Enrrosconado

Creí que nunca en mi vida lo diría, pero estoy enrrosconado, me he saturado de roscón de reyes, no me cabe más. El roscón me encanta y, además, como es una de esas especialidades pasteleras, como los buñuelos, que solo se comen en una época del año, parece que se le puede hacer hueco fácilmente. Pero ya estoy saturado. Ahora veo un roscón y me da pereza.

Además otros años me lo hacía acompañar con chocolate calentito. Esa combinación es maravillosa. Roscón más chocolate es un caballo ganador, pero este año me ha superado. Ni chocolate, ni roscón. Tendré que hacérmelo mirar. No os creáis que no tengo hambre, que estoy desganado ni nada así. Os digo que he sustituido el trozo de roscón para desayunar por un sobao tamaño familiar, de esos que parece que si se te cae y te da en el pie te deja cojo. Así que ya véis que no paso penurias alimentarias.

Ayer, sin ir más lejos, nos fuimos a cenar a un restaurante italiano aquí cerca y se olvidaron de traernos una de las dos pizzas que habíamos pedido y a pesar de ya estar ya bien alimentados esperamos a que nos la trajeran y nos la ventilamos en un pispás.

Vamos a utilizar la caja regalo que nos regaló mi hermano para ir a un reataurante, hemos elegido este. Así que el apetito no lo hemos perdido. Espero que sea algo pasajero y que el próximo año vuelva a atacar con fuerza al roscón. Supongo que también tiene que ver con que cada año los roscones están antes en las tiendas. En Madrid, incluso, hay una cosa (que yo creo que es inventada de hace poco, pero puede que tenga una tradición milenaria) que es la corona de la Almudena que es un roscón que hacen en noviembre para festejar a la patrona, tiene como gran virtud el que no tiene fruta escarchada por encima. Conozco a muy poca gente a la que le guste la fruta escarchada y año tras año deben terminar en el cubo de la basura toneladas de guindas, naranjas y calabacines escarchados. Todos los años salen noticias en las que dicen que ninguno de los roscones que se venden tienen nata de verdad, que están hechos de grasa vegetal, que engordamos de medio a un kilo de media... pero es que una navidad sin roscón es menos navidad, al menos para mí.

Supongo que todos habréis sido buenos este año y no tenéis que temer que os traigan SS.MM. carbón. Así que ya sabéis, a sacar brillo a los zapatos, a acostarse pronto y a seguir teniendo ilusión.

14 comentarios:

  1. Menos mal que la nata no es algo que me entusiasme; el roscón desde siempre se lo termina mi madre en casa. Una tentación menos. ¿Habéis estado alguna vez en el Marucho de Santander?. Fui hace un par de años y comí (y bebí) genial.

    ResponderEliminar
  2. El marucho es una institución, pero no estaba en la caja. No sé si he llevado o no a ND.

    ResponderEliminar
  3. ¡Yo tampoco conozco a nadie que le guste la fruta escarchada!. Mi abuela (qepd) era la única persona que se la comía, aunque nunca llegué a averiguar si le gustaba o lo hacía para que no se tirara, que todo puede ser.

    Pregunta tonta: En Madrid, ¿cuándo os coméis el roscón?

    Nosotros, como su nombre indica, nos lo comemos el día de Reyes.

    ResponderEliminar
  4. Pues no me suena, doctora. Preguntare a Annie.

    Pater Familias: el roscon lo puedes comprar durante todas las navidades. Nosotros normalmente lo tomamos desde unos dias despues de Navidad hasta Reyes.

    ResponderEliminar
  5. Lo vuestro es pura gula, os veo a los dos devorando roscón mientras que veis el canal cocina, debería odiaros, pero vaya, no puedo.

    Y añado dos cosas:

    1 - Buen dato que solo se engorda un kilo, en mi peso no es ni el error de medida de la báscula.

    2 - Me gusta la fruta escarchada, sobre todo la naranja, sois de un tiquismiquis!!!!

    ResponderEliminar
  6. Bufff, nosotros nos acabamos de poner gochísimos de roscón en el tradicional desayuno de la víspera de reyes de mi empresa. Ahora, te puedo asegurar que la nata no era vegetal...
    Cual boa con indigestión estoy....

    ResponderEliminar
  7. A mí el roscón me encanta y sobre todo por la fruta escarchada!!!! Menos mal que no soy la única (Juanjo ML también ha confesado :)
    Eso sí, me reservo para comerlo mañana y solo mañana -bueno quizá sobre y se tenga que desayunar al día siguiente...
    No me he enterado bien (acabo de conocer tu blog hace poco) te/os han regalado una caja regalo? Cuenta, cuenta, mejor dicho: ya contaréis!
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  8. Si me parece estupendo que haya a quién le guste la fruta escarchada!!

    A mí no...

    Lo de la caja regalo es que mi hermano nos regaló una comida para dos personas en un restaurante con estrella michelín. Es una caja de esas con comidas, experiencias y cosas de esas que venden en los grandes almacenes.

    ResponderEliminar
  9. Tochi, el que sea grasa vegetal no quiere decir que sea saludable y ligero... pero está bien darse esos homenajes en el trabajo.

    ResponderEliminar
  10. Menudo tragón... El roscón hay que dejarlo para el día de Reyes, aunque te lo metan por los ojos no hay que picar, hombre... Ays... La perfecta víctima del marketing.

    La nata, la buena, es la de la leche de la vaca. Yo me mosquearía si no lo fuese. Y te digo lo mismo: comer roscón con su montón de nata un día no debería culpabilizar a nadie. Al contrario, recuperaríamos la gracia de todo esto: la excepcionalidad. Que sea una vez al año y lo esperemos y lo disfrutemos con más ganas e ilusión.

    ResponderEliminar
  11. Tienes razón, Teresa, yo es que es ver un roscón, así tiritando de frío en la cámara frigorífica y se me pone la vena tierna y quiero darle un hogar, al pobre...

    ResponderEliminar
  12. A mi me gusta el trozo verde¿calabacín?, yo creía que era melón.

    ResponderEliminar
  13. Puede que sea melón, pseudosocióloga, me suena haber leído en alguna caja del roscón que era calabacín, pero a fin de cuentas son de la familia...

    Me sigue alegrando, a la vez que extrañando, que haya gente que disfrute con la fruta escarchada

    ResponderEliminar
  14. ¿Y además compras roscones de los de caja?Lo tuyo es enfermizo.
    Yo nunca he podido entender que alguien se coma las guindas, esas sí me superan.
    Yo acabo de desayunar mi primer y último trozo de roscón porque me vooooy ya al Cairo, pero el año pasado me jarté.

    ResponderEliminar