París bien vale una reunión

El jueves me voy a París de nuevo a una reunión de un proyecto europeo. Debe ser la sexta o séptima vez que voy en los últimos dos años. Muchas veces no tengo tiempo para nada más que para la reunión. La UIC (unión internacional de ferrocarriles) está a doscientos metros de la torre Eiffel, torre que se ve por las ventanas de las salas de reuniones, pero que a mí nunca me ha gustado. Siempre me ha parecido un amasijo de hierros oxidados.

Como mañana hay huelga, tengo que ir el jueves por la mañana en el primer avión y volver luego por la tarde. Es un palizón y siempre pienso en la cantidad de tiempo que se pierde en los aeropuertos y en los vuelos en general. Todo el tiempo perdido facturando, pasando controles de seguridad, mirando pantallas en las que cada cuarto de hora te dicen que el avión va a salir un cuarto de hora después...

Eso por no hablar del poco sitio en los asientos, que para alguien alto es un suplicio. Por lo menos no vuelo en Iberia, vuelo con Air Europa. Lo malo es que vuelo en el avión Disney cargado de niños que van a pasar un largo fin de semana en Eurodisney.

Además está la reunión. Nos han cambiado al líder del grupo de trabajo y nos ha mandado un memorando sobre lo que habría que hacer sin haberse mirado nada de lo que ya hemos hecho. En fin, que va a ser difícil hacerle entrar en razón, aunque a mí, personalmente, me da igual, con que completemos nuestra pequeña parte en el proyecto me doy por satisfecho. Normalmente estas reuniones suelen durar unas cuatro horas o así. Así que, como no mandaban la agenda de la reunión, supuse que sería igual que las otras y, cuando hace una semana, vi que había una exposición de Monet en el Grand Palais, me compré una entrada por internet para verla.

Monet me encanta, al igual que el impresionismo en general. Recuerdo haber ido con mis padres a París cuando yo era un chaval y quedarme alucinado recorriendo el museo d'Orsay. El impresionismo es de las últimas etapas del arte que me llegan. A partir de Picasso, que no me gusta, ya no consigo la corriente vital que siento al ver los nenúfares de Monet o los retratos de Velázquez o los cuadros del Bosco. No consigo entender qué tiene de especial un tiburón metido en formol o taburete con una rueda de bicicleta o un traje colgado de una percha en una pared (no consigo encontrarlo en la página del MOMA, pero lo vimos). Supongo que soy un poco abuelo cebolleta.

El caso es que me compré la entrada y embarqué a otro español de la reunión para irnos a la exposición y desasnarnos un poco. Compramos la entrada anticipada para las 16:30, pero cuando han mandado la agenda, tienen previsto tenernos allí hasta las cinco con lo que puede que me tenga que volver con el rabo entre las piernas y sin ver la exposición de marras. Veremos qué sucede y espero que podamos ver algo más que la torre Eiffel detrás de un cristal.

19 comentarios:

  1. ¡Jo! Qué pena ir a París y no poder visitarlo. Pues a mí la Torre Eiffel me gustó, de noche más, cuando está iluminada.
    Por cierto, Anniehall: me dice El Ese que siente no haberte podido responder al comentario. Que le puedes llamar LS sin problemas.

    ResponderEliminar
  2. Sí, es una pena, pero siempre vuelvo a casa con algún pastel o cosas similares de las boulangeries parisinas.

    ResponderEliminar
  3. Ya sabes que de la renta, los amigos destinamos una parte para un vinito o cerveza allá donde vayas. Yo no entendería París sin la Torre, aunque no eres el único al que no le gusta. No recuerdo qué escritor, crítico furibundo, cenaba en su restaurante todas las noches. Cuando le dijeron que era incoherente contestó: “En absoluto, es el único sitio desde el que no la veo”.

    En cuanto al “arte”, te pareces a los que en tecnología no quieren pasar del teléfono fijo y la radio. Dicho sea con la debida mala leche.

    ResponderEliminar
  4. A mi la Torre Eiffel me encanta...no sé las veces que he subido.

    Sobre el arte contemporáneo..ND..tenemos que hablar..te prometo no enseñarte nada de tiburones, calaveras ni demás...pero con todos mis respetos..es que no te lo han explicado bien.

    No me digas que no te mola..por ejemplo... Rothko

    ResponderEliminar
  5. Puede ser, NáN. Puede que no entienda nada de arte, lo reconozco, pero para mí el arte no necesita entenderse, sino emocionar. A mí me emociona ver la neocueva de Altamira, los cuadros de Van Gogh, la vieja friendo huevos de Velázquez y otra serie de cosas que me transmiten algo.

    A lo mejor el que puso la rueda de bicicleta en un taburete pretendía que la gente reaccionara como reacciono yo diciendo que eso es una tontería, pero yo no puedo ir más allá de ver una rueda de bicicleta en un taburete. Son mis limitaciones, lo sé y las asumo.

    A fin de cuentas, para gustos hay colores... y de momento hay museos para todos los gustos.

    ResponderEliminar
  6. Yo estoy de acuerdo con ND (otra vez). Si el arte te lo tienen que explicar... algo me falla. No digo que no me guste nada a partir de Monet pero... casi.
    Con lo de Picasso no, mira, la angustia que transmite el Guernica me sigue impresionando cada vez que lo veo.
    Tochi.

    ResponderEliminar
  7. Pues, no sé, moli, no me agrede, pero me he metido en la parte de la página que has puesto de 'the classic paintings' y todas me parecen dibujos de camas con la almohada, el embozo y el edredón.

    Ya digo que seguramente la culpa es mía y lo asumo. Prefiero ver a Monet que a Rothko, aunque tal vez algún día las cosas cambien...

    ResponderEliminar
  8. ND...no tiene nada que ver con que sea culpa de nadie. Yo estudié arte y llegué al arte contempóraneo exactamente igual que tu pensando que no me decía nada, que aquello era una tontada. Tuve la suerte de tener unos profesores buenísimos que consiguieron explicar y transmitir mucho del sentido de ese arte. Por supuesto muchísimas cosas siguieron sin gustarme y actualmente hay muchas que me parecen un insulto absoluto a mi inteligencia..pero es algo así como cuando yo voy con el ingeniero y veo una ladera con arboles y pienso..que bonito y él me explica que es una repoblación en terrazas, hechas con una araña retroexcavadora, que tienen que plantarse a tantos metros, que la especie es tal, que se pone ahí por tal y cual...lo vuelvo a mirar y lo ves de otra manera. Pues lo mismo.

    ResponderEliminar
  9. Jo, qué suerte. Pasteles franceses. Cuando estuve en París engordé dos kilos a base de croissants y chocolate. Sobre lo del arte... para mí el arte es sólo estética. O me gusta o no. Pero vamos, que lo mismo con el arte moderno que con pinturas de época. De hecho, en el Prado ví las obras de un pintor antiguo muy famoso que no voy a nombrar porque me lincharíais, y no me gustaron ni ver.

    ResponderEliminar
  10. Oiga. ND, que me parece normal, ¿eh?

    PEro es que la mirada hay que "educarla", como en todo. Fíjese que, en su tiempo, el Impresionismo fue absolutamente despreciado y ridiculizado. Solo después, cuando la gente aprendió a mirarlo, llegó la emoción.

    El ejemplo que ha puesto Molinos es de Libro Mayor: la emoción que puede causar Rothko es inflamable.

    Y como en todo, hay de todo, claro.

    Lo que te quería decir con la tecnología (tengo móvil desde hace 2 años, sí soy de "esos"), es que el esfuerzo merece la pena.

    ResponderEliminar
  11. Moli, supongo que viéndolo de esa manera te transmitirá sensaciones y emociones que yo no recibo. Por eso digo que es culpa mía por no haber profundizado en el arte moderno o el no haber tenido la suerte de que alguien me lo explique.

    No tengo la osadía de pensar que a la gente que le gustan ciertas cosas estén como una cabra. Lo que me pasa es que yo no veo más allá del cuadro, no lo entiendo.

    Ya te digo que será culpa de que estoy sin desasnar, pero intento mejorar.

    ResponderEliminar
  12. NáN, tiene usted razón como casi siempre.

    Seguiré esforzándome por aumentar mi sensibilidad y mis conocimientos.

    Dra. Anchoa, por no hablar de los macarons... ¡Qué cosa más rica!

    ResponderEliminar
  13. Estoy con el Niño: el arte explicado quizás sea entendible, pero no por eso, porque termines por entender sus por qués, tiene por qué emocionarte si no lo hizo cuando no lo entendías.

    ResponderEliminar
  14. Tengo una gradación: me gusta, me interesa, me emociona.

    Que algo emocione es ya el no va más. Pero el "me interesa" es muy interesante.

    De todas maneras, no soy un entendido. Aun así, las mejores reflexiones sobre la vida las he tenido delante de artefactos de arte.

    ResponderEliminar
  15. ND:

    1.- El nuevo lider no va a entrar en razón, ni quiere saber qué está hecho. Si es ingeniero, es francés y es de ferrocariles, lo que quiere es admiración y sumisión. En el orden que prefieras.

    2.- Si en la agenda pone las 17:00 estarás hasta las 17:01. Me encantaría errar mi diagnóstico, pero estoy cáustica

    3.- El arte contemporáneo mola, pero el que es Arte. No le niegues una oportunidad.

    ResponderEliminar
  16. Es cierto!! Gracias, Teresa. A ver si puedo... porque los franceses tienen tendencia a cerrar pronto las tiendas.

    Amanita, el jefe es inglés, aunque creo que has clavado lo que va a ser la reunión. Espero que no aciertes.

    El viernes os lo contaré

    ResponderEliminar
  17. Como se lo pasa usted con su trabajo, no como yo, que no salgo de mi chuchitril.

    ResponderEliminar
  18. Yo tampoco salgo Al. Y las pocas veces que lo he hecho luego he deseado no haber salido.

    ResponderEliminar