesario para que exista y tenga sus museos. Pero no deberían dar la tralla con la idea de que es para todo el mundo y que "tonto el que no se admire".

    ResponderEliminar
  6. Qué manía con no querer aplicar los nombres que describieron algo a lo que pasado el tiempo es eso pero de otra forma:

    "pues llamémosle expresión, pero no arte".

    Cuando ya había cerrado el ordenador y había salido a tomar un café, me siguió rondando esta frase. Es como si alguien del XVIII apareciera ahora aquí y, como por "iluminación" solo conoce la de las velas, que le parece perfecta, nos dice "la verdad es que se ve muy bien, pero llamdalo alumbrado y no iluminación".

    O "llamadlo otra cosa, pero no matrimonio".

    O... yo por ese nombre solo entiendo esto, así que me opongo a que lo uséis los que entendéis otra cosa.

    Es arte, pero el arte ha cambiado de objetivo. Y es arte porque es lo que practican los artistas, los jóvenes que han ido a las escuelas de arte después de haber dedicado 5 años a estudiar y practicar todos los "oficios antiguos" del arte.

    Y es algo sencillo, que el que quiere se mete en él y el que no quiere, no. Ninguno de los dos es mejor o más interesante por eso.

    Yo me metí porque monté un negocio en el 92 y me arruiné por la piratería. Me arruiné hasta tal puntio que durante un año no me pude tomar ni una cerveza. Había acudido a los museos con cierta regularidad. Y como era gratis, los domingos por la mañana, y los sábados lo eran las galerías, los sábados fuimos a las mejores galerías y los domingos al Prado o al Reina. Y como no teníamos dinero para comprar ni una postal, memorizábamos lo que veíamos y al volver hablábamos de lo que habíamos visto. Cada vez nos gustaba más y las conversaciones eran más interesantes.

    Así que, podemos decir, llegué al arte por mi condición miserable. Tampoco es para presumir de ser un "chico fino y distinguido".

    ResponderEliminar
  7. Bueno, me uno a este debate un poco tarde porque con la boda no he podido unirme.

    Por un lado estoy de parte de Juanjo en que entender no es conocer y por otra parte estoy con NáN en que el pensamiento es lo que mueve el arte y que el arte es un reflejo de la sociedad.

    En lo que no estoy de acuerdo es en lo de que arte es lo que hacen los que estudian o han estudiado arte. El arte, o a lo mejor habría que decir Arte, es algo que necesita algo más que los conocimientos técnicos o la pericia. Si nos limitamos a eso, lo que tenemos es artesanía, no arte. El arte lo es porque va más allá, porque transmite la visión personal del artista que interpreta el mundo abriendo nuevos puntos de vista.

    A lo mejor me he liado un poco, pero lo que quiero decir es que no todo el que pinta un cuadro tiene por qué ser un artista.

    ResponderEliminar
  8. Claro, igual que no todo el que arregla su coche o el de un amigo es un mecánico del automóvil. Pero el que ha hecho unos cursos de FP o un meritoriaje y trabaja en un taller es un mecánico. Con independencia de que sea bueno o mal.

    ¿Bien por León? Entonces, ¡bien por León!

    ResponderEliminar
  9. Lo que yo digo es que artista es algo más que el que estudia Bellas Artes.

    A mí nadie me llama electricista, aunque tengo potestad por ley para firmar instalaciones eléctricas, incluso para proyectar un centro comercial de arriba abajo.

    A lo mejor no es un buen ejemplo, o a lo mejor es que yo entiendo mal lo que es un artista. Quiero decir que el artista ha de estar dentro antes de recibir su formación. Supongo que lo que le enseñan son las técnicas para expresarse, pero luego tiene que tener algo que decir.

    ResponderEliminar
  10. Claro, joé dices cosas con las que no tengo más remedio que estar de acuerdo. Uno se siente artista, tiene desesos de comunicar, y debe aprender los trucos del oficio, para ir más allá y encontrar otros.

    Normalmente, yendo a lugares de formación. Otras veces, como en el caso de Balthus, mi favorito, yéndose a Italia con 16 años para pasar allí 4 años estudiando y copiando todo el arte italiano.

    Pero si el niño o la niña no se "sienten" artista, todo lo más llegarán a ser excelentes copistas.

    ResponderEliminar
  11. Yo sigo con lo que te comenté en el post de París: para mí el arte es algo que o te gusta estéticamente o no, para entender ya tenemos la física o las matemáticas. Jo, que envidia, en León.

    ResponderEliminar
  12. Si yo estoy contigo, doctora. Lo que pasa es que supongo que también tendrá que ver con tu conocimiento del tema. Por ejemplo a mí de pequeño no me gustaba e tomate ni las judías verdes y a base de darles oportunidades ahora me gustan.

    Puede que con el arte pase lo mismo, al menos que no sea por no intentarlo.

    ResponderEliminar