El equipo A

Yo me ilusiono en seguida. Y cuando algo me hace ilusión, me hace tanta, que empiezo a temer que al final pase algo que lo tuerza.

Y esta semana había varias cosas que me hacían mucha ilusión. El lunes fue desalentador. Para empezar alguien se cayó de una de las convocatorias. Además por algo chungo. Ya tuve mal cuerpo para todo el día. La sensación no me ha abandonado del todo aunque me voy acostumbrando a ella. Supongo que son técnicas cerebrales para no vivir angustiado todo el día.

Hacia el final del día un dolorcito, de esos que un médico llamaría inespecífico, se me puso en una zona difusa entre los ovarios y la vejiga. Yo, siempre tan optimista, decidí que era una piedra o unas arenillas bajando por el uréter y causando estragos a su paso. Me acosté acojonada (no sería mi primer cólico nefrítico y es para temerlo) y decepcionada porque por supuesto ya me imaginé el completo: pedrusco en el riñón imposible de eliminar por las vías naturales, litotricia, y a ver ahora cómo lo hacemos con los niños, y me lo voy a perder todo con la ilusión que me hacía... En fin, un centrifugado en toda regla. Me puse a beber agua como una loca, me acosté con el miedo (y el dolor) en el cuerpo y amanecí como si nada. Ufff. Bueno, como si nada no, con dolor de garganta.

Sin embargo y para, una vez más, contradecir mis peores augurios, la semana fue pasando y llegó el jueves. Primer evento. Qué nervios, madre. Un millón de cosas qué hacer: al curro, preparar la comida para los niños del fin de semana, hacer la compra, prepararme yo para el fin de semana (depilado, pintado de uñas, mascarilla...), pensar qué me pongo esta noche, baño de los niños, vestirme, cena de los niños, maquillarme, acostar a los niños, subirme al tacón... Por supuesto no me dio tiempo ni a la mitad de las cosas pero llegué sana, salva y hasta maquillada a la hora señalada: nueve y media.

Un manojo de nervios llega (demasiado pronto) al lugar señalado preguntándose qué pasará, si habrá silencios incómodos, si cumplirá las expectativas generadas, si tendrá un momento de esos tan suyos de cagarla utilizando el plato del pan del de al lado o tirando sobre los demás comensales su cerveza (no sería la primera vez). Un poco como en las primeras citas cuando tienes mariposas en el estómago y no sabes por dónde irán los tiros.

Un entrante, un plato, un postre y dos gin tonics después he de decir que para mí fue como la seda. Hace tiempo que no me reía tanto. Estoy deseando repetir.

De nuevo parafraseando a los clásicos: me encanta que los planes salgan bien.

27 comentarios:

  1. A mí también me encanta que os hayáis divertido.
    Que el resto también cumpla las expectativas.
    Primer.

    ResponderEliminar
  2. Annie, esto no cuela. Sigo reclamando mi mal de las 8:02. Qué poca vergüenza
    Tochi
    Como a mi me salga más algo mal, te veo sola mañana en la peluquería

    ResponderEliminar
  3. Yo también me alegro de que fuera un éxito. La verdad es que salimos tan poco y hacemos tan poca vida social que parecemos eremitas.

    ResponderEliminar
  4. No podía ser de otra manera... Tenía que salir bien por narices, siendo los miembros del equipo quienes son.

    Me disteis mucha envidia anoche, me acordé de vosotras a tiempo real ("Ya habrán llegado todas", "Ahora estarán con las entradas... ¿habrán pedido pizza o pasta?" "Mañana madrugan, ¿se recogerán ya o tomarán la última?").

    ResponderEliminar
  5. He de decir que se recogieron un poco tarde... aunque yo lo sé porque es lo que me ha dicho Anniehall, porque no me enteré. En algún momento de la noche me di la vuelta en la cama y vi que había alguien al otro lado.

    ResponderEliminar
  6. Oye, que yo lo había dejado todo muy anónimo, que no sé si las implicadas quieren destaparse y al final me vais a hacer quedar de bocazas. Que por otro lado lo soy.

    ResponderEliminar
  7. Oye, oye, que yo no he dicho nada, sólo que me disteis envidia...

    ResponderEliminar
  8. Yo solo tengo una cosa que decir y callaré para siempre.

    "Julie Trinos en una cama de 90 cm"


    Me río yo sola cada vez que me acuerdo.

    ResponderEliminar
  9. Esto se parece cada vez más a una peli de espionaje y me falta la plantilla de cifrado.

    Pero en fin, bien está lo que bien acaba.

    ¿Enlazará esto con el plan que Molinos no podía contar?

    ¿Seguiremos hablando de lo que no sabemos? ¿Cenaron bien los niños?

    Todo esto y mucho más, en la siguiente no-publicación.

    ResponderEliminar
  10. Pues yo no me he enterado de nada. ¿qué hicisite? ¿que pasó?

    ResponderEliminar
  11. Julie Trinos jajajaja... nunca será lo mismo para mí. Qué bien.

    ResponderEliminar
  12. Las anchoas, se comieron las anchoas... Tooodas las anchoas y las regaron adecuadamente por lo que parece...

    ND: "alguien al otro lado"

    ResponderEliminar
  13. Sí, yo estaba medio dormido y supuse que sería Anniehall, pero en la oscuridad de la noche... ¿quién sabe?

    ResponderEliminar
  14. Mira, Anniehall, sabía que había algo familiar en esas miradas que me echas, ahora con lo del equipo A ya sé de dónde venían... M.A.

    Es broma, es broma...

    ResponderEliminar
  15. Jo, ND, un consejo para evitar males futuros: pide identificación la próxima vez que tu cama pase de vacía a ocupada de repente.

    ResponderEliminar
  16. En algún sitio tenía que ponerlo porque he quedado fascinado y como creo que aquí hay niños, pues aquí va.

    Nana estonia de Arvo Pärt

    Pero esa nana la voy a usar si alguna noche no me duermo. Y si a alguno le sirve para conocer a Arvo Pärt, miel sobre hojuelas.

    ResponderEliminar
  17. No me extraña nada la fascinación. También, como pega diré que sólo cantan tres palabras, que por lo que he podido traducir con ayuda del deñor google quiere decir algo así como ¿dónde, dónde está el bebé?

    No conocía nada de Arvo Pärt, pero investigaré. Muchas gacias.

    ResponderEliminar
  18. ¿Nervios? ¡Si eres un cielo! Tas tonta :)

    Me alegro de que los flanes salieran bien, aunque yo sigo a lo mío, me debes algo.

    ResponderEliminar
  19. A crear, inmediatamente, en Facebook, la página "Blogueras que ajuntamos a Diva".

    ¡Será posible!

    ResponderEliminar
  20. Alaaa qué envidia... Diva, no podemos seguir viviendo en los suburbios del centro del imperio. Yo creo q nos echaron de menos.

    Sugiero la siguiente en Londinium, o en el centro del universo, Vetusta, cualquier díá a partir del 17 Dic. Con pasamontanias, si se requiere.

    ResponderEliminar
  21. Gonzalo, gracias por quitarme la venda de los ojos...

    Di, cuando tu y yo nos juntemos, arderá Londres y hasta recuperaremos Gibraltar. Encima colgaremos fotos. Amos hombre!

    ResponderEliminar
  22. Por supuesto se os echó de menos. Esto de la blogosfera está muy bien pero lo malo es que las distancias físicas no las salva.

    La próxima en Londinium o donde sea. Si se planifica con tiempo a lo mejor es posible. Lo del tiempo sobre todo para comprarme el pasamontañas y la palestina (de vuiton, bien sur)

    ResponderEliminar
  23. Que gran idea, Diva!!! Colgaremos fotos y yo me quitaré el palestino y tendrán que adivinar quién es Diva quién es Di...

    Ani, te tomamos la palabra... partir del 17 como dije puede ser en la península. (!!!!!!!!)

    ResponderEliminar
  24. Ah, pero oye, queremos detalles... no vais a hacer divagues separados?

    ResponderEliminar
  25. Resumen: Si se juntan en secreto 3 mujeres es imposible que alguna no cante.

    ResponderEliminar
  26. Queridas:

    A partir del 17 ¿de Octubre, de Noviembre, de Diciembre? Siendo la península amplia, e igual de amplias las voluntades, quizá sea conveniente ir acotando la parcela geográfica en la que converger...

    Yo siempre sería la del pasamontañas.

    ResponderEliminar