El rinconcito de Tochi (IV): Los deberes

En general yo siempre defiendo a los profesores. Y en particular, la que tiene ahora mi hijo mayor (que tiene 5 años, recordad este dato) me cae bien. Es un poco sargento de hierro, cierto, pero también es cariñosa y entusiasta, se preocupa por los niños, se ríe con ellos, les canta, va a clases de inglés cuando sale de trabajar para mejorar su acento y mi hijo la adora… viva R!!!.

Sin embargo, este romance mutuo hace aguas desde noviembre, que empezaron a mandar deberes a los niños de las 2 clases de 3º de infantil. Y que conste que yo no tengo nada en contra de los deberes, ni siquiera para niños tan pequeños (tampoco pasaría nada porque no los pusieran, o no todos los días, la verdad, que tienen 5 años, pero bueno). El problema es que, no sé si en un rapto de japipandismo, para ahorrar papel o para ahorrarse trabajo, los deberes no los ponen ellas, no, somos los padres los que tenemos que ponerlos. Toooodos los días una página “o así”de “letras” y unas cuantas sumas y restas. Los martes y los jueves los niños llevan los deberes, y nos los devuelven corregidos.

Y parecerá fácil, pero no lo es, para nada. Primero porque decides tú cuántos deberes hace el niño, así que tú eres la mala, luego porque tienes tú que inventarte las frases que tengan los fonemas que han dado hasta ahora, y no más (busca 6 frases con m, l, s y t… toooodos los días) y luego porque son un poco, digámoslo finamente, ballstouchers: que si te has dejado una coma, que si no has puesto una tilde, que si las cifras de los números no sumen más de 10, que si ahora no pongas sílabas sino palabras, ahora frases, ahora ya no pongas frases, ahora haces dictados… y no se conforman con que tú te dejes los sesos pensando las P**** frases y el niño las copie, nooooo, te piden específicamente que estés a su chepa, supervisando lo que hace, pero a la vez el niño lo tiene que hacer solo, pero tú le tienes que corregir los errores en el momento, y vigila cómo coge el lápiz (que a mi casi me castigan sin merienda un día porque lo cogía mal), y que haga los giros que tiene que hacer con la letra redondilla, y ojito con la grafía de los números y … sus muertos en bicicleta!!!!

Vale que educación infantil no es neurobiología molecular, pero leches, el título y la experiencia lo tienes tú, yo no sé, ni quiero saber, qué nivel ni qué ritmo de trabajo tiene que tener el crío, yo no tengo por qué saber puntuar las frases ni poner tildes (y os aseguro que conozco padres de la clase de mi niño que ni saben poner tildes, ni ponen h al verbo haber jamás, y buscan las frases en internet) y sobre todo NO ME TOQUES LOS COJONES, soy ya muy mayor para que me regañen, carajo!. Y ya de paso, si tenéis alguna idea feliz tipo “este año en carnaval los niños van a ir de contenedor de basura” o “mañana nos traéis un árbol genealógico de vuestra familia con fotos”, podíais avisar con algo más un día de antelación? Es mucho pedir? Que si, que los niños son los más importante, pero yo tengo la mala costumbre de trabajar, hacer la compra, ir al médico con los niños, lavar la ropa, hacer la cena, tengo otro niño de 2 años, tengo padres, tengo reuniones, , tengo hasta amigos… puede que ese día en concreto no me dé tiempo a estar un rato “sentados con el niño haciendo una máscara veneciana para mañana”.

Ayer mandaron una nota con los niños, que hiciéramos el favor de prestar más atención a los deberes, que los niños tenían que estar en todo momento supervisados por un adulto (esto me toca las narices especialmente, leches, voy a tener que dejar de trabajar para hacer los deberes con mi hijo DE CINCO AÑOS????. Qué va a ser esto cuando tenga 12?), que cuidado con las comas y las tildes, que “ya podíamos” hacer sumas y restas en formato vertical (cuidado, sin llevar), que mejor que hiciéramos menos, pero “de calidad”… Por esas casualidades de la vida, tengo mañana tutoría con la profe y todavía no sé si tomarme una tila antes para no decir nada (que el terrorista empieza el cole en septiembre y más vale que nos llevemos bien con el colegio) o darme un chute de hormonas premenstruales y montarles el pollo que se merecen.

10 comentarios:

  1. Yo soy partidaria de los deberes...pero vaya, que a esta edad ni siquiera es obligatorio que aún se les enseñe a leer...

    Qué barbaridad.

    ResponderEliminar
  2. Sí que parece que hay una tendencia a poner deberes a los padres en vez de a los niños. Y por otra parte a mandar un montón de tareas. Yo no recuerdo que tuviera nunca muchos deberes, la verdad.

    ResponderEliminar
  3. Que barbaridad!!! Que morro!!! Pues no te queda nada....

    ResponderEliminar
  4. ¡Pero qué pesadez! Si quiere poner deberes, que los ponga ella, ¿no? Que para eso es la que tiene claro cuál es el ritmo que quiere que sigan y exactamente a qué se refiere con sumas y restas "de calidad".

    ResponderEliminar
  5. Esas "reprimendas" que te llegan a modo de nota con los niños suelen ser generales, las llevan todos los niños, pero las profes quieren llegar a ciertos padres, quienes, por lo que sea, habitualmente no hacen lo que se les ha pedido. Tú que cumples y "colaboras", como sabes lo que cuesta, te das por aludida y te coges un buen cabreo. Los que pasan de la profe y de los deberes no se ven reflejados, no se cabrean y por supuesto no cambian de actitud.
    Ah! Y me parece mucho morro que las tareas las tengais que poner en casa.

    ResponderEliminar
  6. Muy fuerte, ¿escuela pública, concertada o privada?.
    Reunión del A.M.P.A YA.

    ResponderEliminar
  7. La escuela es concertada, y al día siguiente de la nota se puso la profe a regañarme, literalmente, a la salida del cole, porque en lugar de ponerle al cría 12 + 13 le había puesto 123+132... Así que aproveché para comentarle que no me parecía bien la forma que tienen de "poner" deberes, y en la hora. Nos pasamos más de media hoa discutiendo para nada.

    No quiero ni pensar lo que va a ser esto en primaria...

    ResponderEliminar
  8. Yo optaría por la tila, que el niño va a estar muchos años en el colegio. Pero tengo que decirte que mi hija que también está en tercero de preescolar solamente trae tarea los fines de semana y sabe leer perfectamente y suma y resta sin problemas, vamos que no hace falta tanto....

    ResponderEliminar