La Feria Medieval Revisitada

Una vez realizados los primeros escarceos por las calles medievales puedo haceros un pequeño resumen de las cosas que más me han llamado la atención del magno evento de este fin de semana.

La 'special feature' (o característica especial) de esta edición es el olor a mierda. Toda Ávila huele a caca de vaca. Bueno, de vaca o de caballo o de lo que sea. Otros años no era así, pero ¿qué habrá más medieval que el olor a excrementos? Yo no lo sé, pero a la hora de ser justos no es tan medieval (ver mi post sobre el pueblo) y, de lo que hay en la feria, es de lo más medieval.

Había puestos con chocolate, que no es muy medieval. Había varios puestos que vendían lo que decían que era un queso con albahaca, pero que parecía un bloque de esos de jabón artesano de color verde no muy apetecible a la vista. Había un puesto en el que vendían una edición de El Principito en ladino que puede ser muy interesante. Había puestos de hierbas 'medicinales' que curaban todo tipo de males a los que la medicina actual no termina de echarles el guante como la psoriasis (si es que vamos para atrás, como los cangrejos).

Había burritos enanos para los niños y, aunque ayer los descubrimos tarde, intentaremos que los niños monten hoy si no les da miedo. Había muchos puestos de comida bastante apetecible, incluso había uno que tenía un cerdo abierto a la mitad atravesado por un palo haciéndose a las brasas que parecía sacado de un libro de Astérix.

Había pasacalles con tipos tocando la gaita y el tambor, recitando romances de El Cid, concurso de tiro con arco, incluso había unos chavalillos vendiendo agua de botijo con un arte y una gracia que ya quisiera más de uno.

También había un montón de gente disfrazada con trajes realmente currados que tienen que haber costado bastante tiempo y dinero. Esta parte creo que es la que más ambiente le da a todo porque disimula la apariencia de que es un montaje para traer a pardillos a dejarse sus duros.

En fin, hay peores formas de ser pardillos. Puestos a engañarte, que se lo curren. Y éstos se lo han currado.

P.D: he intentado poner el hipervínculo que se abra en otra pestaña en un paso más allá hacia lo desconocido. ¿Funcionará? Verremos.

10 comentarios:

  1. ¿ Siempre es en esta época?? El año que viene me planto allí...este finde era imposible..teníamos otra fiesta infantil.:)

    ResponderEliminar
  2. Qué jodía, tú y tus fiestas infantiles.

    Este año ha sido bastante infierno porque hace un calorrrrr.

    Según mi suegra siempre es el primer fin de semana de septiembre. Es cuestión de estar al tanto.

    Hoy también se ha disfrazado J y estaban monísimos. Se han subido en un burro y estaban encantados.

    Nos han clavado, bueno a ella, dos euros por un súper regaliz relleno de pasta indescriptible y uno por una gominola con forma de tiburón (muy medieval todo).

    Yo me he comprado un hornado por diez que me ha parecido un precio bastante razonable. Aunque hasta que no lo probemos no podemos saber. Eso sí, no es apto para celíacos.

    ResponderEliminar
  3. Os cambiaba vuestra feria medieval por la que me he tragado en mi pueblo, aunque seguramente era más medieval la mía, esas atracciones y el perrito piloto parecían tener mil años.
    Te diría que lleves un trozo de hornazo al curro pero estaré fuera, me han mandado por sorpresa a un curso megahiperimpotantedelamuerte y, ojito, en inglés :)

    ResponderEliminar
  4. Es el primer fin de semana de septiembre, aunque cada vez lo alargan más. Ahora creo que son 5 o 6 días, pero lo importante es el fin de semana.

    Respecto a lo de clavar, es relativo. Veremos el hornazo, pero mi madre ha comprado un trozo de tarta después de decirle que no lo hiciera y estaba malísima. Bueno, malísima, no, no sabía a nada y estaba hecha con flanín.

    ResponderEliminar
  5. Juanjo, un curso en inglés ya es de nivel... será de super management extra special o algo así.

    Que te sea leve (como decían los romanos sit tibi terra levis)

    ResponderEliminar
  6. Lo pero de estos saraos es la dejadez. Si se lo curran mola, si venden plástico pues no.

    A mi me gustan las dulzainas.

    ResponderEliminar
  7. No oímos ninguna dulzaina, pero recuerdo una boda en un palacio cerca de mi casa en el que oíamos por la ventana a la dulzaina y el tamboril tocando clásicos de todos los tiempos que era cuanto menos curioso.

    ResponderEliminar
  8. Joder, yo no puedo con los mercados medievales ( lease medievales, romanos, napoleónicos como el que han hecho en Ciudad Rodrigo este fin de semana,...)

    De hecho escribí un post en el 2007 al respecto y mi opinión no ha cambiado sino que se ha acentuado

    http://elguateque-mix.blogspot.com/2007/08/los-mercados-medievalesesa-plaga.html

    ResponderEliminar