El vídeo (II): aquellas películas de mi padre

Como decía el otro día, en cuanto teníamos ocasión, mi hermano y yo elegíamos una película mirando la lista en aquel archivador negro tamaño octavilla.

Yo casi siempre elegía las mismas. De vez en cuando le pedía a mi padre alguna recomendación y así poco a poco fui abriendo el círculo. Estas eran mis pelis. Y, la verdad, siguen siéndolo aunque alguna haya pasado un tiempo en el congelador hasta que la he recuperado. Cosas de la juventud y las inseguridades, supongo. No sé qué edad tendría ¿diez? ¿doce? ¿trece? no más, eso seguro:
  • Sonrisas y lágrimas. Me encantan las canciones, el cuento de hadas, la elegancia de la baronesa (en el vestir y de la otra), los niños... Jamás Christopher Plummer estuvo más guapo ni Julie Trinos peor peinada. No sabría elegir mi canción preferida. Y ahora las tengo muy presentes la verdad. Tal vez My Favourite Things.
  • Mary Poppins. Julie otra vez de institutriz, cómo no. De unos niños muyyy feos. La segunda parte, a partir de que se escapan de su padre, me aburre un poco pero la primera, con el paseo en los dibujos animados It's a jolly holiday with Mary y Supercalifragilístico es fantástica. Pero sobre todo lo que más me gusta es el número de la madre sufragista que esconde las insignias cuando llega su marido. Mis amigas no quisieron hacerlo para una función del cole y me tuve que conformar con el Goodbye de los niños Von Trapp.
  • My fair lady. Mucho tiempo antes de que descubriera mi fascinación por Audrey Hepburn (nada original por otro lado) esta película me tenía fascinada. De nuevo las canciones, la ropa, la ambientación, Rex y Audrey... y la historia por supuesto. Qué maravilla. Si me tengo que quedar con alguna dudaría mucho entre Wouldn't it be lovely o I could have danced all night. ¡Ay! tengo que volver a verla.
  • Asesinato en el Orient Express. No sé por qué pero me encanta. No debería tener mucha gracia ver este tipo de películas (whodunits que dicen los angloparlantes) más de una vez pero yo la he visto decenas de veces. Y no me canso. Ahora además con el aliciente de saber que eran grandes actores y descubrirlos fuera de 'su' época para mí (Albert Finney, Lauren Bacall, Ingrid Bergman, Vanessa Redgrave, Sean Connery...)
  • Cantando bajo la lluvia. Es tan optimista y tan divertida. Y una historia de cine dentro del cine en musical... qué más se puede pedir. De aquí elegiría Good Morning (por decir algún número distinto al más obvio que también es maravilloso) porque están los tres y porque es de esos números que te alegran el día. El que siempre pasaba rápido, tanto que la cinta se estropeó por ahí, es ese otro que tanto alaban los cinéfilos de pro en el que bailan las piernazas de Cyd Charisse y Gene Kelly Broadway Melody (no he podido encontrarlo completo).
  • West Side Story. Esta es de todas la que, probablemente, más veces he visto. Y lo curioso es que cada vez que la veo lloro más que la anterior. Empieza todo tan bien y acaba... como acaba. Aquí me es imposible quedarme con una: Maria, Somewhere, America, I feel pretty, Jet song, Something's coming... (habría sido más rápido enlazar toda la peli)
  • La ventana indiscreta. Cómo está Grace Kelly en esta película, haciendo de pija indolente, con unos modelazos impresionantes eso sí. Pero me gustan mucho más James Stewart y la asistenta. El patio de vecinos además es casi como el patio al que da mi casa ahora. No tenemos bailarina pero de cuando en cuando entretiene mucho. Y tampoco tenemos es el teleobjetivo de Jimmy, claro.
  • Crimen perfecto. De esta lo primero que me viene a la cabeza es el modelazo rojo de Grace y las tijeras. Y después el inspector de policía con pinta de cualquier cosa menos de policía. Recuerdo que la primera vez que la vi me impresionó muchísimo que aquella mujer pudiera serle infiel a su marido pero siguiera casada con él como si nada. Angelito.
  • Laura. Creo que esta es la primera película de cine negro que vi. Recomendación de mi padre claro. A partir de ahí empecé a leer novelas de Chandler y Hammet. Gene Tierney me parecía la mujer más bella que había dado el cine, aunque creo que solo la he visto en esta película.
  • El jovencito Frankenstein. Esta era de las pocas en las que coincidíamos mi hermano y yo. Nos moríamos de risa viéndola y durante años hacíamos bromas con frases de la peli.
  • La huella. Aquí descubrí a dos grandes: Laurence Olivier y Michael Caine. Bueno a tres, porque al principio suena You do something to me. Durante muchos años no supe de dónde salía ni de quién era pero siempre quise tenerla. Luego, cuando descubrí conscientemente a Cole Porter, al fin fue mía. La película es estupenda y la casa espectacular.
  • Dirty Dancing. Esto sí que me pilló en plena preadolescencia (la vi directamente en vídeo grabada de la tele). Yo quería bailar como Baby, ensayaba con mis amigas, tenía la banda sonora... pero Patrick Swayze siempre me pareció un hortera. Después se me pasó la fiebre y la peli no me parecía para tanto, un producto para adolescentes como tantos. Y yo, un poco por pose, un poco por convicción, renegaba mucho de los productos para quinceañeras. Sin embargo hace unos días Di me la hizo ver de otra manera. Nunca había hecho semejante reflexión sobre la peli pero tiene razón. Así que ahora, cuando la ponen por la tele, ya no es un placer culpable, como fue durante algún tiempo. ¡Ah! esta mi padre no me la habría recomendado en la vida.
  • Esplendor en la hierba. Esta me pilló también en el mejor momento. En plena adolescencia, cuando todo es tannnn terrible, mi padre me recomendó este dramón de amor obstaculizado por las convenciones sociales y morales con consecuencias terribles y final agridulce. Por supuesto me aprendí de memoria los versos de Wordsworth y los escribía en cualquier sitio o los recitaba a dúo con una amiga de entonces igual de colgada que yo por la película. Ah! y Natalie estaba preciosa. Warren demasiado crío.
A lo mejor me he dejado alguna pero es que ya me ha quedado un buen tocho. Estas son, salvo Dirty Dancing, aquellas películas que descubrí gracias a la colección de mi padre. Todas más o menos en la misma época y que veía una y otra vez sin cansarme. Recuerdo diálogos casi de cada una de ellas.

Para otro día dejo las que luego fui añadiendo yo a la colección y que sigo viendo en cuanto tengo ocasión.


10 comentarios:

  1. Yo lloro von West Side Story siempre, incluso solo oyendo la de somewhere...
    Y recuerdo que "alguien" me iba a prestar My fair lady... ya ya.

    ResponderEliminar
  2. ay, diosss, pero tampoco me lo has recordado...

    ResponderEliminar
  3. Todas son películas muy buenas, salvo Dirty Dancing que a mí me tocó chuparme muchas veces por mi hermana...

    ResponderEliminar
  4. Que buena selección!! Así da gusto, y eso que yo crecí viendo a David Bowie haciendo de malo malísimo^^

    ResponderEliminar
  5. Mary Poppins es de lo mejorcito del cine. Es la peli que más veces he visto en mi vida (por voluntad propia).

    ResponderEliminar
  6. Julie trinos??? Esa canta copla??? :P

    Mezclas pelis estupendas con alguna tristísima, pero bueno, ya sabes que a mí por ejemplo me gustan las pelis de baseball...

    Qué buena es Laura!!! Qué guapa era Gene Tierney!!! Una de mis caras favoritas dle ByN, junto a la Pier Angeli de Marcado por el odio o la Bergman de Encadenados, guapísimas ellas.

    Buen post, sobre todo para escribir con las manos llenas de telerañas, pensé que ibas a hacer como Sheldon, tu spin-off del Blasco con dos post trimestrales y dejarle a ND, que es el que se lo merece, la barra para su disfrute.

    ResponderEliminar
  7. Es que son las que veía, buenas o malas, Juanjo.

    Ya veo que me echas de mi blog, vaya, vaya...

    ResponderEliminar
  8. Ya sabes que soy rojo, el blog es para el que se lo trabaja :P

    ResponderEliminar
  9. Pues cualquier día nos echan de nuestro propio blog, porque andamos más secos de ideas...

    ResponderEliminar