On the road again

Ya llevaba yo mucho tiempo sin abandonar nuestras fronteras y me toca hacerlo la siguiente semana. Me tengo que ir durante cuatro días (de lunes a jueves) a Dresde. Esta vez creí que no me tocaba, pero al final (como casi siempre) me ha tocado. Al menos me acompaña mi sidekick italiano. Ya he dicho que viajar solo es un asco. Lo peor de todo es cenar solo, eso es horrible.

Mi jefe me había dicho que iría él y lo dijo como pidiendo perdón. Yo le dije que encantado de que fuera él, que no me importaba quedarme. A lo mejor se me notó mucho la alegría y al final el que voy soy yo.

Esta vez queríamos ver la Gläserne Manufaktur que llevo tiempo queriendo visitar y no hay manera. Ni siquiera esta vez que voy a estar cuatro días puedo verla. Supongo que los blogueros ingenieros (supongo que más ingenieros que ingenieras) os habréis puesto a salivar si habéis pulsado el enlace. Para los que no lo sepáis, es la fábrica del volkswagen phaeton y se puede visitar, de hecho es como un museo transparente en el que vas viendo como trabajan y van montando los coches. Incluso, si te compras un phaeton te invitan a que vayas a ver como se ensambla y te lo puedes llevar puesto.

He cruzado varios e-mails para ver si era posible ir y no lo es. No hay en mi apretada agenda ningún hueco que me permita ir. El chiringuito está montado para turistas y parece ser que el turismo a partir de las cuatro - cinco de la tarde está muy mal visto en esos sitios. La próxima vez intentaremos llegar pronto, pero al no haber vuelo directo, es muy dificil.

La verdad es que es una reunión más política, de networking, que de trabajo, así que habrá cenas suntuosas, visitas culturales y cosas de esas. Siempre es más agradable que estar delante del ordenador, pero corres el riesgo de olvidar que es trabajo.

Ya os he dicho muchas veces que Dresde es una ciudad muy bonita. Es la cuarta o quinta vez que voy en el último año y he visto en las previsiones que hará frío. Eso es un problema porque vuelo con mi equipaje de mano y si lo tengo que cargar con mucha ropa, el traje se me arruga y viajar con el traje puesto también es un lío, aunque creo que es lo que haré. A lo mejor no llevo traje, ya veremos.

Tengo que acordarme de imprimir los billetes y el bono del hotel y llevármelos mañana porque el lunes no paso por el trabajo. Hago escala en el aeropuerto de Düsseldorf que es uno de los que más me gustan de los que he estado, es amplísimo y muy luminoso, da gusto transbordar en él, todo lo contrario que el de Frankfurt, que no me gusta nada. Ese me lo reservo para la vuelta.

Me llevaré el kindle (ahora que además le he metido juegos) y aprovecharé para leer y pasear a orillas del Elba (nunca creí en mi vida que escribiría algo así, así que tengo que aprovechar y ponerlo).

En fin, os echaré de menos la próxima semana porque no creo que me lleve ordenador, aunque a lo mejor hago un esfuerzo y lo meto en la maleta y me doy una vuelta por el ciberespacio mientras estoy en mis interesantes reuniones. Ya he aprendido a decir en alemán Ein grosses Bier, bitte! (solo por si acaso)

21 comentarios:

  1. No sé alemán, pero me da la sensación de que la frase tiene algo que ver con la cerveza, ¿no?. Pues nada, que te lo pases muy bien (me da la sensación de que, aunque sea viaje de trabajo, lo vas a hacer XD).

    ResponderEliminar
  2. Sí, doctora, quiere decir una cerveza grande, por favor.

    Ya que tengo que estar, intentaré pasrlo lo mejor posible.

    ResponderEliminar
  3. Pues que no te quepa duda de que si hiciéramos ese viaje juntos como colegas y tú hubieras conseguido tiempo para entrar el Phaeton ese, yo te esperaría en el bar de enfrente tomando grosen de esas con innumerables salchichas con pan de centeno, el bigote todo manchado de mostaza y partes minúsculas de cerveza sobre el barrigón.

    Será que no está hecha la miel de la tecnología para la boca del asno.

    ResponderEliminar
  4. Si ya te digo que eso es deformación de ingeniero (y especialmente masculino). Que no tenemos remedio.

    De todas formas, a la salida me reengancharía sin ningún problema.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, es trabajo pero ya que uno va no está incluido por obligación el sufrimiento, pásalo bien.

    Dos cosas: Primera, un papel dice que soy ingeniero pero a mí los coches plin. Segunda, ¿qué es eso de que le has metido juegos al kindle? si puedo ponerle un ajedrez me caso con él!!!!

    ResponderEliminar
  6. Lo de los juegos es un poco trampeando, porque solo están disponibles para estadounidenses, pero es que yo tengo un acento de Wisconsin que quita el hipo.

    No he mirado si hay alguna aplicación de ajedrez, la verdad, pero es posible.

    ResponderEliminar
  7. Menuda sandez eso del networking. Hace poco mw dieron un curso de networking y vamos, para echarse a temblar...

    ResponderEliminar
  8. Si te cuento mi plan para los proximos meses...ya te enteraras, ya...

    ResponderEliminar
  9. Pues a mi me encanta ver fabricas de lo que sea y eso que estudie letras con griego (Como hizo jena).

    La gran disyuntiva del traje, ya se me había olvidado. Al final sin duda, recurrir a que te lo planchen en el hotel y viajar cómodo, para mi se convirtieron en los euros mejor empleados de los viajes.

    ResponderEliminar
  10. Señor Neri, en el mundo actual se hacen más negocios o se entablan relaciones profesionales en los cafés de los congresos o de los talleres de trabajo. Puede parecer una tontería, pero no somos seres totalmente racionales y el hecho de ir hablando y conociéndose es importante para ver de quién y de quién no puedes fiarte.

    ResponderEliminar
  11. Pues ya contarás, Gonzalo. De todas formas la palma se la lleva Pseudosocióloga que no para quieta.

    Apunto tu sugerencia Consu's. Normalmente mis viajes son de uno o dos días con lo que con el traje alijero mucho la maleta, pero para más días el traje es un incordio. Las camisas las cuelgo en la ducha e inundo el cuarto de baño de vapor, mano de santo.

    ResponderEliminar
  12. Por alusiones, desde Nueva York comento:yo en Dresde solo estuve antes de la caida del muro y me impresionó, pero fue por su estilo de vida.¿Pasear a orillas del Elba?....me descojono, o cambia mucho la meteo o vas a pasear lo que yo te diga.
    ¿Qué me dices de un porta-trajes-maleta?Y si no, lo cuelgas al llegar al hotel, en el baño y te das una ducha con agua hirviendo(larga porque estarás helado)y las arrugas se minimizarán con el vaho.(chico de la consu:....me da a mí que ésta pareja es un poco de la Virgen del puño, así que ahorrando)
    Yo no soy ingeniera pero si te acompañaría a la cadena de montaje(que los alemanes para los horarios de trabajo son muy suyos, y dónde dice ocho horas de jornada laboral son ocho).

    ResponderEliminar
  13. Pseudosocióloga, es que no paras!!

    He visto el tiempo y va a hacer bastante bueno (sólo va a helar un día y por la noche). Respecto a antes de la caída del muro son bastante reacios a hablar de ello.

    Tengo un porta trajes que me regaló mi señora esposa, pero creo que me lo arruga más que la maleta.

    Lo del vapor de agua ya lo he puesto yo, es lo que hago.

    No me considero yo especialmente tacaño, bueno, ni especialmente ni nada, pero a lo mejor lo soy.

    ResponderEliminar
  14. De la alemania del este solo conozco erfurt,que fui de curro, que me pareció una ciudad preciosa (el centro, ya que las afueras parecían mamotretos de edificios de una peli de la KGB) y es verdad que era como mentarles la bicha. De todas maneras cuando hablamos de la peli The reader (winslet pufffff) ya comentamos que los alemanes tienen algunos conflictos internos y genracionales mal digeridos... (eso no significa que los nuestros los hayamos digerido precisamente bien).
    No recuerdo si lo comentamos aqui o en casa molinos. Si no la habeis visto pillaros la peli que por una vez me gustó más que el libro.

    ResponderEliminar
  15. Bueno, es que es lógico que tengan problemas con su pasado. Han sido los malos y después de la guerra se tapó todo bajo un manto de silencio. Además en Alemania del Este tienen el doble pecado nazi y comunista. Tienen muy pocos referentes de los que echar mano para poder sentirse orgullosos de su país y de su historia reciente.

    Creo que ya lo comenté, pero en el libro de Zweig habla de su colaboración con Strauss en una ópera que se estrenó en Dresde y que duró dos días en cartel porque Zweig era judío.

    Dresde tiene una parte antigua muy bonita a ambos lados del río, una zona muy moderna con edificios futuristas y otra, la más abundante, con moles de hormigón y fábricas. El centro y el valle, en el que hay muchos viñedos, fue patrimonio de la humanidad, aunque se lo quitaron por hacer un puente sobre el Elba.

    ResponderEliminar
  16. Buen viaje y, por favor, llévate el Kindle-sorpresa o lo que sea, pero escribe alguna entrada desde allí. Será buenísima, seguro.

    ResponderEliminar
  17. Pues gracias, Pater Familias. Sí que me llevaré el Kindle sorpresa, pero escribir un post va a ser demasiado complicado teniendo en cuenta que no tiene tildes, además necesito una wifi para conectarme, a lo mejor desde el Starbucks lo consigo...

    ResponderEliminar
  18. Viajar acompañado es lo mejor, si la compañía es buena. Qué es un sidekick?

    Juegos en el kindle?? Mmmm.

    Annie, ND, os debo un par de g&t, no se me ha olvidado. A partir del 15-feb estaré por Madrid y tendremos ocasión.

    ResponderEliminar
  19. Sidekick es el compañero del superhéroe, el Robin de Batman.

    De los juegos del kindle que te hable Anniehall mejor.

    Lo de los gintónics es la excusa para vernos, de hecho tengo en casa una botella de Maguellan que me regalaron mis cuñados de Reyes.

    ResponderEliminar
  20. Juanjo:

    http://www.amazon.com/Kindle-games-Solitaire-Sudoku-ebook/dp/B004E3XTMU/ref=sr_1_1?ie=UTF8&m=A317O7WZ1CN6AQ&s=digital-text&qid=1295336408&sr=1-1

    Contiene un ajedrez.

    ResponderEliminar