Ópera & Brunch

Este domingo disfruté del regalo de reyes que me había hecho Anniehall y que era un brunch en el hotel Palace de Madrid. Para tan magno evento me puse incluso camisa y saqué el abrigo bueno del perchero porque, aunque Annie preguntó si había algún tipo de código de vestir y le dijeron que no, no me parecía adecuado ir con camiseta de manga corta. Luego sí que había gente en camiseta, y de hecho no eran los peor vestidos.

El sitio es espectacular como podéis ver en la foto. Además debieron vernos muy necesitados y nos pusieron justo al lado del buffet, como si nos conocieran. Para colmo de cosas había además un evento con pase de modelos incluido. Eso quiere decir que había famosillos y eso. Annie es la que podría informaros al respecto con más exactitud. Me decía 'esa de ahí es fulanita, que sale en la tele', 'esa es fulanita de tal que sale en las revistas'. En fin, intentó algo de pedagogía, pero creo que con escaso resultado. Había también un tenor y una soprano que de vez en cuando entonaban arias acompañados al piano. También estuvo muy bien, aunque he de decir que era mejor el tenor que la soprano, dicho desde mi escaso entender.

Tuve un ataque de lo que podría denominarse 'sensación de pobre' o algo así. Al verme delante de esa cantidad de comida tan exquisita y tan variada tuve cierta congoja porque no iba a poder probarlo todo. Para que os hagáis una idea copio de la página del Palace la descripción: "En el Palace ya lo hemos adaptado (el brunch) a nuestros gustos hispanos por lo que comienza algo más tarde y además incluye jamón ibérico. El resultado gastronómico de brunch en el Palace se materializa en más de medio centenar de platos con una mezcla muy equilibrada entre alimentos salados y dulces para los más golosos. Abundan los platos elaborados en miniaturas para tomar de un bocado, todo tipo de embutidos y quesos; nacionales e internacionales, ensaladas, carnes, pescados, mariscos, frutas frescas y gran variedad de panes".

Había cigalas de medio metro, gambones partidos a la mitad, langostinos, pinzas de bogavantes peladas, jamón, lomo, quesos, solomillo, merluza, un montón de tapas (o tapitas) de las cosas más variadas y, por supuesto, había postres. No he probado en mi vida una nata más rica que la que tenían ahí. Un cuenco lleno hasta arriba que daba alegría mirarlo. Me tomé un platazo de fresas con nata que se me caían los lagrimones mientras me lo comía. ¡Qué rico!

Terminé con angustia porque estaba como una bola, pero quería comer más. Pensaba en haberme traido un tupper para llenarlo de nata y unos papeles albal para echar un poquito de lomo y jamón. Es lo que tiene no estar acostumbrado a estas cosas. Al que vaya todos los días le dará un poco igual. Si no es hoy, ya lo probaré mañana. Pero las probabilidades de que yo vuelva a verme en una así son bastante escasas.

Después dimos un paseo por el centro de Madrid, fuimos a cambiar un libro que le regalé a mi madre al que le faltaban varias páginas. Anniehall se compró una Regenta y yo, Todo Fluye.

Ha sido un fin de semana muy bueno. Dejamos a los niños con mis padres y pudimos ir el sábado al cine. Vimos 'El Discurso del Rey' que nos gustó bastante, cenamos muy bien y nos tomamos un gintónic cerca del Retiro (nuestro antiguo barrio). No sé cuanto hacía que no me tomaba una copa en un bar de Madrid con Annie, pero estoy hablando de años.

Muchas gracias, Anniehall, por un fin de semana tan bueno y por ser tan tan tan buena conmigo. Todos vosotros sabéis que no me la merezco, pero intento que su vida a mi lado sea tan feliz como la mía al suyo. Sé que no lo conseguiré, pero lo intento.

22 comentarios:

  1. ¡A mí me pasa lo mismo! Antes, como viajaba tanto por trabajo y me llevaban a hoteles chupis, estaba más acostumbrada, pero ahora me ocurre lo mis mo que a tí. Me alegro de que hayáis disfrutado el fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Y así me lo pagas? Con un final añusgante para que mis compañeros me miren como si estuviera loca.

    Desde luego...

    Hombre, lo bueno de tu regalo es que también era para mí.

    ResponderEliminar
  3. El consuelo, doctora, es que había bastantes como nosotros. A nuestro lado había uno que se metió tres platos de gambones como si no hubiera mañana.

    Annie, es cierto que tú venías en el lote, pero es que si no, no sería un regalo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Planazo!
    ¡Pero hombre (y mujer)! Hay que recuperar la tradición de tomar copas juntos y, además, solos: en esto no cuentan las tomadas con amigos. Os felicito.

    Del evento, me ha interesado mucho el zapato de tacón en el caborro. Atrae a los fetichistas sin que ella tenga que sufrir problemas en los huesos de los pies por calzarse sobre tamaña altura. Una buena propuesta.

    ResponderEliminar
  5. De lo del evento no tenía ni idea, la verdad, me pilló de sorpresa.

    ResponderEliminar
  6. Sí, NáN, está bien salir los dos solos. Normalmente lo hacemos cuando vamos a casa de nuestros padres, pero en Madrid tenemos más difícil el buscar canguros para que se queden con los niños.

    Respecto al pase de modelos, había cada cosa de una fealdad indescriptible, pero sobre todo en las que o lo organizabao o estaban invitadas, pero de eso podría hablar mejor Annie.

    ResponderEliminar
  7. Hace más de veinte años, cuando todavía trabajaba en Barcelona, el hotel de desplazados al foro era el Palace, así que la bóveda la llegué a aburrir, no así los bares de los alrededores.
    Sobre los buffets no tengo comentarios, me da igual la calidad, yo es oir la palabra "Buffet" y me da ictericia.
    Lo que si me da envidia es lo de planazo pareja sin niños, de copas por la capital del reino.

    ResponderEliminar
  8. Qué canalla y encima a mí me ha pillado este post sin desayunar...

    ResponderEliminar
  9. Para nosotros fue especial. El ir al Palace no entra dentro de nuestra rutina, pseudosocióloga, pero todo en su justa medida. Supongo que si todos los días comiera eso, me aburriría.

    Tampoco te creas que salimos a quemar Madrid... cenamos y nos tomamos una copa (eso sí, bastante cargada)

    ResponderEliminar
  10. Sr. Neri, qué hace sin desayunar a las 12 de la mañana? Le explotan en el trabajo?

    ResponderEliminar
  11. Que guay!!! y que envidia...de todo, de fin de semana, de brunch en el Palace, de haber ido al cine, de la copa, del paseo y sobre todo, de que lo hayáis echo en compañia...y buena!!!

    ResponderEliminar
  12. Si a mí me hicieran semejante regalazo, me pasaría igual. Querría probarlo todo, porque cuándo me vería en otra. Si cualquier brunch de chichinabo cuesta mínimo 20 euros, no quiero ni pensar lo que debe valer el del Palace.

    ResponderEliminar
  13. Pues sí, Pilar, ha estado muy bien. Ha sido un fin de semana muy bueno, distinto.

    Teresa, del precio no hablamos porque era un regalo, pero tuvo que ser bastante caro.

    ResponderEliminar
  14. Pues sí, Pilar, muy buena. Y bienvenida, gracias por venir.

    Teresa, es un dispendio pero no desorbitado (o eso me parece a mí). Aún así te dan ganas de pedir papel de aluminio y llevarte cosas para cenar

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado lo del complejo de pobre... Y el detalle de incluirse una misma en el regalo revela una inteligencia superior. Me lo apunto.

    ResponderEliminar
  16. A ver, que yo no me incluí pero regalar un bono de esos solo para uno que da muy triste. Yo le regalé dos bonos y él eligió la compañía. Lo que denota una inteligencia superior es que me eligiera a mí :)

    ResponderEliminar
  17. hoy, cuando he contado en el trabajo lo del brunch ne han dicho que al tener dos invitaciones disponibles debería haberles invitado a ello porque así hubieran maximizado la inversión porque hubieran comido mucho más. Eso, seguramente es cierto porque vivo rodeado de gente que come como limas, pero no me han llegado a convencer. Nos lo pasamos muy bien y fue un regalo estupendo. Está claro que si los del Palace lo ofrecen es porque salen ganando.

    ResponderEliminar
  18. A mí me ha sonado genial cuando me lo ha contado en el café, pero como en Alcorcón no sabemos que narices es un brunch (seguro que tiene una traducción estupenda) no he podido hacerme a la idea de la magnitud del evento.

    Efectivamente, no te la mereces :P

    ResponderEliminar
  19. Tú que nos conoces sabes que se merece algo mejor :P :P

    ResponderEliminar
  20. Este año han caído regalos de comer, eh? Con lo que me gustan a mí ese tipo de presentes!! Y cómo estaba envuelto? ;)
    Llevo tiempo querer a algún brunch, pero como que no se tercia... desde luego como plan me ha encantado vuestro fin de semana!
    Y me hace mucha gracia vuestros comentarios mútuos.
    un saludo,

    ResponderEliminar
  21. Efectivamente, Gonzalo, fue un regalazo.

    Meloenvuelves, es verdad que estos reyes han traído muchos restaurantes, y la verdad es que está muy bien. Son sitios a los que no sueles ir y hacen que sea una ocasión especial que se te queda grabada en la memoria.

    ResponderEliminar