Frío

Hoy hace frío. Bastante frío. Tras dos días y medio sin actividad en nuestro cubil de trabajo cuesta bastante entrar en calor. Tengo los dedos medio agarrotados y escribir no es fácil. Creo que ya os he contado que en nuestro eh... llamémoslo 'espacio de trabajo' no hay calefacción ni agua caliente. En teoría, por lo que cuentan los más viejos del lugar esto antes de ser nuestro lugar de trabajo era un gimnasio. Supongo que los estudiantes de antes debían ser superhombres a los que el frío les daba igual con tal de tonificar sus músculos mientras en sus mentes iban desarrollando series de Fourier una tras otra.

Me acuerdo que cuando iba al colegio teníamos nuestras clases de educación física y estas podían ser en el patio o en el gimnasio. Cuando eran en el patio, recuérdese que estoy hablando de Ávila, era algo para echarse a temblar. Los vestuarios no tenían ventanas, bueno, sí que tenían ventanas, pero no tenían cristal. Desnudarse ahí y ponerse el chándal rápidamente era cuestión de vida o muerte. Gritábamos para ver si así entrábamos en calor. Había risas, bromas, lo recuerdo de una manera divertida, pero el frío que pasábamos no tenía nada de divertido. Luego teníamos que correr alrededor del patio y hacer las cosas típicas de educación física: el test de Cooper, saltar vallas, correr de lado con un pié una vez por delante y otra por detrás (esto no sé si lo he explicado muy bien, pero era así), hacer molinillo con los brazos uno hacia adelante y otro hacia atrás... Ni que decir tiene que entrar en calor era imposible. Además, el suelo de mi colegio era de terrazo con lo que era bastante deslizante y, además, en caso de impacto era bastante doloroso.

El gimnasio era mucho mejor, pero casi nunca íbamos. Sólo cuando hacía frío de verdad (estamos hablando de temperaturas de menos de diez bajo cero) o cuando había que subir la cuerda, el mástil o hacer flexiones pasando la barbilla por debajo de un par de bancos en los que tenías manos y pies apoyados.

Mis recuerdos del frío en Ávila son numerosos. Recuerdo que íbamos al cole por la mañana, volvíamos a casa a comer y volvíamos a ir por la tarde y de nuevo a casa. Recuerdo que había varios charcos por el camino que permanecían congelados desde octubre hasta marzo. Normalmente los pisábamos para ver si cedían, pero no.

También recuerdo que cuando vine a Madrid a estudiar, pensaba que la gente tenía el termostato averiado porque estaban pasmados de frío cuando a mí me parecía que no hacía frío. Un amigo, cuando recordamos esa época, me dice que lo que le llamaba la atención de mí es que iba siempre con camisa y sin jersey y se preguntaba de dónde vendría este tío que salía a comprarse un donuts sin ponerse la cazadora en pleno invierno.

Todo esto tenía su lado tenebroso. En Madrid hace mucho más calor que en Ávila. Al calor nunca he conseguido acostumbrarme, por más años que pasen no consigo sobrellevar con dignidad los 40ºC y, además, con el paso del tiempo, mi resistencia al frío ha desaparecido. Ahora estoy mal en Madrid cuando hace frío y cuando hace calor, o sea, que vamos empeorando (es plural mayestático, el que empeoro soy yo, por si no quedaba claro).

En fin, que el frío ha dejado de gustarme tanto como acostumbraba. Tendré que hacérmelo mirar. Mientras tanto os dejo con este vídeo de Steve Tyrell y Jane Monheit y que se llama Baby, it's cold outside. Espero que os guste.



Os pongo la letra por si os interesa:

I really can't stay - Baby it's cold outside
I've got to go away - Baby it's cold outside
This evening has been - Been hoping that you'd drop in
So very nice - I'll hold your hands, they're just like ice
My mother will start to worry - Beautiful, what's your hurry
My father will be pacing the floor - Listen to the fireplace roar
So really I'd better scurry - Beautiful, please don't hurry
Well Maybe just a half a drink more - Put some music on while I pour

The neighbors might think - Baby, it's bad out there
Say, what's in this drink - No cabs to be had out there
I wish I knew how - Your eyes are like starlight now
To break this spell - I'll take your hat, your hair looks swell
I ought to say no, no, no, sir - Mind if I move a little closer
At least I'm gonna say that I tried - What's the sense in hurting my pride
I really can't stay - Baby don't hold out
Ahh, but it's cold outside

C'mon baby

I simply must go - Baby, it's cold outside
The answer is no - Ooh baby, it's cold outside
This welcome has been - I'm lucky that you dropped in
So nice and warm -- Look out the window at that storm
My sister will be suspicious - Man, your lips look so delicious
My brother will be there at the door - Waves upon a tropical shore
My maiden aunt's mind is vicious - Gosh your lips look delicious
Well maybe just a half a drink more - Never such a blizzard before

I've got to go home - Oh, baby, you'll freeze out there
Say, lend me your comb - It's up to your knees out there
You've really been grand - Your eyes are like starlight now
But don't you see - How can you do this thing to me
There's bound to be talk tomorrow - Making my life long sorrow
At least there will be plenty implied - If you caught pneumonia and died
I really can't stay - Get over that old out
Ahh, but it's cold outside

Baby it's cold outside

15 comentarios:

  1. Yo también odio el frío.

    Recuerdo, como tú, que en mi niñez había muchos charcos helados y que la escarcha era algo habitual. Ahora, cuando mis hijos ven algo así, se sorprenden.

    ¡Y eso que aquí tenemos clima mediterráneo! ;-)

    ResponderEliminar
  2. Oh, me has hechi recordar a mi ex compañero, Paco el de Burgos, con su pelo y barba al más puro estilo pelocho y su camiseta de manga corta aun en lo más duro del invierno.

    Me uno en lo de no aguantar ni el frío ni el calor, aunque anatómicamente debería estar más preparado para lo primero, mi grasa corporal además de abundante debe ser de pega.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, todavía no ha aparecido ningún defensor del frío por aqui...

    Yo creo que los años me van haciendo más blandito (y no sólo físicamente)

    ResponderEliminar
  4. A lo mejor los defensores del frío están en la calle jugando con los carámbanos

    ResponderEliminar
  5. Yo el frío lo aguanto si voy bien abrigada! Recuerdo también algún invierno en Ávila que no sé cuánta ropa llevaba encima!!
    Por aquí, como pater familias, se lleva mucho mejor.
    Je, je, los recuerdos del gimnasio veo que son iguales en todos lados :)

    ResponderEliminar
  6. A mi el frío de Madrid me resultaba tan seco, que las fotos en el Retiro nevado las tengo en manguita corta, pero la edad no perdona.
    Me encanta la canción.

    ResponderEliminar
  7. No me gusta para nada el frío. Como siga una semana más a bajo cero pido traslado a las Canarias, ¡ale!.

    ResponderEliminar
  8. A mamy al principio en Madrid le pasaba lo que usted, ahora que ha vuelto a la provincia fría del norte lo ha pasado mal los primeros años... pero lo prefiere mil veces a los 40º

    ResponderEliminar
  9. Aquí estoy yo, defendiendo el frío (de Madrid) y también los 40 º. Es un frío seco que si te abrigas te defiendes muy bien. En cambio, recuerdo con horror los dos meses de frío de la ciudad mediterránea donde nací. En toda la casa solo había un brasero de mesa camilla (¡como en esa ciudad no hace frío!) y cuando te acostabas, las sábanas estaban húmedas y las tenías que secar con el calor del cuerpo: ¡a tiritar hasta consegurlo! El abrigo, en casa, lo teníamos colgado en el recibidor para ponérnoslo al entrar.

    Si a eso le añadimos que el calor no me afecta, ¡qué bien vivo en Madrid!

    ResponderEliminar
  10. Mis padres al llegar a Santander (primeros setentas) no encontraban piso con calefacción porque allí tampoco hace frío. Y madre mía, yo noto mucho la humedad desde que me fui. Tienes mucha razón Nán donde esté el frío seco que se quiten las temperaturas suaves húmedas.

    ResponderEliminar
  11. Vamos a ver, vamos a ver. No me valen los ejemplos de que hay cosas peores. Eso ya lo sé yo!!

    Lo que me da rabia es que se me está quitando el gusto por el frío y que a cambio no incremento mi gusto por el calor que sigue siendo nulo. He reducido mi rango de temperaturas de confort y me da rabia.

    ResponderEliminar
  12. Pobechito. A ver si son los años, que cambian mucho el cuerpo, oye.

    ResponderEliminar
  13. Mi comentario es casi un copipega del de Anniehall

    La canción es genial, y el frío es lo peor del vivir!!

    ResponderEliminar