10 Años

Hoy hace diez años desde nuestro primer beso. Son muchos? No creo y sinceramente espero que sean muchos más. En estos diez años nuestra vida ha cambiado bastante y a mejor, al menos la mía. Gracias a un malentendido nuestro aniversario es hoy y no un par de semanas antes.

Me acuerdo que volvíamos del cien por cien y yo te dije que si querías subir a mi casa, tú te enfadaste, me devolviste los guantes y te montaste todo digna en un taxi. Yo estaba bastante chafado porque me gustabas mucho y nos lo pasábamos muy bien, no acababa de entenderlo y como soy de naturaleza tímida, pues no insistí mucho.

Con el paso del tiempo y cuando ya estábamos juntos me dijiste que no me habías oído y que el enfado era precisamente por no haberte dicho nada.

Hoy hace diez años vimos amanecer al revés en el sofá de mi casa. Esto de amanecer al revés lo explicaré un poco porque si no los que nos leen pensarán que estábamos haciendo el pino o que fue la escena final de Amanece que no es poco. En la casa en la que estaba, el sofá estaba pegado a la ventana y por la ventana entraba la luz e iba iluminando la pared de enfrente mientras nosotros estábamos acurrucados en el sofá.

Cuando empezamos a salir tú fumabas y solías tomarte una cerveza casi todos los días al llegar del trabajo. Ahora no fumas y hay una cerveza que compraste hace un par de años aún en la nevera esperando su turno. Yo ya empezaba a aficionarme al gintónic. Quién iba a decir que años después se convertiría en la bebida de moda y habría más ginebras de las que pudiéramos imaginar?

¿Quien iba a pensar también que nos casaríamos? Tú, desde luego, no. Una de las cosas que me decías era que nunca te casarías. Yo callaba, porque tampoco me importaba casarme o no, lo que quería era estar contigo y por eso, cuando me dijiste que habías estado pensándolo y que deberíamos casarnos te dije que estupendo, que sí. Tampoco fue una escena de película. Estábamos borrachillos después de haber celebrado por Salamanca el cumpleaños de Sheldon. Estábamos acostados en una cama en su casa.

Me acuerdo de las discusiones con tu padre porque vivíamos juntos y cómo cuando les dijimos que nos casábamos se puso tan contento y dijo que además lo habíamos hecho muy bien porque primero habíamos estado viviendo juntos y luego habíamos decidido casarnos.

Me acuerdo de las obras de reforma de nuestro piso y especialmente del día que llegamos a ver las obras y vimos fallos por todas partes: las puertas que estaban a diez centímetros una de otra, la encimera del baño a 40 centímetros del suelo, el váter que no cabía, la vitrocerámica y el fregadero que se negaban a poner a los que se lo habíamos comprado...

Me acuerdo de la boda, de la interminable sesión de fotos, de quedarnos sin probar ni un aperitivo, de los amigos, de la discusión con tu padre por los puros, de la música inacabable de inicio, de no haber ensayado la ceremonia ni una vez más que en papel y de lo bien que salió.

Por supuesto que la mayoría de recuerdos de los últimos cinco años son relativos a los niños, y la mayoría de las fotos. Pocas fotos hay en las que salgamos nosotros dos solos, salvo las de las escapadas sin niños. La suerte que hemos tenido teniendo estos dos hijos tan maravillosos, aunque hace tres años no pensábamos lo mismo. Estábamos agotados y bastante susceptibles precisamente por el cansancio. Ese primer año de J a mí me envejeció por varios...

Pero lo que más recuerdo cuando pienso en ti es en tu sonrisa, siempre te veo riendo. Es verdad que hemos tenido algunas peleas o desencuentros, ¿quién no?

Pienso en ti riéndote y se me asoma una sonrisa a mí. Me encanta.

Pienso en lo independientes que éramos los dos y mi necesidad absoluta de ti ahora y me parece que soy una persona distinta, y es que lo soy. Me has cambiado y para bien. Te necesito y te quiero más allá de lo que pensé que podría. Me encanta nuestra compenetración que ya nos sorprende menos, ese pensar lo mismo a la vez.

Incluso me divierte ver cómo te enfadas cuando estoy haciendo otra cosa -leyendo, viendo la tele- y me dices algo y no me entero de nada.

Eso por no hablar de la reposterexia y tu ilusión cuando descubres algún artilugio nuevo o me encuentro en mi cuenta de paypal con cargos que ignoro. Habrá algún día que alguien nos robará las claves y veré un gasto y no sabré si es un robo o algo que te has comprado...

En fin, que te quiero muchísimo, que si alguien me dice hace diez años y unas semanas cómo iba a ser mi vida ahora le diría que estaba bobo, pero que no cambiaría nada de estos diez años. Los primeros diez del resto de nuestra vida. Te quiero, bueni.


15 comentarios:

  1. No... había escrito un comentario y me ha dado un error... jouuu...
    Decía que Muchas Felicidades por estos 10 años juntos.
    Yo también creo que, sin conocer vuestra vida anterior, juntos la habéis hecho mejor. Os queréis, queréis seguir estando juntos y tenéis dos soles como hijos.
    Disfrutad de los días que os quedan por delante y de la celebración por los 3650 (aprox) que ya habéis pasado!!
    Por cierto, mayjasband y yo también hacemos 10 años, en diciembre... cómo pasa el tiempo!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Felicidades!
    Llevas razón, soy una rancia o no tengo sangre en las venas. Un te quiero siempre queda mejor :)
    Estos últimos 4 años se te ha visto muy bien, y ahora que duermes incluso más. Espero que empecéis con buen pie los siguientes 10.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Muchas felicidades!!! Un post precioso y lleno de sentimiento. Sois los dos muy afortunados por teneros el uno al otro.

    ResponderEliminar
  4. Ooooooh, cuqui definitivo: hoy es el aniversario de mis padres!!

    Ya en serio, muchas felicidades a los dos. Diez años es para celebrarlo mucho y si además estáis tan bien avenidos como parece, mejor todavía.

    ResponderEliminar
  5. Pues nada, venía yo pensando que hoy era un mal día de aniversario. Que he dormido poco y estoy de mal humor no sé muy bien por qué. Será por el atasco que me he tragado. O por ciertos problemas domésticos (o con la doméstica más bien)... En fin que estaba toda enfadada y he leído esto. ¡Ay, qué añusgue!

    Muchas gracias por estos diez años. Y por este post.

    Y vaya mierda de post me he currado yo. Ya no lo voy a cambiar pero... En fin, en una cosa coincidimos, yo tampoco he puesto foto!

    Muchas gracias Sweety, Eliahh, Doctora, Bichejo (lo nuestro es para estudiarlo, eh?)

    ResponderEliminar
  6. Si es que sois monísimos...que lo sé yo.

    Y ND te falta una d..en necesidaD....

    ResponderEliminar
  7. Pues muchas gracias a todas!

    Sí que estamos de enhorabuena. Yo más, por supuesto.

    Gracias por la correción, Moli, Ya sabes que cuando uno se deja llevar por la pasión, descuida los detalles... :P

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena, yo haré 10 años en enero, pero mi medio pomelo seguro que ni se acuerda, porque para bien y para mal tiene la cabeza en la luna. Un post así mejora un mal día seguro.

    ResponderEliminar
  9. Qué envidia me daís. Brindo por esos diez años que me hacen pensar que sí, que hay gente que busca un cómplice sin fecha de caducidad!!!

    ResponderEliminar
  10. Feliz aniversario, majos!
    Me acuerdo como si fuera ayer del día que Chisp me contó que os casabais. Después de haber escuchado taaaantas veces que ella nunca se casaría, cuando me dijo que se casaba y que además te lo había pedido ella a ti, no pude flipar más. Ella estaba tan contenta que me dieron ganas de llorar... exactamente como hoy leyendo este pedazo de post que has escrito, ND.
    Os mando muchos besos y os deseo 100 años más de felicidad parejil.

    ResponderEliminar
  11. Yujuuuu!!
    Vuelvo a poder comentar!!
    Más besos

    ResponderEliminar
  12. felicidades, qué bonito necesitarse así, ¿no?

    ResponderEliminar
  13. Jo, 10 años, qué campeones! que sean muchos más, felicidades!

    ResponderEliminar
  14. ¡Felicidades a los dos! A Annie le diría que qué envidia me das, daría muuuuucho porque el que me quiere (que lo tengo), quisiera y pudiera escribirme así.

    ResponderEliminar