Con dos tacones

Debo de estar atravesando una época frivolona. Igual que Diva, hace un tiempo que me dije que ya estaba bien, que no puedo ir con esta cara todos los días, que tenía que hacer el esfuerzo de maquillarme todos los días. Gano mucho y pierdo solo unos minutos. Supongo que en esta misma línea va lo de mi flequillo.

Pero yo quería llegar a las alturas y, como siempre, me disperso. La tercera derivada de esta etapa es que, una vez más, he picado. De vez en cuando caigo. No preguntéis por qué, ni siquiera yo lo sé, pero me pasa. Yo suelo ser muy cabalita cuando me compro zapatos: nada de tacón, en invierno suela de goma, en verano suela ‘de suela’, nada que me apriete mínimamente que eso de que ceden ya sé que es mentira podrida… Si a todos estos requisitos, y alguno más, le añadimos el cuarenta y uno que calzo, la compra de zapatos suele ser un suplicio porque me cuesta muchísimo encontrar algo que los cumpla y no me haga parecer la monja alférez o una directora de cine lesbiana catalana (que no sólo usan gafas).

Sin embargo, de vez en cuando, dejando atrás mis inamovibles criterios, me compro unos taconazos. Además, con la fe del converso, me creo todas las milongas que la dependienta me cuenta ese día y que cualquier otro hubieran hecho que me diera la risa: 'no hombre, si es un tacón muy cómodo, no es muy alto (6 cm o así) y además como es cuña pues apoyas todo el pie', '¿el ante? si se limpia muy bien con una goma de borrar'...

El lunes fue la última vez que caí en la tentación. ND ya no dice nada, pero pone cara de ‘¿otra vez?’. Él sabe tan bien como yo lo que va a pasar. Me los pondré dos veces, me destrozarán los dedos, me torceré el pie cada dos pasos (quitándole a mi aspecto cualquier rastro de estilo que pudiera tener) y un día pasarán al fondo del armario para nunca más salir de allí. Intentaré ocultarlos para no enfrentarme cada mañana a la vergüenza del dinero malgastado. Pero será imposible, de soslayo me recordarán, cada vez que los desprecie a favor de unas bailarinas y mis botitas tan planas ellas, mi poca cabeza y falta de clase.

Pero como todavía no ha llegado ese momento aquí me tenéis, en la oficina estrenando zapatos. Muy optimista, esta mañana me he dicho ‘Ya que se te han pegado las sábanas y no te vas a maquillar, ponte al menos los tacones. Además así entrenas para la boda del sábado’. Se me había olvidado lo difícil que es conducir con tacones. Ya he estado a punto de esguinzarme (qué mal suena esto) varias veces y todavía no son las doce. Yo, que estaré frívola pero no gilipollas, había pensado que hoy era un buen día porque no tenía que ir a buscar a los niños al cole. Pero hete aquí que me ha fallado el plan y me toca ir. Eso va a ser la prueba de fuego. Si mis pies resisten las hordas infantiles en estampida a la salida del cole, los abrazos sin control de mis niños por la alegría de ver a su madre y además consigo agacharme dignamente a darles un beso y subirlos en el coche, entonces a lo mejor tienen futuro. Si superan eso y la prueba del algodón, o sea, la de la goma de borrar. Si no, están condenados al fondo deL armario.

De todos modos, parafraseando a los clásicos, no elegí un buen día para estrenar tacones.

16 comentarios:

  1. Mamy también lleva un 41 y descubrió hace cuatro o cinco inviernos los taconazos comodísimos de Mustang, son anchos de horma y en los de punta redondeada no sientes ni el menor apretón, es como ir en bailarinas. En sandalias con tacón, hasta el momento no podemos recomendar ya que es imposible sujetar semejantes plantas anchas con unas tirillas y que no se muevan... Pero sí un par de marcas de horma ancha donde no se te desparrama el pie entre las tiras haciendo el desastroso efecto morcilla: Mustang y Porronet. ¡¡A mi me encanta que mamay se ponga sandalias para lametearle los pies!!

    ¿los niños os duermen bien de pie? 41+46...

    PS: Señores de las citadas marcas, espero se pongan en contacto con mamy para calzarla durante las dos siguientes temporadas.

    ResponderEliminar
  2. Pues gracias aunque lo de Porronet suena fatal, la verdad. Yo más que anchos necesito que sean altos en la punta. Es raro pero tengo un dedo 'pulgar' muy porrudo.

    ResponderEliminar
  3. Pues entonces porronet parece hecha a imagen y semejanza de tu dedo porrudo... :)

    ResponderEliminar
  4. Cómo te entiendo. Me encantan los zapatos de tacón, son monísimos, pero tan incómodos...eso, y que tooodo el mundo me dice: "Pues ya es lo que te falta". Pero son taaaaan bonitos...

    ResponderEliminar
  5. Jos, yo me he gastado una passssta en unas botas y me moriré con la terrible duda de si estaba gilipollas y me compré un número menos pensando que realmente iban a ceder, o si me colé y cogí la caja que no era. Pero me hacen daño. Entoavía no se lo he dicho a mi Estimado.
    Tochi.
    Por cierto Annie, te he contado lo de los TACONAZOS de raso rosa que me he comprado para la boda? Estoy segura de que tengo discontinuidades neuronales, cómo se me habrá ocurrido....

    ResponderEliminar
  6. Acabo de medir los míos de hoy: 7,5 cm!! Yo sí que tengo discontinuidades de esas.

    No me habías contado que tuvieran taconazo.

    ResponderEliminar
  7. Porronet, son mallorquines y hasta que no lo habéis mencionado, no me había sonado mal, me sonaba a apellido mallorquín, pero maliciado parece una dudosa compañía dedicada a vender sustancias psicotrópicas por internet...

    Dra. Anchoa tiene razón, los zapatos de tacón son tannn bonitos, se siente una tannnn estrella, yo si no tuviera que comprar dos pares, los llevaría.

    ResponderEliminar
  8. Lo que es insufrible es ir a compañado a una boda por tu novia o mujer si no suelen ponerse tacones y se los ponen ese día. Paso de burra, quejas continuas y coñazo permanente.

    ResponderEliminar
  9. Dormirse para no enseñarme los tacones me parece de mal gusto, menos mal que yo también me he dormido, porfa mañana repite y si quieres llevo mi pie de rey (ésta la dejamos para los ingenieros y gente de mal vivir)y damos la medida con milésimas.

    Por cierto, te has perdido mi corte de pelo, ya no volveré a escuchar coñas de que parezco un político de la transición...

    ResponderEliminar
  10. Joe, a La Parienta también le ha dado ahora por los tacones. Para mi es una putada. Medir un palmo más que ella me da más seguridad que medir 10cm. más que ella...

    ResponderEliminar
  11. Nunca he entendido eso de la seguridad por la altura. Yo tuve algún novio más bajo que yo y para ellos era mala cosa.

    Yo además voy menguando, o ND creciendo...

    ResponderEliminar
  12. Hombre, el que yo fuera creciendo explicaría también lo de los pies...

    ResponderEliminar
  13. Ani, total identificación (y no soy diva!) con esto de los tacones, sobre todo con lo de "ya lo se y aún así caigo". Tú crees q hay alguna q pueda ir cómoda con esos estilettos? Yo las veo por el metro y alucino. Pero luego las veo con sandalias en verano y tienen los pies destrozados.

    Yo soy fan del tacón cuadrado, es q me gusta más el look de unas botas con tacones godotes q finos. AH, y en plan pasado oscuro tuve unos zapatos superchulos de plataforma. Eran lo más. Los usaba sobre todo para salir.

    ResponderEliminar
  14. Yo también alucino pero las hay muy profesionales. Mis pies con sandalias son también un horror y eso sin usar tacones.

    ResponderEliminar
  15. ¿La Coixet es lesbiana?Puede que le vaya todo, pero estuvo casada y tiene un hijo¿no? y ya no es de la generación que tuvo que tragar por las apariencias.

    ResponderEliminar
  16. Solo es una broma, además ajenay ni siquiera el mérito es mío. Tampoco sé si es lesbiana o no aunque ya nos sorprendimos en su momento.

    ResponderEliminar