Vuelta al cole

No, ésta no va a ser una entrada nostálgica sobre el olor de los libros por estrenar, el reencuentro con los compañeros, el descubrimiento de los nuevos profes, ... No, esto va sobre la sufrida vida de la madre asistente a reuniones del colegio.

J empieza este curso el cole 'de mayores'. A mí me parece pequeñísimo pero es lo que toca. Y el miércoles era la reunión para explicarnos las normas, el periodo de adaptación (de las profesoras),... Esas cosas.

Ilusa de mí, yo iba confiada. Hace más o menos un año que tuvimos la misma reunión con la profe de C y fue bastante rápida, ágil y sin tonterías más allá de una madre de esas que preguntan algo sólo por el placer de escucharse a sí misma (pero que lo único que consiguen es quedar catalogada por siempre como la madre plasta). Así que quién me iba a decir a mí que el evento iba a durar ¡una hora y media!. Debe de ser que soy rara porque los asuntos que provocaron el parón fueron justo dos que a mí me parecen buenísimas ideas.

Escollo número 1: la ¿merienda? para el recreo. Lo que se hace en este cole es tener una caja de galletas (los padres nos turnamos para comprarlas) y en el recreo la profesora reparte dos galletas a cada niño. A mí el año pasado me pareció una idea estupenda y creo que nadie comentó nada al respecto. A toro pasado, eso sí, me inquieta un poco el hecho de que nos tocó comprar dos cajas. Haciendo cuentas esto supone, al menos, veintiocho cajas de galletas (de kilo) en todo el curso. Así que, opción a, los niños se zampan dos docenas de galletas cada día u, opción b, somos unos pardillos y hemos patrocinado muchos más recreos de lo que deberíamos. Teniendo en cuenta nuestro historial y el aumento de peso de C durante el curso me inclino más por la opción b.

Pero me desvío. Supongo que imaginaréis que la reunión se atascó porque algún padre con niño alérgico, celíaco o similar protestó. Pues no, una en esta situación preguntó educadamente, le contestaron que al final de la reunión tratarían con ellos estos casos particulares y asunto zanjado. ¿Zanjado? ¡Ja! Un padre
- ¿y qué tipo de galleta?
- pues normales, maría o así. Eso sí, sin chocolate ni frutos secos, una galleta normal cualquiera
- ya bueno, pero podríamos fijar una para traer todos la misma
- no es necesario, de verdad, si al final acabáis trayendo las mismas todos


No pareció muy convencido pero se calló. ¿Qué pretendía el tío? ¿que hiciéramos una lista y luego votarla? Pues ahí no quedó la cosa, no. Ojalá.

Una madre
- pero ¿galletas? ¿y no sería más sano a lo mejor una manzana?
- ya, pero si tenemos que pelar veinticinco manzanas pues no salen al recreo y casi ni tenemos clase
- ah, claro

Y todavía otra más
- pero es que yo prefiero que mi hijo tome fruta, se puede traer en un tupper

Dos galletas, que son dos galletas sin chocolate, ¿qué coño hay de malo en eso? ¿No le puedes dar la fruta para merendar al salir del cole? Menos mal que ahí la profe de J atajó la cuestión 'si queréis lo votamos'. El padre del tipo de galleta intentó que votáramos también eso pero pasamos de él. Asunto concluido. Eso sí, una media hora después de lo previsto. Creo que desde los años de la escuela cuando, en época de exámenes, los nervios nos llevaban a discutir por las cosas más peregrinas no había asistido a una discusión por una cosa tan ridícula como dos galletas para un niño de tres años.

Escollo número 2: el material escolar. Para esto lo previsto es que dos padres abren una cuenta común. En ella cada familia ingresa veinte euros al principio de curso. La profe va haciendo pedidos de material para toda la clase según se va necesitando y pasa la factura a los padres encargados de la cuenta. A mí ya el año pasado, según me lo contaron me pareció muy buena idea. Y tras saber que el material y dinero sobrantes, que hay de uno y de otro, se seguirá usando este curso, me parece todavía mejor. Pues nada aquí también problemas
- no, si a mí me parece muy bien pero ¿no sería mejor que en lugar de una cuenta el dinero lo guardara alguien?

Oh, sí, claro, mucho mejor, dónde va a parar, seguro que lo quieres guardar tú, y llevar visera y manguitos y persiguirnos a los morosos a la puerta del colegio. La cosa siguió pero yo desconecté . O tal vez el humo que salía por mis orejas me impidió seguir escuchando sandeces.

Al final nos dieron un cuestionario que hay que entregar el primer día. No me gustan nada esos cuestionarios. En primer lugar porque me dejan en evidencia al darme cuenta de que recuerdo cuándo empezó a andar o a comer sólido, ... Además te hacen describir a tu hijo respondiendo a preguntas de sí o no: ¿es tranquilo? ¿es independiente? ¿es inquieto? Yo contestaría 'depende' o '¿comparado con quién?' a todas, pero me temo que eso sería lo que se llama empezar con mal pie la relación con ¿cómo lo llaman? la 'comunidad educativa'. Además ¿por qué preguntan si es tranquilo y también si es inquieto? ¿no lleva una respuesta ímplicita la otra? ¿qué pasa si respondes a las dos que sí?

De todo este asunto de la reunión y sus alrededores he sacado varias conclusiones:
  • Conclusión número uno: la profe que nos ha tocado es muy práctica. Eso me encanta.
  • Conclusión número dos: en el curso de J hay muchos más tocapelotas y son mucho más tocapelotas que los del curso de C
  • Conclusión número tres: el próximo viaje de ND me lo pido yo, que seguro que coincide con otra reunión con gente absurda.
  • Conclusión número cuatro: es un alivio saber que no voy a tener que pasar por el trago del cuestionario nunca más (espero). Lo que, una vez olvidado éste, me devolverá mi confianza en mis aptitudes maternales.
Y ahora me voy a decidir y, lo que es peor, a poner por escrito si mi hijo es tranquilo o inquieto.

12 comentarios:

  1. Me suena "mucho" este post. Menos mal que al vuelto al tajo, Annie, desconsolada me tenías
    Tochi

    ResponderEliminar
  2. ¡La repanocha! Todo sigue igual (de absurdo). Cuando alguien me da la vaina con el anarquismo (que teóricamente me parece muy respetable), siempre contraatacon con la "maravilla" de las asambleas, citando dos:

    1. Las reuniones de propietarios del inmueble. ¿Cómo se las arreglará el otro miembro de la pareja para estar siempre de viaje cuando se producen?

    2. Las reuniones de padres. ¿Cómo va a cambiar el mundo si una cuarta parte de los padres son imbéciles profundos y van a instilar esa imbecilidad en sus hijos?

    Después de un año de reuniones, decidí pagar la cuota de la APA-AMA y no asistir. Prefiero confiar en los profesionales.

    El asunto de las galletas y los desayunos y meriendas y comidas y cenases, por lo visto, un leit-motiv eterno. Emprenden la padritud-matritud con la perspectiva de granjeros.

    ResponderEliminar
  3. Ay, NáN, me has recordado que iba a indicar en el post el paralelismo entre las reuniones de vecinos y las del cole pero se me olvidó.

    Totalmente de acuerdo contigo. Que sepas que en mi cole se llama AMPA y que esta reunión no era de esas, sino con las profes, o sea, inescaqueable (como el regalo).

    Lo peor del asunto de las galletas es que estoy segura de que en casa no les dan verdura y fruta nunca y por eso quieren que se la den en el cole. Es más cómodo darles bocata de nocilla en casa y que para la fruta se peleen en el cole.

    ResponderEliminar
  4. Ja, já. En mis tiempos estaba la discusión feminista de por qué APA y no AMA. Han llegado a un acuerdo de síntesis ... que parece que andemos mal de ortografía y no sepan que se escribe con "H" inicial.

    ResponderEliminar
  5. Me pongo mala cuando la gente insulsa sale asó, por peteneras...

    ResponderEliminar
  6. Annie..como te entiendo. En la primera reunión del cole de mayores a la que asistí con sudores frios..creo que hice un post y todo..una madre absurda hasta el infinito preguntó si a su hijo le podía abrir el actimel la profesora.."porque como había sido prematuro"...¿¿¿?????

    Cuando sea asesino en serie supongo que también le encontará justificación con lo de que fuera prematuro.

    Lo mejor el ingeniero..en el colegio creen que soy madre soltera.

    ResponderEliminar
  7. Lo del actimel es para nota.

    Eso sí, mi ingeniero fue a la de C (fuimos los dos) y el año pasado se batió el cobre con hordas de madre cogiendo turno para elegir las extraescolares y luego se tragó la asamblea del (h)ampa.

    ResponderEliminar
  8. Si es que alguno fue padre por lo facil que es al principio. A los nueve meses antes del parto.

    ResponderEliminar
  9. Me ha parecido muy interesante y divertido. He confirmado mi opinión, ya antigua, de que los padres actuales son sin duda (y con las naturales excepciones) los peores padres que ha habido nunca, los más pijos, los más materialistas, los más cursis, los más pedantes y los más despreocupados.

    ResponderEliminar
  10. Oh, vaya, gracias Al. Espero ser una de las naturales.

    ResponderEliminar
  11. Clónica a nuestra reunión, tanto que casi da miedo. Eso sí, todo el mundo estuvo de acuerdo en las galletas y tenemos que poner 40€. Lo que más me gustó fue las celebraciones de cumpleaños, caja de surtido cuétara y un zumo de naranja para cada uno.

    ResponderEliminar
  12. En 'mi' cole están prohibidos los líquidos por los accidentes. Y este año han prohibido las chuches por las alergias. Así que lo del surtido cuétara también, me temo. Con cuarenta euros creo que no tendréis que reponer hasta la universidad.

    ResponderEliminar