Jim Thompson de un tirón

En menos de una semana me he leído dos libros. Dos novelas de Jim Thompson. 'El Asesino Dentro de Mí' y '1280 Almas'. No es que me haya vuelto el tío más rápido del mundo leyendo, ni que no haya hecho otra cosa durante esta semana. Ya os he contado que hasta hice tiramisú y yo no soy tan avezado como para cocinar mientras leo, para eso hay que tener galones (y supongo que algunas experiencias traumáticas en la cocina). Es que son dos novelas bastante cortas. No puedo decir el número de páginas porque con el Kindle (tenía que meterlo, si no no me quedo a gusto) no te pone el número de páginas, pero no creo que sean más de 100 - 150 páginas cada novela (lo he mirado en la editorial y son más de 200 cada una... será que me han gustado).

Las dos están contadas en primera persona, te cuentan los pensamientos del protagonista que en ambos casos son representantes de la ley. En una el protegonista es un ayudante del sheriff y en la otra es el sheriff. Las dos suceden en Texas y yo no podía dejar de imaginarme a Juanjo con su sombrero tejano, que he descubierto que se llama stetson.

El contártelo en primera persona hace que sientas una cierta cercanía con un personaje que es abominable, lo que te crea una sensación rara. Por supuesto que quieres que reciban su castigo, pero quieres ver a dónde lleva. Como pone en la imagen del post es 'horrifyingly fascinating'. 1280 Almas está además contada con bastante sentido del humor. La traducción era un poco rara, utilizaba palabras como guripa que yo creo que ya nadie utiliza, pero según se dice en la introducción era difícil de traducir porque está escrita en dialecto tejano. Hay una nueva edición en Anagrama, creo, que seguramente esté mejor. La que yo leí era de RBA. Hay mucho 'yes, ma'am. No, ma'am' y cosas así:

"Llegué al portal, llamé y retrocedí un poco, con el Stetson en la mano.
Me sentía incómodo. No estaba seguro de saber qué decirle. Porque nosotros tal vez seamos anticuados, pero nuestras normas de conducta no son las mismas que las del Este o el Medio Oeste. Aquí todos dicen "si, señora" y "no, señora" a cualquier persona que lleve faldas; a cualquiera mientras sea blanca, se entiende. Aquí, si se pilla a un sujeto con los pantalones bajados, se le piden excusas... aunque inmediatamente después haya que detenerle. Aquí se es hombre, hombre y caballero, o no se es nada. Y al que no lo sea, que Dios le ampare."

"Yo sabía que Joyce alentaba lo peor que había en mí, sabía que de no detenerme pronto, jamás volvería a conseguirlo. Acabaría en la cárcel o en la silla eléctrica.
—Dilo, Lou. Dímelo, que te voy a responder.
—No me amenaces, preciosa —le dije—. No me gustan las amenazas.
—No te amenazo, sólo te digo lo que pasa. Tú crees que eres demasiado para mí y yo... yo...
—Sigue. Ahora te toca hablar a ti.
—No quería decírtelo, Lou, pero yo no te voy a soltar. Nunca, nunca. Si ahora eres demasiado para mí, ya conseguiré que dejes de serlo.
Le di un beso, un beso muy largo y duro. Porque Joyce no lo sabía, pero estaba muerta, y, sin embargo, nunca la había amado tanto como en aquel momento."

"—Mira, querida, lo que tienes que hacer es venir, porque tengo un montón de cosas que contarte. Puedes coger el correo de las cuatro y haré que Nick te lleve a casa después.
Colgó, sacudió la cabezota y murmuro:
—Pobre Rose. Pobre, querida, dulce mujer.
—Oye —dije—, Rose no es pobre, querida. La granja que tienen ella y Tom esta muy bien.
—Venga, cierra el pico —dijo—. Si fueras al menos medio hombre, hace tiempo que habrías ajustado las cuentas a Tom Hauck. Lo habrías metido en la cárcel, que es donde debe estar, en vez de dejarlo en libertad para que pegue a esa mujercita que tiene, tan desvalida la pobre.
—Oye, yo no podría hacer una cosa así —dije—. Nunca me entrometería en los asuntos de un hombre y su mujer.
—¡No podrías, no podrías! ¡Nunca puedes hacer nada! ¡Porque ni siquiera eres medio hombre!
—Bueno, mira, yo no sé de esas cosas —dije—. No digo que te equivoques, pero no estoy seguro de que digas...
—Oh, cierra el pico —repitió—. Lennie es mucho más hombre que tú. ¿No es cierto, Lennie querido? —dedico una sonrisa a su hermano—. ¿Verdad que eres el valiente de Myra? No un borrego acobardado como Nick.
Lennie barbotó una carcajada y me señaló con el dedo.
—¡Borrego acobardado, borrego acobardado! El comisario Nick es un borrego acobardado.
Le lancé tal mirada que dejó de reír y de señalarme. Se quedó mudo como una piedra y hasta palideció un tanto.
Lancé otra mirada a Myra y su sonrisa se tenso y desapareció. Y se quedó tan pálida y callada como Lennie."

Ha habido otros fragmentos que he ido poniendo en el twitter. Me parece que está bastante bien, subrayas y lo compartes a través de un enlace a Amazon que aparece en el twitter. Lo único malo es que tienes que escribir el título y el autor porque para el Kindle, al no ser un libro de Amazon, lo que estás leyendo es un documento personal y no te pone esa información.

Los dos libros me han gustado mucho, quizás más el de el asesino dentro de mí del que han hecho una película que está ahora en cartel (es la imagen de este post). Es novela negra de la buena, de la que te engancha y quieres seguir leyendo más y más. Os los recomiendo si os gustan este tipo de novelas.

Ahora volveré a la IIGM y concretamente a Berlín, la caída de Antony Beevor para prepararme nuestro viaje a Berlín de junio, bueno, y también porque ya sabéis que me gustan los libros de la segunda guerra mundial, ¡qué le vamos a hacer! Hay a quién le da por la bebida (no, no es un buen ejemplo)... Hay a quién le da por el bricolaje casero (tampoco es un buen ejemplo)... bueno, hay a quién le da por irse al fútbol los domingos (ahí sí!!) y a mí me da por la segunda guerra mundial, hay cosas peores.

7 comentarios:

  1. A mi se me ocurren un montón de cosas peores, ondevaparar.
    Annie: ¿te acuerdas quién hizo un despelleje de los Goya con montón de fotos?Creo que tú la comentaste y era por ver el de los Oscar.Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Pues supongo que habrá cosas peores, sí.

    Annie no está disponible. El despelleje será en el blog de molinos: cosas que (me) pasan

    ResponderEliminar
  3. Que conste que en tu última frase me doy por aludido...

    ResponderEliminar
  4. Es que ir a sufrir con el Atleti un domingo sí y otro no tiene delito, Juanjo...

    ResponderEliminar
  5. A ver, gane o pierda siempre hay un bocadillo, es estupendo!!!

    ResponderEliminar
  6. Si me parece estupendo, pero el problema es que te ilusionas y muchas veces no compensa.

    ResponderEliminar
  7. ¡Jim Thompson! Siempre que encuentro alguien que ha leído alguno de sus libros me siento obligada, quién sabe por qué, a contarle que tuve una fase a los ventitantos en que me leí varios libros suyos seguidos, y es que tú lo has dicho: Son rápidos y muy inquietantes.

    Tanto, que al final los tuve que dejar, además te advierto que te has leído dos de los mejores, y que hay otros donde baja mucho la calidad.

    Además de estos dos, recuerdo como muy bueno "La sangre de los King"

    ResponderEliminar