Elogio a Canal Cocina

Aprovechando que tengo el cerebro medio garrapiñado de comer turrón, roscón, mantecados y bien acompañado de carnes (todavía me relamo del cordero que hizo hace tres días mi suegra...), pescados, sopas. mariscos, etc. Además de sobras recalentadas y todo regado con gintónics caseros (así culaquiera tiene ganas de ponerse a escribir tonterías) voy a escribir un poco de una pasión que compartimos Anniehall y yo.: El Canal Cocina. En primer lugar hay que decir que en casa no tenemos televisión de pago, así que lo vemos en casa de mis suegros en Santander.

Lo vemos cuando podemos, eso es verdad, porque cuando hemos venido mi suegro se había hecho su lista de favoritos y no lo encontrábamos, pero ya nos ha dicho donde se encuentra (aunque no lo ha añadido a la lista de favoritos). Yo podría estarlo viendo todo el día. Esta mañana que estoy más o menos solo en casa (mi cuñado está malo, mis suegros están con los niños en el museo oceanográfico y Annie y mi concuñada están de compras).

He visto hacer callos con garbanzos con conservas. He visto una marmita de salmón, una tarta de calabaza. profiteroles con salsa de frutos rojos y lima y ahora dentro de un rato vendrá Abraham García a hacer algo de caza. Tampoco es que esté con el boli y la hoja apuntando, simplemente cojo ideas y disfruto. Me encanta ver cocinar. También me encanta cocinar.

Me encantan esas cocinas enormes, me gusta verlos a todos impolutos, la destreza con el cuchillo, la facilidad con la que hacen las cosas, me encanta que sean programas de media hora y vayan cambiando de receta a recete, de postres a guisos, de productos de caza a recetas con el microondas. Es una pena que la televisión no tenga olores. O a lo mejor no, porque estaría salivando cosa mala.

Durante nuestra cotidianeidad madrileña vemos todas las noches a Arguiñano, los niños lo exigen, piden que pongamos al cocinero. La verdad es que luego innovamos poco en la cocina, pero nos gusta mucho. Una pena que entre tanto canal absurdo y repetitivo de la TDT no haya sitio para un canal como este, uno que yo vería.



Que ustedes lo aprovechen, yo ya lo hago.

7 comentarios:

  1. No sé cómo os podéis concentrar cuando veis programas de cocina: yo es que veo al cocinero cortar con esa facilidad, todo tan limpio, los cacharros del tamaño perfecto... me pongo a pensar cómo se diferencia eso de mi cocina y me pierdo la mitad de la receta. Siempre me pasa igual!XDDDDDDD

    ResponderEliminar
  2. Yo lo envidio, Speedygirl, pero así en general, no mientras está haciendo la receta, aunque ya te digo que normalmente no pillo más que alguna idea. También tenemos dos libros de recetas del canal cocina, eso no lo había dicho.

    ResponderEliminar
  3. También es uno de mis canales favoritos, el del huevo frito dice mi pariente.

    ResponderEliminar
  4. A mí me encanta cocinar, pero lo de los canales de cocina, pse, pse. Por cierto tendré que demostrarlo más pronto que tarde, a ver si se pasan estas fiestas y os preparo algo ;)

    ResponderEliminar
  5. A mi solo me gusta Arguiñano por lo limpio, los demás me ponen nerviosa.A mi churumbel se lo imponen los abuelos cuando está con ellos y le encanta(el"summum" fue cuando se sacó a sí mismo de "caganer").

    ResponderEliminar
  6. Juanjo, yo siempre estoy dispuesto a una demostración culinaria.

    Peque, los niños también lo dicen riéndose.

    Pseudosocióloga, a mí también me gusta Arguiñano y lo limpio y fácil que lo hace todo, lo que no aguanto son sus chistes.

    ResponderEliminar