Soy Liberal (o por lo menos lo intento)

Ya sé que este post puede provocar un aluvión de críticas que me sepulte bajo ellas, pero lo asumo desde el principio del mismo. De la crítica, sobre todo constructiva, surge el debate y la proliferación de ideas.

Para empezar definiré mi liberalidad: ser liberal es pensar que el Estado debe ser lo más reducido posible limitándose a dar protección a las personas y a los bienes. Dentro de esta protección se encuentra la física y la jurídica. Debe haber separación de poderes y nadie debe estar por encima de la ley. Derechos a la vida, a la propiedad privada y a la libertad. Veo el Estado como una bestia hambrienta que usa su poder omnímodo para esquilmarte tanto físicamente (dinero) como moralmente (libertad).

Supongo que quién siga leyendo a partir de aquí será para ponerme verde, pero seguiremos con la disertación a ver a dónde nos lleva. Creo que uno mismo gestiona mejor su dinero que el Estado. Creo que si yo no quiero tener cobertura médica o quiero meter el dinero de mi futura pensión en la Bolsa, o en un calcetín es responsabilidad mía y de nadie más. Entiendo que hay personas que pueden no tener dinero para esos servicios y que debe haber una seguridad social para las personas más desfavorecidas. Creo en la financiación por parte del Estado de los medicamentos porque uno no tiene la culpa de ponerse o no enfermo.

Creo que en educación debería existir el cheque escolar que te permitiera elegir qué tipo de educación quieres para tus hijos. Creo que debe haber una educación general obligatoria. Creo en un sistema de becas basado en el aprovechamiento que se haga de ellas. Mi padre estudió con esas becas que le obligaban a tener que sacar todos los años sobresaliente para tenerlas el siguiente año y salió del pueblo con el esfuerzo de mis abuelos. No digo que haya que sacar sobresaliente o notable o un seis para recibirlas, pero entiendo que los recursos son limitados y han de ser repartidos con criterios distintos. No puedo entender, por ejemplo, que a la hora de elegir instituto no se otorgue ni un solo punto por el expediente académico del alumno. No lo entiendo.

Uno de los puntos que he tocado antes es un pilar fundamental: seguridad jurídica. El que todos seamos iguales ante la ley. Estoy harto de ver cómo se interpretan las leyes de manera que se les da la vuelta como si fuera un calcetín de manera que según la interpretación que se haga puede ser una cosa y la contraria. Sin Justicia no hay libertad.

El ver al Estado como un ser que quiere esquilmarte cuanto más, mejor es, a mi modo de ver una imagen bastante acertada. Porque nada le gusta más a un político que redistribuir según sus propósitos y cuanto más haya que repartir, mejor, aunque sea quitándotelo a la fuerza. A mí, que no soy ningún millonario, me retienen cada mes en la nómina más del 25% (el 18% por el IRPF y el resto por otras cosas).

Creo que el Estado debe encargarse de las infraestructuras, pero veo justo que pague más quien las utiliza que quien no.

En fin, podéis flagelarme (dialécticamente, se entiende) lo que queráis, pero creo que menos Estado y más Libertad es la base para un mayor desarrollo y bienestar para una mayor cantidad de personas.

Sé que mis planteamientos tienen contradicciones e inconsistencias, pero ¿quién no? Con estos principios me siento más a gusto, aunque como dijo Groucho: 'Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros'.

Por último, quiero indicar que en USA, no sé en UK, la palabra liberal se emplea como alguien de izquierdas, de ahí la imagen del post. Y una última referencia, la palabra liberalismo es de origen español. (Ah! cuando España pintaba algo en el mundo!)

66 comentarios:

  1. Si te lapidan, que nos metan en el mismo hoyo. Contenta me tienen...
    Tochi

    ResponderEliminar
  2. Pues mira qué bien!! Siempre mejor acompañado que sólo, aunque sea para la lapidación :-)

    ResponderEliminar
  3. Pues yo con reparos.

    La educación con cheque escolar, tal vez aunque no lo tengo del todo claro. Sobre las becas, de acuerdo.

    La sanidad creo que debe ser universal tanto en cuanto a quiénes cubre como también en cuanto a qué enfermedades trata y los tratamientos que aplica. Un sistema sanitario estatal sólo para los más necesitados generaría, creo, desigualdades en algo de lo que no somos responsables (al menos no completamente).

    ResponderEliminar
  4. Me voy a hacer la gafapasta, por fin un post relacionado con mis estudios. La política económica liberal, por raro que parezca, no es de izquierdas sino de derechas. Precisamente la izquierda en teoría defiende la mayor intervención del Estado.
    Las ideas que comentas son muy parecidas a las de Adam Smith, inventor del capitalismo. En teoría de esta manera la economía en general y la de las familias en particular funcionaría mejor. La teoría, porque todos sabemos lo que pasó con el capitalismo puro y duro. En cuanto a la sanidad, eso me da miedito, en EEUU funciona así y la gente se muere por no poder pagar una operación o un tratamiento.

    ResponderEliminar
  5. Sí, si lo que digo es que en español el término liberal tiene un significado diferente que en Estados Unidos. En USA el término liberal define a lo que en España se llamaría 'progre' o algo así, tampoco quiero molestar, pero es ser de rico de izquierdas.

    ResponderEliminar
  6. Si en teoría un partido de derechas sería partidario de la libertad y uno de izquierdas de la igualdad, pero eso es en teoría porque en España toda la parafernalia de libertad, igualdad, solidaridad y democraticidad (ya sé que no existen) están copados (o autocopados más bien) por la izquierda.

    También he de decir que yo soy ingeniero y no he estudiado teoría política ni económica y que puede que lo que diga son aberraciones, por eso lo pongo y estoy esperando las discusiones.

    ResponderEliminar
  7. Y no me cansaré de recomendarlo:

    "Camino de servidumbre" de Hayek, espero que te guste :)

    ResponderEliminar
  8. Efectivamente, para mí el problema es que la teoría no se cumple prácticamente nunca. También en teoría el gobierno es un ente repartidor de riqueza mucho más eficiente que las empresas privadas. De hecho, estudiar política económica sirve básicamente para saber que la teoría no se cumple casi nunca.
    Yo voto por intervención gubernamental, especialmente para sanidad, desempleo, educación... pero claro, intervención eficiente. Es otra utopía.

    ResponderEliminar
  9. Supongo que esa es la cosa. Yo visto lo ineficiente que es lo que tenemos ahora, pues pienso que para eso mejor como Juan Palomo, yo me lo guiso y yo me lo como. Si fuera eficiente puede que pensara lo mismo.

    ResponderEliminar
  10. Camino de Servidumbre me lo he leído y me parece magistral, claro que no es políticamente correcto la identificación de socialismo con totalitarismo y esclavitud.

    ResponderEliminar
  11. Matizo. Yo estoy de acuerdo con el "conceto" de ND, el esfuerzo personal y tal, pero entiendo que en "un mundo ideal" el estado debería garantizar la vida, la seguridad... y la sanidad y la educación universales, como mínimo.
    Claro, que luego ves lo que ves...
    Tochi

    ResponderEliminar
  12. El problema del Juan Palomo es que todo el mundo se lo guisa y se lo come, tanto tú como el empresario que te paga...ahí esta el problema.

    ResponderEliminar
  13. Te aseguro, Niño, que cuando llega el día en el que tienes que beneficiarte del sistema sanitario a niveles de seria gravedad (pruebas caras y frecuentes, hospitalizaciones, intervenciones quirúrgicas...), o te puedes permitir no trabajar gracias al sistema pensiones por incapacidad laboral, das por buenos esos pellizcos a tu nómina. Yo ahora mismo no puedo sino bendecir y dar gracias por vivir dentro de un sistema que permite que vivamos dos personas, una de ella enferma y en tratamiento, gracias al dinero que nos da el estado.

    ResponderEliminar
  14. Imagino que no te sorprende que discrepe :)

    La letra del liberalismo es preciosa, me dan ganas de salir a la calle pregonando que es la única fe verdadera.

    Lo malo es la música y la ejecución de los artistas, que me suena muy desafinada, pero puede ser porque no se saben bien la partitura. Al final cada vez que los políticos tratan de aplicarla yo solo veo un sálvese quien pueda (que suele ser quien tiene pasta) y que los servicios públicos se van deteriorando.

    A mí no me molesta pagar impuestos, me molesta el uso que se hace del dinero público, me molesta que cada vez que se habla de impuestos a la banca o a las rentas del capital se nos rasguen las vestiduras, ya que hablamos de UK solo hay que escuchar la canción taxman de los Beatles "is one for you nineteen for me".

    Por supuesto que debe primarse el esfuerzo y el uso que se hace de las cosas, pero no se me olvida que debo ser solidario, que no significa ser gilipollas y consentir los abusos, porque el hecho de que existan abusos no es culpa del sistema, la culpa es que se consiente y entonces enlazo con tu idea de justicia, la cual comparto. Pero imagino el término liberalismo llevado a mi comunidad de vecinos, podríamos hacer que el ascensor funcionase con monedas porque yo nunca lo uso, pero veo a mis vecinas viudas con su pensión de 540€ y no me importa subencionarlas el ascensor, podríamos poner contadores individuales de agua y putear a los de la familia numerosa, es una opción, pero tampoco me llevan a la ruína y esos niños algún día pagarán mis pensiones. Bueno es solo un ejemplo.

    De todas formas dejemos las lapidaciones que somos gente con principios y muy educada.

    ResponderEliminar
  15. Supongo que con el marxismo, socialismo, comunismo puros y duros no entráis porque no es el tema del post. ¿O es que esos son ideales en la teoría pero también en la práctica? Yo por ahora me quedo con los abusos del capitalismo puro y duro antes que con los de la otra opción. Que no digo que estén bien los abusos, eh?

    Digo que sobre el papel todas las teorías son ideales pero que la práctica que peores resultados ha dado hasta ahora, creo yo, son los totalitarismos intervencionistas. Vamos que no me cambio por un cubano o por un ruso.

    Y sí, yo soy una privilegiada, lo sé, que hay otros que sufren mucho más la aplicación del capitalismo. Pero aún así, están mejor que allí.

    En todo caso, Juanjo, estoy contigo en que debe haber cierta redistribución de la riqueza.

    ResponderEliminar
  16. Creo que la clave la has dado al final del post: son los principios con los que te sientes a gusto. Todos tenemos nuestra ideología, y solemos asimilarla a alguna ideología standard. El problema es que, cuando vas de lo general a lo concreto, tus ideas se van apartando más del standard y van siendo más personales.

    Parafraseando a los militares, ningún plan de batalla sobrevive al contacto con el enemigo. Con las teorías pasa lo mismo. En parte porque la realidad exige una flexibilidad que las teorías difícilmente pueden dar, y en parte porque los encargados de la puesta en práctica de las mismas son (somos) personas, con un montón de defectos frente a unas pocas virtudes.

    Por otro lado, muchas de las etiquetas están, a mi modo de ver, un poco desfasadas. Liberalismo, ya que está citado en el post, es un buen ejemplo. Tratar de adaptar un concepto de principios del siglo XIX a la realidad social del XXI sólo puede funcionar si lo hacemos a grandes rasgos (muy, muy grandes rasgos). Izquierdas y derechas son conceptos surgidos poco después de la Revolución Francesa. El que trate de comparar la sociedad actual con la del siglo XVIII, que venga después y me lo cuente, por favor.

    Por resumir: está bien tener una ideología, unos principios. Pero estos deberían estar siempre matizados por el sentido común, y ser aplicados a cada situación individualmente. Cuando proponemos una teoría como regla inamovible, algo empieza a chirriar. Siempre.

    Pedazo de tocho me ha salido. No me he dado cuenta. Sorry.

    ResponderEliminar
  17. PRIMERA PARTE

    Uno. Ciñámonos al concepto de “liberal” en España. El que tengan en EE UU o en el Tíbet, con su pan se lo coman.

    Dos. Los “liberales” españoles, que creen en el poco Estado, también creen en dar de comer a las empresas. Es curioso que pongamos a parir los subsidios a parados, etc., etc., olvidando que la parte enorme del pastel de los subsidios se lo llevan las grandes empresas, por medio del bonito método de quitarles impuestos. Será que como crean el trabajo, cuanto mejor estén más trabajo hay (lo estamos viendo: en realidad para que den trabajo lo que importa no es que “estén bien”, sino que puedan tener beneficios grandiosos).

    Tres. La acumulación del dinero da poder, que se usa para presionar a los gobiernos (los lobbies legales en EE UU y lo que ya sabemos en España, normalmente más con los grupos más liberales: no me pidas ejemplos que se me van a desollar las yemas de los dedos).

    Cuarto. Nada hay tan reaccionario como repartir igualmente para todos. Al cheque escolar lo llamo la “subvención para el jamón”. Me explico: los colegios públicos se nutren del dinero público y, como la cosa de mejorarlos empezó hace muy poquito (¿el 78?), con los cheques podrían apañarse. En cambio, colegios particulares, con el cheque podrían cobrar 200 euros + el cheque: dedicarían el cheque no al pan del bocadillo, sino al jamón.

    ResponderEliminar
  18. SEGUNDA PARTE: una historia esclarecedora
    Una amiga muy cercana, gran publicista, por un asunto de amores se fue a un país centroamericano. Se puso a trabajar en una empresa estadounidense. Dio el país, con la connivencia de políticos derechistas y empresarios nacionales y estadounidenses, en proponer cambiar la seguridad social por un sistema liberal con una especie de Sanitas Yanqui.

    La empresa en la que estaba mi amiga, recibió 10 m $ para cantar las excelencias del nuevo sistema: cómo los hospitales iban a ser mucho mejores etc. etc.

    Ese cambio debía votarlo el país y, tan bonito se lo habían contado, que un 80% del país iba a votar a favor (“con lo que pone en su nombre el Estado más un piquito que se esfuerce, lo van a tratar como a los yanquis ricos).

    Los médicos públicos protestaron de que nadie los defendía. Así que a mi amiga le dieron 300.000 $ y un cámara con película para hacer un anuncio (como el precio incluía las inserciones en TV, era ridículo.

    Mi amiga tuvo una idea. Se fue a la sala de diálisis y eligió una mujer joven y guapa (tonta no era, mi amiga).
    Primer breve spot: la enferma cuenta que gracias al diálisis, aunque sea duro, vive desde hace seis años y se ocupa de sus dos hijos.

    Segundo breve spot: se demuestra que no tiene ese “piquillo” de más y que la aportación del Estado no cubre su diálisis. Pregunta en primer plano: “¿Y qué vas a hacer”? Respuesta: “Morirme”.

    No hubo actores ni mentiras. La propuesta fue rechazada. Después de que intentaran ametrallarla, mi amiga salió clandestinamente del país.

    Sé sincero, estas son las cosas que pasan con los que creéis administrar mejor que el Estado; suponiendo que sea así en tu caso, ¿pones la mano en el fuego por los demás?

    ResponderEliminar
  19. Yo soy un caso raro. Puedo levantarme siendo marxista leninista y acabar el día acostándome a la derecha de Blas Piñar... según.

    ResponderEliminar
  20. NáN:

    Una de las cosas que he dicho es que para que funcione el asunto es que tiene que haber una Justicia con mayúsculas en la que no haya nadie que esté por encima de la ley. Ni el gobierno, ni las empresas, ni los jueces, nadie. No soy tan ingenuo como para no ver que eso es casi utópico, pero es un fin hacia el que me gustaría tender.

    Respecto al pan con jamón, no sé que tiene de malo el que mi hijo reciba el pan y yo le ponga el jamón. Ahora si quiero lleverlos a un colegio con jamón, pago el pan y el jamón y el pan de otro. Como es comprensible, no puedo comprar tanto pan. No veo qué tiene de malo que el Estado se gaste un dinero en la educación de sus futuros trabajadores y yo pueda complementarlo. En Suecia lo hacen y no tiene fama de ser la meca del capitalismo.

    No tienes que convencerme de que el hombre es un lobo para el hombre. Lo sé.

    No seamos tan ingenuos de pensar que con subir impuestos a las empresas van a solucionarse los problemas. Si las empresas tienen impuestos altos suben los costes de sus productos para ganar lo mismo y, al final, como siempre los que pagan somos los paganitos. Menos impuestos, menos precio de venta al público, más dinero para ahorrar o gastar en lo que se quiera. Al final uno crea una empresa para ganar dinero. Eso es así igual que yo trabajo para ganar dinero.

    Respecto al caso de tu amiga, mentir no entra en mi moral como fin válido. Desde luego que me parece censurable ese modo de proceder.

    ResponderEliminar
  21. Juanjo, veo que coincidimos en bastantes cosas, sobre todo en el análisis de lo que está mal, aunque diferimos en la manera en que nos gustaría que se solucionaran las cosas.

    Me parece muy bien que quieras pagar el agua a tus vecinos o la luz del ascensor, incluso que sea obligatorio si así lo reflejan los estatutos de la comunidad. Yo veo más justo que cada uno pague por lo que utiliza.

    Respecto a la degradación de los servicios públicos es algo lógico desde el momento en que somos menos a pagar y más a recibir.

    ResponderEliminar
  22. Diva, no estoy interesado en saber de qué lado de la cama te levantas cuando te acuestas con Blas Piñar.

    ¿Lo sabe Consuerte?

    ResponderEliminar
  23. Cazurro,

    estoy de acuerdo en que izquierdas y derechas son términos vacíos de contenido, pero creo que liberal sigue siendo un término que define más o menos mis pensamientos. Pensar que más Estado es menos libertad para mí es obvio.

    ResponderEliminar
  24. Teresa:

    Yo también me alegro de que en vuestra situación no tengáis que preocuparos más que de lo más importante. Es cierto que el mundo real está lleno (no hay más que ver los telefilmes de Anniehall) de situaciones en las que las compañías de seguros se aprovechan de su posición de fuerza en esos momentos.

    Nuevamente vuelvo a mis principios de Justicia, Libertad y Seguridad para tí y para tus cosas.

    ResponderEliminar
  25. Mamá en Alemania: soy una maleducado y no te he dado la bienvenida al Blog.

    Bienvenida!!

    ResponderEliminar
  26. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  27. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  28. Partido en dos porque no me entraba:

    1
    No seamos utópicos. Yo no lo soy, ni utópico ni idealista. Soy un racionalista que encamino todos mis pasos hacia el mundo que creo debería ser.

    Jueces. Ya hablé de los lobbies. Luego están los grupos de presión ocultos. Los abogados más caros. Los amigos del alma. Una profesión en la que un porcentaje mayoritario. ¿De verdad piensas que van a ser justos? ¿Y a favor de quiénes te parece que serán más justos?
    Para no hablar de casos de aquí: la empresa Monsanto controla la agricultura intensiva y de transgénicos. Hace la vida imposible a los agricultores que no le siguen. ¿Cómo lo ha conseguido? Muy fácil. Hay un sistema que dominan los más ricos y con los que los demás no podemos ni soñar con implementar: la "llamada puerta giratoria".

    Importantes abogados, economistas, ingenieros agrícolas pertenecieron a Monsanto. Con la administración Bush, pasaron a ser jueces del tribunal Supremo o muy altos funcionarios. Uno de esos jueces, aprobó la ley por la que un campesino guarde semillas es delito. Otro, dictaminó que las etiquetas de los alimentos no tenían que informar de si contenían transgénicos; otro desestimó la causa que quería acabar con esa ley.

    No seas utópico: la ley estará siempre con los más fuertes. Cuando eso cambie, retomamos el tema.

    2

    Me parece de perlas que tus hijos coman pan con jamón (el mío también lo comía), pero de nuestro bolsillo. Mientras la escuela pública esté subdotada, ni un duro para los colegios sobredotados. El que quiera enseñanza de elite, tendrá que pagarla. Si existe el cheque escolar, los de menos medios estarán subvencionándote a ti. Te pagarán el jamón.

    No he dicho que con subir los impuestos a la empresa se solucionarán los problemas. He dicho claramente que siempre se critican las subvenciones de los que menos tienen, olvidándose que la mayor parte de las subvenciones van a los dueños de las grandes empresas. Es una hipocresía político-social olvidarlo. Además, con el dinero público no se debe jugar. Dices:
    "Menos impuestos, menos precio de venta al público, más dinero para ahorrar o gastar en lo que se quiera".
    En lo que se quiera no, para trasvasarlo añadiendo valor al accionista, que se haga con lo que de verdad se ha ganado, no con mis impuetos (soy del -23% en nómina, lo que quiere decir que me es más fácil pagarlo que quien tiene un -8%, pero me jode, claro que sí).

    Respecto a lo de ese país (que fuera mi amiga solo me ha permitido conocerlo), perdona pero no he entendido lo que te parecía censurable, si la listura sentimental (pero absolutamente real), de mi amiga, o llevarse a la gente al huerto de esa manera.

    Porque cn los medios de comunicación adecuados, y los medios liberales, los tiene, es muy fácil engañar.

    Como verás, Niño, sin insultos, sin considerate peor o menos ético por tener otra visión. Simplemente, ya que aceptas que el hombre es un lobo para el hombre, lo lógico es aceptar que, en ausencia de un Estado fuerte, los lobos más fuertes se comerán más cebras. Y estas no pueden hacer nada.

    Perdona la autopublicidad, pero está justificada. Hace 10 días puse esta entrada sobre leones y cebras leones y cebras

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Veo que ya has aprendido a poner hipervínculos. Ahora ya sólo te falta que se abran en otra pestaña (esta es la siguiente lección: tienes que poner dentro de los signos (<>) además de lo de href=... otra etiqueta que es target="_blank"

    Volviendo a lo de los colegios, tu postura me parece muy bien, pero no creo que los menos favorecidos me estén pagando el dinero a mí. Bajo mi punto de vista el que haya un mayor número de ciudadanos con mejor educación redundará en que podrán optar a mejores trabajos ganando más dinero y pagando con creces sus gastos de educación (porque si cuesta más la educación que lo que uno va a pagar luego de impuestos, vamos dados).

    Yo critico subvenciones que no me parecen bien. No me parece bien que se arreglen los bordillos de todas las calles de España gastándonos un dinero que no se tiene. No me parece bien que se subvencione a la banca porque hay peligro de que quiebre. No me parece bien que se subvencione la compra de vivienda (aunque por supuesto que no renuncio a cobrar esa subvención). Me parece bien que haya una indemnización por despido y un subsidio de paro.

    Respecto a lo de que un Estado fuerte hace que menos leones se coman a las cebras, es una manera de verlo. Para mí es un tiranosaurio que no deja títere con cabeza.

    He leído tu entrada y está bastante bien. Casi todo lo comparto. Vuelvo a decir que el análisis del problema es muy similar en casi todos. Lo que difiere es en las soluciones (muchas de las cuales no son tales, sino simples opiniones).

    Respecto a lo del tema de los lobbies y las presiones. Es cierto que puede haber aprovechamiento, pero en el caso del Tribunal Supremo de EEUU los cargos son vitalicios y sólo son reemplazados cuando alguno se muere o está incapacitado. Además el Presidente elige candidato, pero tiene que ser ratificado por el Congreso y el Senado.

    En España son directamente elegidos por los partidos políticos. Además aquí no necesitamos lobbies porque el ser parlamentario y trabajar y recibir dinero de empresas a las que puedes beneficiar no está prohibido. Ni siquiera mal visto.

    ResponderEliminar
  30. Ey, que en el siguiente comentario lo hice bien!!!! Enel anterior dejé un traling space que me traicio´nó

    Me parecería una grosería para el resto de comentaristas, y para ti que has expuesto tus ideas en tu blog, que volviera a recontestarte. Creo que hemos explicado muy bien los dos lo que opinamos. Por mí, asunto cerrado hasta otra occasión.

    Solo decirte, puntualmente, que tienes razón en los de los jueces estadounidenses y la teoría de la puerta giratoria: estar fuera, entrar al poder a hacer un trabajito y volver a salir. Entraron para quedarse y "ni quito ni pongo Rey, pero ayudo a mi señor". Otros, entraron y saliron.

    ResponderEliminar
  31. Pues es bueno saber que me das la razón en algo, aunque sea puntualmente.

    También tienes razón en que es suficiente para este asalto. Ya habrá más.

    Un placer, como siempre, conversar contigo (y con los demás, ¿eh? no se me enfaden!)

    ResponderEliminar
  32. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  33. Buen post, aunque yo por lo que parece estoy en las antípodas políticas de usted, aunque comparto propuestas puntuales que ha hecho.

    Evidentemente el mayor o menor peso que queramos conceder al Estado depende de si creemos que la sociedad y los mercados se autorregulan correcta y justamente o por el contrario generan continuos desajustes e injusticias indeseables que solo benefician a determinados grupos o fortunas.

    Como yo soy de los segundos y además soy cristiano, pienso que los mecanismos sociales y económicos necesitan correcciones más o menos intensas para conseguir una sociedad más solidaria y más humanitaria.

    En principio, y en determinados ámbitos como por ejemplo el de la iniciativa empresarial, me considero bastante subsidiarista, o sea que entiendo que el Estado solo debe meter el hocico cuando el sector privado deje lagunas o no cubra necesidades importantes.

    En otros aspectos, como pueden ser la educación, la sanidad, otros servicios esenciales o el mercado de trabajo (ya es triste llamarlo así)cada día soy más pro-intervencionista, ya que si el Estado no hace el papel de garante de determinados derechos y valores, al final estos son administrados conforme a los patrones de dinero y beneficio, y no creo que esto sea adecuado.

    ResponderEliminar
  34. Pues es cierto que discrepamos porque yo veo el trabajo como un bien de consumo más. Si alguien le paga por trabajar para él es porque le compensa pagarle ese dinero por el tiempo que usted dedica a ello. De igual manera, cuando al agricultor le paga siete céntimos por el kilo de patatas también está pagando el tiempo que el agricultor ha invertido en él.

    No sé si afortunadamente o desafortunadamente, pero el trabajo es un bien de consumo.

    ResponderEliminar
  35. En tanto consideremos el trabajo como "un bien de consumo" consideraremos a las personas como mercancías. El trabajo es un deber y un derecho de todos, es el modo en que todos contribuimos a la sociedad y es el medio que tenemos para subsistir.

    ResponderEliminar
  36. Yo me identifico más con Diva. Propugno la teoría de la ideología circular:
    Uno se levanta pensando el la injusticia de la clase dominante y que haría falta una revolución y te amigas con la extrema izquierda latina y su muerte al yanki,, luego tomas posiciones socialistas europeas para ir pasando sin solución de continuidad hacia el centro social.
    Una vez allí como saben los centristas españolas el paso a la semiderecha es un saltito, España es de los pocos países donde no se diferencia en siglas a los liberales de los conservadores y hasta tal punto que las presidentas muy conservadoras se hacen llamar liberales, cuando la suerte te sonríe crees en la justicia social y piensas que el Estado te roba con sus impuestos y los otros te molestan con sus revoluciones a veces te molestan tanto que crees que a algunos habría que mandarlos a Tanzania y que los que gobiernan son unos tontos de capirote; claro que la oposición te parecen unos maricomplejines y detestas este sistema democrático que encumbra a ineptos como el actual y ya de ahí a la extrema derecha ya no hay nada, y damos el golpe de esttado contra el sistema corrupto una vez ubicados en la extrema derecha pasamos a la dictadura social, populistas chapista y damos la vuelta al circulo ubicándonos de nuevo en la extrema izquierda.

    Y va haciendo sueño y te acuestas tal y como te levantaste.

    ResponderEliminar
  37. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  38. END, creo que nunca había leído tan bien expresado el concepto de lo que es el liberalismo español de los últimos años: «Veo el Estado como una bestia hambrienta que usa su poder omnímodo para esquilmarte tanto físicamente (dinero) como moralmente (libertad).» Claro, ante una afirmación así ¿qué puede decirse? ¿Que el estado no es una bestia? ¿Que no está hambrienta? ¿Que su poder no es omnímodo? ¿Que su sentido no es esquilmar física o moralmente a los ciudadanos ni arrebatarles nada más ni menos que la libertad? No. Es absurdo. Sería lo mismo que si yo dijese: «El Estado es un ogro asesino que usa su poder absoluto para atracarme en la calle al mediodía y darme por el culo por la noche». Algo así.

    Lo primero que me llama la atención es que se hable del poder omnímodo del estado cuando la actual crisis económica, no achacable precisamente a los estados, está demostrando que éstos pintan bien poco a la hora de tomar decisiones. ¡Pero si para tranquilizar a los mercados financieros los estados son capaces de retroceder en los avances sociales que haga falta! Así que de poder omnímodo cero pelotero. Ah, y que se considere que el estado de un país democrático, incluso con sus defectos y corrupciones (actualmente casi todas del bando liberal, por cierto), esquilma moralmente la libertad... En fin, tal vez sea así en Camerún, pero no aquí. Por ahora. Claro que tal vez yo soy el menos indicado para hablar de estos temas porque se da la circunstancia de que trabajo para el estado, concretamente en un puesto que me pone diariamente en contacto con muchas de las víctimas del liberalismo, casi siempre trabajadores y familias de trabajadores pero a veces también empresarios autónomos que cayeron en la batalla de la libertad de mercado y de pronto se encuentran a la intemperie.

    Desde luego que uno mismo gestiona mejor su dinero que el Estado, pero el Estado no gestiona el dinero de uno, gestiona las necesidades de todos. Estos son conceptos básicos que se enseñan en las guarderías - la comunidad, compartir, ser generosos- y el liberalismo se pasa por el forro de los cojones, obviando sin disimulo valores elementales como la convivencia y la solidaridad. Pero si es muy fácil de entender: tus cotizaciones actuales, las que se descuentan de tu nómina, no son un fondo de pensiones, son los recursos que sirven para sufragar las pensiones actuales, y así sucede con todo. ¿Que preferirías no cotizar ni pagar impuestos y ocuparte tú mismo de tus necesidades sin tener en cuenta las necesidades de tu país y las personas que viven en él? De acuerdo: vete a Camerún o Gambia, allí funciona así: no tendrás presión alguna del Estado sobre tu dinero y no tendrás que compartirlo con nadie. Aunque no, no te vayas y espera, a este paso tal vez dentro de poco puedas hacer lo mismo en España.

    Yo soy antiliberal (en el sentido que tiene ser liberal en la España actual). Más todavía: creo que el liberalismo económico puro y duro es un retroceso en el desarrollo de la humanidad, como lo fueron el fascismo y el comunismo. Estoy convencido de que es una doctrina o tendencia ideológica que hará de este mundo, ya de por sí cuajado de injusticias, un lugar peor.

    «Veo el Estado como una bestia hambrienta que usa su poder omnímodo para esquilmarte tanto físicamente (dinero) como moralmente (libertad).» Que nunca tengamos que utilizar los servicios sufragados por ese dinero, que nunca nos encontremos, a pesar de todo nuestro esfuerzo y nuestra inteligencia, a la intemperie.

    ResponderEliminar
  39. Todo sea dicho desde el interés amistoso que me provoca vuestro blog, que leo con gusto desde hace unas semanas. Buenos días.

    ResponderEliminar
  40. Bienvenido Jesús (seguro que ND se olvida de recibirte luego).

    Apasionado sí, pero no creo que tu comentario resulte ofensivo.

    Yo después de tantas aportaciones no sé con qué quedarme aunque a lo mejor me apunto a la teoría circular de Diva y Consu's.

    ResponderEliminar
  41. Mi querido Jesús. Por supuesto que suscribo todo lo que dices del liberalismo. Hasta lo subrayo tres veces y estoy (lo sabes) en el combate. Que entiendo tu indignación ante las ideas. Pero las personas son otra cosa. Aunque cuando ves esas desgracias día a día es difícil no trazar la relación entre el efecto de miseria y las prácticas económicas que la causan.

    Voy a tratar de hacer de puente. Convirtiéndome, por lo que respecta al Niño, en una echadora de cartas del Tarot (las cartas son las escrituras que leo).

    El Niño es un liberal de pacotilla, porque siente y le duele el sufrimiento de la gente. Pero, como no podía ser de otra manera con los extraordinarios recursos mediáticos dedicados a la propaganda pura y dura, como a millones de personas le ha convencido el maravilloso reloj. Hay un sistema que funciona como un reloj, un reloj maravilloso, de complejísimo mecanismo, pero que permite racionalizar lo que pasa, entender las causas y efectos. No es difícil extasiarse.

    Le falta un salto: la causa y efecto más importante de todas. Lo que marca ese reloj cada segundo no es el tiempo de eficacia, sino la muerte y el dolor insoportable de centenares de millones de personas. No ha racionalizado que la compasión recíproca entre todos los seres humanos no es la arenilla que provoca el malfuncionamiento del reloj. Es la solución a tanto desvarío y a un sistema siniestro. Cada 6 segundos muere un niño de malnutrición. Con 25 años de economía de la globalización, ya le toca a los mercados ir aceptando su responsabilidad en los hechos. Pero confío en el Niño como persona. No quiero que se vaya a Gambia. Quiero que se exprese libremente y que con libertad acepte las críticas (como lo hace). Es joven y tiene compasión. Necesita tiempo. (Doy de comer a los gatos y me quito la falda estampada de echadora de cartas)

    En cuanto a ti, Niño, quiero que sepas que Jesús me ha sorprendido por su dureza, aunque la aplaudo por la claridad de sus ideas, y yo soy duro muchas veces en las ideas, pero es la persona más suave que conozco, de una ternura ante la vida y la gente por la que se ha convertido, sin él pretenderlo, en uno de mis maestros en la vida. Me suaviza el corazón.

    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
  42. Jesús:

    Es que decir que la crisis actual es por el liberalismo (supongo que queréis decir que el mercado bancario es libre) es una de las mayores falsedades (desde mi punto de vista). El mercado bancario está dominado por los bancos centrales, esto es, por los políticos que fijan arbitrariamente el precio del dinero.

    El profesor Huerta de Soto, por nombrar a un español eminente, ha mostrado en su libro "dinero, crédito bancario y ciclos económicos" cómo las burbujas económicas cíclicas son consecuencia de dejar a los bancos prestar un dinero que no tienen. Por supuesto que los bancos se aprovechan de ello, igual que los centros comerciales se aprovechan de poder abrir todos los días de la semana y yo me aprovecho de la deducción por mi hipoteca.

    Es una responsabilidad política acabar con ese sistema de burbujas económicas cíclicas. Claro, es mucho mejor para el político tener agarrados por donde duele a los bancos, que además son los que prestan créditos que no tienen que devolver a los partidos políticos. Pero esto no tiene nada de liberal, al menos como yo lo entiendo.

    Respecto a lo de irme a Camerún, creo que de momento no. Empezando porque en Camerún creo que la igualdad ante la ley debe ser pelín utópico.

    Respecto a la bestia omnímoda. Lo es desde el momento en que la entrega de mi dinero y, por tanto, la reciprocidad de servicios no es voluntaria, es cohercitiva. Por supuesto que no espero obtener lo mismo que pago. Por supuesto que uno no sabe si va a tener cáncer, alzheimer o va a vivir fresco como una rosa y un día se muere sin más y por supuesto que quiero estar cubierto frente a cualquier enfermedad que me pueda afectar a mí o a mi familia. Pero preferiría elegir.

    ResponderEliminar
  43. Siguiendo diré que hace tiempo leí un artículo sobre la gente con y sin cobertura médica en EEUU y hablaba de que de los 40 millones de personas que no tenian cobertura médica allí una gran parte, no me acuerdo del porcentaje, pero sorprendentemente alto, era de gente con ingresos medios-altos que preferían usar su dinero en otras cosas. Es su decisión. Yo no podría vivir tranquilo sin tener un seguro, pero parece que hay gente que sí. Si esos señores tienen cualquier problema, les atenderán, pero tendrán que pagar lo que ha costado eso. Seguramente perderán su casa, su trabajo, etc, pero ha sido una decisión personal. Que yo no comparto, pero obligar a la fuerza, aunque sean cosas para mí sensatas, como tener cobertura médica, es lo que no comparto.

    ResponderEliminar
  44. Y ya por hablar de partidos políticos, no es nuevo el desprecio que siento hacia la clase política en general. No creo que haya un país con gente más mediocre en política que España. No dudo que haya muchísima buena gente metida en política y que hace ese trabajo de manera desinteresada y trabaja por un futuro mejor para todos.

    Ahora, no creo que ningún político que esté en el Parlamento (en cualquier Parlamento, también me valen los autonómicos) lo esté porque quiera ayudar a los demás.

    ResponderEliminar
  45. Niño, eso de que la culpa es de los bancos centrales riza el rizo.

    El sistema financiero usó todos los trucos y opacidades posibles, que permiten los reglamentos liberales que previamente, con sus partidos afines, han creado en los parlamentos, para maniobrar torticeramente y crear el lío. Y el lío hay qeu apuntarlo a tu bando: y todos los sufrimientos también. No es de recibo echar las culpas a quienes no las tienen.

    Comparto contigo que los políticos de la derecha que hacen el trabajo de los que tienen el poder están en política para forrarse. De ahí que la verdadera trama de la corrupción, en este país, esté en el PP. De ahí también que, como están protegidos por casi todos los jueces, se irán de rositas.

    Pero los otros ya tienen culpas propias como para apechugar con esas.

    Es lo que te decía de los lobies. Y lo que dice Jesús: los Estados ya no pintan mucho porque el poder real, y las responsabilidad real, es de los liberales. Te recomiendo la lectura de todos los periódicos de los últimos 20 años. Y si no, echa un vistazo a alguno.

    ResponderEliminar
  46. Hoy me he levantado de derechas y me estoy cxxxxxo en la pxxa farsa, perdón, huelga del 29...

    ResponderEliminar
  47. Leo periódicos todos los días, no desde hace veinte años, pero sí desde hace quince y sigo en mis trece.

    El problema de las burbujas económicas radica en dejar a los bancos prestar un dinero que no tienen. Eso lleva indicando la escuela austríaca durante más de cien años. Su explicación a mí me parece bastante verosímil. Si quieres ver un vídeo pulsa aquí. Es un poco largo, pero a mí me aclaró muchas cosas (a lo mejor es que soy muy inocente y es fácil convencerme).

    ResponderEliminar
  48. Consideremos esto un segundo asalto puntual (una velada de exhibición a un solo asalto).
    Primero
    Niño D, creo que saliste a por roles y estás recogiendo setas. Y que tienes toda la razón. Si es como tú dices, y no lo dudo, es la debilidad del Estado y la fuerza de la práctica liberal (los liberales tienen políticos que luchan para que el Estado se meta lo menos posible) de no meter el hocico en las prácticas empresariales lo que ha permitido que los bancos hayan ido demasiado lejos, yo diría que muchas veces delinquiendo (los activos tóxicos deberían considerarse como tales).

    Unos Estados fuertes no habrían dejado las cosas en manos de las empresas. Luego el culpable de esto es el liberalismo y tu queja de que los Estados no intervinieron lo suficiente te sitúa en el antiliberalismo.

    Segundo
    ¿De verdad crees que si el liberalismo se cumple a rajatabla en estas empresas financieras el comportamiento de estas sería más ético? Sinceramente, ¿no crees que las crisis pasarán de “frecuentes” a el pan nuestro de cada día?

    Me alegro de que te estés pasando al bando antiliberal.

    ResponderEliminar
  49. Puede que no me explique bien. Puede que me esté volviendo antiliberal, pero lo que sugiere el profesor Huerta de Soto es la desaparición de los bancos centrales y la intervención estatal y rescate bancario, la necesidad de cubrir el 100% del dinero que se presta (es decir, no prestar lo que no se tiene) y volver al patrón oro como referencia monetaria.

    Yo no soy economista (ni lo pretendo), pero me intereso por lo que pasa a mi alrededor. Esta explicación me parece convincente. Seguramente sea por mi falta de conocimientos el no haber llegado a otra que me parezca mejor para evitar lo que está pasando.

    ResponderEliminar
  50. Hay una cosa que no he entendido bien (no hay ironía, te lo aseguro) y es importante:

    sugiere el profesor Huerta de Soto es la desaparición de los bancos centrales y la intervención estatal y rescate bancario

    ¿que desaparezcan los bancos centrales y la intervención estatal?


    O bien

    ¿que desaparezcan los bancos centrales y haya intervención estatal?

    Lo primero es liberalismo puro... y los bancos harían lo que les diera la gana. Podrían prestar lo que no tienen ni van a tenr, combinar nuestras deudas con lo que quisieran, cambiar los criterior de devolución de hipotecas...

    Lo segundo es antiliberalismo puro.

    ResponderEliminar
  51. Lo que sugiere como primer punto es que los bancos no puedan prestar lo que no tienen. Esto es, sólo pueden prestar el dinero que tienen en depósito (actualmente pueden prestar 50 veces más de lo que tienen depositado).

    Una vez que sólo pueden prestar lo que tienen no haría falta un banco central para prestar dinero a los bancos.

    Lo del patrón oro viene por tener una referencia estable y que no puedan 'inventarse' billetes sin más valor que un apunte contable.

    Por supuesto que debería haber una entidad que vigilase que esto se cumple.

    ResponderEliminar
  52. También te digo que puede que yo lo haya entendido mal. Si tienes tiempo echa un vistazo a ese par de vídeos.

    ResponderEliminar
  53. Bueno, no ando muy sobrado de tiempo pero en unos días lo veo fijo.

    Mi pregunta veía de la construcción granatical de lo que le sucede a una serie de elementos, que en el lenguaje común se suele obviar:

    Si la frase está tal como es:
    sugiere el profesor Huerta de Soto es la desaparición de los bancos centrales y la intervención estatal y rescate bancario

    Significa que se quitan los bancos, pero se refuerza la intervención estatal y el rescate bancario.

    Pero si es
    sugiere el profesor Huerta de Soto es la desaparición de los bancos centrales, de la intervención estatal y del rescate bancario

    Entonces se quita todo, llegando al absurdo de culpar al Estado de no haber intervenido lo suficiente y decir que la solución es que no intervenga nada.

    Eso es lo que me extrañó de lo que dijiste: como liberal coherente, no se puede culpar a los estados de dejación en sus funciones. Y las culpas son todas del mercado.

    ResponderEliminar
  54. NáN, aunque me parece que era con buena intención e intentando "defender" a ND en respuesta Jesús Miramom, eso de "Es que dice esas cosas porque es joven e inexperto pero en el fondo es bueno"... telita eh?
    Hace muchos comentarios de esto, es que no he podido ponerlo antes.
    Tochi.

    ResponderEliminar
  55. Pues a ver si esta vez la semántica me acompaña.
    Sugiere que sólo se pueda prestar lo que se tiene.
    Sugiere que se vuelva al patrón oro y no se pueda crear dinero de la nada.
    Sugiere que no haya banco central y que no haya intervención estatal en el caso de quiebra de una entidad bancaria.

    Queda así más claro? Como normalmente no reviso lo que escribo puede que haya puesto una frase sin sentido.

    ResponderEliminar
  56. Creo Tochi, que no pretendía defender a ND.

    Estoy seguro que no es lo que dices.

    Empezaba diciendo que es un "liberal de pacotilla", porque no cumple la condición decisiva.

    Y a partir de ahí, trazaba una estructura de desarrollo.


    Si pensara que es un liberal de verdad, no me habría molestado en poner una línea o, porque me cae bien por otras cosas, me estaría lanzando a su cuello de manera implacable. Porque le consideraría directamente responsable de tantas muertes debidas a un sistema.

    Repasa lo que dije teniendo en cuenta esa estructura, plis.

    ResponderEliminar
  57. A ver NÁN.
    Tu piensas que la mejor forma de que todos vivamos mejor es una. Hay gente que piensa que es otra. No es que sean malos, no es que no les importen los demás, no es que sean estúpidos, o incultos, o jóvenes o corruptos (de eso hay en todas partes, no sé si lo has notado)... no es que sean peores que los de "izquierdas". Piensan de otra forma.

    ResponderEliminar
  58. ¡Qué guay, no?! Yo apoyo prácticas que traen la destrucción a cientos de millones de personas, ¡pero solo es que pienso de otra manera, respeta mi opinión!

    Lo que hace falta es responsabilizarse de las propias posiciones, en lugar de ir de tan libres.

    Y eso es lo que hacíamos aquí. Vamos, si no te importa.

    No se trata de niños en una guardería, que unos llevan batitas rosas, otos verdes y todos son muy simpáticos.

    Lo que dijo Jesús sigue en pie y ya es hora de asumir responsabilidades. El sistema neoliberal que se inició con Tahtcher y Reagan tiene ya encima tanta sangre (fuera de cámara, of course) como el Comunismo y el fascismo. Y el que opine de otra manera, que lo exponga y lo discutimos libremente.

    "Que lo que pasa es que yo pienso de otra manera". ¿Será posible tanta banalidad?

    Espero no haber molestado más que al guay de Anónimo. Si molesto a más gente, decídmelo que me abro rápido.

    ResponderEliminar
  59. Hala, qué montón de comentarios por la mañana. Yo ya he dicho lo que pensaba y bueno, no voy a insistir, me asomaba para agradecer a Nán sus buenas palabras sobre mí y precisar que llevo leyendo a ND varias semanas y me gusta. Me identifiqué con él (y con Annie) cuando contaban anécdotas sobre los regalos de su asistenta rumana, a mí un señor rumano me trajo al trabajo un recuerdo de Rumanía exactamente igual que el que aparecía en «El regalo inescaqueable (2)», aunque el mío era cuadrado y todavía más feo porque no era en color sino en tonos marrones y grises (marrón el paisaje y gris el conde Drácula). Por cierto, seguro que el conde Drácula era liberal... (es broma, es broma).

    ResponderEliminar
  60. Siendo conde y empalador no podría ser otra cosa... :)

    ResponderEliminar
  61. ...sigue...

    5.-Si verdaderamente crees que el hombre es un lobo para el hombre una sociedad sin Estado o con un Estado mínimo sería una sociedad que se regiría por la ley de la selva. El liberalismo bien entendido, de la mano del capitalismo con el que tan bien se lleva, se basa en la primacía a toda costa de la libertad por encima de la igualdad y eso provoca una generación continua de desigualdad. La desigualdad extrema hace que haya personas suficientemente ricas como para comprar personas suficientemente pobres que se ven obligadas a venderse. Ejemplos clásicos: tráfico de órganos, prostitución (infantil), trata de blancas, corrupciones de todo tipos. El paraíso liberal llevado a sus últimas consecuencias aceptaría sin ningún problema que un hombre (pobre) vendiera a otro hombre (rico) su riñón. O su virginidad. O la de su hija. O la de su bebé.

    6.-El liberalismo que propugna la libertad de mercado como la panacea de todos nuestros males promueve sociedades donde del clásico una mujer un voto, se pasa al un dólar un voto, porque en el mercado, cuando solo hay mercado, solo se puede votar con dólares. Y el que no tiene dólares, como bien dice NáN, se muere.

    7.-Una de las causas de esta crisis ha sido el desmadre absoluto que había en los mercados de derivados, uno de los mercados financieros menos regulados del mundo. Los Bancos Centrales de todo el mundo dejaron a su libre albedrío a las instituciones financieras y por poco nos matamos. Personajes nada sospechosos de troskistas dijeron que eran verdaderas armas de destrucción masiva (Warren Buffett) o una licencia para matar (George Soros). Que el liberalismo quiera irse de rositas de esta también clama al cielo. Luego, eso sí, tendremos que oirnos lo malo malísimo que es el comunismo. En esta crisis, los que mejor han salido parados son precisamente los países con mercados más regulados y menos desarrollados.

    8.-Lección de marxismo (gratis): el camino más corto para acabar con el capitalismo es dejarlo a su libre albedrío. El Estado es el garante último de los mercados y del sistema capitalista. Sin Estado esto se venía abajo en cinco minutos.

    Hala, buenas noches y buena suerte.

    ResponderEliminar
  62. Pasaba por aquí... y casi me lo pierdo, un hueso tan apetitoso no puedo dejarlo pasar aunque esté caducado...

    Por partes:

    1.-NáN y Miramón: chapeau.

    2.-Equiparar Estado con menos libertad y liberalismo con más libertad es demagogia. Si bien es verdad que el Estado te impone unos impuestos (más que el Estado, que no deja de ser un medio, son tus congéneres a través del proceso democrático) para dar unos servicios a la sociedad (fundamentalmente educación, sanidad, y seguridad), no te obliga a aceptar esos servicios y sigues siendo libre de utilizarlos o no. En el caso contrario, donde no hay Estado o está reducido a su mínima expresión, no hay libertad de utilizar los servicios públicos o privados, ya que los primeros no existen. Ese es un ejemplo de que mayor liberalismo conduce a menos libertad de elección, y la prueba más reciente la has tenido durante la tramitación de la ley que permitía un seguro sanitario público en Estado Unidos. Los poderes fácticos que aquí llamaríamos liberales y allí conservadores se pusieron manos a la obra para impedir por todos los medios la existencia de una alternativa pública a los seguros médicos privados. El liberalismo estaba fomentando menos competencia y menos libertad. Y se gastaron auténticas fortunas en el intento. Con Clinton lo pararon y con Obama lo descafeinaron. Alguno decía incluso, sin sonrojarse, que no podian permitir la alternativa pública porque todo el mundo la elegiría. Por cierto, anotar que el gasto sanitario per cápita en Estados Unidos es el más alto de los países de la OCDE. Menos Estado no siempre es mejor. Tu bolsillo igual no estaba tan lleno en ese paraíso liberal que sueñas.

    3.-Muéstrame un país sin Estado y te mostraré un país sin justicia. La justicia es imposible sin un Estado fuerte, lo que no quiere decir que en todos los países con Estado fuertes haya justicia. El Estado es una condición necesaria pero no suficiente.

    4.-Se ha dicho por arriba: sin un Estado fuerte que nos defienda de la gran empresa estamos perdidos. El monstruo que tú ves en el Estado lo veo yo en la empresa. Deja a las empresas campar por sus fueros y te encontrarás con un catálogo de burradas que para sí las querrían Stalin, Hitler et al. (Por citar santos de tu devoción). Las empresas no tienen sentimientos, y eso las hace sicópatas por definición. Hacen su análisis coste beneficio y si hay que llevarse vidas humanas por delante se llevan siempre que salgan rentables. El clásico ejemplo aquí es el de Ford y su Ford Pinto: les salía más barato pagar las demandas de las víctimas de accidentes que cambiar el diseño del coche. Pero también me valen los casos de la Talidomida, Bophal, o el último “accidente” de BP en el Golfo de México. Por no citar lo fácilmente que se tapan los ojos y colaboran con cualquier tipo de régimen político que se precie: nazismo, apartheid, dictaduras de este pelo y del otro, incluso comunismo. ¿No es patético ver cómo las Nike, Microsoft, Google o Apple del mundo pierden el culo por hacer negocios con China sin importarles un bledo la libertad de los chinos, o incluso plegándose a las restricciones internas chinas? ¿Quién sino el Estado va a hacer frente a esos gigantes? Ya lo ha hecho en el pasado, por cierto: Standard Oil, Microsoft, pasito adelante por favor.

    ...sigue...

    ResponderEliminar
  63. Lo diré otra vez, pero yo creo que el que no quiere entender no entiende (y vale por unos y por otros). El Estado tiene que defender la seguridad del individuo y la de sus propiedades. Debe tener el monopolio de la violencia mediante la policía y el ejército. El decir que por darle más dinero al Estado nos va a ir mejor no tiene nada que ver con eso. Si el hombre es un lobo, el Estado es un león.

    Estoy de acuerdo en que el liberalismo prima la libertad por encima de la igualdad.

    Respecto a lo de dejar solo al capitalismo para que se ahogue... para dar lecciones de marxismo empieza por el otro lado porque no se puede decir que el comunismo haya hecho feliz a mucha gente. Ahora mismo los más liberales en europa son checos, polacos y compañía. Los que han probado las bondades del sistema.

    ResponderEliminar
  64. En este tipo de temas me expreso fatal y además me quedaría muy largo.

    Me gan dado muchas ganas de tomar una caña y ponerme toda seria hablando de "cosas"

    ResponderEliminar