Piensa mal y acertarás...

Piensa mal y accertarás siempre me ha parecido de los dichos más terribles que hay. Es la esencia de España. Vete preparado porque te la van a colar, si ese triunfa será porque hace algo ilegal. Si a alguien le va bien en la vida será porque ha hecho algún trapicheo. Nadie juega limpio... Es terrible.

No sé si hay dichos similares en otros países, pero me atrevo a suponer que no somos únicos, aunque creo que cuanto más libre y abierta es una sociedad, también hay más confianza en el prójimo. La sociedad, los negocios, la vida en común funciona mejor cuando crees que el otro, por lo general, no va a jugártela. Eso está bastante claro, creo yo.

España es un país terrible en ese aspecto. Y lo más terrible no es el dicho, sino los hechos que están detrás de él. Muchas veces es cierto. Muchas veces tienes que pensar lo peor. Si no de todas las personas, sí de algunas.

Toda esta diatriba que me ha salido tiene un por qué, aunque es un por qué algo doloroso y que me gustaría que no hubiera sucedido, pero a lo hecho, pecho (qué de de frases hechas me está quedando esto...).

El caso es que en el circo las cosas no van bien. Ahora, después de prácticamente cargarse nuestro departamento, han empezado con el otro. Se veía venir. Al menos nosotros lo veíamos venir, aunque no todos los del otro departamento lo tenían claro. Había algunos que pensaban que lo nuestro era por nuestras razones específicas y que a ellos les iría mucho mejor.

Bueno, pues no. Me da mucha pena. De momento parece que van a renunciar a su paga extra de navidades, aunque, si es cierto el estado de cuentas que utilizaron para justificar nuestro despido, no se pararán ahí. Este es solo el primer paso. Paso al que nosotros nos negamos, hay que decir, cuando nos dijeron que nos bajáramos el sueldo un 25%.

En fin, que así está la situación, malamente. Supongo que la estrategia es ir apretando las clavijas para que la gente se vaya yendo, soltar lastre, que al final es lo que somos cuando los señores no pueden llevarse sus complementos a cargo de quién trabaja, no sé si esto ya lo he explicado, pero yo tenía que ganar el sueldo de tres personas: el mío propio, el de los malabaristas y el del personal administrativo del circo que no saben ni la programación por la que se les paga. Así es difícil ser rentable, claro.

Pero tampoco es de esto de lo que quería hablar. Queria hablar de que mi nombre ha salido en todo este berenjenal para ponerme a parir. Resulta que corre el rumor, o lo hacen correr personas concretas, de que yo estaba conchabado con el Malabarista para forzar mi despido y llevármelo crudo. He sido una mala persona que he maniobrado maquiavélicamente a espaldas de esta gente tan estupenda y no se merecían esta afrenta por mi parte.

El caso es que me ha sentado mal, claro. Según parece lo que tendría que haber hecho es no demandar por mi despido, supongo que devolver el dinero que ya me han dado y aparecer en la puerta del circo vestido con un saco y echándome ceniza en la cabeza, golpeándome el pecho diciendo "por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa...". Soy malo y en vez de asumir ese papel, voy y encuentro trabajo a los dos días de que me echen...

Por otro lado también estará el Malabarista intrigando y diciendo, como dice de todos los que nos hemos ido, que es él el que nos ha encontrado trabajo a todos. Que todos tenemos trabajo gracias a él. No sé si os he comentado que el Malabarista está un poco mal de la cabeza y ya no tiene solución. Por ejemplo, cuando le dije que había encontrado un trabajo, me dijo que ya lo sabía (cosa imposible porque mi amigo J de mi nuevo trabajo y del anterior, me comentó que mi actual jefe le dijo unos días después que se le había olvidado llamar al Malabarista para decirle lo mío y que a lo mejor se enfadaba) y me dijo que sabía lo que iba a ganar y mis beneficios sociales. Yo le dije que ya sabía más que yo y de momento no tengo ningún beneficio social y no tendré casi ninguno hasta que lleve allí más de cuatro años desde que me hagan indefinido. Así que sí, el Malabarista tiene una capacidad prospectiva bastante grande.

Con todo, esto ―el que el malabarista fuera alardeando― entraba dentro de lo previsto. Lo que no entraba, o al menos no para mí, es que gente a la que yo tenía por sensata se haya tragado esas bolas después de estar prevenido al respecto o, en el caso de que no se las hayan tragado, las utilicen para hacerme quedar mal. Tampoco me importa especialmente. Quien me conoce sabe lo mal que lo he pasado los últimos cuatro meses que he pasado en el circo. Las noches sin dormir por la preocupación. La angustia que se te agarra y hace que te lata el corazón deprisa cuando menos te lo esperas.

También tengo que agradecerle a @TontoLapidas que saliera a desmentir esos rumores sobre mí. Eso es un amigo y yo se lo agradezco sinceramente. Y me da pena por la gente que queda que sigue pensando que están así de mal por pagarnos a los vagos del otro departamento que los hemos llevado a la ruina. Espero que se quiten las orejeras antes de que se las quiten de golpe y se den cuenta de quienes son las sanguijuelas que chupan sin hacer nada.

Y, al final, lo que me queda es esa amarga impresión de que en España el piensa mal y acertarás sigue estando muy vigente. Demasiado, diría yo. Una pena que un dicho tan terrible siga siendo cierto.

10 comentarios:

  1. Pasa página, pero rápido, olvida el circo cuanto antes.

    ResponderEliminar
  2. Y sobre todo, cierra las orejas a todas esas noticias que lo único que hacen es dejar mal cuerpo.

    ResponderEliminar
  3. Pos eso. A palabras necias.....oídos sordos....

    ResponderEliminar
  4. Lo que te han dicho... si quieres, te dejo mis oídos un rato xD. Pero que vaya, lo que hablen no se puede controlar y en realidad... no debe importarte ya. Es triste, pero es así.

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo con Biónica, no puedes controlar lo que vayan diciendo sobre ti. Sí está bien lo de agradecer a quien se molesta en decir la verdad, especialmente en un ambiente tan maleado, con el barco con el agua entrando de compartimento en compartimento, y que parece que se hunde.

    Sobre el malabarista, el porcentaje de tarados en puestos con poder es muy elevado; total que sólo es uno más de tantos tarados que son jefes, y sus intrigas ya ni te van ni te vienen.

    ResponderEliminar
  6. Tenéis todos razón. No debería molestarme, pero tampoco me sienta bien. Poco pueden hacer ahora más que ladrar, pero no veo el beneficio que pueden sacar de malmeter.

    ResponderEliminar
  7. El malabarista tiene "capacidad prospectiva"??? jajaja, sólo un ingeniero lo diría así. Y ya en serio: sí, desgraciadamente, piensa mal y acertarás es un lema muy eficiente para el día a día. Y con tu situación, lo más inteligente es hacer los oídos sordos que te recomiendan todos tus comentaristas anteriores. Rayarse a estas alturas no te aportará nada bueno.

    ResponderEliminar
  8. Yo entiendo que te siente mal, me parece normal. Otra cosa es que lo merezcan, pero eso no lo puedes controlar. El tempo lo cura todo, y un clavo saca a otro clavo ( por seguir con refranes).

    Trata de olvidarte de ellos cuanto antes.

    ResponderEliminar
  9. Hombre, lo que hiciste en el circo fue muy feo. Pero mucho peor fue cuando nos mandaste el diluvio universal sin avisar. Ah, y lo de las plagas de Egipto, que no levantan cabeza desde entonces.

    "Piensa mal y acertarás" está detrás de la auténtica ideología común de la patria: "La culpa es siempre de otro. ¿De quién? Yo qué sé, de este mismo que ya no está para defenderse"

    ResponderEliminar
  10. Por supuesto, Speedy. La prospectiva es muy importante y para nada ingenieril!

    Carmen, también podía decir ojos que no ven, corazón que no siente... pero, aunque es cierto que ya no estoy allí, eso no quita que me fastidie.

    Hombre Revenido, mira que estoy pensando en mandar otras plagas a la Universidad...

    ResponderEliminar