Cuatro

El primer año de J casi no lo recuerdo. Solo me vienen a la memoria los días y días sin dormir, la desesperación asociada al agotamiento. Cómo muchas noches acababa llorando de puro cansancio. Es una pena porque estoy segura de que hubo momentos divertidos, de que disfrutamos su primera sonrisa, las cosquillas, los baños, su olor a bebé... Y además fue también un año importante para C, que acababa de empezar a andar cuando nació su hermano y decía las primeras cosas. Ese año además me cambié de trabajo.

Su segundo año estuvo un año lleno de catarros, ventolines, angustia… pero también fue más descansado y más feliz (estoy descubriendo al escribir esto el desastre de memoria que tengo, no me vienen recuerdos precisos de ese año). No quería quedarse nunca en el parque (el de dentro de casa) y echaba de menos a C cuando estaba en la guardería. Nunca me lo había planteado hasta entonces, yo soy la mayor, cómo los segundos no saben lo que es vivir sin hermanos, ser el único para los padres.

El tercer año nos lo pasamos angustiados porque no hablaba. Al cumplir los dos, nada. Ya contamos por ahí los periplos de médico en médico. Empezó la guardería y se soltó un poco. Debería haber sido el año de las rabietas (ese tercer año de C fue terrible) pero no. Es verdad que siempre ha sido muy llorón pero no de rabietas. Para cuando le tocó empezar el cole ya decía alguna cosilla pero muy pocas. Descubrimos su salida al sprint imposible de seguir y él descubrió su pasión por los coches. También comprobamos que tiene mucha habilidad con las manos, más que su hermana.

Este cuarto año ha sido el paso de bebé a niño. Creo que se han juntado varios factores que han hecho que evolucione en un año lo que debería haber hecho en dos. La profesora que tiene es más resuelta, ha dejado de tener una otitis tras otra así que oye bien y puede repetir los sonidos que oye. Yo estoy convencida de que el hecho de hablar pero, sobre todo, de oir bien ha influido mucho en su carácter. Ha pasado de ser un niño un poco retraído a ser mucho más desenvuelto, se ha convertido en un pícaro, hace bromas, sonríe más, se le ve más feliz. Es verdad que sigue siendo muy independiente y que no es tan hablador como su hermana. No lo será nunca, no es su carácter. Pero ha dado un cambio radical, yo creo que a mejor.

Sigue siendo habilidoso, aunque es un poco vaguete. Se rinde enseguida cuando ve que algo no le sale. Además se pone a llorar y a nosotros nos saca de quicio. Tal vez sea su carácter o tal vez que, aunque intentamos corregirnos, nosotros también nos rendimos antes y somos algo menos exigentes de lo que fuimos con C. Cada vez le gusta más pintar según ve que lo va haciendo bien. Todas las noches después del baño y antes de cenar coge un cuento. A mí me gusta mucho verle hacerlo. Y cuando C, que ya lo hace bastante bien, está leyendo en voz alta, él la imita como si estuviera leyendo también. Se pasan el día peleándose, quitándose las cosas, chinchándose y jugando juntos. Le encanta construir coches enormes con el lego y se le da muy bien. Le gustan los puzles y la plastilina. Le vuelve loco cualquier cosa de Cars. Le encantaría jugar al fútbol pero no conseguimos que chute el balón. Este verano estrenó su primera bici. Al principio iba como un loco, pero después de la primera caída le ha cogido miedo. Cuando hace algo bien y se lo decimos se pone muy contento. Es muy risueño, ya os he dicho que un poco pícaro, y le encantan las cosquillas. De vez en cuando se me acerca y mientras me abraza me dice ‘te quiero mucho’ y entonces yo me derrito. Otras veces frunce el ceño y grita ‘estoy enfadado’.

Pero lo que más me enternece de todo es que es igualito a ND. Mi madre dice que hasta físicamente, yo eso lo veo menos. Pero tienen un carácter muy parecido. Son más callados que nosotras y hasta les gustan los mismos sabores de helado. Ellos son de vainilla y de nata.

Lleva varios días que cuando aparece por la cocina, señalando al calendario dice ‘¿cuál es mi tarta?’ (tenemos un calendario personalizado con las fechas familiares). Hoy, hoy es tu tarta J. Hoy es tu cuarto cumpleaños y esta es tu tarta.

¡FELICIDADES J!

14 comentarios:

  1. A Rey que fue campeón de otitis le desaparecieron al dejar de darle leche de vaca. Por si acaso.

    Muchas felicidades!!! 4 años son ya palabras mayores...

    ResponderEliminar
  2. Gracias Diva, y por el consejo.

    A J ya se le han pasado. Bueno, es su punto débil, igual que el de C son las anginas. Lo que ya no tiene es una otitis tras otra, será que se ha ido inmunizando.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Felicidades!!, cuatro añazos ya, a partir de ahora te vas dando cuenta de que por momentos pierdes al bebé.
    Los mejores momentos es cuando juegan juntos y se ríen a carcajadas, en ese momento merecen la pena todos los malos ratos del mundo.
    Quiero foto de la tarta.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades a J...¿ ha habido caminito de chuches???

    ResponderEliminar
  5. Muchas felicidades a J!!

    Pasadlo muy bien y mátanos de envidia con las fotos de la tarta...

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la parte que me toca!

    Moli, no ha habido caminito de chuches. De hecho las chuches has sido prohibidas por orden del dentista... (menudo roto nos están haciendo en el bolsillo :-( )

    Esta mañana me ha pedido que le pusiera Cars 2 en español...

    ResponderEliminar
  7. Ay, yo también me angustio muchas veces porque mi hija acaba de cumplir ocho años y yo hay épocas de su vida que parece como si las tuviera completamente olvidades, que no me acuerdo de ellas... y me da una rabia

    ResponderEliminar
  8. mmm.. quizás yo en la universidad andaba realmente perdida la mayoría del tiempo, pero no recuerdo a ningún profesor maravilloso al que se pudiera preguntar sin miedo a demostrar tu ignorancia. Si recuerdo a los 2 de física de primero, uno diciendo "si alguien pregunta .... es que está en el NPI(Ni Puta idea)" y al otro respondiendo sonriente y amable "No" cuando alguien le pidió que explicara que eran las integrales volumétricas... Quién pregunta a partir de ahi?

    ResponderEliminar
  9. Ains. Ese comentario era del otro post, leches.

    ResponderEliminar
  10. En fin... felicidades para J y suerte con la tarta

    ResponderEliminar
  11. Aora empieza la edad más divertida de los niños, hasta más o menos los 7 u 8 años. O al menos eso me parece a mí. Felicidades.

    ResponderEliminar
  12. Felicidades con retraso, sorry!

    La tarta es una pa-sa-da. Annie es una artista!

    ResponderEliminar
  13. Gracias Aliena. No pasa nada, la celebración con sus amigos fue ayer así que muy a tiempo.

    Carmen, Tochi gracias también.

    Y Miguel, consuela mucho saber que a otros también les pasa.

    ResponderEliminar