La Fundación SHE

El viernes pasado asistí a una reunión para los padres de niños de educación primaria porque nuestro colegio ha sido seleccionado para participar en una experiencia piloto sobre salud cardiovascular dirigida por la fundación SHE (Foundation for Science, Health and Education) del doctor Valentín Fuster. El año pasado se hizo una experiencia piloto en un colegio de Madrid(que según me han dicho es el de las Infantas).

Fui yo porque Anniehall eligió hacer las maletas porque teníamos que ir a Ávila a llevar a los niños para disfrutar del fin de semana que conté ayer. Anniehall dijo que mejor hacía ella la maleta porque si la hacía yo se me iban a olvidar un montón de cosas. El resultado fue que en el neceser lo único que había mío era un peine y un cortauñas. Ni desodorante, ni colonia, ni nada, pero no he venido aquí a hablar de mi neceser, sino de Cardio, que es el de la imágen.

La idea es introducir hábitos saludables en los niños desde que son pequeños porque, según nos dijeron, cuando a una persona mayor le haces cambiar sus hábitos lo ve como una intrusión, como un ataque, mientras que para los niños es como un juego. Nosotros estamos encantados, además nos han dicho que con el programa también cambian los hábitos de padres y profesores y eso, al menos en mi caso, estará muy bien. En esta fase del proyecto participan diez colegios de la comunidad de Madrid y luego se irá extendiendo a más. Además, nuestra hija C. ha sido seleccionada para que le hagan estudios antropométricos para la parte científica. Eso, supongo que nos hará tomárnoslo más en serio.

Los niños van a traer cada fin de semana una ficha con hábitos saludables y con una receta para hacer entre todos durante el fin de semana de la que, según nos contaron, es responsable la fundación Alicia de Ferrán Adriá. Los del comedor del colegio también se han ofrecido a colaborar y hay un menú cardiosaludable y van a poner menos postres industriales (o a quitarlos del todo, no lo tengo claro). Además, dos días a la semana en lugar de comer galletas en el recreo, van a comer fruta. Fruta que cada día le toca llevar a una familia. Eso puede ser un poco complicado porque tienes que llevar como veinte plátanos y varios quilos de mandarinas peladas, o algo así, ya nos lo dirán. El lado positivo es que te toca una vez cada varios meses.

Tienen también fichas y vídeos con los personajes de Barrio Sésamo. Este proyecto empezó hace cinco o seis años en Colombia.

Lo que me dio bastante pena es que éramos muy pocos padres en la reunión. No sé si es que los hay que no pudieron ir por su trabajo, pero están interesados o, lo que me temo, es que no les importa mucho.

Nosotros estamos muy contentos de estar en el proyecto porque nos ayudará a mejorar los hábitos de alimentación tanto de los niños (que hay que reconocer que comen bastante más sano y variado que nosotros) como de los nuestros.

29 comentarios:

  1. En el cole de mi hija no la enseñarán a leer, pero a comer...de hecho fue una de las cosas que tuve en cuenta.
    ¿Y vosotros porqué no comeis sano y variado?Lo de la falta de tiempo no me vale, pues se tarda lo mismo en cocer unas verduras que en precalentar el horno para un plato precocinado, y lleva el mismo tiempo comprar fruta que bollería industrial.
    De todos modos, los padres es que lo sabemos todo, a mí me da igual que la charla sea sobre inteligencia emocional o sobre cardiovascular, no voy porque dudo que aprenda algo nuevo.(Es que leo mucho).

    ResponderEliminar
  2. Pues no como sano porque no me apetece. Sé que no es sano, pero después de un día en el que no he parado un momento me apetece tomarme tres lonchas de queso o un bocadillo de jamón.

    Los fines de semana sí que cocinamos, pero entre semana sólo la cena de los niños.

    ResponderEliminar
  3. "Pos" entonces te va a dar igual la charla, va a seguir sin apetecerte.

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, es sobre todo pereza aunque ciertas cosas se tardan mucho más en hacer que otras precocinadas. Y que unass verduras cocidas no me seducen nada, en general.

    Sobre lo de no aprender nada nuevo, no creo que sea el caso de todos los que no van. Y nunca se sabe todo de todo. Además, de vez en cuando creo que es bueno aparecer por el cole. Y en este asunto en particular más, a mí me parece muy importante.

    ResponderEliminar
  5. Ay, que has recontestao mientras escribía. Mi esperanza es que el progama me motive algo más y me apetezca.

    ResponderEliminar
  6. Vamos, que tampoco es que coma fatal. Yo todos los días como en la Escuela y me tomo una ensalada y un segundo, muchas veces pescado y de postre una fruta o un yogur. Pero sé que debería cenar mejor.

    ResponderEliminar
  7. Lo de las cenas es terrible si, en mi caso se cargan todos los buenos propósitos del resto del día.
    Y solo es comida o también cosas como deporte y... no querer matar al vecino del 5º (que digo yo que será malo para el corazón)?

    ResponderEliminar
  8. Es comida, hábitos saludables y gestión de las emociones.

    ResponderEliminar
  9. No entiendo bien eso de "programa piloto" para 10 colegios. Se sabe suficiente ya del tema, la obesidad infantil (de la que se deducirá con el tiempo todo tipo de enfermedades) es ya una pequeña pandemia. ¡¿Y andan con programitas piloto?!

    Me parece un escándalo, hacer lo fácil y vistoso para no abordar el problema real, que traería consecuencias: elevación de costes para la preparación de todos los profesores y por los cambios en los comedores y en la transmisión de hábitos, "enfrentamiento" con sectores industriales importantes, que además de la bollería industrial está el de los "refrescos". Esos sectores se estarán carcajeando de los "perrito piloto".

    En cuanto a vosotros, habéis sido agraciados en el sorteo y tenéis suerte. Aprovechadla, por vuestros hijos, que sin duda lo haréis, y por vosotros.

    Entre las dolencias futuras hay una que está aceptada solo en Alemania y en Francia la SQM (Sensibilidad Química Múltiple). Es tal la agresión de químicos de la industria alimentaria, sin que nadie nos proteja, que avanza imparable.

    MiaLola empezó hace 5 años con una tos que le da en los coches cuesta arriba, cuando entra en un sitio recién pintado, etc., y que le está yendo a más. Pero como su enfermedad "no existe", la han tratado de todo menos del problema.

    Ahora ha empezado, con un médico naturista, por una dieta hipotóxica de un mes, para ver los resultados: ¡¡excelentes!!

    Y como estoy de baja y me resulta fácil, me he apuntado en un 95%. En cuatro semanas he perdido 3 kilos y medio que me sobraban bastante, además de tener un subidón de energía.

    Cierto que comer bien es más caro: las frutas y verduras es lo que más ha subido, junto con los pescados. Además, si de las primeras las buscas de cultivo ecológico, todavía más.

    ¡¡Aprended de vuestros hijos!! No otro es el objetivo de tenerlos.

    ResponderEliminar
  10. Una putada lo del SQM, he visto algún documentoal en la tele.

    En otros países ya han prohibido las grasas trans y aquí todavía no. Vamos atrás en muchas cosas pero mejor que lo introduzcan poco a poco a que lo dejent tirado en la cuneta.

    A lo mejor el programa piloto es para vencer las reticentias de las empresas de los comedores escolares más fácilmente, que sea más fácil, que vean que no sale tan caro como piensan y que no pretendan subir los precios de golpe. Porque el comedor lo pagamos los padres salvo beca y no creo que hubiera muchos padres dispuestos a pagar más (que son cien euros al mes). ¿Soy demasiado ingenua?

    ResponderEliminar
  11. Tienes mucha razón, Annie. Reticencia de los padres a la vista (más el conflicto con sectores alimentarios boyantes y asentados).

    Pero si fuera un programa piloto de estudios e investigación, me parecería bien. La cuestión es que es un problema ya "reconocido", por lo que hacen falta programas de implementación dirigidos a la totalidad. Estamos hablando de la salud de los niños en edad escolar y, al menos en lo que se coma en los centros educativos, el ministerio de Educación más las 17 Consejerías tiene mucho que decir, y como un solo hombre: aquí no hay diferencias ideológicas.

    Hay regodetes sanos. Los ha habido siempre; gente con un metabolismo, los pobres, que no les permite pasarse en nada. Los obesos de hoy, lo son por tomar comida-basura. No hay más que ver las fotos de los pobres de Estados Unidos: comen lo más barato, que es pura grasa de la fofez.

    El comportamiento del gobierno español en el asunto de los trans es, por decirlo finamente, infame. Pero hay que decirlo y repetirlo: que nos hemos enterado del "truco".

    En lo que insisto es en que, si os ha tocado, disfrutéis de vuestra suerte. Y no digo que ND no se pueda comer uno un bocadillo de jamón de vez en cuando. Pero... si no se lo darías de cenar a tus hijos todos los días... ¿por qué hacerlo tú? Además, hablo de equilibrar, no de convertirnos en los locos de la pera, la manzana y la verdura al vapor.

    ResponderEliminar
  12. Sí, sí, mi intención es aprovecharlo y en tu linea razonable. De heho, antes de que ND me lo pisara, estaba pensando en escribir sobre este asunto e hilarlo con lo histéricos que nos hemos vuelto también en este sentido. Todo el día contando hidratos, proteínas y omesgastreses...

    ResponderEliminar
  13. Amos a ver, yo no entiendo por insano un bocata de jamón, pero y ¿jamón rehogado con ajito y verduritas?.Cualquier cosa a la plancha o ensaladita(de canónigos o berros que son más sanos y ricos que la simple lechuga) se tarda menos que en recalentar un plato precocinado, y no me vais a convencer de lo contrario.
    Lo de saberlo todo era una broma...aunque un poco sobrada si voy.(Me vas a decir que contaron que no supierais).

    ResponderEliminar
  14. Menos mal, pseudo porque sí me había parecido una sobrada. Aunque normalmente no cuenten nada nuevo a veces el enfoque es distinto.

    Tienes razón en lo de la ensalada, suelo cenar ensalada. Mi problema son las comidas a toda leche y mis pocas ganas de cocinar por anticipado.

    ResponderEliminar
  15. Está muy bien que les enseñen a comer. De hecho, la mayor parte de problemas de salud vienen por no saber comer bien (reconozco que yo como faaaatal). Dieta mediterránea a mogollón.

    ResponderEliminar
  16. Pues a mi me parece sano un bocata de jamón para la merienda de un niño; lo que si es verdad que es insano y últimamente se abusa o abusamos mucho es de lo "industrial", bollería, pizzas, y guarrerías mil.
    Pero un bocata de jamón (y más si es con tomate) es sanisimo!!!
    Probaré la dieta hipotóxica (no por adelgazar sino por tener más energía!)

    ResponderEliminar
  17. Claaaaaaro, por eso en el brunch del Palace te metiste dos kilos de fresas, por lo de que comer fruta es cardio-saludable. Y lo del kilo de nata era como apoyo en la fase de transición. ND, eres una de las personas más organizadas que conozco.

    PS: Los Gin Tonics los mantenemos porque son un muy buen digestivo y ademas son mentalmente-saludables.

    ResponderEliminar
  18. Yo por la alergia de mi hijo llevo 4 años leyendo tooodas las etiquetas de toooodo lo que compro, y lo flipo con las guarrerías que lleva la comida, normalmente las marcas pequeñas son las más razonables (o sea, compras chorizo y lleva pimentón, carne de cerdo sal y ajo. Parece lo lógico no? Pues no, no es tan fácil de encontrar). Ahora, incluso dejando de lado los problemas de alergias, miro mucho eso.
    De todas formas (lo siento Annie por repetirme) a mi nadie me convencerá ni de que lo sano es pasarse a las guarrerías light o de soja o "inteligentes", ni de que sea malo para mis hijos, perfectamente sanos, puede que demasiado delgados, que corren y juegan y apenas prueban los dulces, que les ponga chorizo en las lentejas. Tengo una cruzada personal con eso. O que de vez en cuando merienden pan con chocolate (si es que pudieran, claro)

    ResponderEliminar
  19. Bueno, cuántos comentarios me he perdido! Precisamente hoy me he ido con los del trabajo a comer fuera...

    Antes de este programa, y yo es la información que tengo porque cuando yo iba al colegio comía en casa, estábamos alucinados de los buenos menús que les ponían a los niños en el colegio. Todos los días verduras o legumbres, pescado varias veces a la semana y de postre generalmente leche o fruta. Además venían las calorías por día y separado en grasas, hidratos y proteínas. No tenía ninguna queja.

    Nuestros hijos todos los días meriendan fruta, quieran o no. Y los fines de semana intentamos comer todos juntos platos más o menos saludables (arroz, cocido, pescado).

    Yo debería cenar más platos hechos en el momento como ensaladas o verduras a la plancha o sopa, pero normalmente no lo hago porque estoy muy cansado y lo único que quiero es no tener que pensar ni hacer. Ya sé yo que está mal, pero es así.

    Creo que el programa este está más enfocado a las familias y a los profesores que a los comedores infantiles.

    ResponderEliminar
  20. Amanita, me has calado totalmente.

    Lo del gintónic, por supuesto. De hecho hoy me he tomado uno después de comer, es casi medicinal.

    Tochi, lo de las etiquetas de los alimentos es terrible y además se permite que a los aditivos los llamen con nombres que no los identifican como e-330 y cosas así que hacen muy difícil saber qué es lo que comes y si es malo o inocuo.

    ResponderEliminar
  21. A lo mejor me equivoco, pero pensaba que habían prohibido incluir en las etiquetas lo de e-3333. Deben identificarlo.

    Al hilo, recuerdo que leí que Truman Capote, la primera vez que cenó con Kennedy y Jacqueline, comentó al día siguiente: "Cualquier te puede servir un apetitoso chuletón, pero solo en la mesa de los millonarias puedes comer verduras excelentes".

    ResponderEliminar
  22. Puede que esté prohibido, pero sigue apareciendo, no sé que etiqueta estaba mirando ayer en la que aparecían sin identificar. Ahora, con mis viajes a Alemania, he comprobado que allí te dan mucha más información en los envases y cualquier producto de la carta de un bar que tenga algún añadido, tienen que ponerlo.

    Las verduras y las frutas son muy caras y mucho más caras en Madrid. Yo he comprado algunas veces naranjas por internet (de hecho ahora voy a comprar 15 kilos por 15 euros) y me salen más baratas que en la tienda de debajo de mi casa.

    ResponderEliminar
  23. uis, y digo yo que si comemos sano e lunes a jueves, y el fín de semana nos damos algún homenaje no nos pasará nada, no?

    ResponderEliminar
  24. Ya nos ireis contando, me interesa. De todas formas todo se resume en que es más barato y más fácil comer mal que bien, y así nos va.

    Yo, que soy el gordo con el metabolismo jodido del que habla NàN me lo sé de memoria.

    ResponderEliminar
  25. Creo que los centros educativos invaden cada día más facetas de la vida doméstica en la que son los padres y las familias las que deberían actuar única y exclusivamente. El que pone usted, ND, es un buen ejemplo.

    El problema es que muchos padres no tienen tiempo ni ganas de preocuparse de estas cosas y conciben los coles como "aparca-niños", que es en lo que se están convirtiendo.

    Lo que tendrían que hacer en los colegios de primaria es hacer que los niños sepan sumar y escribir en vez de andarse con soplapolleces de la vida cardio-saludable. Así llegan luego los chavales a la Universidad, que parecen medio analfabetos...

    ResponderEliminar
  26. ¿Y qué tiene de malo que en el colegio apoyen lo que hacemos en casa y les motiven para hacerlo mejor? A mí me parece muy importante, es su salud.

    ResponderEliminar
  27. Señor Neri, no creo que crear hábitos saludables sea invadir ninguna competencia, es una necesidad. Estoy de acuerdo en que la principal responsabilidad es de los padres, pero no hay que olvidar que los niños pasan más horas con los profesores y compañeros que con los padres.

    Estos hábitos saludables me parecen mucho más importantes que saberse la lista de los reyes godos, si es que sigue estudiándose.

    ResponderEliminar
  28. Desgraciadamente no sigue estudiándose la lista de los Reyes Godos (tan importantes). no la estudié en su día ni yo.

    ResponderEliminar
  29. Yo sí estudié los reyes godos. En orden de sucesión y la duración de sus reinados. No me acuerdo de más de media docena.

    ResponderEliminar