(im)presiones (i)lusas

Después de unos cuantos días en tierras portuguesas disfrutando de sus playas y de sus gastronomías voy a escribir unas cuantas máximas. Son simplemente mis opiniones y puede que haya quién disienta de ellas.

Las mujeres portuguesas son de las más feas del mundo. En cuestiones estéticas cada uno tiene sus gustos, pero entre las mujeres portuguesas hay un porcentaje de fealdad que no se ve en otros países europeos. Dentro de esto, como en las quemaduras, hay diversos grados:

  • Grado primero: portuguesas jóvenes. A lo más que puede aspirar una portuguesa en el mundo de la belleza es a ser normal. Es cierto que entre las chicas jóvenes hay más delgadez y cierto estilo a la hora de vestir, pero de cara son feas. Saben que su belleza está más en el culo que en la cara y lo enseñan bastante.
  • Grado segundo: portuguesas maduras. Digamos que este grupo serían las de mi edad. Digamos que entre 30 y 45 años. Son feas y sus cuerpos ya no sirven para distraer de la fealdad. Aún así siguen llevando bañadores mínimos que dejan entrever partes que a mi juicio estarían mejor tapadas. Aunque por otro lado cumplen de una manera extraña con su cometido al conseguir que se preste más atención al culo que a la cara, pero el enseñar esas amplias porciones de carnes mórbidas... no lo aconsejo.
  • Grado tercero: portuguesas de otra generación. Y casi diría que de otro mundo. Éstas son feas con avaricia. Tienen los dientes retorcidos, verrugas, cuerpos amorfos... lo tienen todo. Suelen ir a la playa con bañadores negros que les hacen parecer morcillas. Feas, realmente feas.

Para que esto no quede tan parcial, también haré una descripción del género masculino, aunque ahí solo haré dos distinciones.

  • Grado uno: portugueses si no guapos por lo menos aparentes. Estos suelen ser jóvenes o de mediana edad con cuerpos trabajados y con gomina en el pelo tipo Cristiano Ronaldo, que no están mal, pero tienden hacia la horterez.
  • Grado dos: portugueses gordos, feos y que siguen el dicho de que el hombre y el oso cuanto más vello, más hermoso. Son ejemplares bastante abundantes. Están orgullosos de sus barrigas y van con el bañador preto para enseñar lo más posible de sus espaldas peludas. Suelen ir a la playa con zapatos y calcetines. Los hay que intentan darse un toque de distinción como tener el pelo largo o ponerse unas gafas de sol de esas que te tapan media cara que les quedan como a un Cristo dos pistolas.
Aunque haya una cierta desazón hiriente en mis palabras, he de decir que es un juicio simplemente estético y, como tal, frívolo. No dudo que debajo de esa apariencia pueda haber hermosas personas y seres humanos absolutamente maravillosos.

9 comentarios:

  1. Cielos!!!!!

    Ya la foto de CR prometía, pero es lo más transgresivo que he leído en este blog, escribe esto en portugués y tendré suerte si vuelvo a veros enteros, madremiademialmaydemicorazón.

    Por cierto, me encanta ser potencialmente portugués :)

    ResponderEliminar
  2. Parcialmente cierto. Es real que las portuguesas son mucho más feas en general que las españolas (yo lo viví en mis carnes). Sin embargo, los portugueses superan con nota la media masculina española. Por lo menos esa fue mi impresión.

    ResponderEliminar
  3. Estoy con Diva. Para mí, los portugueses son los tíos más guapos de Europa, con mucha diferencia. Acordaos de Vitor Baia (guapérrimo), Figo, Fernando Couto...
    En fin, que no sé si éstos irán a la playa con zapatos y calcetines... ni me importa. ¡¡¡Que viva Portugal!!! :-)
    P.D: ¿¿Por qué será que los únicos portugueses que conozco son futbolistas??

    ResponderEliminar
  4. Vamos por partes.

    Mi análisis se circunscribe a los portugueses playeros. Y los que describo son los que he visto.

    Desde luego que se ve una mejora generacional. Sobre todo en el arreglo personal, las horas de gimnasio, etc.

    Pero la fealdad o belleza es algo intrínseco a la persona. Uno es guapo o es feo. Uno es alto o es bajo.

    La conclusión que puedo sacar es que los portugueses guapos no van a la playa. Como dice Bea, estarán jugando al futebol (que es como se dice por aquí).

    ResponderEliminar
  5. Juanjo, hay que permitirse frivolidades de vez en cuando. Si tu oyeras a Anniehall cuando lee el Hola o ve corazón, corazón... lo que acabo de escribir te parecería totalmente inofensivo.

    ResponderEliminar
  6. Annie ve corazón, corazón? Que información tan jugosa...

    ResponderEliminar
  7. No lo oculto, qué pasa, me gusta leer el hola y ver corazón corazón, con mesura. Bueno, antes, ahora me gusta menos corazón corazón y más el hola.

    ResponderEliminar
  8. A los portugueses les vendría la anexión a España como el comer.

    ResponderEliminar
  9. Las portuguesas no son feas. Son guapas con bigote. Es otro estilo.

    ResponderEliminar