Me defino

Creo que ha llegado el momento de definirme. Todo esto viene a raíz de una serie de toma y dacas dialécticos entre NáN y yo en su post sobre dónde está la izquierda. En un momento NáN me dijo: "Sigo sin saber dónde estás, quiénes son los tuyos a los que buscas."

He estado pensando en eso y creo que voy a hacerme un autorretrato y a ver qué sale!

El que nací y viví muchos años en Ávila no sé si aporta algo o no a mi definición, pero el hecho de vivir en madrid y no sentirme madrileño puede que venga de que me sigo sintiendo abulense, a pesar de que cada vez que vuelvo por allí me siento menos en mi casa.

No es que en Madrid me sienta mal. De hecho tengo la enorme suerte de ir andando a trabajar. El caso es que no me siento madrileño, aunque no sé si sería capaz de vivir ya en otro sitio más pequeño.

Soy alto y con los pies grandes, no sé si eso imprime alguna huella en mi forma de ser, pero supongo que sí. Cuando voy despistado me doy en la cabeza con las barras del metro o con las barras de los toldos. Soy algo torpe y nunca he destacado en los deportes... ni en nada, la verdad.

Estudié una carrera de ingeniero en Madrid porque les pareció bien a mis padres, aunque a mí me hubiera gustado más irme a Valladolid que era donde estaban casi todos mis amigos. Como estudiante fui bastante lamentable porque creí que la universidad era para aprender en lugar de un sitio en el que aprendes cómo aprobar exámenes sin adquirir conocimientos. Yo seguí emperrado y al final ni aprendí, ni aprobé. Esto tuvo la inmensa ventaja de que conocí a Anniehall en la fiesta del colegio de ingenieros organizada para la promoción de ese año y que no debiera haber sido la mía si no hubiera suspendido más de lo habitual (ahí no voy a dar más pistas, eh?).

Soy una persona bastante tranquila, aunque hay veces, pocas, que pierdo los estribos y digo barbaridades. Intento controlarme y creo que poco a poco lo consigo. También tiendo a la vagancia. Aún hoy en nuestra casa hay dos luces de obra y Anniehall ha comprado una lámpara para una de ellas que todavía no he puesto. Ya he contado mis experiencias como chapuzas, aunque para lo que es el día a día de ir arreglando cosas o utilizando el taladro y esas cosas creo que más o menos me apaño.

Me gusta bastante leer, aunque ahora leer más de un libro al mes es una proeza. Tengo bastante capacidad de concentración y me abstraigo bastante del entorno (eso le fascina a Anniehall), creo que eso tiene que ver con mis años en la residencia. Yo siempre he definido a la residencia en la que estaba mientras estudiaba como un CAR de ocio (CAR es Centro de Alto Rendimiento). Siempre había ruido y siempre había gente dispuesta a no estudiar. La música atronaba y para concentrarte tenías que poner la música más alta. Además soporté estoicamente las obras de ampliación del túnel de Cea Bermúdez (voy dando pistas...) que durante un año hacían que vibrara mi mesa mientras picaban y picaban.

No me gusta dormir con la ventana abierta, aunque en Madrid hay veces en las que no hay más remedio.

Soy ateo, pero con la salvedad de que considero a la ética cristiana como la base sobre la que se ha forjado nuestra sociedad (eso de las raices cristianas de europa...) y hemos decidido inscribir a nuestros hijos en religión católica en la parte educación religiosa del colegio (no sé exactamente cuál es el término del formulario). Entiendo que no hay escalas en las cosas que están mal o bien. O está mal o está bien. Es cierto que dentro del mal hay grados, no es lo mismo pegar a un niño en el parque que matar a personas, pero eso no hace buenas a las malas acciones.

Soy una persona seria y, por eso mismo, creo que tengo sentido del humor, aunque eso creo que no soy yo el que tiene que juzgarlo. Soy bastante terco y cabezota y si creo que tengo razón soy bastante refractario a lo que me dicen, pero creo que eso viene de serie con la condición humana.

Cada día soy más refractario a la tecnología, mientras que de chaval y joven (también lo he sido) me encantaban los cachivaches y me ponía de los nervios que me tocara cambiar la hora de todos los relojes de casa con el cambio de hora o programar el vídeo.

Me gusta cocinar, aunque eso también lo conté en otro post.

Soy del Real Madrid porque mi padre lo es y porque ¿de qué otro equipo se puede ser en provincias? Aunque he de reconocer que cada vez me gusta menos el fútbol.

Respecto a mis ideas políticas no voy a insistir mucho, pero diré que me defino como liberal (no neo como insiste NáN) y que para mí ser liberal es defender la libertad por encima de la igualdad, aunque lleve aparejada una pérdida de seguridad. Es defender la propiedad privada. Es tener un Estado que garantice mi seguridad y la de mis propiedades (escasas, hay que decir). Es ver al Estado como un elemento muy poderoso frente al que hay que estar siempre alerta para no ceder libertades, libertades que luego son dificilísimas de volver a conquistar. Ya lo dije el otro día en el blog de NáN, pero lo repito porque tampoco soy tan ocurrente: frente a los que ven al Estado como un defensor del individuo frente a bancos y multinacionales, yo lo veo como el chiste ese de 'el otro día ví a cinco tíos dando una paliza a otro y no tuve más remedio que meterme. ¿Y qué pasó? pues que menuda paliza le metimos entre los seis!'.

No creo en partidos políticos y creo en personas políticas. Creo en un sistema de votación en el que haya alguien al que sepa que he votado, una cara.

Soy escéptico de serie para casi todo. Diré que soy escéptico respecto al llamémoslo 'empeoramiento climático'. Soy escéptico frente a ideologías y respuestas simples. Soy escéptico en nuestra capacidad de entendimiento y salvación como raza o planeta o lo que sea. Ya lo dice la propia definicón de fe que es creer en lo que no se ve. Yo soy más como Santo Tomás y necesito tocar.

Respecto a otros temas dizque sociales como quién se casa con quién o si me descaso... ahí no tengo ningún problema con ningún tipo de familia o de unión. Sí tengo alguna prevención cuando oigo hablar de los derechos de los gays o de los derechos de Cataluña o de los padres divorciados o cosas así, porque entiendo que los derechos son de los ciudadanos, de todos y los mismos para todos. También me pone un poco nervioso oir hablar del derecho de adoptar porque para mí los derechos importantes son los de los niños. Hay otro tema en el que también apareceré como reaccionario y es el del aborto. Para mí un aborto voluntario es un asesinato. Entiendo que hay casos como violación de la madre que pueden despenalizarlo, pero que un aborto es matar voluntariamente a una persona que no tiene voz ni voto no creo que haya quien me lo quite de la cabeza.

Soy devoto de mi familia para la que no tengo más que palabras de agradecimiento y de disculpa porque soy el marido y padre que tienen cuando se merecerían uno mucho mejor.

Reconozco que soy un afortunado. Que he tenido la grandísima suerte de nacer en la parte buena y que me gustaría que no hubiera parte mala.

En fin, lo voy a dejar porque si no me van a salir unas memorias! He tratado de definirme, aunque creo que es algo imposible porque mucho de lo que eres lo eres por los demás. Lo podría resumir diciendo 'dime qué familia y qué amigos tienes y te diré quién eres'. En mi caso uno de los hombres más afortunados del mundo. Gracias.

25 comentarios:

  1. Qué difícil hacer una definición de uno mismo. Buen intento!

    ResponderEliminar
  2. Pues gracias, pero si ahora volviera a empezar me saldría otra distinta, seguro.

    ResponderEliminar
  3. Se te ha olvidado decir lo buenísimo que eres.

    Y, sí, eres serio pero tienes un sentido del humor muy fino. Eres muy divertido.

    ResponderEliminar
  4. Se te ha olvidado contar que haces regalos sorpresa a gente que no conoces y que tienes un problema de omisión con "hecho".

    Te ha quedado chulo.

    ResponderEliminar
  5. Además de un problema de omisión tengo un problema de repetición porque lo pongo un montón de veces. Gracias por la corrección.

    Lo de los regalos sorpresa es eso, sorpresa. De HECHO, no me acordé de que Amanita no podía comerlos...

    ResponderEliminar
  6. ¡Ufff! Ni me plantearía hacer un post intentanto definirme. Me parece complicadísimo

    ResponderEliminar
  7. Eres un tío estupendo, por más que NáN se esfuerce con sus parrafadas kilométricas en presentarte como un reaccionario y un carca.

    ResponderEliminar
  8. No voy a entrar a ningún posible trapo ni a discutir contigo del Estado durante una temporadita.

    Cuando terminé tu autodefinición, pensé "es un buen chaval". Y Anniehal lo corrobora con un "ísimo". Estoy seguro de que tiene razón.

    ResponderEliminar
  9. Oiga, Teresa, ¿y a usted quién le manda ponerme a mí de malo?

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias, Teresa. Si lo de NáN es por chinchar, pero es mútuo, ya se sabe que del roce nace el cariño.

    NáN, gracias. Velemos armas y ya tendremos ocasión de volver a pincharnos.

    ResponderEliminar
  11. Yo sólo he hablado del Niño, porque este post es sobre él. De ti, NáN, no he dicho nada, tú has sacado tus propias conclusiones. Por algo será...

    ResponderEliminar
  12. Era broma, Teresa. ¿No te diste cuenta?

    Y por supuesto que de mí habías dicho.

    ResponderEliminar
  13. Bueno cortando este mal rollito, que lo único que significa es que Teresa, con todo el derecho, detesta las kilométricas diatribas (los dos somos de botas de siete leguas) que le dedico a ND, y mis modos, que quede claro una cosa:

    ND y yo nos apreciamos un huevo. Hay algo que a las mujeres les es difícil entender. Con alguien que te cae mal, te enfrentas una vez. Dos si hay derecho a venganza. Solo con los cercanos se crea un ring de uso regular.

    Hay muchas escenas del imaginario cinematográfico en las que sale eso de dos tíos pegándose en el bar hasta que andan por el suelo; se ayudan a levantarse el uno al otro; piden otro whisky y se van de la cantina cogidos por los hombros.

    Así que este buenazo que no se siente madrileño (eso te lo tienes que hacer mirar) y yo, si el tiempo no lo impide y sin permiso de la autoridad pertinente, posiblemente nos agarraremos muchas veces. Porque nosotros nos lo merecemos.

    ResponderEliminar
  14. Ay, Teresa, que Dios nos asista!!! Aunque dados nuestros antecedentes creyentes vamos listas, me temo.

    ResponderEliminar
  15. "Soy ateo, pero... hemos decidido inscribir a nuestros hijos en religión católica en la parte educación religiosa del colegio "
    Ah!!! que bonita incongruencia, fruto de ¿que?
    ¿Que mensaje les da estudiar una cosa y vivir otra diferente?
    Es algo muy habitual y que nunca entiendo...

    ResponderEliminar
  16. Eres más de todo lo que dices, mucho más mejor, como decíamos de pequeños. Porque además de lo que he podido ver tengo a Annie que lo confirma y vaya si me fío de su criterio!!!

    Y podría ponerme a discutir contigo de todo lo que nos diferencia (pero que no nos distancia), pero no, hoy es tu día y ya habrá tiempo de irlo discutiendo.

    Por eso pido otro post para discutir del ateismo y de las clases de religión ;)

    ResponderEliminar
  17. Creo que ya sois dos los que entraríais en el debate.

    Pues van a religión porque creemos en los valores éticos de la tradición judeo cristiana y porque creemos que para entender nuestro entorno es importante conocer esta tradición. Además no creo que vayan a vivir una gran incongruencia. No mayor que la que se viva en muchas otras familias de gente que se declara católica no practicante. Y tampoco vamos a impedirles que, llegado el caso, vayan a misa, quieran bautizarse o lo que sea.

    Por supuesto que con tres y cuatro años, si nos vienen hablando de Jesús o de la Virgen María pues no les decimos 'no, hijo, tus papás no creen en Dios'.

    Creo que mis hijos vivirán lo mismo que yo a su edad. Fui a un colegio de la institución teresiana (que no son monjas, al menos eso dicen ellas) pero en mi casa no se hablaba de religión ni se iba a misa. Yo pensaba que mis padres no creían. Es más, me sorprendió saber con cierta edad que mis padres son más creyentes de lo que yo pensaba y que incluso participaron en sus años mozos en grupos cristianos. Yo fui a misa desde que quise pero no por haberlo visto en mi casa. Luego estuve en otro de esos grupos de jóvenes y luego me desencanté y fui cambiando hasta mi ateísmo actual. Y siempre se respetaron mis decisiones en ese ámbito igual que yo pienso respetar las de mis hijos.

    Creo que no me he sabido explicar pero pienso que no van a vivir cosas tan diferentes.

    ResponderEliminar
  18. Annie, ya he dicho que aquí no voy a debatir ese tema. Este es el post de definición de ND.

    Pero me encanta cuando sacas ese genio que luego dices que no sabes sacar :)

    ResponderEliminar
  19. Pero si solo intentaba explicarlo, ¿genio? No era mi intención.

    ResponderEliminar
  20. Pues ha sonado algo vehemente, serán cosas mías.

    Pero creo que has prejuzgado lo que tengo que decir sobre el tema y a lo mejor esta vez te sorprendo. Abre un post nuevo que esto promete :)

    ResponderEliminar
  21. Sí, NáN, me lo tendré que hacer mirar, pero no tengo la misma sensación que cuando era pequeño de ser abulense que para mí era que todo lo que me rodeaba era conocido y yo estaba ahí desde siempre. Llevo 19 años en Madrid y me siento agusto, pero no me siento madrileño. No es mi ciudad. Me pasa igual con el calor, por más años que lleve en Madrid no consigo acostumbrarme al calor.

    Es cierto que uno solo se enzarza repetidamente con alguien que merece la pena, creo yo.

    Gonzalo, yo no veo ninguna incoherencia. Hay pocos manuales de buena persona mejores que los diez mandamientos, si no crees quitas los dos primeros (a lo mejor el tercero, no lo tengo claro) y te queda unas reglas morales básicas indiscutibles, pero, como dice Juanjo, mejor dejarlo para otro post.

    Juanjo, supongo que seré más, pero es que es que uno se ve a sí mismo desde muy cerca, le falta perspectiva. Hay defectos que se agrandan o se acortan y lo mismo pasa con las escasas virtudes.

    ResponderEliminar
  22. Estoy en la acera ideológica y religiosa opuesta a la suya, pero un blog con argumentos y temas de interés siempre es atractivo.

    Prefiero no entrar a fondo sobre el tema de la asignatura de religión, la coherencia, etc. Muy a mi pesar la asignatura de religión hoy en día suele ser un cachondeo. Yo le daría un enfoque muchísimo más "confesional" y evangelizador.

    ResponderEliminar
  23. Señor Neri, la discrepancia y la confrontación de ideas es positiva. El comprender e intentar entender distintos puntos de vista siempre es enriquecedor, creo.

    Respecto a la moral cristiana, yo no he encontrado otra mejor, aunque desprendida de su parte trascendente, pero eso es por mi falta de fe. Los creyentes me merecen el máximo respeto, pero yo no lo soy.

    ResponderEliminar
  24. Yo creo que en todo plan de estudios sensato debería haber una asignatura seria (je je, que me da la risa) de "historia de las religiones" (la verdad es que no sé si la hay, lo mismo estoy metiendo la pataza). Me parece que no se puede entender el mundo sin tener un idea de los preceptos de las grandes religiones. Y que un europeo, un español, debería conocer a fondo la religión cristiana, si quiere entender la historia, el arte, la filosofía y la cultura de su pais. Ahora, ya el enfoque "evangelizador", pues dependerá del ideario del colegio, digo yo.

    ResponderEliminar
  25. Estoy con Tochi. Cuando yo estudiaba de pequeñito, teníamos clase de religión (propaganda) e Historia Sagrada, que era el Antiguo Testamento. También teníamos (¿dentro de Historia?) el estudio de los dioses griegos.

    Nadie puede entender la cultura de los siglos pasados sin lo que se aprende en esas dos clases.

    Ahora bien, religión lo que se dice religión, propaganda pura y dura, soy muy partidario. Sin las clases de religión cristiana, uno puede ser ateo bonachón, pero para ser un laico radical es bueno conocerlos de joven.

    Muy buena la moral cristiana sí. Por ejemplo, lo que dijo el Papa: "La mujer se realiza en el hogar (pausa) y en el trabajo".

    ¿Alguna vez ha dicho que el hombre se realiza en el hogar? Eso es lo que se llama "estar en los tiempos".

    Y lo de "no matarás", cuando en su nombre nos hemos pasado la vida matando. A nuestra Guerra Civil, por ejemplo, la llamaban Cruzada.

    Gran moral, sí señor.

    ResponderEliminar