Goyerías 2011

No, no voy a hablar de lo cutre que es la alfombra roja patrocinada. Que lo es. Y mucho. Ni del discurso del Presidente Saliente (toma pareado chungo), que me gustó tanto o más que el del año pasado. Ni del coñazo que fue la gala, que lo fue. Ni del discurso contenido pero emocionantísimo de Camus.

Por supuesto que no voy a hacer un despelleje porque doctoras tiene la blogosfera (¿verdad que va a haber despelleje?) y no estaría a la altura. Aunque había ahí había tema para aburrir. Creo que con la crisis decidieron aprovechar restos de vestuario y attrezzo de películas viejas. Por ejemplo, hubo dos que decidieron hacerse un traje con unas cortinas de nave espacial. ¿Y Verónica Forqué? ¿decidió sacarle partido a los restos del vestuario del Perro del Hortelano que le dejó Pilar Miró en herencia? Luego había otras dos en plan ONG y, temiéndose que la sangre llegara al río entre la Ministra y el Presidente, se llevaron puestas las vendas. Hubo también quien decidió adelantar el carnaval y disfrazarse de pavo real de luto. Y luego está Maribel Verdú, pero chica ¿es que te han amenazado los dos últimos años? ¿te han obligado a no ponerte estupenda como antes para no eclipsar a las demás? ¿No te dieron paraguas y la lluvia te fastidió un peinado espectacular para disimular lo insulso del vestido? No me lo explico. Pero bueno, que yo no quería hablar de esto.

Tampoco de la pena que me ha dado descubrir que Emma Suárez haya pasado de ser la eterna adolescente despeinada y completamente despreocupada por su aspecto a convertirse en una señorona de provincias. Maaadre mía.

Que no, que yo de lo que quería hablar es de cómo el respeto a los demás se lo puede pasar el realizador de la tele por donde mejor le parece en aras del espectáculo. Y de cómo su concepto del espectáculo deja bastante que desear.

¿Y por qué digo esto? Pues porque en todas estas galas hay un momento dedicado a recordar a la gente del cine que murió en el último año. Evidentemente, no es nada divertido ver una serie de fotos fijas acompañadas por música melancólica. Además a muchos de esos casi nadie les conoce (montadores, directores de fotografía, actores secundarios,…).

Yo entiendo que esto no interesa a casi nadie. A mí, que me leo los obituarios de los periódicos y ojeo las esquelas, reconozco que me suele interesar y me fijo. Me imagino que a los padres, hijos y amigos de toda esa gente les emociona ver que por una vez esa persona desconocida para casi todos salió en la pantalla en solitario y cómo sus compañeros les rinden tributo.

Pero esto solo me lo debo de imaginar yo. Al realizador de la gala se la traía al fresco que las personas que salían en la pantalla fueran muertos y que se les estuviera homenajeando. No, él (o ella ¿eh?) decidió que aquello era un coñazo y que luego las críticas se lo iban a comer vivo y decidió innovar.

¿Y qué gran innovación con mucho ritmo y sentido del espectáculo se le ocurrió? Pues alternar un plano fijo de la pantalla con las fotos con otro algo más lejos desde el que la pantalla se veía en escorzo, no se reconocía a nadie y, por supuesto, no se veía el letrero indicando a quién pertenecía la foto. Un hito en la historia de las galas televisadas, vamos.

Y digo yo ¿para qué? ¿para que todos nos demos cuenta de que efectivamente te importaban todos una mierda? Si decides pasar del asunto vete a publicidad (¡ah!, no que ya no hay) o haz un barrido por el patio de butacas o pon un refrito de los mejores momentos (¡ja!) de la gala, de esos que pusieron durante las pausas de no publicidad. Porque con eso que hiciste no se ganó nada en lo vistoso y sí se perdió mucho en respeto hacia la gente.

A lo mejor solo me entristece a mí. Pero lo hace. Sobre todo porque creo que es un signo de los tiempos. Estamos perdiendo lo que antes se llamaba buenas maneras, urbanidad, ¿protocolo? Que es verdad que muchas veces consiste en signos absurdos que crean cierta distancia con los demás. Sin embargo, muchas otras, y creo que esta es una de ellas, denotan cercanía hacia el otro, cierto interés y además respeto.

Será que me hago mayor. Será que soy una antigua.

Ahora ya podéis cantar: papas con arroz, bonito con tomate, cebolleta en vinagreta... todos a una.

21 comentarios:

  1. AnnieHall, coincido contigo. No vi la gala entera (que hay que madrugar), pero todos los años me gusta la parte del homenaje, más que nada porque aparecen los técnicos y personas que hacen posible que las películas salgan adelante, pero de las que pocos se acuerdan. Y efectivamente, creo que a sus familias les hará ilusión. Por eso lo de este año me fastidió... sobre todo porque no había manera de ver nada, entre que las letras se confudían con el fondo y la realización.

    Un negativo para el realizador... y no entramos en otros detalles. Eso sí, me gustó la sangre fría que tuvo para no cambiar el plano cuando entró el espontáneo... con lo que le quitó el posible protagonismo que el tipejo buscaba. Ahora, que bien funciona la seguridad...

    ResponderEliminar
  2. No fuí capaz de verla entera, sufro vergüenza ajena, pero pensé lo mismo al ver a Enma Suarez, y el más natural en la sesión de posados Pascual Maragall.
    ¿Y que me dices de Alex de la Iglesia con la mano en el bolsillo mientras la Sinde se le colgaba del brazo?.

    ResponderEliminar
  3. Yo no puedo opinar porque sólo vi un poco de la 'alfombra roja' y un ratito de cuando le dieron el Goya a Karra Elejalde y aburrió hasta a las ovejas (hasta le agradeció el Goya a la gata de su hija) y luego se puso Luis Tosar a cantar. Me entró el sueño y me fui a dormir.

    ResponderEliminar
  4. Jo, se me olvidó ver la gala. Pero si de verdad hicieron "eso" que cuentas, pues no, no te canto las papasconarró.
    A mi es uno de los momentos que más me gusta de la gala de los Oscar (que esa si la veo, porque soy una inculta sin criterio y me gustan más los espectáculos yankis lujosos que el "vanguardismo" español, qué le vamos a hacer)

    ResponderEliminar
  5. Dado que hasta ahora, para esas cosas hijo venía a casa y con su madre se hacían un doc para votar ellos antes y ver quién de los dos había acertado más aciertos, mientras que yo me iba a otra habitación, pero esta vez no estaba en Madrid, ante las críticas de la madre del hijo de lo sola que iba a estar sin compartir chorradas con nadie, hice de tripas corazón y vi la Gala casi entera (algún cigarrito en la cocina o entrada en Interné para ver cómo iba el Madrí).

    Hubo un momento en el que me levanté cabreado y tardé en volver: ese que dices. Poner planos largos en un homenaje a los profesionales muertos es no solo estéticamente una aberración (me pegaba a la pantalla para ver de quién era la foto), si entendemos que la funcionalidad es la base de la estética. Es, sobre todo, de una vileza insoportable: a mí, comoespectador, me robó lo que estaba sucediendo. Para los familiares, que estaban pendientes de que saliera la foto de su familiar, fue de una crueldad inconcebible.

    Así que me levanté y me fui. Le costó a la madre del hijo hacerme volver.

    ¡Ah! También me cabreó que el de sonido se equivocara de pista y Camus saliera mientras se escuchaba "Y con ustedes, Federico Lupi".

    Pero lo peor de todo fue comprobar que la persona que me pareció más elegante y señora en sus gestos fue la ministra Sinde. Me pareció maravillosa. Esto no se me puede hacer a mí, ¡hombre por dios!

    ResponderEliminar
  6. Es verdad que Sinde iba muy bien. Hasta Salgado. Para compensar estaba Pajín que casi daba miedo.

    ResponderEliminar
  7. Yo es que cuando miro a Alex de la Iglesia ahora solo le veo los dientes, me ciegan lo demás, Pseudo.

    El realizador un indecente, como dice NáN, María.

    ResponderEliminar
  8. Ani, para otro anio te aconsejo el live-streaming the los BAFTAs. A mí q me suele hacer gracia Buenafuente, aquí ni eso... solo vi un trocito cuanod terminaron los británicos, q en el in memoriam pusieron de fondo música de John Barry (q murio este año). Como "memorias de Africa" sigue siend una de mis pelis de la adolescencia, pues eso...

    ResponderEliminar
  9. Solo pensar en la música de memorias... se me pone la piel de gallina.

    ResponderEliminar
  10. Yo no ví nada....porque me dormí y he alucinado con las fotos que has puesto pero muchooooo más con la alfombra roja...patrocinada por "Loterías del Estado", madre mía, madre mía!!!!

    ResponderEliminar
  11. Lo de los fallecidos está dentro del marco general de la gala una paparuchez!!!!!
    Ahora bien el pescozón que le acabas de dar a Anaya, valverde me parece injustificadoiiiiisimo porque iban muy monas. Eso lo dije ayer en un tuiteo en directo con la molinos...Di me incitas al twitter y luego tu pasas.
    Yo de toa la vida de dios he sido un forofo de enma suarez en las peliculas de Medem que estaba brutal. Pero esta chica ha tenido un mal envejecer o ayer la maquillo su vecina la maria que habia hecho un curso de estilismo por ccc.
    Todo lo contrario a la verdú que nunca me ha gustado como actriz y sin embargo ayer estaba de madurita bastante brillante...
    Y me callo que si no luego no me quedaran argumentos en el blog de la despellejadora profesional.

    Aunque te aplaudo plas plas plas como becaria de despellejadora lo has hecho muy bien. Que te dé curro Mo o que te contrate de negra de sus despellejes.

    ResponderEliminar
  12. La paparruchez es la gala,no los fallecidos, que no sé si lo he dejado claro!!

    ResponderEliminar
  13. Viniendo de ti estaba clarísmo, no tenía dudas.

    Sobre las otras no digo que no vayan monas pero las vendas sobraban. Y Verdú de cara muy bien pero el resto anodino. Hacer tres o cuatro años iba espectacular. Y el pelo fatal.

    ResponderEliminar
  14. Coño Annie, la parte despelleje te ha quedado genial ¿porque no hacéis los Oscar en estéreo Molinos y tú? En estas cosas la alternancia de estilos enriquece mucho al lector

    ResponderEliminar
  15. Un voto más a favor de la propuesta de la sabia amanita.

    ResponderEliminar
  16. Sobre trapos ya lo he dicho todo. La realización fue muy bien hasta la cagada del "in memorian"..no se pueden poner esos planos y que los que están en casa deseando ver la foto de su tio se lo perdieran.

    En conjunto la gala fue un coñazo quitando los primeros 15 minutos. La elección de lso presentadores que reparten los premios es penosa y no se puede dejar que cualquiera suba y esté 8 minutos rajando. Es tele y no se puede hacer eso.

    ResponderEliminar
  17. Un coñazo, estoy contigo Molinos.

    Sobre el despelleje una cosa son cuatro frases y otra un post entero. Eso se lo dejo a las grandes. Pero gracias, gracias, gracias.

    ResponderEliminar
  18. ...morteruelo, lacon con grelos, bacalao al pil-pil y un poquito perejil.
    Alguien tenía que decirlo.
    La versión de Rakel Winchester la mejor. Eso si.

    ResponderEliminar
  19. Di que sí, Gonzalo.

    No conozco la versión.

    ResponderEliminar
  20. Pues yo sí que fui viendo la gala mientras hacía otros menesteres, y me debí perder lo que comentáis. Ahora bien coincido que lo mejor fue el principio; a mí me hizo su gracia el número musical masculino, no así cuando salían las dos chicas.
    Y sí, lo del gato de la hija de Karra...
    Viendo tu crónica de los Goya, ahora esperaré la de los Oscar! :)

    ResponderEliminar