Y de postre: Tiramisú (por fin)

Como ya son cienes y cienes las peticiones del leyente, accederé y pondré la receta del tiramisú. La pongo aun a sabiendas de que casi nadie lo hará, a mis experiencias pasadas me remito.<>

De lo que no os libráis es de la historia.

Yo tengo tres tías maternas. Hace muchos años, a mis tiernos dieciocho, me fui a pasar una temporada con una de ellas para aprender algo de francés. Aunque para entonces llevaba seis años estudiándolo, el poco francés que sé se lo debo a aquel curso intensivo de ya no recuerdo si un mes o quince días. Y también a aquella temporada le debo mis inicios culinarios. Gracias a ella llegué a mi 'pisito de soltera' en Madrid sabiendo cocinar al menos una tortilla de patata y un tiramisú. Y creedme que era lo único que sabía cocinar entonces. Lo curioso del asunto es que, de las cuatro hermanas, esa tía mía es la única que (casi) no ha cocinado en la vida. Cuando mi madre se lo recuerda a las demás las tres (incluso la interfecta) se asombran.

Por si no fuera suficiente motivo de agradecimiento saber que me salvo de la inanición en mis primeros pasos como mujer(cita) independiente, a este tiramisú, pero sobre todo a mi tía, le debo también numerosas felicitaciones a mis artes culinarias procedentes del uno y otro confín. Y además he ganado varios premios consecutivos de la tradicional barbacoa veraniega organizada por Tochi y esposo.

Lo mejor de todo es lo fácil que es para el gran resultado que se consigue. Sí, sí, ya la pongo, ya no doy más la lata con mis historias.

He visto muchas recetas de tiramisú, casi todas con más elaboración que esta y casi todas con peores resultados.

El tiramisú que me enseñó mi tía

Ingredientes (para al menos ocho):

- 500 gr de mascarpone

- 3 huevos

- azúcar

- café muy cargado

- bizcochos de soletilla o lady fingers

- cacao en polvo

- algún licor, creo que lo típico es amaretto, pero supongo que valdrá el ron o algo así (yo no lo pongo pero habrá quien lo prefiera con)

Preparación:

Lo primero es hacer como dos cafeteras (de las italianas de ocho tazas, por saber la cantidad) de café muy cargado, endulzarlo lo justo y dejar que se enfríe. Se añade el licor al café.

Luego hay que preparar la crema.

Se separan las yemas de las claras de huevo. Se mezcla el mascarpone con las yemas y el azúcar. La receta original llevaba seis cucharadas soperas de azúcar, yo pongo cuatro o así porque con seis me resulta demasiado dulce (y yo soy muy golosa).

Es fundamental, repito fundamental (ya se pasaban toda la peli diciéndolo en El hijo de la novia) usar queso mascarpone. Con otro queso no va a quedar tan bueno ni de lejos. Avisados quedáis.

Las claras se montan a punto de nieve muy firmes y se añaden a la mezcla del queso. Ya sabéis, con movimientos envolventes moviendo lo justo para que se mezcle todo pero para que no se bajen las claras.

Ahora queda el montaje.

La teoría dice que forres el molde con papel de aluminio para luego desmoldarlo. Mi experiencia es que si lo desmoldas se acaba desmoronando así que yo lo presento tal cual en la fuente de horno que suelo usar. Otra buena opción es hacerlo en cuencos individudales (de macedonia, consomé...). Queda mejor presentado pero es un poquito más engorroso.

Se pone una capa de bizcochos empapados en café. Con los bizcochos hay dos opciones: usar bizcochos blandos o galletas/bizcochos alargadas de esas duras que se llaman lady fingers.

A base de hacerlo vas aprendiendo cual es la cantidad justa de café para que se moje todo el bizcocho pero no suelte demasiado líquido. Lo dicho, es cosa de la experiencia y además depende mucho del tipo de bizcocho que se use.

Sobre los bizcochos se pone una capa de la mezcla de queso y se espolvorea con cacao en polvo. Sobre ellos otra capa de bizcochos, otra de queso... hasta terminar con una capa de queso que se espolvorea bien con cacao. Lo ideal es usar cacao puro sin azúcar ni harina añadidos. Hay uno de Valor muy bueno. Para espolvorear es recomendable usar un colador, así no quedan pelotillas.

Una vez montado se pone a enfriar en la nevera. Idealmente el día anterior o si no es posible desde primera hora de la mañana hasta la comida.

Y ya está, luego a disfrutar.

(¡Ah! la foto no es mía, la encontré por ahí).

8 comentarios:

  1. Mmm... me encanta el tiramisú. Pues yo sí lo voy a hacer. No este fin de semana, pero lo voy a hacer.

    ResponderEliminar
  2. Yo sí lo voy a hacer, a mi no me gusta ni el chocolate ni el café, pero es la receta más fácil que he visto en mi vida de tiramisú y es un postre que le gusta a todo el mundo.

    ResponderEliminar
  3. Pese a que no pueda J, ni J2 ni mi hermana ni mi padre ni... en fin, que yo lo voy a hacer aunque nos lo comamos entre mi señor esposo y yo. a lo mejor uso mis habilidades ingenieriles para dividirlo todo entre 2, sin decimales ni na.

    ResponderEliminar
  4. Gracias ANI por la receta... me encanta el tiramisu (anuque no me gusta el café, una más de mis incoherencias). AH, y felicidades retrasadas a NINIO!

    ResponderEliminar
  5. Urghhh! Donde entra el queso, este ratón raro desaparece.

    Menos mal que está la historia del tiempo con tu tía la que no cocinaba que es la que te enseñó a cocinar. ¡Más larga y detallada la debías haber hecho!

    ResponderEliminar
  6. Esta receta es muy parecida a la que yo hago con la Thermomix, bueno básicamente es la misma salvo que se mezcla en el cacharro. Me han entrado ganas de hacerla la semana que viene

    ResponderEliminar