Perdido en la gran empresa

Pues ya llevo un mes en el nuevo trabajo. He cobrado mi primera nómina y veo que mi jefe me tiene en estima y confía en mí. Por otro lado hago más horas de las estrictamente necesarias y tardo más en llegar y en volver por lo que estoy menos tiempo en casa. El lunes empecé la jornada de verano y veremos cómo se da el asunto.

Pero, vamos, de lo que quería hablaros es de algo que me ha sorprendido y que a Anniehall le da mucha risa y dice que parezco Paco Martínez Soria cuando hablo de la empresa. Tendrá razón, seguramente. Pero yo es que he pasado de una empresa, por llamarlo de alguna manera, en la que tenía que hacérmelo todo desde intalar el ordenador y la red hasta gestionarme los viajes o agenciarme bolígrafos en los congresos y exhibiciones del circo; a verme ahora en una empresa con nosecuantosmil empleados y en el que los programas tienen licencia (¿sabéis que la de AutoCAD va por horas de uso? Fascinante, ¿verdad?), hay quien te los instala, incluso el ordenador de repente te manda un mensaje de que tiene que actualizarse y que guardes las cosas que estás haciendo, hay quien se encarga de recordarte que tienes que hacer el parte, hay un departamento de ofertas que te revisa los documentos en inglés, otro donde puedes pedir un pilot o unos postit, uno de calidad, otro de prevención de riesgos que te manda correítos cada dos por tres y te informa de si ha habido algún accidente en alguna parte del orbe en la que trabajamos... en fin, cosas que a mí me sorprenden. Tenemos un sistema de chat, una especie de messenger corporativo que está integrado con el Outlook y que te permite saber quién está disponible o no para atenderte. Me han dicho que tengo que hacer cursos de ética en el trabajo en el que decirle a una compañera qué guapa has venido hoy o tocarle un hombro es un semáforo rojo. Tampoco es que sea yo mucho de piropear y tocar, pero así está el tema.

Por otro lado, creo que el servidor de internet de la empresa está en la India. Eso explicaría por un lado la lentitud de internet y por otro el que me aparezcan en la publicidad del correo personal anuncios de esos de buscar novia... india. Así día tras día me presentan a Kanika de 21 años y diseñadora que viven en UK, Khushboo que tiene 24 y es banquera en Nueva Dehli o Sheena que tiene 24 y es arquitecta en Canadá.

Todo eso me causa perplejidad, aunque lo que más perplejidad me causa es el tema de las news letters. En veinte días que llevo trabajando he recibido más de 30 news letters de España, de Europa, de todo el grupo... incluso una en la que sale una foto mía en el capitulo de nuevas incorporaciones. Además, todas de las cosas más variopintas: de qué contratos se han ganado, de quedar para comer con el director para hablar de la marcha de la empresa, de redes internas de capacidades para poner las cosas que sabes hacer tú o tu departamento, de cursos para formación y que una vez que los has hecho te mandan un certificado desde EE.UU. con créditos universitarios convalidables...

El viernes me llegó una que me ha dado bastante miedito. Es sobre no sé qué de branding y resulta que nos obligan a todos a mandar un logotipo que nos inspire y decir el porqué. Además tendremos una puesta en común dentro de un par de semanas con aperitivo incluido en un local fuera del trabajo y a la que es obligatorio ir. El objetivo es hacernos uña y carne con la empresa y, supongo, que hacer alguna ofrenda o sacrificio en loor del líder. Esto me da mucho miedito, la verdad, y creo que será objeto de otro post específico. Yo por si acaso ya he rellenado mi hojita y he puesto, mintiendo claro, qué es lo que me inspira de un logotipo. ¡Un logotipo, por Dios! ¿Es que nos hemos vuelto tontos?

Por cierto, que hay unos branding managers o algo así para proyectar la imagen del grupo hacia dentro y hacia afuera... Lo de proyectar la imagen del grupo hacia dentro me da cuqui.

Todo esto me desarbola, como el tener un número personal que tengo que introducir para poder recoger los documentos de la impresora, o las claves del ordenador que cambian cada tres meses, tienen que tener letras, números y mayúsculas y no pueden tener letras dobles. O la clave para el parte, que tiene que ser distinta a la del ordenador y también cambiarla cada tres meses, aunque en este caso no es case sensitive.

Así que sí, que soy un poco Paco Martínez Soria en la oficina no es para mí, o algo así. Ahora, que muchas modernidades, muchas gestiones y muchas tontás, pero la silla en la que me siento es de antes de la gran guerra y me está dejando el culo dolorito. Parece ser que las van a cambiar porque para más inri estamos de obra en la oficina.

Y bueno, pues que en este mes he hecho ofertas y documentos para Argentna, Brasil, Qatar, Arabia Saudí, Australia, Letonia y asoman por el horizonte Rusia y un proyecto para Colombia. Me va a tocar viajar, eso ya os lo aviso. Voy reservando la navaja y un queso que nunca se sabe lo que te puedes encontrar por ahí...

14 comentarios:

  1. Todavía te queda conocer al responsable de mandar las esquelas, que llega un momento que recibir un correo suyo da un cuqui mortal (valga la redundancia) y a ese señor invisible cuya única labor parece enviar otro correo para avisar que tenemos disponible tal o cual normativa.
    Poco a poco.

    ResponderEliminar
  2. Juas juás. Estuve en una de esas y, por mucho que se enfureciera el Country Manager, había dos actitudes que nos diferenciaban de otros países: no leíamos los correos corporativos (si había algo importante, ya se encargaba el CM de reenviar con un "Ojo, esto hay que leerlo", y ponía en negrita el párrafo a leer); y cuando venía un jefazo de fuera a darnos la charla, jamás aplaudimos al terminar. Un par de ejecutivos hacían una pregunta tonta en el turno correspondiente, y ¡a por los canapés!

    Nos salvaba que teníamos una de la tasas de productividad más altas (posiblemente debido a que no perdíamos tiempo con esos correos).

    ResponderEliminar
  3. y la bota de vino??

    Yo ahora mismo ando tan desesperada de los libros de colores que veo tu gran empresa absurda con envidia...

    ResponderEliminar
  4. Ostras....realmente parece una GRAN empresa (o lo disimula muy bién!!!). Yo trabajo para una grande....y no tenemos NADA de eso. Es el do it yourself. Está claro: no es oro todo lo que reluce. Entonces viene cuando no te sorprende de nada que grandes empresas facturen de desastre y se les cuele todo....lo comparas con la tuya...Para muestra, entré hace 14 años y, cuando pregunté por el correo electrónico, me miraron como a una marciana!!!!!
    Ya contarás más. De momento, tiene pintaza!!!!

    ResponderEliminar
  5. Te puedo dar un curso de viajes acelerado por un módico precio...
    Y de empresas chorras ni te cuento.
    Un consejo gratis: en todas las grandes empresas hay alguna persona que compra las pijadas: bolis, postit, papel para la fotocopiadora...No es del departamento de compras. Es de recepción o de administración. Tiene bastante libertad, y si te la camelas, de los catálogos que le mandan te puede comprar un soporte para el ordenador, una silla molona, un maletín Samsonite...
    Me lo ha dicho un amigo eh, que yo mi maletín Samsonite...bueno lo dejo.

    ResponderEliminar
  6. Espero no tener mucho trato con el de las esquelas :S

    NáN, yo supongo que las leo por la novedad, pero a este ritmo pronto dejaré de hacerlo.

    Molinos, es verdad, la bota! La verdad es que yo soy un desastre bebiendo de la bota.

    Gracias, Xeia.

    Gonzalo, apunto los consejos. Creo que las sillas nos las cambian en las obras que están haciendo, pero es cierto que hay gente que es mejor tener de tu lado.

    ResponderEliminar
  7. ¿No me digas que tu también tienes Lync? ¡que bonita inutilidad!

    Una cosa te voy a decir:yo cuando necesito un bolígrafo, tengo que hacer un pedido de SAP, y buscar una OT para cargar el coste :'(

    ResponderEliminar
  8. Sí, Hermano E. La utilidad que le veo es para chatear con unos compañeros del Circo que están en UK. De momento, para pedir un boli solo tengo que pasarme por allí y pedirlo. Eso sí, me lo apuntan...

    ResponderEliminar
  9. Esas empresas en las que se necesita un gps para orientarse en la organización...

    ResponderEliminar
  10. Bienvenido al Lync y sus colores de semáforo. El que más gracia hace es el de no molestar.. Mi empresa empezó siendo pequeña pero ahora ya estamos como la tuya.

    ResponderEliminar
  11. Y tú que lo digas, Carmen...

    Peter, a mí lo que me fascina y aterra es cuando pone fulanito está ausente porque lleva X minutos sin usar el ordenador...

    ResponderEliminar
  12. Yo creo que ya se me está quedando cara de salmón... como decía mi tio el libanés "hay personas que como los salmones solo saben vivir en aguas revueltas y si les metes en aguas tranquilas se mueren a los dos dias", (tendré que hacer un post sobre esa teoría) tras trece años en el que cada mañana es una sorpresa sin igual, creo que ya no podría vivir en una ordenada como la tuya actual.

    Me alegro un montoooooooon de tu nuevo asentamiento laboral.

    ResponderEliminar
  13. A todo se acostumbra uno, Consu's. Yo vivía en la incertidumbre y ahora mucho más tranquilo. Creo que es mejor así.

    ResponderEliminar
  14. Cabronazo!!! Tienes jornada continua en verano!!!

    ResponderEliminar