El Trauma del Chupete

Esta noche hemos acostado a J. sin chupete por primera vez. Ha sido duro a la vez que necesario y esperanzador. Ha sido duro porque se lleva muy mal ver a un hijo llorar. Es algo que, además, debe ser así. Lo de necesario viene porque todas las noches (o casi todas) se despierta llorando porque no tiene el 'tete' y ya no podemos más. Necesitamos dormir, llamadnos egoístas, pero es lo que hay. Y ha sido esperanzador porque ha ido mejor de lo que esperaba. Ha llorado mucho, pero no ha sido el horror que es cuando llora con unos decibelios que hace que tiemblen tus neuronas. Ahora sólo queda seguir hacia adelante porque ya se ve la luz al final del túnel. Además no se ha hecho pis en el pañal a pesar de todo el estrés.

Mientras escribo esto, J. está mirando la pantalla del ordenador y ve a Maggie con el chupete y se ríe y dice: 'un bebé'. Le pregunto que si él es un bebé y me dice que no: 'yo mayor'.

A lo mejor somos unos malos padres por haberles dado el chupete a nuestros hijos. Mi hermana dice que a su hijo no se lo dará porque no es natural. Si se siguiera estrictamente esa teoría, supongo que no usaríamos ropa, zapatos, luz eléctrica, sofás ni conservaríamos la comida salvo que viviéramos en Groenlandia. Yo respeto a quien quiera dárselo o a quien no, pero lo de natural... El caso es que a nosotros nos parece que les gustaba, les calmaba cuando estaban nerviosos y hacía que lloraran menos. Es cierto que luego se les caía por la noche y lloraban. Con C. optamos por poner varios chupetes en la cuna y se acostumbró a dormir con uno en la boca y otro en la mano y cuando perdía cualquiera de los dos, lloraba. Así que visto el panorama, a J. sólo le dábamos uno.

Yo recuerdo perfectamente el momento en que me quitaron el chupete. Todavía recuerdo entrar en la cocina de nuestra antigua casa. Recuerdo los azulejos blancos y naranjas. Recuerdo la cocina de butano al lado de la ventana y recuerdo una taza que tenía un dibujo del lobo feroz en el que guardaba el chupete. Recuerdo a mi madre dándome la taza para que lo cogiera y recuerdo metérmelo en la boca y echarlo horrorizado porque lo habían metido en vinagre. Mi madre me contó que lo había embrujado la madrastra de Blancanieves. Yo me acuerdo (tal vez lo imagino) pensando que qué le había hecho yo a la madrastra para que me embrujara el chupete.

Mi madre dice que desde entonces no la quiero. Es una exageración, por supuesto, pero el episodio lo tengo perfectamente grabado en mi cabeza y puede que haya algo de eso, pero no diría yo que me traumatizara, pero sí se me grabó a fuego.

A C. se lo quitamos en unas vacaciones de Semana Santa. Íbamos a Santander y se nos olvidaron los chupetes en el maletero. Le dijimos que no le podíamos dar el chupete para dormir en el coche y estuvo hora y media o dos horas llorando así que dijimos:' se lo quitamos, porque si no todo este calentón no servirá de nada'. Pasamos dos días mal, pero no parece que nos guarde rencor eterno...

En fin, otra historieta. Espero no haberos aburrido con mis tonterias.

17 comentarios:

  1. Ja, já, lo "natural". Esa palabra sirve igual para lo que sirve que para lo que no sirve. Recuerdo que en la universidad un grupo de amigas y amigos fuimos a una cabaña en un monte, que no tenía ni servicios. Una de las del grupo, mientras tertuliábamos por la noche, salió a hacer sus cosas. Al volver dijo: "esto no puede ser natural". Pocas veces he estado más de acuerdo.

    Me has recordado la pesadilla de tener que despertar varias veces en la noche. Puff. Menos mal que lo "natural" es que los hijos se tengan de joven.

    ResponderEliminar
  2. Espero recordar en la lejanía estas noches sin conseguir dormir.

    Respecto a lo natural, pues eso, es que los seres humanos somos poco naturales. Es cierto que hay tribus que viven con mucho menos que nosotros, duermen a la intemperie y comen gusanos, pero yo prefiero mi mundo 'antinatural'.

    ResponderEliminar
  3. Según dijeron mis padres, mi chupete se lo llevó un perro. Y me lo creí!.
    Sobre lo de lo natural, natural sería que tuviéramos ya todos seis hijos y fuéramos viejos desdentados. Yo me quedo con lo artificial!

    ResponderEliminar
  4. A mi chupete le pusieron pimentón :( Creo que los padres de antes no se andaban con tantos remilgos. Respecto a lo de natural o no, pues creo que a nadie le queda un trauma por haber tenido o no un chupete ni por llorar un par de noches, por ejemplo Dani no quiso el chupete nunca, fue decisión suya, a cambio se chupa el dedo, cada vez mucho menos, imagino que es natural que un niño se chupe el dedo pero a mí me molesta muchísimo. Como ampliación al tema nuestro pediatra que tiene más años y es más sabio que el mismo Matusalen nos aconsejó insistir con el chupete porque le ayudaba a respirar siempre por la nariz, pero no hubo manera.

    ResponderEliminar
  5. Ps. cómo me molesta usar con naturalidad expresiones como "nuestro pediatra"

    ResponderEliminar
  6. Me pasa lo que a Juanjo: no soporto que los niños se chupen el pulgar, me pone de mala leche e instantáneamente cojo manía al niño y a sus padres... Y eso sí que es difícil de evitar... El chupete siempre puede desaparecer por arte de magia, pero ¿el dedo?

    ResponderEliminar
  7. Nuestro mayor (llamemosle P) usó chupete,intentabamos que lo menos posible y a su edad se le quito.Todo bien.
    Nuestro pequeño (llamemosle F) no sé lo dimos, la verdad es que no sé porqué. Se chupa el dedo se sigue chupando el dedo,problemas de dientes y ahora es muy dificil.
    Mi mujer (llamemosle P)le doy de chup... no casi mejor me callo.

    ResponderEliminar
  8. viva viva!!!! enhorabuena chicos!!!
    Pues no sé lo natural es que los niño tengan instinto de succión,a sí que el chupete les calma y les consuela. Además, hay estudios que relacionan el uso del chupete con la menor incidencia de la muerte súbita (porque tienen un sueño menos profundo o no sé qué), aunque parece que lo determinante es la postura.
    A mi me parece que exageramos mucho con los niños, con lo que comen, con la ropa... los seres humanos nos hemos pasado por el forro la evolución, la naturalezay hasta los instintos, y tampoco nos va tan mal.
    Tochi

    ResponderEliminar
  9. Si fumáramos dormidos en lugar de despiertos, con dos noches de llanto me podría librar de una puñetera vez del tabaco. Qué pena.

    ResponderEliminar
  10. ¡Cuanto tranquiliza un chupete!. Yo no se (al paso que vamos) lo que va a acabar siendo "lo natural", creo que lo unico que seguira es la estupidez.
    Me pone mala la gente que no hace algo y ademas te critica "porque no es natural"; pues que no use coche, antibioticos, ni analgesicos, ni colchon, ni medias, ni ordenador, ni luz electrica, ni calefaccion...
    Tenemos dos hijos.El mayor utilizo chupete hasta que, un buen dia con 3 años y 2 meses, me dijo cuando llegue de guardia:"mama he pensado que voy a tirar el chupete".Dicho y hecho.Hasta hoy,sin llantos, ni rechinar de dientes.
    El pequeño tiene dos años y medio y aun utiliza chupete para dormir.Por cierto ambos tienen un desarrollo dental perfecto.
    Nosotros resolvimos lo de perder el chupete por la cuna con una cadena corta con la que es imposible que se ahogue.
    Me gusta el post.

    ResponderEliminar
  11. Nosotros, como no tenemos perro, no podemos usar el 'truco anchoa' y como tenemos poca imaginacion no le hemos contado mas que ya no se duerme con chupete, que es muy mayor y que los niños mayores no usan chupete. Mi hermano se chupaba el dedo. Debe ser peor que el chupete, creo yo, porque es mas duro, aunque natural.

    Al final, creo que cada uno intenta hacer lo mejor, aunque la sensacion de que siempre te equivocas siempre esta ahi. De momento nuestros niños no nos lo recriminan, pero ya lo haran.

    De nuevo, perdon por los acentos.

    ResponderEliminar
  12. Niño, cuando haces lo que te sale de dentro, con cierta cordura y sensatez, los hijos nunca telo recriminan. Cuando como un pardillo haces lo que lees, te lo recriminan. Así que tranquilo. Con no ir más allá de lo que, con cierta capacidad de sensatez, puedes hacer, todo va bien.

    ResponderEliminar
  13. Espero que tengas razón, NáN, porque una de las cosas que peor llevo de la paternidad es el runrun en mi cabeza de si estaré haciendo las cosas bien o no. Supongo que el hecho de proguntármelo indica que por lo menos me preocupo, pero...

    ResponderEliminar
  14. Fijo, Niño. Que yo haya visto, solo la mentira aleja a los niños de los padres. La mentira esa de hablar de una forma y actuar de otra. (No hablo de las mentiras maravillosas, como el ratoncito Pérez).

    Si quieres a tus hijos y les das lo que sabes, si te equivocas recordarán con cariño tu torpeza.

    ResponderEliminar
  15. Conozco a una que no le dieron chupete. Con 25 años tenia callo en el pulgar y seguía durmiendo con él en la boca.
    ¿Eso es natural?

    ResponderEliminar
  16. Molinos tiene un par de entradas estupendas sobre la "Maternity Natural" que aquí os dejos de parte de mamy:

    http://molinos1282.blogspot.com/2009/07/maternity-xxxiii-natural.html

    http://molinos1282.blogspot.com/2010/08/maternity-lvi-natural-ii.html

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias por tu comentario y por pasarte por aquí, Babunita.

    ResponderEliminar